We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.


Cubaverdad on Twitter

Lawton, La Habana, Juan González, (PD) Una delegación del Congreso estadounidense visitó La Habana. La visita tuvo como punto principal, el estado actual de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos, el apoyo a los ‘emprendedores cubanos’, (los permitidos por los oligarcas militares) los trámites migratorios y el cariz que tomarían las negociaciones una vez consumada la transición de poder, esto es, el fraude programado para el próximo mes de abril.

Estuvieron presentes los senadores Patrick Leahy (Vermont), Gary Peters (Michigan) y Ron Wyden (Oregon), así como los representantes Susan Davis (California) y Jim Mc Govern (Massachusetts); todos demócratas.

La delegación ofreció una conferencia de prensa en la Embajada de los Estados Unidos. En la misma estuvieron presentes aquellos de quienes no se esperó reacciones que comprometieran o pusieran en entredicho los reprobables temas vinculados con la presencia de estos congresistas en La Habana.

Pudo saberse que el senador Leahy sostuvo un encuentro con el heredero dinástico y detentador del poder absoluto en Cuba a nombre del régimen castrista, Raúl Castro.

Sobre esto último, fue preguntado Leahy por la prensa internacional. Ante ello, Leahy expresó que no se habló sobre la oposición cubana, porque no quiso tocar temas sensibles o enojosos para el dictador en funciones.

No obstante, Leahy reveló que la conversación con Raúl Castro transcurrió en el ambiente cordial y respetuoso, que se establece entre personalidades políticas de este corte. Ambos (Castro y Leahy), mostraron su voluntad de cooperar para que las relaciones diplomáticas se reanuden lo antes posible, sin tener en cuenta para nada las consecuencias de esto sobre el pueblo cubano ni la persecución que lleva adelante el régimen castristas contra los derechos y libertades conculcadas para todos desde Cuba.

Casi de forma paralela, se supo que la Comisión internacional Cuba Justicia, creada para “fiscalizar” los crímenes de lesa humanidad del castrismo, dio hoy a conocer una lista preliminar de 42 personas a las que acusa de esos delitos, incluido Raúl Castro, según lo informó la agencia Efe. Una ley refrendada desde las condiciones de derecho y legalidad vigentes en los Estados Unidos, la “Ley Global Magnitsky” permite al gobierno estadounidense sancionar a funcionarios de gobiernos extranjeros implicados en violaciones de los derechos humanos en cualquier parte del mundo y esto incluye a los avecindados a menos de cien millas de sus costas.

Leahy pasó por alto todos estos detalles -quizás enojosos desde su percepción- para reunirse con Raúl Castro y de esta forma ampararlo junto a sus seguidores, oligarcas militares y otros criminales que actúan contra el derecho y la libertad del pueblo cubano y que podrían ser castigados por sus felonías. Solo que no será así, porque politiqueros del Partido Demócrata congresistas en los Estados Unidos, decidieron convalidar infamias y reunirse para armonizar criterios y ganancias con los depredadores de siempre.

Decisiones políticas siempre discutibles, tomadas por figuras y personalidades del Partido Demócrata, validaron hasta estos momentos la presencia de la pesadilla política representada por Corea del Norte. Si alguna de las bravatas y amenazas salidas del autócrata a cargo de ese reino del terror, se traducen en un misil que consiga tocar territorio estadounidense y privar de la vida a ciudadanos de ese pueblo, puede decirse que nada hubiera pasado si el más emblemático entre los generales estadounidenses de aquellos momentos, Douglas McArthur, no hubiese sido detenido en el Paralelo 38 en 1953.

Otras decisiones similares han validado al castro-fascismo que oprime a Cuba y las consecuencias generadas por este en América Latina, como el régimen castro-madurista de Venezuela y otros emblemas de corrupción desperdigados por nuestra América.

Una vez más y desde la misma felonía, los demócratas se aprestan a apuntalar otra dictadura, que es dar paso a otras pesadillas.
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González


Go to article


Go to Source Site

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *