Calendar

July 2018
MTWTFSS
« Jun  
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031 

We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.


Cubaverdad on Twitter

El Cerro, la Habana, Rogelio Travieso, (PD) El pasado 22 de junio, al leer en el periódico Granma, fragmentos de la intervención del designado jefe de Estado Miguel Díaz – Canel Bermúdez, en la reunión del Comité Provincial del Partido Comunista de Santiago de Cuba, recordé lo expresado por Fidel Castro luego de tomar posesión del cargo de Primer Ministro, el 16 de febrero de 1959: “Nos casaron con la mentira y nos obligaron a vivir con ella. Por eso nos parece que se hunde el mundo, cuando oímos la verdad. Como si no valiera la pena de que el mundo se hundiera antes de vivir con la mentira”.

Aquel día, Fidel Castro, en el Consejo de Ministro, ya convertido en jefe de gobierno, anunció que miles de campesinos disfrutarían de viviendas higiénicas y se convertirían en pequeños propietarios rurales a través de la Reforma Agraria y la abolición del latifundio; que se erradicaría la usura en la venta de muebles a plazo en el financiamiento para la adquisición de automóviles y los préstamos personales; que Cuba dispondría de una marina mercante; que en cinco años se invertirían mil millones de pesos en la construcción de viviendas y dos mil millones en nuevas industrias.

Aseguró que se aumentaría notablemente la producción agrícola, se duplicaría la capacidad de consumo de la población campesina y se acabaría el desempleo, logrando para el pueblo un nivel de vida superior al de cualquier otra nación.

Fidel Castro dijo que la administración debería estar integrada, mientras actuasen bien, por hombres con “capacidad y de méritos revolucionarios”.

Anunció que se suprimirían los gastos de representación asignados a los ministros, pues ellos recibían salarios altos con los que podían cubrir todas sus necesidades.

Fidel Castro aseguró: “Nosotros vamos a ganar menos y no vamos a robar. Vamos a demostrar que la honradez no es cuestión de necesidad más o menos, sino que es cuestión de convicción.”

Y todo sería, aseguró, dentro del respeto más estricto a las libertades humanas.

Veamos, después de 59 años, qué ha pasado.

Las tierras engrosadas al latifundio estatal, en vez de aumentar la producción, han provocado la incapacidad agrícola de Cuba.

La usura fue eliminada, pero la miseria se adueñó de nuestros hogares. Los muebles que actualmente poseen la mayoría de los cubanos de a pie, pertenecían a sus abuelos. Los autos particulares que hay, la mayoría de antes de 1960, circulan gracias a la inventiva de los cubanos. Si esos automóviles hubieran pasado a manos del estado- como sucedió con otros- ninguno de esos vehículos transitaría por las calles. Y recordemos que en Cuba, el precio de la gasolina y el petróleo es muy superior al de los demás países.

¿Qué queda hoy de las marinas mercantes y de pesca cubana?

La crisis habitacional empeoró. Hoy distintas generaciones conviven juntas, lo que ha provocado el descenso de la natalidad, y el aumento de los divorcios, las riñas familiares, etc.

¿Qué ha sido del desarrollo que alcanzaríamos en la industria cubana prometido por Fidel Castro?

En los primeros años se imponía ser revolucionario. Hoy se impone aparentar ser socialista o comunista.

¿Y el cese de los gastos de representación anunciado por Fidel Castro en 1959? ¿Los jerarcas pagan de sus bolsillos a las domésticas, choferes, mandaderos, jardineros, el combustible, los privilegios, etc.? ¿Son controlados por la Contraloría General de la República? ¿Se alimentan como los demás cubanos?

¿A qué respeto a las libertades humanas se refería Fidel Castro si constitucionalmente se excluye a quienes no comparten las ideas socialistas?

En estos 59 años ha sido demostrada la incapacidad del sistema impuesto.

¿Acaso en Cuba disfrutamos de un nivel de vida superior al de los demás países?

El abandono y la desidia de las autoridades proporcionaron que se destruyeran industrias, fábricas, cines, establecimientos comerciales, calles, aceras, viviendas, etc. Y ahora se proponen, como algo extraordinario, la reanimación de las ciudades.

Al referirse a los debates sobre la Reforma Constitucional, Díaz-Canel, señaló: “Ahí todos debemos ser activos para propiciar ese debate, para ver que se perfecciona”.

¿Perfeccionar qué? Según se conoce, está decidido que el socialismo es inamovible y el artículo 5 de la Constitución es intocable.

La Comisión de Reforma Constitucional está presidida por el Primer Secretario del Partido Comunista, Raúl Castro, y Díaz Canel como jefe de estado. Y todos los integrantes de la Comisión responden al oficialismo.

El proceso que se llevará a cabo nada cambiará: es solo una apariencia, como lo fue la imposición de la Constitución de 1976 imponiendo la Constitución vigente.

Entre los grandes problemas de Cuba está el apartheid político, económico y social a que están sometidos los cubanos.

Si como dijo Fidel Castro, de 1902 a 1959 nos casaron con la mentira, luego de 1959 nos han esclavizado con ella
rtraviesopnhp2@gmail.com; rogeliotravieso@nauta.cu; Rogelio Travieso, Móvil 538 59142
Partido Liberales de Cuba.


Go to article


Go to Source Site

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *