Calendar

June 2018
MTWTFSS
« May  
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930 

We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.


Cubaverdad on Twitter

“REMEMBER THE MAINE AND TO HELL WITH SPAIN” (RECUERDEN AL MAINE Y AL INFIERNO CON ESPAÑA) (Grito de guerra anti España de la “prensa amarilla” norteamericana dirigida por los editores William Randolph Hearst y Joseph Pulitzer)

?Miami, USA, Ernesto Estévez, (PD) El pasado 15 de febrero se cumplieron 120 de años de un evento que sirvió de excusa para que los Estados Unidos, invocando una interpretación moderna de la doctrina geopolítica del destino manifiesto, le declarara la guerra a España, iniciando así la expansión norteamericana fuera de sus fronteras continentales, sobre todo en dirección hacia el Pacifico oriental. Ese día, a las 21:40 horas en las tranquilas aguas de la Bahía de La Habana, el acorazado norteamericano de segunda clase USS Maine fue destruido por una explosión que causaría la pérdida de 266 oficiales, marineros e infantes de marina de su dotación, lo que representaba dos tercios de los 392 hombres que conformaban la tripulación. Este desastre naval, el más costoso en vidas humanas para la marina norteamericana hasta que se produjo el hundimiento del USS Arizona el 7 de diciembre de 1941 en Pearl Harbor, sería la causa inmediata para que el 25 de abril de1898 el Congreso de los Estados Unidos declarara formalmente el estado de guerra con España, retroactivo al 21 de abril de ese año cuándo la US Navy había iniciado el bloqueo naval a la ciudad de La Habana. Esta acción marítima de los Estados Unidos se repetiría 64 años después cuando el presidente John F. Kennedy ordenó el bloqueo (cuarentena) naval a Cuba el 22 de octubre de 1962, como respuesta al emplazamiento de misiles balísticos soviéticos en la Isla.???

La guerra librada entre Estados Unidos y España fue conocida como la Guerra hispano – americana (1) y sería de corta duración, pues duró apenas 10 semanas. Con la excepción del enfrentamiento en la Colina de San Juan – batalla que le dio fama a Teodoro Roosevelt y a sus Rough Riders – la lucha se escenificó fundamentalmente en el mar, lo que llevó a la destrucción de las flotas de ultramar españolas en la Batalla Naval de Santiago de Cuba y en la Batalla Naval de Cavite en las Filipinas. El buque insignia de la Escuadra Asiática de la Marina norteamericana, el crucero USS Olimpia, comandado por el comodoro Thomas Dewey, es la única unidad naval participante en la guerra con España que todavía existe y es hoy un museo naval flotante ubicado en el rio Delaware, en la ciudad de Filadelfia, el cual tuve la oportunidad de visitar.????

La Guerra hispano – americana concluiría con el Tratado de Paris firmado en diciembre de 1898, el cual le dio a los Estados Unidos el control sobre Cuba y la propiedad de Puerto Rico, y de las Islas Filipinas y Guam en el Océano Pacifico por un pago a España de $20.000.000. En términos geopolíticos esto significó el fin de España como imperio y la emergencia de los Estados Unidos como potencia ultramarina, lo que a la larga llevaría a la guerra con el Japón entre 1941 y 1945.

ANTECEDENTES
Los desencuentros entre España y los Estados Unidos en relación a Cuba eran de vieja data y tenían su razón de ser en la nada disimulada apetencia territorial de Washington – justificada en la Doctrina Monroe (1823) – de hacerse con la propiedad de la Isla dada su riqueza y proximidad al territorio norteamericano, tal y como previamente se había hecho con Luisiana, comprada a Francia en 1803; con Florida, comprada a España en 1819 y posteriormente, con Alaska, adquirida a la Rusia zarista en 1867. Una de las primeras ofertas concreta para comprar la isla de Cuba provino de Jame K. Polk, el décimo primer presidente de los Estados Unidos (1845 – 1849), quien ofreció a Madrid $100,000,000 por Cuba. Esta oferta, que contaba con el apoyo y estimulo de elementos anexionistas cubanos – así como sucedió con varias otras subsiguientes administraciones norteamericanas – seria rechazada por Madrid.

No debemos olvidar que para 1895 el Puerto de La Habana tenía la misma importancia económica y comercial que el Puerto de Barcelona, lo que hacía improbable que España se desprendiese de Cuba.

A partir de 1890 acontecieron enfrentamientos comerciales entre los Estados Unidos y España por causa de la imposición en Cuba de tarifas aduaneras que afectaban los intereses norteamericanos, lo que llevó a Washington a suspender la compra de azúcar cubana. En 1892 ambos países firmaron un tratado aduanero, el cual, no obstante, sería desconocido por Washington dos años más tarde. En febrero 1895, al estallar nuevamente la lucha independentista en Cuba, la prensa sensacionalista de los Estados Unidos – liderada por el New York World de Joseph Pulitzer y por su acérrimo competidor, el New York Journal de William Randolph Hearst – aprovechó la coyuntura bélica en Cuba para atizar la participación directa norteamericana en el conflicto. Estos dos medios impresos inventaron batallas y escándalos en Cuba que nunca acontecieron, influenciando a la opinión pública norteamericana en favor de una intervención en la Isla, algo que el presidente Republicano William McKinley deseaba evitar. El más famoso caso de manejo de la opinión pública por parte de la prensa amarillista norteamericana se evidencio en 1897 con la historia publicada en el New York Journal sobre una joven cubana que había sido objeto de tratos vejatorios a su? dignidad por parte de las autoridades españolas. La historia, que resultó ser una fabricación burda, refería que la joven Evangelina Cosió y Cisneros, de apenas 17 años y quien estaba presa en compañía de su padre en la Isla de Pinos por apoyar a los insurgentes, fue objeto de ultrajes sexuales por parte del coronel español jefe de esa población. La joven Evangelina sería sacada de la prisión mediante un soborno pagado por el reportero del Journal, Karl Decker, quien la trasladó a los Estados Unidos, hospedándola en el Waldorf Astoria de Nueva York, donde la joven sería objeto de toda clase de atenciones por parte de figuras políticas y por la sociedad neoyorquina que la apodó La Juana de Arco Cubana. Evangelina moriría en 1970 a los 102 años, siendo despedida en la Cuba castrista con honores militares como símbolo de la lucha contra la pérfida imperial y colonial.

???? Para diciembre de 1897, la inestabilidad política producto de los enfrentamientos violentos entre los autonomistas, los anexionistas y los independentistas cubanos, generaron un estado de inseguridad que, según el cónsul norteamericano en La Habana Fitzhugh Lee, ponía en riesgo los intereses de los ciudadanos norteamericanos, pues se hablaba de una extensa y peligrosa conspiración antinorteamericana. Ante esa posibilidad, el cónsul Lee le “…encarecía (a Washington) la concentración de una poderosa fuerza naval en los cayos de Florida dispuesta a trasladarse aquí al primer aviso.” (2). Aunque la conspiración denunciada no pasó de ser una falsa alarma, el entonces Subsecretario de Marina Teodoro Roosevelt, vio su gran oportunidad de acceder a la ansiada gloria y fama militar y permitió el zarpe del USS Maine hacia La Habana como “muestra de amistad” con España, lo que fue respondido con una visita recíproca de cortesía del crucero Vizcaya a la ciudad de Nueva York.

El Maine fue bien recibido en La Habana por las autoridades españolas a su arribo el 25 de enero de 1898 y su capitán Charles Sigsbee seria invitado a una corrida de toros por el comandante español. También, su oficialidad sería agasajada en fiestas continuas, al punto que, al acontecer la voladura del buque, curiosamente solo 3 de sus 26 oficiales se encontraban a bordo. Pese a los esfuerzos de Teodoro Roosevelt por tener la oportunidad de demostrar su valía en batalla y las arengas del Journal y el resto de la prensa amarillista que buscaban la intervención de los Estados Unidos en la guerra en Cuba, las aguas se tranquilizaron momentáneamente y pareció que se alejaba el Jinete Guerrero de la Apocalipsis, privando la sensatez y el entendimiento entre Washington y Madrid. Sin embargo, el 11 de febrero de 1898, el New York Journal publicó en su primera página una carta cuyo autor era el ministro español ante la Casa Blanca, Dupuy de Lôme, la cual le había sido enviada al Journal por el presidente de la Junta Patriótica Cubana, Don Tomas Estrada Palma, quien a la postre sería el primer presidente de la República de Cuba. En su carta de Lôme criticaba abiertamente al presidente McKinley refiriéndose a él como,

“…débil y populachero y además un politicastro que quiere mantenerse abiertas todas las alternativas y quedar bien con los patrioteros de su partido” (3)

????? Al ser confrontado el embajador español por el Secretario de Estado norteamericano William Rufus Day, este reconoció la autoría de la carta, renunciando de inmediato a su embajada. El New York Journal se refirió a los comentarios del embajador español como “el peor insulto a los Estados Unidos en su Historia”, haciendo el siguiente llamamiento:

“Tengamos ahora una actuación inmediata y decisiva…la bandera de Cuba Libre debería ondear sobre el Castillo del Morro dentro de una semana” (4)

???? Quizás la guerra se pudo haber evitado con la renuncia del embajador Dupuy de Lôme, pero cuatro días más tarde el acorazado USS Maine era destruido en la Bahía de la Habana.??

LA DESTRUCCIÓN DEL USS MAINE
Cuando el USS Maine arribó a La Habana el 25 de enero de 1898, se le permitió atracar en el puerto por razones de seguridad y se le ordenó fondearse en la bahía. Una vez anclado y estabilizado, curiosamente la proa del Maine apuntaba en dirección noreste, lo que implicaba que sus cañones de proa de 10 pulgadas apuntaban directamente al Castillo del Morro y a la Fortaleza de San Carlos de La Cabaña, las principales fortificaciones defensivas de la ciudad de La Habana (5). Aquel fatídico 15 de febrero todos los oficiales del Maine – con excepción de dos que perecieron en el siniestro y el capitán Sigsbee que se encontraba en su camarote ubicado en la popa del barco – se encontraban en tierra en un baile celebrado en su honor por las autoridades españolas. Para las 21:30 horas se había producido el toque de retiro y los marineros dormían en sus hamacas y algunos de ellos en la cubierta principal del Maine ante el calor que hacía en las cubiertas inferiores del buque. A las 21:40 horas una gran explosión destruyó la parte delantera del buque, produciéndose rápidamente su hundimiento por la popa en las poco profundas aguas de la bahía. La fuerza de la explosión lanzó por los aires los cuerpos desmembrados de los marineros, creando un estado de pánico entre los habaneros. De inmediato las embarcaciones que se encontraban en las cercanías del Maine – entre ellas el buque norteamericano Saratoga y el español Alfonzo XII – se movilizaron para prestar asistencia.

La destrucción del Maine generó gran indignación en la opinión pública norteamericana, azuzada por la prensa y personeros políticos como Teodoro Roosevelt quien escribió “…el Maine fue hundido por un acto de sucia traición” (6). Por su parte, el New York Journal se hizo eco de esta opinión y su propietario, William Randolph Hearst,?

?no dejó pasar la oportunidad para desplegar su belicosa imaginación más allá de toda prudencia. En efecto, en la edición del Journal del 17 de febrero, Hearst publicó que, según la opinión de oficiales navales, “…el Maine fue destruido por una mina española”, apoyando su aseveración con un dibujo de un navío anclado encima de una mina marina de la cual sobresalían cables eléctricos que terminaban en la Fortaleza de La Cabaña. Esta posicion precipitada del Journal, expuesta, apenas horas después de la destrucción del Maine, contrastaba abiertamente con la prudencia que pedía el capitán Sigsbee quien solicitaba a sus superiores que “no debería precipitarse la opinión pública hasta posteriores informes” (7)??

???? Los restos del USS Maine permanecerían en el fondo de la Bahía de la Habana hasta el año 1911 cuando fue reflotado y su casco sujeto a otra investigación para determinar las causas del siniestro. Una vez concluida la pesquisa, el 16 de marzo de 1912 el USS Maine fue remolcado a cuatro millas de la costa cubana y hundido en aguas internacionales a 1.150 mts. de profundidad, con todo el ceremonial naval de estilo. La destrucción del USS Maine fue objeto de varias investigaciones en los siguientes ochenta años. La primera de estas efectuada por las autoridades españolas, quienes invitaron a los Estados Unidos a participar en ella, lo cual fue rechazado por Washington. Esta primera revisión de los hechos, que se vio afectada por la necesaria corrección diplomática y el deseo español de evitar un enfrentamiento con los Estados Unidos, llegó a la conclusión que la explosión se originó en el interior del buque. Por su parte, la investigación realizada por Washington que fue dirigida por el almirante William

?Sampson – el oficial norteamericano al mando de la escuadra que destruyó la flota española comandada por el almirante Pascual Cervera en la Batalla Naval de Santiago – dictaminó que la destrucción del USS Maine fue causada por una mina submarina que ocasionó la explosión de dos o más de los polvorines de proa. No obstante, esa comisión investigadora norteamericana no asignó culpa directa a ningún individuo o grupo. Una tercera investigación fue ordenada en 1910 por el Congreso norteamericano con los siguientes propósitos: 1. recuperar los cuerpos de los tripulantes que aún seguían en el interior del Maine; 2. satisfacer el requerimiento del gobierno cubano que pedía que los restos del buque fuesen retirados de la Bahía para no entorpecer el acceso al puerto y, 3. realizar una investigación más afondo de los restos del Maine sin la presión de una guerra en puertas, como fue el caso en 1898. Cuando se reflotó el Maine en 1911, la comisión investigadora, después de una revisión del casco, determinó, según nos dice Hugh Thomas en su libro aquí previamente citado “Cuba. La Lucha por la Libertad”, página 267, que

“…se había hecho estallar una carga explosiva exterior al barco, aunque aparentemente no en mismo punto que había pensado la Comisión Investigadora en 1898”.

????? Una vez concluida la investigación, los restos humanos encontrados fueron enterrados con todos los honores en el Cementerio Nacional de Arlington en Virginia donde existe un monumento constituido por el mástil principal del USS Maine montado sobre una bóveda circular de concreto que representa la torreta de un cañón naval.

La tragedia del Maine permaneció entre los misterios olvidados de la historia hasta que el almirante Hyman G. Rickover, intrigado por el desastre, comenzó una investigación privada en 1974 que concluiría dos años más tarde con la publicación del llamado “Informe Rickover Sobre el USS Maine”. El almirante, conocido como el precursor de la propulsión nuclear en la armada norteamericana, utilizó información de las dos comisiones oficiales anteriores, los periódicos, la documentación oficial y los datos sobre la construcción y municiones abordo del Maine, llegando a la conclusión que la explosión no estuvo causada por una mina. En su lugar, se especuló sobre el inicio de una auto combustión en el deposito principal de carbón del Maine que al calentar el mamparo que lo separaba de los pañoles de proyectiles de 10 pulgadas de las armas principales del buque, estas explotaron por causa del calor transmitido por el incendio en el deposito carbonífero. Otra posibilidad propuesta fue la explosión espontanea de una nueva clase de pólvora usada en los cañones pesados del buque, lo que ya había sucedido previamente en otras unidades de la armada norteamericana debido a la impericia de su manejo por el personal de marinería.

A la investigación del almirante Rickover le siguió en el centésimo aniversario de la destrucción del Maine una nueva pesquisa realizada por la National Geografic Society, la cual no llegó a conclusiones definitivas pues algunos de los investigadores rechazaron la tesis del almirante Rickover sobre la combustión espontánea del carbón como causa inicial del desastre, pronunciándose en favor de una explosión externa causada por una mina o torpedo, mientras que otros investigadores, sí apoyaron la tesis de la combustión espontánea del carbón como el origen de la explosión que destruyó el Maine. En el año 2002, el History Channel produjo un episodio para la serie de documentales “Historias No Resuelta”, titulado “El Fin del USS Maine”, que utilizaba fotografías e información de archivos para determinar las causas de la explosión. La conclusión expuesta coincidió con la tesis que la auto combustión del carbón causó la explosión, y se identificó un punto débil en el mamparo que separaba las carboneras de los pañoles de munición en la proa, lo que podría haber permitido que el fuego pasara de la carbonera a los almacenes de munición.

TEORÍAS CONSPIRATIVAS
Como sucede con todo hecho histórico de esta naturaleza, desde su misma ocurrencia comienzan a tejerse teorías conspirativas sobre sus causas y autoría y el caso del USS Maine no fue la excepción a esta regla. Como ya vimos, cuando los restos del Maine aun humeaban sectores políticos y los medios impresos norteamericanos le atribuían la responsabilidad de la voladura a España, la que supuestamente activó desde la Fortaleza de San Carlos de La Cabaña una mina eléctrica ubicada debajo del casco del buque. La autoría española sobre la destrucción del Maine queda desechada por la simple razón que España no tenía nada que ganar enfrentando a los Estados Unidos, sino más bien todo que perder, como sucedió a la postre con la destrucción de sus flotas del Atlántico y del Lejano Oriente y con la pérdida del resto de sus posiciones en el Pacífico y en América. Es más, desde el mismo momento de la ocurrencia del siniestro las autoridades españolas prestaron su asistencia a los sobrevivientes, brindando toda clase de facilidades y apoyo a la tripulación y a sus oficiales. Así lo confirmaría el propio capitán del Maine, Charles Sigsbee, quien, en un primer telegrama enviado al Secretario de Marina en Washington, se refirió a la actitud de las autoridades españolas en los siguientes términos:

“Heridos y sobrevivientes a bordo de buque de guerra español…muchos oficiales españoles, incluyendo al representante del general Blanco (Capitán General español), me acompañan…”

?

Resulta entonces claro que no existe evidencia alguna que vincule a España o a individuos de esa nacionalidad con la voladura del buque norteamericano pues, como antes señale, tal acción hubiese sido contraria a los intereses españoles.

Ahora bien, ¿pudieron los rebeldes cubanos conspirar junto a belicosos elementos norteamericanos para crear con la voladura del USS Maine un casus belli que llevara a una guerra con España? Ciertamente ello resulta más factible que la posibilidad de la conjura española. En efecto, en relación a Cuba existía una coincidencia de intereses entre políticos y magnates norteamericanos, por un lado, y rebeldes independentistas cubanos por el otro, quienes buscaban involucrar a los Estados Unidos en la guerra con España. Por el lado norteamericano, la intensión era posesionarse de los territorios españoles en el Pacífico y en el Caribe para satisfacer las ansias expansionistas que le permitiese a Estados Unidos ingresar al selecto grupo de “Potencias Ultramarinas”, mientras que los rebeldes cubanos, para entonces sin el liderazgo de Martí y de Antonio Maceo – quienes habían muerto en combate – estaban agotados después de tres años de guerra y ansiaban? la entrada de los Estados Unidos en el conflicto para lograr una rápida derrota española, aun a costa de la inevitable ocupación norteamericana. Sobre la posible alianza conspirativa entre cubanos revolucionarios y norteamericanos con vistas a crear la excusa para que Washington declarara la guerra a España, el escritor Hugh Thomas nos refiere una historia que señalaba que un excéntrico millonario norteamericano quien suplía armas a los rebeldes cubanos de nombre William Astor Chandler, había colocado una mina en el casco del Maine en colusión con el jefe militar rebelde cubano Máximo Gómez. Teodoro Roosevelt escribiría en diciembre de 1898 a Chandler, a quien consideraba “tan duro sobre sus puntos de vista en política exterior como Cabot Lodge” lo siguiente,

“No creo que la autonomía pueda pacificar a Cuba y deseo ardientemente que los hechos se desarrollen de tal forma que debamos intervenir en un futuro no muy lejano” (8)

Aunque no existe evidencia alguna que la destrucción del Maine fue un hecho provocado con fines guerreristas por intereses estadounidenses, no deja de llamar la atención lo escrito por dos de sus principales halcones y aliados de ocasión, Teodoro Roosevelt y el senador republicano Henry Cabot Lodge. Roosevelt, quien renunciaría a su posición como Subsecretario de Marina para alistarse y luchar – provisto de su uniforme de campaña cortado a su medida por la sastrería neoyorquina Brooks Brothers y llevando su cubertería comprada en la selecta joyería Tiffany & Co. de la 5ª Avenida – en la que el entonces Secretario de Estado John Hay llamaría “una espléndida pequeña Guerra”, dijo con relación al rol que debería cumplir Estados Unidos como potencia naciente:

“Debemos jugar una parte importante en el mundo y especialmente cumplir aquellos actos de sangre y valor que por encima de todo traen con ellos el reconocimiento nacional”?

???? Pero sería el senador Henry Cabot Lodge, por medio de una carta a él atribuida fechada el 5 de enero de 1898 y enviada a un embajador amigo a escasas semanas de la destrucción del acorazado USS Maine, quien sembraría con estas palabras la duda sobre la posibilidad real de la autodestrucción del USS Maine: “Habrá un día de estos en Cuba una explosión que nos arreglará muchas cosas”, aunque nunca se sabrá la verdad ultima sobre la causa real de la destrucción del USS Maine.

Como consecuencia de la entrada de los Estados Unidos en la guerra, España perdió sus posesiones en ultramar, en el Caribe y el Pacifico, lo que originaría una inestabilidad política y social en la Península que desembocaría 37 años después en la sangrienta Guerra Civil de 1936 -1939. Los Estados Unidos le darían la independencia a Cuba – reservándose el derecho de intervenir en la Isla – y a Filipinas, manteniendo la propiedad sobre Puerto Rico y la isla Guam;

?

Estados Unidos se convirtió en un actor importante en el Océano Pacifico, lo que llevaría el 7 de diciembre de 1941 a una guerra con Japón en razón que los intereses geopolíticos de los dos países entraron en conflicto de forma irreconciliable, y

?

3.Teodoro Roosevelt, como consecuencia de la fama que acumuló por su participación en la Batalla de la Colina de San Juan al mando de su Cuerpo de Voluntarios “Rough Riders”, seria electo gobernador de Nueva York en 1899 y posteriormente vicepresidente en 1901, para el mismo año ocupar la presidencia tras el asesinato del presidente McKinley el 14 de septiembre.

?El USS Maine no sería olvidado por los norteamericanos pues en varias ciudades e instituciones de ese país existen monumentos y mausoleos elegidos en reconocimiento al sacrificio a sus 266 mártires, quienes ofrendaron su vida al servicio de su país. Aparte del monumento mortuorio en el Cementerio Nacional de Arlington, existen recordatorios al Maine en el Parque Central de Nueva York, en el Cementerio de Cayo Hueso, en la Academia Naval de Anapolis y en 14 otras ciudades y localidades en los Estados Unidos. Pero quizás el monolito más famoso en remembranza al USS Maine y su tripulación –? y el que más notoriedad y cambios ha tenido a través de los años – se encuentra en el habanero Paseo del Malecón. Este monumento, inaugurado en 1925 por Alfredo Zayas, el cuarto presidente constitucional de Cuba, como homenaje del pueblo cubano a la tripulación del buque siniestrado, estaba originalmente constituido por dos columnas corintias que representaban a ambas naciones, con un dintel que tenía escrito la palabra “LIBERTAD” y sobre el cual descansaba el águila calva, símbolo de Estados Unidos, con sus alas en posición del alzar el vuelo hacia el norte… hacia su hogar. El monumento original incluía los bustos en bronce de tres personeros norteamericanos vinculados a Cuba: el presidente William McKinley, Teodoro Roosevelt y el general Leonardo Wood, quien fue el primer Gobernador General estadounidense durante la ocupación de la Isla entre 1898 y 1902. En 1926 un fuerte huracán azotó Cuba causando grandes destrozos y dañando el águila original que tuvo que ser sustituida por una figura similar, pero esta vez con sus alas en posición horizontal para hacer menos resistencia a los fuertes vientos del litoral habanero.

Pero el fuerte temporal del año 26 no sería el único que afectaría el monumento al USS Maine pues su presencia en la Cuba revolucionaria de Fidel Castro resultaba, en el mejor caso, un inaceptable recordatorio de la vinculación histórica que existió entre Cuba y los Estados Unidos que, por definición fidelista, era una ofensa personal para el Máximo Líder. Por ello, el 10 de mayo de 1961, apenas días después de la derrota de la Brigada de Asalto 2506 en Playa Giron el 19 de abril de 1961, en un acto de masas rebosante de populismo revolucionario – el cual presencie por la televisión cubana – Castro hizo remover el águila que coronaba las columnas, así como los bustos de tres políticos norteamericanos,? e hizo agregar al monumento una placa con la siguiente leyenda que nos hace recordar lo dicho por el senador Henry Cabot Lodge 1898 en relación a la posibilidad de “… una explosión que nos arreglará muchas cosas en Cuba”:???

“A las víctimas de El Maine que fueron sacrificadas por la voracidad imperialista en su afán de apoderarse de la isla de Cuba”.

El águila que coronaba el dintel fue arrojada desde el tope del monumento y su cuerpo de bronce con sus alas rotas fueron almacenadas en el Museo de la Ciudad de La Habana, mientras que la cabeza fue expuesta en la Sección de Intereses de Estados Unidos, hoy elevada a la categoría de embajada. Cabe reseñar que el encargado de la Oficina de Intereses de Estados Unidos en Cuba, Wayne Smith, declaró en 1977 con relación al águila derribada de su pedestal en mayo de 1961 que, “Hasta que no se reúna el cuerpo y la cabeza (del águila) no habrá relaciones buenas entre Cuba y los Estados Unidos.

??? ?Con motivo de la visita de Barak Obama a Cuba en marzo de 2016 y el restablecimiento de relaciones plenas entre los dos países, las autoridades cubanas remozaron el monumento que había quedado abandonado por más de 50 años, anunciando el historiador de La Habana, Eusebio Leal, que existía la intención de “devolverlo a su estado original”. El águila original que fue dañada por la tormenta de 1926, hoy se encuentra adornando los jardines de la Residencia Oficial del Jefe de la Misión Diplomática de Estado Unidos en Cuba.

CONCLUSIÓN

Para concluir, revisemos someramente como actuó Estados Unidos con en relación a los territorios insulares de los que se posesionó a raíz de la derrota de España en la guerra hispano-americana y cuyo detonante fue la destrucción del USS Maine el 15 de febrero de 1898.

CUBA
???? Después de la derrota de España, los Estados Unidos ocuparían Cuba entre 1898 y 1902, tomando acciones beneficiosas para la Isla, sobre todo en materia de saneamiento urbano y organización política y educacional. El 20 de mayo de 1902, tal y como lo había decidido el Congreso de los Estados Unidos en la Resolución 233 del 19 de abril de 1898 y en la Enmienda Taller, aprobada por el Senado en la misma fecha, Cuba se constituyó en una Republica libre e independiente. Sin embargo, la independencia no llegó sin condiciones pues en 1901 un desconocido senador estadounidense por el estado de Connecticut de nombre Orville H. Platt, hizo incluir una enmienda en la constitución cubana que estaba siendo redactada por la Convención Constitucional instalada el 5 de noviembre de 1900.? La Enmienda Platt, como llegó a conocerse este dictatum impuesto a los cubanos, establecía en la practica el derecho de los Estados Unidos a intervenir en Cuba para preservar su independencia y los intereses y propiedades de sus ciudadanos, lo que de hecho convirtió a la Isla en un protectorado de Estados Unidos. Adicionalmente, Cuba quedó obligada a vender o arrendar parte de su territorio a Estados Unidos para el establecimiento de bases navales o carboneras. Al amparo de la Enmienda Platt, Washington estableció la Base Naval de Guantánamo e intervino directamente en Cuba en los años 1906, 1912, 1917 y 1920. Con la llegada de Franklin D. Roosevelt a la Casa Blanca en 1933, la Enmienda Platt fue abolida bajo la Política del Buen Vecino hacia Latinoamérica. Aunque no se producirían otras intervenciones directas en Cuba, Washington mantendría una marcada influencia sobre los gobiernos de Cuba hasta el triunfo de la Revolución el 10 de enero de 1959 y el ascenso de Fidel Castro al poder, quien, en definitiva, sustituyo la hegemonía norteña por la soviética para desgracia del pueblo cubano.

?

FILIPINAS
???? El otro territorio cedido por España por el Tratado de Paris de 1898 y que también recibió su independencia, fue Filipinas. Al igual que sucedió en Cuba, el camino para los filipinos no fue fácil pues al principio Estados Unidos no reconoció la independencia del Archipiélago que había promovido durante la guerra con el propósito de crearle problemas a los españoles. Aunque el 23 de enero de 1899 los filipinos declararon su independencia y nombraron presidente a Emilio Aguinaldo, los Estados Unidos se retractaron de la promesa hecha y se apoderaron del Archipiélago, bajo la excusa dada por el presidente William McKinley que los “… filipinos eran incapaces de autogobernarse”. El 2 de junio de 1899, ante el rechazo a sus aspiraciones independentista, el gobierno de Aguinaldo le declaró la guerra a los Estados Unidos; pero los filipinos serian derrotados y se rindieron formalmente el 10 abril de 1901. Emilio Aguinaldo, quien fue apresado en una emboscada aceptó obligadamente la ocupación de su país por los Estados Unidos ante la amenaza de fusilamiento, para de seguido ser deportado a la isla de Guam. Los enfrentamientos entre los filipinos y los estadounidenses, que continuaron hasta 1913, causaron cerca de un millón de bajas, principalmente entre la población civil. Tan feroz fue la lucha en Filipinas, especialmente con los isleños llamados “Moros” (musulmanes), que fue necesario sustituir el arma corta de reglamento del ejército norteamericano, el revólver Colt calibre 38, por un arma y proyectil con poder de contención (stopping power) suficiente para detener las cargas de machete de los Moros que causaban estragos en las filas gringas. Esta realidad sobre el campo de batalla llevó al desarrollo del proyectil y la pistola de doble acción Colt 45 ACP-M1911 que fue el arma de reglamento de las fuerzas armadas de Estados Unidos hasta el comienzo de los años 90, cuando sería sustituida por la pistola semiautomática Beretta M9. El costo humano y financiero para Estados Unidos en la guerra con los insurgentes filipinos influenció para que Washington renunciara a sus designios imperialista en el Pacífico y el Oriente y contribuyó con la política aislacionista aplicada por Washington desde el comienzo de los años 30 y que concluiría abruptamente con el ataque japonés a Pearl Harbor el 7 de diciembre de 1941.???

?????? Al producirse la invasión japonesa al Archipiélago el 8 de diciembre de 1941, Washington nuevamente les prometió a los filipinos la independencia a cambio de su colaboración en la lucha contra el Japón, promesa que fue respetada al finalizar la Segunda Guerra Mundial con el otorgamiento de la independencia el 4 de julio de 1946. Al igual que en Cuba, los Estados Unidos mantendrían bases militares estratégicas en territorio filipino, pero a diferencia de Cuba, Manila se mantuvo fiel aliado de Washington, especialmente durante la Guerra Fría, constituyendo una pieza fundamental en la estrategia de defensa del área Asia – Pacifico como integrante del Tratado de Defensa del Sudeste Asiático (SEATO) que incluye a Australia, Nueva Zelanda, Estados Unidos, el Reino Unido, Paquistán y Francia. No obstante, en 1991 con la conclusión de la Guerra Fría, los Estados Unidos cerraron sus dos grandes bases militares en Filipinas, la Base Clark de la Fuerza Aérea y la Base Naval Subic Bay. Irónicamente, el retiro de la presencia militar estadounidense de Filipinas, estimuló la agresividad de Pequín que ocupó un islote en el Mar de Filipinas y actualmente extiende su presencia en el área con islas artificiales militarizadas, como proyección geoestratégica.????

?

PUERTO RICO
Puerto Rico fue otro territorio insular ocupado por los Estados Unidos como consecuencia de su victoria sobre España. A los puertorriqueños les fue concedida la nacionalidad norteamericana en 1917 y a la Isla le fue dado el status de mancomunidad o Estado Libre Asociado en 1952, lo que significa que es un ente políticamente organizado pero asociado a otro sistema político. Como tal, Puerto Rico no elige presidente ni vicepresidente en elecciones nacionales – pero si vota en primaria partidistas – ni vota por miembros del Congreso, aunque mantiene un “Agente Residente” en Washington con voz, pero sin voto. Puerto Rico dependió fundamentalmente de la agricultura hasta 1957 cuando el gobierno de Dwight Eisenhower inicio la llamada Operación Boot Strap que significó para la Isla el inicio de su desarrollo comercial y turístico. Al igual que en Cuba, Guam y las Filipinas y en aplicación de la teoría de proyección de poder naval del capitán Alfred Thayer Mahan, la Armada de los Estados Unidos adquirió gran parte del territorio de Puerto Rico donde instaló una de sus bases más importante fuera de territorio continental, la base naval de Roosevelt Road. En la isla de Vieques la armada estableció su polígono de tiro en el que se produjo un incidente en 1999 que llevó a la muerte de un custodio civil. Esto causó gran indignación y protestas entre los puertorriqueños, lo que obligó al cierre de la base en marzo de 2004.

? ? Puerto Rico continua en la búsqueda de su identidad nacional pues persiste el debate entre los independentistas y lo estatistas sin que exista una determinante preferencia entre las dos opciones – la continuidad del status actual ha sido desechada – como lo ha exigido el Congreso de los Estados Unidos. Hoy la Isla se encuentra en una situación fiscal de quiebra y su economía que depende del turismo quedó fuertemente afectada como consecuencia del azote del huracán “María” en septiembre de 2017.

GUAM
??? La Isla Guam que pertenece al archipiélago de las Marianas en Micronesia, en el Pacifico Oriental, es territorio de los Estados Unidos y sus habitantes son ciudadanos norteamericanos por nacimiento. El gobierno de la Isla solicitó en los años 90 al Congreso en Washington se le concediera un estatus similar al de Puerto Rico como estado libre asociado, pero no hubo respuesta al respecto. En la actualidad, las fuerzas armadas de lo Estados Unidos ocupan un tercio de la Isla (área total 550 Kms2), principalmente la Armada, y cuenta con la importante Base Aérea Anderson. Para tener una idea de la importancia estratégica de Guam, a la que los comandantes militares se refieren como “un portaaviones permanente”, los siguientes son los elementos de ataque y defensa que están desplegados en la Isla:

–????????????? Escuadrones de bombarderos estratégicos B-52, B-1 y aviones de combate.

–????????????? 4 submarinos nucleares de ataque de la clase VIRGINIA y dos unidades de apoyo.

–????????????? 7.000 elementos de tropa y marinos

–????????????? Sistema defensivo antiaéreo THAAD.

???? En agosto de 2017 Pyongyang amenazó con sus misiles estratégicos a la isla Guam lo que provocó una reacción inmediata de Estados Unidos que envió sobre Corea del Norte Bombarderos B-1 que despegaron de Guam. Ante los problemas políticos que se han presentado en la isla japonesa de Okinawa con la permanencia de la base norteamericana, Washington planea trasladar parte del personal a Guam, sobre todo provenientes de las unidades de Infantería de Marina que se han visto localmente involucradas entre 1972 y 2009 en crimines y otros delitos que totalizaron 5.634 casos, entre ellos, asesinatos (25), violaciones (127), robos (385), atracos (2827), asaltos (306) e incendios provocados (25).?????

???? En definitiva, nunca se sabrá si la destrucción del USS Maine se debió a un accidente o a una conjura; pero lo que sí sabemos es que para muchos su pérdida en la bahía de La Habana significó la ansiada oportunidad para que Estados Unidos trascendiera sus fronteras y se convirtiera en una potencia. Y para ello se necesita una guerra…cualquier guerra, lo que fue inequívocamente confirmado por el entonces subsecretario de Marina Teodoro Roosevelt, quien diría al respecto: “Le doy la bienvenida a casi cualquier guerra, pues pienso que este país necesita de una”.

Caracas, 25 de mayo de 2018.

?


Go to article


Go to Source Site

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *