We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.


Cubaverdad on Twitter

Amador Blanco Hernández sostiene el reconocimiento del Instituto PATMOS (cubanoconfesante.com)

CAIBARIÉN.- Amador Blanco Hernández (Caibarién, 1949), graduado de Licenciatura en Historia por la Universidad Central Marta Abreu (1975), ha concedido declarar públicamente su descontento acerca de personales inquietudes y alarmas que ya son noticia en otras fuentes, sobre de la dispar repartición que la Iglesia católica hace en el territorio de la ayuda internacional para agraviados naturales y que la institución canaliza.

La honesta sacralidad a la que insta el denunciante creyente de la orden a la que él pertenece —frente a la corrupción que ha permeado en el funcionariado igualmente intermediario al del ámbito gubernamental—, se ha erigido en esencia de su defensa para con los pobres y desamparados.

Quejas recibidas de primera instancia por personas afectadas con daño total o parcial en sus viviendas, hábitat y vidas, algunos miembros de congregaciones diversas y plurales que deben ser asistidos independientemente de pertenencia, raza o credos, portan evidencias de injustas prioridades otorgadas por el obispado en Villa Clara a personas menos necesitadas en los lugares más castigados por el fenómeno Irma. La curia local, que acciona estas políticas de entrega y control dosificado en cada municipio de la provincia, se encuentra representada en esos rangos de elite por desinformados e irresponsables en las medianas jerarquías episcopales.

En su perfil en Twitter, Amador publicó esta semana recién pasada el siguiente comentario: “Dios es ayuda, cristianismo familiar y social. La Iglesia católica, en la distribución de las donaciones, tiene que utilizar los parámetros internacionales y de auxilio de la Cruz Roja para damnificados y personas en situación de vulnerabilidad. Obispos, sacerdotes y laicos deben de verificar con equidad y transparencia la recepción/distribución humanitaria, desterrando toda complacencia u olvido, en contacto directo con los sufridos. Los que no tengan a nadie que los defienda, tienen a Dios como Padre y Salvador”.

El profesor, fundador de la Comisión de DDHH José Martí Pérez (1989), quien fuera expulsado en 1983 del Instituto Pedagógico Félix Varela donde enseñaba su asignatura —por el acto inexcusable de demostrarle a los alumnos que Yosef Stalin fue un dictador y asesino—, y que cumplió tres años de prisión entre 1992 y 1995 por una causa común que reconocen todos como falsa y manipulada por la Seguridad del Estado en pos de silenciarlo, es ferviente defensor de una ética solidaria y del diálogo abierto desde mucho antes con todos los cubanos, esa misma norma inclusiva que hoy parecen haber olvidado.


Go to article


Go to Source Site

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *