We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.


Cubaverdad on Twitter

El Cerro, La Habana, Emaro, (PD) Se ultiman detalles para los comicios generales del próximo 11 de marzo. El Gobierno y el Partido Comunista de Cuba (PCC) abogan por el voto unido, que no es más que votar por todos los candidatos.

“Mucho bulto y poca claridad”, según reza un refrán popular. Se dice que los candidatos a delegados a la Asambleas Municipales son nominados y elegidos directamente por el pueblo. Ahora bien, para ser nominado candidato a diputado hay que pasar por las Comisiones de Candidaturas, que son dirigidas por el PCC, la fuerza rectora de la sociedad, como reza en la Constitución de la República.

Del total de los nominados a candidatos a diputados, el 50% tiene que provenir de la base, o sea, de los ya elegidos por el pueblo y oficialmente nombrados delegados de las Asambleas Municipales. El otro 50% es propuesto por las organizaciones de masas.

La propia Ley Electoral equilibra las oportunidades de los candidatos elegidos directamente por el pueblo con las de los candidatos vinculados al funcionamiento del Estado y al PCC.

En virtud de la Ley Electoral resultarán elegidos diputados a la Asamblea Nacional del Poder Popular, todos aquellos candidatos que obtenga el 50% mas 1, de los votos válidos emitidos.

Teniendo en cuenta que la Ley Electoral prohíbe las campañas electorales y que en esta fase de las elecciones generales se promueve el voto unido, se limita:
1-Las oportunidades de quedar en mayoría a los diputados elegidos previamente y de manera directa por el pueblo, el soberano.
2-Que el pueblo con su voto castigue o premie por su anterior desempeño a los anteriores diputados, y en especial, a los anteriores miembros del Órgano Permanente de la Asamblea Nacional – el Consejo de Estado– y su presidente.
3-Que en caso de continuar estas campañas por el voto unido, los que resultaren elegidos diputados no se sientan obligados a rendir cuenta de sus actuaciones frente a la Asamblea y el pueblo, ni sientan que pueden ser revocados, al ser su elección fruto del azar y las matemáticas, como ya ha sucedido en anteriores elecciones.

En Cuba la gran mayoría de las leyes vigentes son propuestas, redactadas y puestas en vigor a través de un decreto ley, realizándose un uso abusivo de la potestad del Consejo de Estado, un limitado grupo de diputados que se abrogan en exclusiva el derecho de legislar en nombre de la Asamblea Nacional.

Para llegar a ser miembros del Consejo de Estado se hace abuso también de esa mayoría en el seno de la Asamblea Nacional.

Es cierto que la Constitución de la República le otorga esta potestad de dictar decretos leyes, pero para casos de emergencia o urgencia, no para subrogarse en lugar y grado de todos los diputados de la Asamblea Nacional del Poder Popular, convirtiéndolos en meras figuras decorativas y de asentimiento.
eduardom57@nauta.cu; Eduardo Maro


Go to article


Go to Source Site

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *