We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.


Cubaverdad on Twitter

Miami, USA, R. Yoel Borges, (PD) China, en la Segunda Guerra Mundial, fue aliada de USA. Más tarde convertida en comunista y bajo la tiranía de Mao Tse Tung, se convirtió en aliada de Corea del Norte, siendo la causante de la muerte de miles de soldados norteamericanos durante la guerra de las “Dos Coreas”. China, bajo el régimen comunista, sigue esparciendo su doctrina a través del mundo, ayudando a quienes se le asocian, incluyendo a Cuba.

A partir de la década de los setenta, algunos cambios comienzan a producirse en el sistema de gobierno chino y USA restableció relaciones diplomáticas y económicas con China. Relaciones económicas de las que el país asiático obtuvo todas las ventajas.

De Vietnam podríamos señalar que estuvo en guerra con USA por más de una década, siendo esta la más desastrosa de las guerras en la que haya participado la patria de George Washington, en la que el Viet Cong cometió los mayores crímenes con los prisioneros de guerra y miles de soldados americanos murieron en batalla o asesinados.

Olvidando y haciendo omiso de lo sucedido en el pasado, Estados Unidos mantiene las mejores relaciones políticas y económicas con Vietnam al igual que con China, tanto en ultramar como en el territorio de USA.

El Régimen Castro-Comunista no ha estado en guerra con USA y no existen evidencias de que soldados norteamericanos hayan muerto en enfrentamiento con las fuerzas armadas de los tiranos de Cuba.

Lo que USA ha padecido con el régimen castrista es en lo económico, por la expropiación de sus empresas.

Si con China y Vietnam se ha hecho borrón y cuenta nueva, ¿por qué no puede suceder con Cuba y se acepta por el mundo que el Régimen Castro-Comunista haga cambios al estilo China, Vietnam o algo parecido?

John Kerry, Secretario de Estado de la Administración del Presidente Barack Obama, en su discurso de apertura de la Embajada de USA en La Habana, señaló que Cuba debía seguir el ejemplo de Vietnam.

No dudamos que los intereses creados estén cocinando un potaje para convertir a Cuba en un modelo de China o Vietnam. Intereses Creados que solo tienen como divisa los beneficios a obtener sin importarles los muertos, las prisiones ni las calamidades sufridas por los pueblos.

Para lograr esto, los Intereses Creados tendrán que manipular una serie de factores, considerando la persona que esté a cargo del gobierno en Cuba, la que tendrá que reunir una serie de condiciones que satisfaga la situación interna y lo que se persigue en el exterior. El primer requisito sería que esa persona fuera aceptada por la mayoría de las diferentes tendencias del poder en la Isla y las del pueblo.

Fidelito por ser hijo de su padre (el Máximo Líder) podía ser que fuera aceptado por una gran parte de los jefes militares y civiles al igual que la parte del pueblo que todavía siga apoyando a la llamada “revolución socialista”. Podía satisfacer también a los indiferentes del pueblo y a los inconformes que no hayan estado envueltos en los desmanes del régimen. Parte de los disidentes y opositores podría ser posible que lo hubieran aceptado.

Fidelito pudo ser un buen candidato por su descendencia para las buenas relaciones con los gobiernos del exterior y complacencia de los intereses creados para que Cuba siga el camino de Vietnam o China.

Pero, ¿cuál sería la posición de los calcificados lideres? Muy simple, aceptar lo que acontece e irse al extranjero con los descendientes que no le interese el poder a disfrutar de la dulce vida con las fortunas robadas.

Los descendientes, a los que no solo les interesa la fortuna y que llevan en su sangre los genes de la tiranía y el poder, originarían la “lucha por el poder”, junto con los que hayan sido parte de la tiranía pero que no pudieron disfrutar de los beneficios que esta les daba a los privilegiados participando en contubernio con algunos de los intereses creados a los que no les conviene los cambios que hemos señalados.

Estos especímenes no hubieran aceptado a Fidel Castro Díaz Balart (Fidelito) como la persona que ocupara la jefatura del nuevo gobierno, dando como resultado la eliminación del mismo por la vía del asesinato para obtener sus mezquinos objetivos.

Si analizamos todo lo que hemos expuestos en este escrito y en los anteriores de esta serie, podríamos considerar que la muerte del primogénito fue un asesinato y no un suicidio, como dio a conocer el gobierno tiránico de Cuba.

Terminamos con la siguiente ecuación y sus incógnitas: Al no existir “Fidelito”, ¿aceptarían los Intereses Creados a un pichón de tirano como heredero del poder o tienen a un sucesor que los satisfaga que nadie conoce?
jpcryb@aol.com; R. Yoel Borges
Coordinador Internacional JPC ESCO


Go to article


Go to Source Site

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *