We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.


Cubaverdad on Twitter

El Cerro, La Habana, Raúl L. Fonseca, (PD) El proyecto de sustitución del Coppelita de Ayestarán por una cafetería especializada en vender malta, ha derivado en un fracaso total por la falta de su principal producto.

Una persona, a las puertas del establecimiento en cuestión, se expresaba así: “Esto lo abrieron para taparnos la boca, pues llevaban demasiado tiempo reparando el Coppelita. Los jefes del Partido se llenaron hasta reventar el día de la inauguración, pero luego se olvidaron que esto existía a pesar de que están ahí mismo. Es mejor que vuelva a ser Coopelita. “Ahora si está lindo, para poner una ronera (bar que vende ron)”.

La maltera San Pedro fue inaugurada el 17 de diciembre del pasado año, con la participación de autoridades del Gobierno y el Partido Comunista de Cuba (PCC) del municipio Cerro, cuya sede se encuentra a menos de 150 metros de esta cafetería, situada en la esquina de San Pedro y Ayestarán.

Los clientes debían comprar un bocadito, para tener derecho a tomarse una malta, solución que se le dio al hecho de que concurrían revendedores con grandes envases, para comprar cantidades exageradas del producto; entonces se llegó a la decisión que la administradora y las camareras determinarían quiénes y en qué cantidad comprarían malta; pero pronto se pudo constatar que la restricción estaba dada por la poca existencia del producto.

A la semana de la inauguración sólo despachaban refresco enlatado y bocaditos.

El administrador de un establecimiento cercano explicó: “Desde finales de los años 90 el gobierno se dio a la tarea de crear cafeterías y restaurantes especializados en determinados productos como por ejemplo casas del café, del perro caliente, de hamburguesas, maltas, Coppelitas. La autorización para comenzar a operarlos viene directamente del Ministerio de Comercio Interior (MINCIN)”. Y continuó diciendo: “Lo que no se entiende, si no había suficiente malta para mantener funcionando la cafetería, por qué la ministra autorizó esta conversión de Coppelita en maltera”.

A mediados del mes de enero, la administradora del establecimiento explicó a los allí presentes que el problema consistía en que la fábrica de malta había paralizado la producción, porque sus trabajadores salieron de vacaciones por Navidad y fin de año; pero a casi dos meses de comenzar el “proyecto” de crear un establecimiento de nuevo tipo, el mismo se muestra como otro fracaso.

Esto le ha hecho un gran daño al barrio, y se quejan los vecinos. Ante los reclamos de la población, esta semana comenzó la venta de dulces. tabaco y cigarros, pero todavía no llega a ser lo que vendía el establecimiento en su etapa de Coopelita, donde se despachaban entre otros productos: bebidas alcohólicas, yogur y quesos.

El propósito de establecer una elegante cafetería, donde los clientes se sentarían a las mesas a consumir, en lo fundamental malta, se fue a bolina.

Así terminan casi todos los proyectos estatales.
comuni.red.comunitaria@gmail.com; Raúl Lázaro Fonseca; Teléfono: 53452139
*Red Cubana de Comunicadores Comunitarios


Go to article


Go to Source Site

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *