We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.


Cubaverdad on Twitter

Lawton, La Habana, Juan González, (PD) Circula entre nosotros, de forma informal y encubierta un producto fílmico que despierta creciente interés entre la teleaudiencia que logró tener acceso al mismo. CINEDIGM, FORTITUDE INTERNATIONAL, COASTAL FILM PRODUCTIONS, asociados con Hindsight Media, Altus media y Defiant Pictures nos entregan de Lisa Adario y Joe Siracuse, ‘Querido Dictador’, un filme cuenta en sus roles protagónicos con Michael Caine, Katie Holmes y Odeya Rush, entre otros.

La primera impresión fue tener en la pantalla de la TV al felizmente difunto creador de la dinastía, de la pesadilla y a muchos entre los morones que le sirvieron hasta el feliz instante de su partida. La película nos muestra a un nominado líder histórico y en realidad, un dictador que logró escapar hacia los Estados Unidos luego de haber sido derrocado.

Presenta al pueblo que salió a las calles para festejar el fin de una dictadura. El ‘Querido Dictador’, a salvo y desde lejos, mueve peones afanado desde la distancia para retomar el poder absoluto perdido. Mientras, se dedica a reclutar peones y con ellos, crear las situaciones peligrosas e inarmónicas que suelen crear estos personajes para lograr sus fines.

El dictador, que en el filme se llama Anton Vincent, hasta dice o repite ‘patria o muerte’, con un sentido más claro que en los términos en que la propaganda oficialista vende la consigna. Se percibe en el filme que muerte es para los enemigos del dictador y que patria es la fuente de ingresos o el lugar en que este robará revolucionariamente todo lo necesario.

La película es una feroz y controvertida condena contra el castro-fascismo impuesto en Cuba, sin hacer menciones directas del país o de otras circunstancias que no sean las comunes con este tipo de situaciones y personajes. El filme desde el ridículo, condena a todas las dictaduras ‘revolucionarias’ en general.

En el momento de su estreno, no sabemos que acogida tuvo en los Estados Unidos.

Michael Caine logró un desempeño muy singular del ridículo y despiadado dictador, perseguido por crímenes que nunca consiguió ocultar del todo.

Hay algo muy apropiado en la presentación de Anton Vincent como la personalización del dictador. Desde 1959 Fidel Castro fue uno de los hombres más famosos del mundo. El tirano y el supuesto revolucionario continuamente invierten sus papeles, permitiendo al simulador y embustero en jefe, dirigirse con éxito a las masas.

Presenta a una adolescente estadounidense, en parte disfuncional, que víctima de la propaganda a favor de estos villanos que promueve la Izquierda Reptil en los propios EUA, decide que la personalidad a quien remitirá una carta, sea el dictador Anton Vincent, quien a despecho de ser el monstruo que es y ha sido, ella considera guay.

Quizás la película sea prohibida en varios países latinoamericanos donde la Izquierda Reptil cuente con movimientos activos de simpatizantes. En Cuba, visionarla solo será posible desde canales y vías no oficiales. En la víspera del nuevo Festival de la Infamia o Foro de Sao Paulo a celebrarse en La Habana, no habrá otras alternativas.

Por lo pronto, demos gracias a Lisa Adario y Joe Siracuse por esta entrega en que el culpable en jefe de todas las desgracias afirmadas desde su voluntad en Cuba es visto desde su enrevesada relación con el enemigo que escogió para destruir la tierra que tuvo la desgracia de verle surgir y el alivio de verle partir.
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González


Go to article


Go to Source Site

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *