Calendar

February 2018
MTWTFSS
« Jan  
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728 

We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.


Cubaverdad on Twitter

El Cerro, La Habana, Emaro (PD) Se suicidó el primogénito de Fidel Castro y muchos están consternados por su súbita desaparición.

Fidel Ángel Castro Díaz-Balart se fue sin llegar a dónde tal vez alguna vez se propuso. Su forma de comportarse y su barba indicaban que quería parecerse a su padre. Pero no era tan alto de estatura como su progenitor.

De niño, Fidel se lo arrebató a la madre y luego lo envió en secreto a la Unión Soviética, de donde retornó ya graduado, casado con una rusa y hecho un ingeniero nuclear.

Este hecho, que imagino que destrozó el alma de la madre y al final no ha servido para nada, definió los próximos sesenta años, el enfrentamiento entre las dos familias de los Castro dentro de Cuba y los Díaz- Balart, forzados al exilio, pero casi tan poderosos como los de aquí.

A Fidel Ángel le cambiaron el nombre por el seudónimo de José Raúl para evitarle problemas, tal vez atentados contra su persona. Así se le conoció en las esferas íntimas y no se le vio en los medios hasta que se le asignó el cargo de director de la futura central electronuclear de Juraguá, en Cienfuegos, un proyecto muy criticado por los norteamericanos por los peligros que esta tecnología implicaba en las manos de los irresponsables cubanos.

Recuerden cuando en 1962 Fidel Castro pidió a Khrushov que lanzara los misiles nucleares de una buena vez. Está más que demostrado por el mismo irresponsable en el libro Cien Horas con Fidel, de Ignacio Ramonet, pero ahora se alega que fue un error de traducción.

La central termonuclear de Juraguá se detuvo a mitad de camino, cuando solo faltaba traer los generadores e instalarlos. Hoy es una ciudad muerta, donde se gastaron millones de dólares.

Fidelito se frustró. Después, su padre jamás le tuvo en cuenta para las altas tareas del Estado y lo relegaba al puesto de asesor presidencial. De ningún modo llegaba a los medios ni emitía una opinión. Muchos cubanos jamás escuchamos su voz.

Ocurrió similar con los demás hijos de Fidel. Pero los de Raúl son mediáticos. Eso también debe de haber frustrado a Fidelito.

Hoy, ante el deprimente panorama de franca decadencia, donde vio destruido lo que su padre creó, sacrificando a una nación entera en aras de generar un país perfecto según sus designios, no le quedaba más que terminar en esa gran depresión que le llevó a acabar con su existencia a los sesenta y nueve años, aún fuerte y saludable.

Animosidades aparte, es triste ver a un ser humano acabar con su vida, probablemente en la plenitud de sus acumuladas y depuradas aptitudes y conocimientos, cuando comprueba, al final de la existencia, que todo ha sido un enorme fracaso.

No hay más que ver la lucha por el poder en ciernes: Olga Salanueva, la esposa de René el Espía reclamando el puesto en el Parlamento que le correspondería a su esposo, que estaba más probado que el chocolate, según ella.

¿Quién será el presidente, Díaz-Canel o Machado Ventura? ¿O existe alguna carta escondida? En abril lo sabremos.

Por lo pronto, y ya es algo, no habrá ya más un Castro emitiendo órdenes locas. Todo puede súbitamente cambiar.

Recuérdese que los fidelistas están en vías de desaparición, extinguiéndose por su edad, su líder guiándoles en el camino al infierno. Quedan políticos más jóvenes, quienes conocen de las inciertas bondades del capitalismo y de los ciertos y continuados fracasos del socialismo.
eduardom57@nauta.cu; Eduardo Maro


Go to article


Go to Source Site

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *