We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.


Cubaverdad on Twitter

La Lisa, La Habana, Julio Rojas (PD) Recientemente, el director de la Empresa de Ómnibus Urbanos, Juan Julián Caballero, realizó un periplo por las terminales de ómnibus de la capital, para comunicar a los choferes que próximamente entrará en vigor el aumento de un 30% de la recaudación a entregar decretado por el Ministerio de Transporte.

Como consecuencia del anuncio, ha ocurrido una estampida de choferes en las terminales. Muchos choferes se han ido a manejar ómnibus de centros de trabajos, escolares, los transmetros y los taxi-buses, donde cobran el pasaje a 5 pesos y se puede cumplir con la recaudación.

Ante esta situación, la dirección de la Empresa ordenó que no se aceptara en los transmetros y los taxi-buses a chóferes que pidieran ser reubicados.

Jorge, un chófer que tiene más de 15 años de experiencia y ha trabajado en distintas terminales, afirma que las salidas de muchas rutas en distintos paraderos se han visto reducidas. Refiere: “La terminal de los ómnibus articulados P 14 y P 5 y P 4 en San Agustín, La Lisa, en las mañanas, que es cuando más afluencia de pasajeros hay, porque van hacia sus trabajos, han tenido que ser reforzarla con ómnibus rígidos de la terminal de la 222, lo cual afecta de igual forma los viajes de las distintas rutas de esa terminal. Las 9 salidas diarias de la ruta 43 fueron reducidas a 3. El recorrido de la ruta 222 en las tardes se afecta, salen cada media hora o 45 minutos, solamente en las mañanas están entre 5 y 10 minutos.”

Según Jorge: “De la única manera que se puede cumplir con la recaudación de 500 pesos en un turno de trabajo es en las mañanas, cobrando el pasaje a peso. Muy pocas personas dan 40 centavos, la mayoría da el peso, porque escasea la moneda fraccionaria, pero si todos dieran 40 centavos o reclamaran el vuelto, no se cumpliría con la recaudación. Habría que transportar en una jornada laboral a 1250 personas, y eso es imposible ya que están los transmetros, los taxi-buses, los ómnibus de otras empresas y los automóviles de los boteros cargando pasaje”.

Agrega: “En las noches, cuando hay menos gente en las calles, para cumplir la recaudación, los choferes muchas veces tenemos que poner dinero de nuestro bolsillo, afectándose el salario, pero tenemos que hacerlo porque es la única forma que en el día del cobro puedan recibir el pago por resultado de la recaudación, que vienen siendo de 300 a 500 pesos más el salario.”

Según Vladimir, quien es mecánico, las terminales de los articulados P 12 en Santiago de las Vegas y la del P 13 en Santa Amalia, también han sido afectadas y han tenido que ser reforzadas.

Refiere Vladimir que el director de la empresa, ante el éxodo de choferes, aseguró que tenían preparados un gran número de chóferes de otros organismos estatales y que salieron del ejército para cubrir las plazas vacantes.

Al respecto, comentó Vladimir: “Es una medida que sería irresponsable, ya que se requiere de años de experiencia detrás del timón para transportar personal en las guaguas. Cuando un chófer quiere pasar de un ómnibus rígido a uno articulado, tiene que volver a pasar la escuela. Imagínate tu si a esos choferes sin experiencia les dan tal responsabilidad”.
julioantonio.rojasportal@gmail.com; Julio A. Rojas


Go to article


Go to Source Site

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *