We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.


Cubaverdad on Twitter

La Habana, Cuba, Redacción Habana, (PD) Por casi sesenta años, desde 1959, el pueblo de Cuba es oprimido, relegado a miseria material extrema y privado de sus derechos y libertades por el clan dinástico que instauró desde entonces el corporativismo estatal totalitario y una economía dirigida inviable, al par que ineficiente.

Todos los ciudadanos, bajo fuerte compulsión, se hallan subordinados a militares, crueles, ineptos, corruptos e incultos. Todo dentro de un absolutista estado totalitario, dirigido por un partido único que desde la compulsión social, militar, policiaca, etc., es capaz de movilizar a millones de personas para que les sirvan en primera línea y así ver satisfechas, la imprescindible producción económica y el entramado logístico que les sostendrá en detrimento de todos.

Privar de alimento y condiciones materiales mínimas, de libertades y derechos ciudadanos a un pueblo, ha costado miles de vidas. Lamentemos las de aquellos que las perdieron frente a paredones de fusilamiento, los que murieron en enfrentamientos armados frente a opresores, los que murieron ahogados en el Estrecho de La Florida, ahogados en el remolcador 13 de Marzo, fusilados solo por intentar llegar a tierras de libertad desde una embarcación tomada a estos fines sin lastimar a nadie. Fusilados, solo porque un tirano decidió dar un escarmiento, en el estilo de los colonialistas hispanos. Entonces, quienes murieron desde el servicio prestado para aherrojar en cadenas a Cuba y a su pueblo, esos simplemente no debieron haber nacido y lo mejor que puede hacerse por ellos es olvidarles. Olvidarles, para así olvidar también, de forma compasiva, su vil servicio.

En Cuba se vive bajo asfixia política, económica y social. En Cuba se vive sin libertad. Esto es vivir sin derecho a ser honrados, a pensar y hablar sin hipocresía. Entonces, hagamos que esto termine. Vivir sin libertad es hacerlo en condición de asfixia moral y no es esta una forma decorosa de vivir. No es lo que ningún Dios querría para la humanidad o para parte alguna de esta. Como hemos escuchado en algunas plegarias: ‘¡Dios te hizo libre!’.
primaveradigital2011@gmail.com; Redacción Habana


Go to article


Go to Source Site

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *