We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.


Cubaverdad on Twitter

Foto El Nuevo Herald

MIAMI, Estados Unidos.- Un excapitán de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR), que llegó a Miami como balsero en 2016, vestido incluso con su uniforme, es ahora el acusado de la desaparición de una mujer y una niña colombianas en Virginia.

El hombre es Hareton Jaime Rodríguez Sariol, y las mujeres son Elizabeth Rodríguez Rubio, de 48 años, y su nieta Angie Carolina Rodríguez Rubio, de 12 años, quienes fueron vistas por última vez el domingo 5 de agosto en la ciudad de Harrisonburg, Condado Rockingham, en Virginia, e iban acompañadas de Rodríguez Sariol.

Según un informe publicado por El Nuevo Herald, las tres personas se dirigían a Maryland, donde viven las Rodriguez Rubio.

Rodríguez Sariol las llevaba en un Honda Civic rojo, que fue encontrado en llamas en la Interestatal 66. Se conoce que después de esto el sospechoso condujo un camión Volvo del año 2000 los días 6 y 7 de agosto por diferentes puntos del país. La primera alerta por la desaparición fue emitida por la policía el 7 de agosto.

De acuerdo con el informe, Rodríguez Sariol fue detenido en Lackawanna, Pennsylvania, y las autoridades siguen interrogándolo.

“El capitán estaba locamente enamorado de esa mujer. Se conocieron en una escuela de inglés donde estudiaban y desde entonces salían. Ella quería casarse para obtener los papeles”, dijo una fuente cercana a Rodríguez Sariol al periódico bajo la condición de no ser identificada. Según la fuente el cubano estaba “obsesionado” con la mujer.

“Hareton era rastrero, sacó su licencia en Texas y durante un mes vivió en su carro frente a la compañía para la que manejaba en Washington DC. Ella lo atendía los viernes, cuando el capitán cobraba y le daba todo el dinero. La mujer vivía con un hijo al cual nunca conocí”, agrega.

El hijo de Elizabeth Rodríguez Rubio y tío de Angie Carolina Rodríguez Rubio, David Barrero, dijo a medios locales que la familia está muy estresada por lo sucedido. “La mayoría de nosotros tenemos pesadillas por la noche”, dijo, y agregó que su hermana y otros familiares han repartido volantes en Harrisonburg y otras ciudades cercanas.

Por otro lado la policía habilitó el número telefónico 540-574-5050 y ruega a quienes tengan información sobre ambas mujeres que se pongan en contacto con las autoridades.

.mcclatchy-embed{position:relative;padding:40px 0 56.25%;height:0;overflow:hidden;max-width:100%}.mcclatchy-embed iframe{position:absolute;top:0;left:0;width:100%;height:100%}

Un video que se hizo viral cuando el policía llegó a Estados Unidos, recoge parte de la travesía del capitán, como todos le conocen por su rango en Cuba. Él y otro policía, Michel Herrera, llegaron vestidos con su uniforme de la PNR porque según dijeron en aquel entonces, eso evitaría ser detenidos cuando trasladaban la embarcación hacia la costa.

Marino Ramírez, un cubano que lleva viviendo en Estados Unidos más de 10 años conoció a Rodríguez Sariol en la iglesia del Nazareno. “Era un hombre serio, pero muy amable. Siempre expresaba deseos de traer a su familia que está en Cuba”, explica. En la Isla todavía viven su madre y una hermana, además de otros familiares.

Maurice Naranjo era representante del Cuban Haitian Entrant Program, un programa federal administrado por los Servicios de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos para acoger y reubicar a cubanos y haitianos con el parole, (bajo libertad condicional hasta que regularicen su estatus en el país). Fue así como conoció a Rodríguez Sariol.

“Parecía una persona decente. El ser capitán de la policía en Cuba no influyó en su comportamiento. Era amable y expresó en varios momentos su deseo de hacer todo lo posible por salir adelante y encontrar un trabajo. Se le ayudó con varios beneficios federales y estatales”, comentó.

Naranjo no puede creer que Rodríguez Sariol esté implicado en la desaparición de dos personas. “La policía me contactó para hacerme algunas preguntas sobre él y no lo podía creer. Pensaba que me estaban hablando de otra persona”, añadió.


Go to article


Go to Source Site

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *