We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.


Cubaverdad on Twitter

Dr. Michael Hoffer (cnbc.com)

MIAMI, Estados Unidos.- El médico de la Universidad de Miami que viajó a La Habana para examinar a diplomáticos estadounidenses y otras presuntas víctimas de unos ataques cuya causa aún permanece en el misterio, descartó la sugerencia de que los síntomas fueron el resultado de estrés, como ha sugerido la parte cubana.

“No es psicosomático”, dijo el Dr. Michael Hoffer a El Nuevo Herald en referencia a la causa que podría haber provocado los síntomas físicos que sufrieron al menos 24 víctimas confirmadas en un período de ocho meses.

Las personas que sufren de trastornos psicosomáticos desarrollan síntomas físicos que son causados ​​por situaciones emocionales como el estrés y la ansiedad. Entre los síntomas más comunes reportados por las víctimas estadounidenses —que incluyen a diplomáticos, familiares y funcionarios de inteligencia— están dolores de cabeza, pérdida de audición, náuseas, fatiga y trauma cerebral leve.

Diplomáticos canadienses informaron síntomas similares, pero se ha revelado poca información de sus casos.

Hoffer, un ex médico de la Marina de los EEUU, fue contratado el año pasado por el Departamento de Estado de los EEUU para examinar los funcionarios de la Embajada de EEUU y parientes —un total de 80 personas— en La Habana.

El doctor es otorrinolaringólogo y también se especializa en el tratamiento de conmociones cerebrales.

Hoffer es uno de los autores de dos artículos médicos que describen detalles del caso. Se supone que los artículos deben aparecer en la Revista de la Asociación Médica Estadounidense y en el New England Journal of Medicine, una vez que hayan sido aprobados para su publicación por el Departamento de Estado.

Sin embargo, se mantiene oculta la causa de estas afectaciones a los diplomáticos, que ya provocó la retirada por parte de EEUU de más de la mitad de sus funcionarios de la sede de La Habana y el cierre de los servicios consulares.

El Departamento de Estado no podido determinar aún la fuente o los autores de los presuntos ataques, pero ha identificado el período y los lugares donde ocurrieron los incidentes: entre noviembre de 2016 y agosto de 2017 en las residencias de los diplomáticos y en las habitaciones dos hoteles en La Habana: el Nacional y el Capri.

Según la agencia AP, el FBI ha descartado que un arma acústica sea la culpable de los ataques.

“Todavía no tenemos respuestas definitivas sobre la fuente o la causa de los ataques. La investigación de los ataques continúa”, dijo un portavoz del Departamento de Estado al Herald en un comunicado. “El Servicio de Seguridad Diplomática del Departamento continúa coordinando estrechamente con las agencias policiales apropiadas”.

Hoffer se negó a comentar sobre otros detalles relacionados con los casos porque dijo que no estaba autorizado por el Departamento de Estado para ello.


Go to article


Go to Source Site

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *