We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.


Cubaverdad on Twitter

Lawton, La Habana, Juan González, (PD) Por las acostumbradas vías informales, en La Habana y Cuba adentro, circula un trabajo rubricado por el poeta, exiliado y Secretario General de la ya clásica organización anticastrista, Alpha 66, Ernesto Díaz Rodríguez.

El trabajo que llegó titulado, “Vicente Méndez, simplemente un héroe”, habla del legado de un luchador por la libertad, casi desconocido para la mayoría de nuestro pueblo.

El monopolio mediático de la dictadura militar totalitaria y dinástica, que destruyó, desangra y continúa desangrando a nuestra nación, de forma permanente, execra a los que en aquellos primeros años de la pesadilla, salieron a combatirla con las armas en la mano.

Seriales, libros, filmes y hasta canciones rubricadas por los más encomiados bufones y rapsodas de la corte castrista, han encomiado a los represores asalariados de entonces y hasta a insignes delatores (si es que un delator podría ser así considerado) como los dedicados a aquel llamado ‘hombre de Maisinicú’ que lleva en su haber un filme y hasta una canción, compuesta por el rapsoda mayor de la corte, que de esta forma, cantó loas a la felonía.

Algunos por acá comentaron que en aquellos momentos, habría servido de mucho a aquellos héroes, una oposición pacífica interna, una sociedad civil contestataria y una prensa realmente independiente. Otros, casi les convocan a nuestra realidad de hoy y se refirieron a qué harían los asalariados de la policía Seguridad del Estado si cada vez que fueran a abusar y golpear hombres y mujeres desarmadas, tuvieran la aprensión de ser recibidos, a tiros como merecen? ¿Lo harían?

Expone Díaz Rodríguez que conoció a Vicente Méndez en el verano de 1968, fecha en que llegó a Alpha- 66, una organización con una apasionante historia que resumió y resume un ideal de lucha articulado como, “…la pasión por la libertad de Cuba y el afán de felicidad y prosperidad para la familia cubana”.

Para tantos por acá, intoxicados por tanto tiempo con la propaganda tendenciosa que les privó de valores, que les convocó y convoca a la delación, el mensaje resulta inquietante en extremo.

Tantas similitudes y referencias hacen pensar que quizás la hipótesis que circula sobre la posibilidad de que la película que censuró el ICAIC, porque dijeron, llamó mojón y afeminado al apóstol de nuestras libertades, oculte alguna operación de inteligencia destinada a sepultar y ningunear el pensamiento inmortal de José Martí. Lo harían por ser opuesto desde sus raíces a los postulados del régimen militar totalitario y dinástico castrista que convirtió Cuba en feudo particular de los Castro.

Para el régimen convivir con algo así como, “…grande es un país de pequeños propietarios”. Promover lo que promueven frente a inolvidables mensajes que exponen que: “Solo la opresión debe temer al pleno ejercicio de las libertades”; “Libertad es el derecho a ser honrados, a pensar y hablar sin hipocresías”; Hacen que muchos se pregunten, ¿qué podrían pensar sobre esto los oligopolios militares y sus figurones ejecutivos? ¿Acaso alguno de ellos, han pensado en alguna ocasión en ser honrados? ¿Podrían convivir con los que Cuba adentro, optan por pensar y hablar sin hipocresías?

Sobran los mensajes martianos que con razón irritan y han irritado al régimen castrista y a sus servidores asalariados. ¿Qué dirían sobre esto?
“Del tirano di todo, di más,
y clava con furia de mano esclava sobre su oprobio al tirano.
Del error di todo, di más,
di cuanto puedas del tirano y del error.
De mujer, pues puede ser que mueras de su mordida,
pero no empañes tu vida diciendo mal de mujer”.

Con mensajes de este corte, ¿cómo maltratar, golpear y abusar de mujeres cada domingo?
Quizás piensen borrar al apóstol en sus ideas y mensajes para la cubanidad.

Pero para mantener la vigencia de sus ideas, surgieron héroes como Vicente Méndez y tantos otros que salieron al frente para segar la opresión totalitaria del castrismo en sus primeros momentos.

Como expresó Ernesto Díaz, llegará en algún momento, “…un renacer de patria sin cadenas, salpicada por las olas de un mar no de enfurecidas olas, tristemente coagulado de náufragos, sino un mar apacible, donde el alba sea de luz multicolor y música de ruiseñores, Un reverdecido mar poblado de rosas. Rosas blancas”.

Hasta ese instante, solo queda luchar con la inspiración inmortal de José Martí, el ejemplo de Vicente Méndez y de todos los que como él, optaron por romper las cadenas para no vivir en “afrenta y oprobio sumidos”.
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González
Véase: VICENTE MÉNDEZ SIMPLEMENTE HÉROE, ERNESTO DÍAZ; PD#528


Go to article


Go to Source Site

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *