We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.


Cubaverdad on Twitter

MIAMI, Estados Unidos.- El audio de seis segundos que muestra el sonido que percibieron los diplomáticos de EEUU en La Habana cuando presuntamente sufrieron “ataques sónicos” proviene de una interferencia inalámbrica.

Así ha afirmado un profesor de Computación de la Universidad de Michigan que condujo un estudio al respecto. Su nombre es Kevin Fu y es un experto en ciberseguridad de equipos médicos y de ingeniería.

La investigación de este científico ha sido reflejada en un reportaje de la revista especializada IEEE Spectrum. Fu dijo que, al analizar el audio difundido por la agencia AP, encontró ondulaciones inusuales en la visualización espectral que sugieren algún tipo de interferencia.

Según el equipo de este profesor, mediante simulaciones se “demostró un efecto conocido como distorsión por intermodulación que podría haber producido el sonido AP”.

La distorsión por intermodulación es un fenómeno resultado de la combinación de dos señales con diferentes frecuencias, produciendo nuevas señales cuyas frecuencias pueden ser la diferencia, la suma o bien múltiplos de las frecuencias originales.

Así, “una causa probable” de lo sucedido en Cuba pudo ser el efecto de “dos señales ultrasónicas que se interfieren entre sí, creando un efecto audible de lado”.

En los ambientes de oficina, por ejemplo, hay fuentes de señales como por ejemplo sensores de ocupación.

“Tal vez hubo también un interruptor ultrasónico en la habitación y un transmisor ultrasónico”, sugiere Fu. “Cada dispositivo podría haber sido colocado allí por un sujeto diferente, completamente inconsciente del otro”.

“Por supuesto, no sabemos con seguridad que ésta fue la causa”, reconoce el profesor. “Pero esa posibilidad parece mucho más probable que un arma sónica”.

La investigación no analiza si el audio revelado por AP podría haber producido la variedad de síntomas que reportaron los funcionarios estadounidenses en La Habana, algunos de los cuales sufrieron incluso daño cerebral.

“Sabemos que las señales audibles pueden causar dolor, pero no observamos en este estudio los efectos fisiológicos más allá de eso”, sostiene Fu.

Por su parte Fadel Adib, profesor de Tecnología Inalámbrica para Sensores y Comunicaciones del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés), confirmó que las señales inalámbricas pueden interactuar una con la otra creando “señales que no esperas escuchar”.

El estudio de Fu es “una mirada creativa a lo que podría haber sucedido” en La Habana, dijo Adib, quien examinó los resultados del profesor de la universidad de Michigan aunque no participó en la investigación.

“Teniendo en cuenta todas las explicaciones posibles, ésta definitivamente parece la más plausible técnicamente”, añadió el científico.


Go to article


Go to Source Site

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *