Calendar

July 2018
MTWTFSS
« Jun  
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031 

We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.


Cubaverdad on Twitter

El Cerro, La Habana, Emaro (PD) Cuba está cambiando, sí, pero no como queremos todos.

Hace unos diez años, cuando salía a la calle, en mi barrio, a caminar, veía en las esquinas, o en algún rincón donde un enorme árbol dispensaba una gran sombra, a un grupo de jóvenes jugando dominó, o simplemente matando la inercia de la vagancia conversando, o elaborado planes fantasiosos sobre algún negocito que les aportaría muchísimo dinero fácil, rápido, o tal vez comentando las rutas por donde es posible escapar de este país para intentar construir una existencia mejor en cualquier otra parte de este maravilloso planeta. Hoy compruebo con preocupada tristeza que ya esos jóvenes no están: se han transmutado en un conjunto de vejetes que no tienen otra cosa qué hacer y parecen estar tan hastiados de la vida del jubilado que ni siquiera miran a las escasas pero exuberantes ninfas que les pasan cerca.

No es que los jóvenes hayan envejecido tan rápido, es que se han escapado del país. Porque la emigración continúa imparable, aunque tal vez ya no tanto hacia los Estados Unidos, como era antes de que Obama quitara la ley de pies secos y pies mojados.

A mis vecinos, los que quedan, los saludo compasivo, aunque nunca me detengo a confraternizar, sin percatarme que ya yo debiera reservar mi asiento de jubilado junto a ellos.

Los demás, los Yanubis, los Liuba, los Yonialbis, Yisquelis, Yankos y demás, con todo el potencial de sus vidas por delante, están dispersos por Europa, Centro o Sudamérica, intentando acomodarse con mayor o menor éxito. Ninguno va a regresar hecho un ingeniero, o un eminente científico, o siquiera un habilidoso trabajador manual, artista, o literato. Los exportamos ya así, completos, con títulos y todo.

Cuba continúa siendo una extraña nación de exportadores de trabajadores calificados al mundo entero. Los exportan a través de esclavizantes y ladrones contratos oficiales, al Tercer Mundo. Y se van por cuenta propia al Primero, al Segundo, al Tercero, y si hace falta hasta al Quinto.

Para el año 2030, apenas a un pestañazo de distancia, seremos la nación más envejecida del planeta. Probablemente para un poco más adelante tendremos el triste galardón planetario de isla exclusiva de abuelos desvalidos. Al menos, ya tenemos algo adelantado, que es el necesario calor para que los viejitos no pasen frío. Falta todo lo demás.
Ya las mujeres no quieren parir, aunque siempre existen locas como la esposa de mi hijo, el único que me queda en Cuba, quien ya tiene la escalofriante cifra de cinco hijos, mis nietos. ¡Wao!

Mi hijo es tan vago que nunca ha querido hacer el esfuerzo por escapar de esta isla. Entre él y su esposa solo atinan a ganar el equivalente de unos treinta dólares al mes. Los niños todos son menores de diez años y en Cuba los beneficios y ayudas oficiales, los pocos que existen, son solo letra muerta que desconocen la inmensa mayoría de los padres.

Ya nos hemos comido casi todo el dinero del carrito que vendí el año pasado, pues estaba a punto de desbaratarse irreversiblemente en el próximo hueco de nuestras calles. Cuando se acabe el dinerito que queda en el banco… ¿Alguien sabe qué se hace en estos casos?

Yo, por lo pronto, planifico ir expedito a sentarme con mis vecinos en la esquina, a volver a analizar cómo se puede vivir con unos diez cuc al mes, y qué se preferencia, si las medicinas o los alimentos, y a intentar planificar la más expedita y menos dolorosa de las partidas. Pero, ¿y mis nietos, y mi hijo con su esposa?
eduardom57@nauta.cu; Eduardo Maro

541_ancianos-esquinas


Go to article


Go to Source Site

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *