We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.


Cubaverdad on Twitter

Playa, La Habana, Yonás Bulnes, (PD) Esta es la segunda vez que nombro o cito al ex presidente de los Estados Unidos, Barak Obama. Hay dos aspectos de su vida que guardan relación con el asunto que me ocupa.

El ex-inquilino de la Casa Blanca, fue profesor universitario de Derecho Constitucional. Esta es la asignatura que más necesita el pueblo cubano, no solo para instruir a estudiantes, sino para emancipar cognitiva y psicológicamente a mucha gente que en su accionar diario, se comportan como si no supieran, que al menos en teoría, que la constitución es la ley de leyes y que más allá de que todas las leyes y resoluciones ministeriales no pueden estar en contraposición con la misma.

Cuando existen arbitrariedades legalmente instauradas y falta de independencia en los poderes públicos, entonces es legítimo exigir y luchar por un referéndum para dar el primer paso en la dirección correcta para cambiar lo que sea necesario cambiar en pos de una verdadera democracia.

No puede ser posible que un policía cuando realiza un arresto, sin estar probada inocencia o culpabilidad, no sea capaz de tan siquiera, decirle sus derechos a quien arresta, por solo citar un ejemplo.

De regreso con el ex mandatario Obama, resulta que una de las frases pronunciadas en uno de sus discursos en La Habana, que más reacciones produjo en los estratos superiores y sus medios fue: “Debemos olvidar el pasado”. Las “patrióticas” respuestas de que no habría olvido, no se hicieron esperar. Me pregunto: ¿Específicamente, qué parte del pasado no querían olvidar? ¿Será solo la que conviene al régimen? Es preciso ser muy hipócrita para solo recordar lo conveniente.

Como colofón y para regresar al importante tema del Derecho Constitucional, hablaré de los principios éticos por los que se debe regir la justicia y la ley en el esfuerzo por mejorar, dignificar y organizar la vida del ser humano.

Un clásico expresó: “…El saber es la virtud, solo los que saben pueden ver la verdad”. Pero esta condición no otorga a los que saben el derecho a vulnerar, controlar o administrar los derechos de los desvalidos, por más ignorantes que estos sean. Todo lo contrario, les obliga a respetar todos y cada uno de estos derechos.

Para transitar por este camino, solo se necesita valor, pero que nadie se confunda. Valor no es ausencia de miedo o exceso de coraje. El valor es saber decidir qué es lo más importante, incluso si hay miedo o exceso de coraje.
jonathanmakone43@gmail.com; Yonás Bulnes V.


Go to article


Go to Source Site

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *