We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.


Cubaverdad on Twitter

La Habana, Cuba, Juan González, (PD) Ángel Marcelo Rodríguez Pita, es un talentoso y estudioso joven de 28 años. Marcelo es licenciado en Sociología y Msc Ciencias de la Educación Superior. Nació en La Habana y en la actualidad se desempeña como Secretario General de la Comisión Cubana para Defensa Electoral (COCUDE).

A despecho de haber escogido una senda llena de obstáculos, resistencias e incluso trampas, ya que este es el esbozo de los predios electorales cubanos, su organización, es una entre las organizaciones de la sociedad civil cubana consagradas en articular los cambios a la democracia solo que a partir de mecanismos electorales, dirigidos a poner fin al régimen militar totalitario y dinástico castrista. Se trata de lograr de esta forma, el cambio político radical y definitivo, que haga al pueblo de Cuba nuevamente próspero, libre y feliz.

Luego de esta introducción, entramos en materia:

Juan González: ¿Qué es exactamente la Comisión Cubana de Defensa Electoral?
Ángel Marcelo: La Comisión Cubana para la Defensa Electoral surge como iniciativa de la Dirección de Planificación Estratégica de Candidatos por el Cambio, durante el presente proceso electoral cubano, toma como puntos de referencias los Artículos 171 y 172 de la Ley Electoral vigente en la República de Cuba y busca salvaguardar los derechos electorales y constitucionales para beneficio de la sociedad.

JG: ¿Cómo visualiza COCUDE la participación social? (procesos electorales)
AM: La Comisión Cubana para la Defensa Electoral tiene como objetivo fundamental el acompañamiento de la sociedad cubana en la defensa de sus derechos constitucionales y electorales, con una alta responsabilidad social y compromiso democrático. Así, COCUDE promueve la participación ciudadana, frente a la participación formal en los procesos de toma de decisiones en las comunidades, para enfrentarse a la apatía que sostiene al régimen y propiciar la más amplia participación activa de las personas que intervienen en el proceso electoral.

JG: ¿Cómo lograr una participación popular dentro de este empeño?
AM: La participación popular es un proceso cotidiano y se desarrolla desde el mismo pueblo, por lo que se utilizan distintos instrumentos que fortalecen la organización del pueblo tomando en cuenta principios tales como la justicia, libertad y solidaridad, que escapan de la acción neutralizadora de cualquier ideología dominante que procede de forma cotidiana, de esta manera COCUDE considera al pueblo protagonista, agente de su propio destino, por lo que realiza acciones de capacitación en las comunidades en cuanto al sistema legislativo vigente en la República de Cuba.

JG: En las condiciones actuales de Cuba, ¿cómo podría articularse una participación popular representativa?
AM: Existe una diferencia entre lo que es participación popular y participación política. La experiencia histórica de la mayoría de las organizaciones opositoras en Cuba, los muestra interesados en la participación política, formando a sus líderes de acuerdo con la concepción de la realidad que manejan, lo que significó el distanciamiento entre la realidad y las masas. El pueblo ha sido considerado como objeto de cambio y no como protagonista, agente de su propio destino.

No trato de cuestionar la formación de líderes por parte de las organizaciones, la formación es indispensable, solo quiero señalar que en muchos casos hubo déficit en el acercamiento a distintos sectores populares y que cuando sucedió, se pretendió adoctrinar antes que participar.

Para articular una participación popular representativa deben desarrollarse redes de colaboración en la sociedad civil, que movilicen el tejido social, que potencien líderes y lideresas capaces de accionar en la transformación material y en la conciencia política de su entorno. Que se identifiquen con los ciudadanos y ciudadanas de sus comunidades, que transpiren ese aliento.

JG: ¿Sería posible en las condiciones actuales de la Isla, llevar adelante algún mecanismo plebiscitario de participación popular con legítima credibilidad y ascendencia?
AM: En este sentido, las distintas organizaciones opositoras al régimen no cubrieron el espacio que está siempre descuidado. Promover niveles de crítica y el debate político e ideológico en el corazón de las masas populares, aunque se hayan acercado en el último período a la necesidad de construir un poder, auténticamente popular, esta es una tarea de todos los ciudadanos.

La participación popular es el derecho de la ciudadanía a hacer política cotidianamente, aún en ambientes restringidos como el nuestro. Sirve de instrumento al pueblo para la organización de sus comunidades. Posee una visión de trabajo, en proyección horizontal. De esta manera, COCUDE pretende tender puentes en las comunidades para mejorar la gestión de los recursos por parte de los Gobiernos Locales en cada comunidad.

En la actualidad cubana hacer valer procesos plebiscitarios es retomar la idea de participación política ya fracasada. Es colocar al pueblo como objeto del cambio y no como protagonista y esto, no ofrece otro resultado que no sea desgaste. En países como el nuestro, cualquier iniciativa política es vetada por los mecanismos jurídicos del sistema. Sin embargo, promover la participación popular es atraer a las masas a iniciar un proceso de reflexión consciente de la realidad, para lograr la transformación de esa misma realidad. Esto ofrece la oportunidad primada para el desarrollo económico y social.

Pero aún más, iniciar un proceso plebiscitario que cumpla con la recogida de firmas establecidas por la ley, no tiene validez jurídica ante los órganos del poder ejecutivo y legislativo de la nación. Menos aún, el reconocimiento internacional, pues esta acción demanda de la certificación legal ante un notario público, ubicado en municipios del país. En tal sentido, estas aspiraciones apuestan por el engaño y la victimización, rompen cualquier dialogo y reconocimiento entre las partes en conflicto. Afectan a la sociedad, situando a sus promotores como opositores de la propia oposición. Que se comprenda así, la necesidad primaria de alcanzar la jefatura de gobiernos locales por parte de la oposición y de esa forma, construir un paradigma de buen gobierno como alternativa de cambio.
JG: ¡Muchas gracias

Llama poderosamente la atención y aporta componentes muy edificantes el contacto con este brillante exponente de la juventud cubana. Portador de un empeño y una determinación significativos, el Msc. Ángel Marcelo Rodríguez es un activo portador de iniciativas válidas. Católico practicante y laico miembro de comunidades de fe, resulta difícil comprender que no haya recibido aún, ofertas de pasantías y cursos de posgrado otorgados por tantas meritorias universidades como Harvard, Georgetown, Yale y otras. Quizás no le hayan descubierto hasta el momento. El joven lo vale.
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González


Go to article


Go to Source Site

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *