We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.


Cubaverdad on Twitter

La Habana, Cuba, Redacción Habana, (PD) Una Declaración rubricada por 16 firmantes y dirigida a la Organización de Estados Americanos y a sus Estados miembros, solicita el desconocimiento del régimen militar totalitario castrista y de la sucesión dinástica que programa. Demanda la liberación de los presos políticos, el reconocimiento de la oposición cubana como actor político legítimo, así como sanciones económicas y políticas que contribuyan al desmantelamiento de este régimen.

La Declaración llega rubricada por destacadas personalidades de la oposición pacífica interna como Berta Soler, Antonio G. Rodiles, Ángel Moya, Guillermo Fariñas, escritores como Ángel Santiesteban, músicos como Gorki Águila, periodistas como el director de este medio de prensa, Juan González Febles, fotorreporteros como Claudio Fuentes y Damas de Blanco y activistas femeninas como María Cristina Labrada del Movimiento Damas de Blanco (MDB) y Ailer González de Estado de Sats y el Foro por los Derechos y Libertades.

La Declaración expone como en materia de derechos humanos las violaciones en que incurre el régimen contra activistas, periodistas independientes, y opositores son cotidianas, y destaca como especialmente vergonzosa, la represión sostenida contra mujeres. Pone de relieve la impunidad del régimen que le permite usar escarmientos como herramientas de intimidación contra el resto de la sociedad.

La Declaración expone además las intervenciones reiteradas y la subversión exportada casi desde 1959 en los países de la región por parte del régimen castrista. Destaca el más reciente y alarmante caso de Venezuela. Denuncia la escandalosa presencia castrista que ha exportado su tecnología represiva, en maquiavélico ajuste con la elite maduro-chavista en el poder, que le permite parasitar las riquezas de ese hermano país.

La Declaración afirma en otra parte, que resulta inexplicable el posicionamiento permisivo de la región ante esta situación. Solo la actual administración norteamericana del presidente Donald Trump ha tenido un comportamiento coherente al poner freno a la absurda agenda de legitimación del régimen, impulsada por el expresidente Barak Obama. La actual política ha puesto en la mira de las sanciones al poder militar en la Isla y las empresas que gravitan alrededor de la familia Castro y que parasitan sin piedad al oprimido pueblo de la Isla.

Expone como países de la región sin la firmeza necesaria, han condenado, la ruptura democrática del régimen chavista y sus violaciones y a despecho de esto, guardan silencio, sobre la injerencia externa de la dictadura castrista. Expone como la labor de la OEA, bajo el liderazgo de su actual secretario general Luis Almagro, ha dado un giro favorable en comparación con períodos anteriores. Solo que esto, no es aun lo que se precisa. El accionar es débil frente a un escenario, aún más desafiante. La dictadura castro-fascista de Cuba, necesita condenas y acciones de mayor impacto.

Se denuncia que el régimen ha prohibido la salida de la Isla de líderes de la oposición interna y de múltiples exponentes de la sociedad civil no oficialista, a quienes impidieron su participación en la Cumbre de las Américas. Se le permite al régimen que al mismo tiempo, desembarque un numeroso grupo de una falsa sociedad civil, una avanzada de sus títeres, delatores, agentes y represores. Es lamentable que esto pase, aunque ya haya sido denunciado y no escuchar, la condena por parte de la OEA o por países miembros, frente a tales desmanes.

En sus conclusiones, la Declaración demanda que la OEA debe cumplir con el compromiso de su carta constitutiva. Emprender las acciones concretas y firmes en apoyo al pueblo cubano en su lucha por la libertad y la democracia. Se destaca que mientras el castrismo exista, el pueblo cubano sufrirá y la situación que hoy vive Venezuela será ampliada en su recurrencia por toda la región.
primaveradigital2011@gmail.com; Redacción Habana
Véase: DECLARACIÓN DIRIGIDA A LA ORGANIZACIÓN DE ESTADOS AMERICANOS Y SUS ESTADOS MIEMBROS; PD#528


Go to article


Go to Source Site

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *