We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.


Cubaverdad on Twitter

Güira de Melena, Artemisa, Jorge Bello, (PD) Uno de los métodos más antiguos que puede devenir en manifestación artística, es el pregón, utilizado desde tiempos remotos por los vendedores ambulantes para anunciar su mercancía.

En la actualidad, el pregón va retomando el espacio perdido. La mayoría de las personas que se dedican a la venta de productos de manera ambulatoria lo utilizan, a pesar de las prohibiciones que el régimen ha realizado al uso de tales prácticas durante años.

El pregonero (el vendedor que vocea su mercancía) tuvo su mayor auge en Cuba en el siglo XIX y comienzos del siglo XX, cuando según referencias históricas, se podían ver andando las calles, lo mismo en las ciudades como en las áreas rurales, anunciando a su paso la mercancía de la que disponían en alta voz. Algunos de ellos incorporaron con el tiempo rimas armoniosas a sus pregones.

Los pregones fueron utilizados por grandes personajes de la cultura cubana, como Moisés Simons, Rita Montaner, Ignacio Villa (Bola de Nieve), Celia Cruz, quienes los llevaron a planos internacionales.

Después de 1959, la práctica de los pregones fue disminuyendo con el fin de los vendedores ambulantes, debido a las medidas’ aplicadas por el Gobierno Revolucionario, que llegó a catalogar a los vendedores como ‘‘parásitos y enemigos de la sociedad’’.

Hoy, basta observar lo que sucede día a día para percatarse del renacimiento del pregón.

En Güira de Melena, uno de los municipios que conforma la provincia Artemisa, el pregón es una de las prácticas más utilizadas por los vendedores para la comercialización de sus productos, algunos de ellos fuera de la ley, que aún es bastante estrecha.

Frases como: ‘‘la papa, la papa’’; ‘‘rica y sabrosa barra de guayaba’’; ‘‘maíz tierno para guiso y tamalitos’’; ‘‘pastelitos calentitos’’; ‘‘fresca la lechuga’’ o, el panadero anunciando ‘‘pan suave’’; son solo ejemplos de los muchos que se escuchan a diario en esta demarcación artemiseña, donde, sin importar el tipo de mercancía o su status legal o ilegal, todos optan por el pregón para la venta de sus productos, solo, frenada en ocasiones por la aparición de algún inspector estatal o de agentes policiales.

Los pregones están de vuelta en nuestra sociedad, forman parte de la cotidianidad y de la idiosincrasia cubana, a pesar de las prohibiciones gubernamentales.
comuni.red.comunitaria@gmail.com; Jorge Bello, móvil +53 53353648
*Red Cubana de Comunicadores Comunitarios


Go to article


Go to Source Site

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *