We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.


Cubaverdad on Twitter

La Habana, Cuba, Redacción Habana, (PD) El pueblo demanda a sotto voce, desde lo más profundo del corazón: ¡Basta ya de un partido único, que sin, arreglar absolutamente nada, daña la moral y la calidad de vida ciudadana! ¡Terminemos con todo y hagámoslo por Cuba y por su pueblo! ¡Que nadie vuelva a hablarnos de una revolución, que solo fue una retrolución!

En Cuba decir revolución es decir miseria, hambre, represión y opresión. ¡Basta ya de lo mismo!

Luego de prometer respetar la voluntad popular, el tirano miserable y cruel que se hizo del poder en 1959, no restableció la Constitución de 1940, violentada por el golpe de estado en 1952. Se impuso el engendro seudo-legal que le permitió fusilar y gobernar absolutamente. Proclamó aquella consigna vil de “Elecciones para qué”, y desde entonces, se dio paso a la pesadilla que ya dura casi sesenta años.

En 1976 fue impuesta una constitución calcada de un modelo soviético. Un modelo salido del comunismo, en su peor versión, la modelada por Stalin. Se tomó de la monstruosidad política que ya ha cobrado a la humanidad más de cien millones de muertos.

Hoy los mismos criminales que fusilaron sumariamente, hundieron remolcadores y embarcaciones con personas que huían de la pesadilla, derribaron aviones civiles en aguas internacionales, violaron y violan todos los derechos civiles, políticos y económicos consagrados en el mundo civilizado, hablan de reformar el monstruoso engendro impuesto en 1976, para aportar algo que nunca será mejor a lo ya conocido.

La Constitución afirmada en Cuba por la voluntad popular en 1940, fue en su momento y es hoy, de acuerdo con su articulado, una de las más avanzadas que el mundo ha conocido.

Cuba ha sufrido, asesinatos de presos políticos, activistas y patriotas; atracos audaces e impunes a la indefensa economía popular, depreciaciones de moneda, francachela de millones en gastos reservados, sospechosa política arancelaria por las tendencias y más porque los oligarcas militares que la manejan hacen alarde desde su opulencia de una descocada inmoralidad; una indisciplina ejecutiva desde los más altos niveles, que hace el trabajo ineficaz y nulo y además, precaria y ruinosa la producción agrícola e industrial.

La falsa e impune propaganda castro-fascista, basada en la impiedad y la incultura, la ausente justicia influida por la política, la descarada propaganda, fomentadora de pasiones tendenciosas alrededor del problema de las responsabilidades…Entonces, seamos justos: no puede cederse ni un solo tanto a favor del régimen que vive desde hace sesenta años del abuso irrestricto sobre el pueblo cubano.

Por supuesto, solo la monstruosa constitución impuesta en 1976 ampara y sostiene la pesadilla que sufrimos en todas sus partes.

La retrolución de 1959 se institucionalizó en un esquema de control autoritario que fue interiorizado por los cubanos a través del paso del tiempo y de una represión absoluta a todos los niveles.

No es fácil desandar el camino ininterrumpido de seis décadas de violencia institucional sostenida. Se trata de poner un pronto y radical remedio a tanta maldad. Entonces, requerimos el concurso de todos los buenos ciudadanos para sacarnos de encima la constitución perversa refrendada desde 1976. Con ello, estarán sentadas las premisas para terminar ya con esta sucia dictadura.

Vamos a gobernar nosotros, los hombres y mujeres civiles que representamos la única y verdadera moral ética ciudadana. Hagámoslo afirmados en nuestro derecho a ser honrados, a pensar y hablar sin hipocresía. Que todo sea como lo soñó y dejó afirmado el apóstol de nuestras libertades.

Nuestro José Martí, quien nunca habría asaltado ni aprobado el asalto a un cuartel del ejército constitucional cubano, dejó dicho que: “…solo la opresión debe temer al pleno ejercicio de las libertades”. Y bajo opresión vivimos desde el 1ro de enero de 1959.
primaveradigital2011@gmail.com; Redacción Habana


Go to article


Go to Source Site

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *