We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.


Cubaverdad on Twitter

El Cerro, La Habana, Rogelio Travieso (PD) Tener garantizada una vivienda decorosa, desayunar, almorzar y comer, sin ayuda del exterior, con los salarios de miseria que se devengan en Cuba, es muy difícil. En esas condiciones, ¿podrán mantenerse las familias cubanas de manera honrada?

¿Será una gran conquista de la revolución, los precios abusivos en las Tiendas Recaudadora de Divisas (TRD), los salarios miserables y una moneda devaluada, cuyo valor es muy inferior a la de antes de 1959?

En estas páginas de Primavera Digital, en el número 516, de fecha 18 de enero, titulado: “Los servicios son gratuitos, pero cuestan”, denuncié las reiteradas pérdidas de tiempo, respecto a la premura que requería la enfermedad de mi esposa, Tania Pérez Roig.

Después de terminado el último ciclo de quimioterapia aplicado al cáncer de vejiga que padece mi esposa, el pasado tres de julio, en el Hospital Oncológico de la Habana, se efectuó una junta de médicos para evaluar la posibilidad de realizar una intervención quirúrgica de radical de vejiga. Los galenos reunidos, por la complejidad y riesgo del caso, decidieron no realizar la intervención quirúrgica.

Aunque no soy médico, considero que el caso no fue evaluado debidamente.

El jueves 7 de julio, la oncóloga que atiende a mi esposa, del Hospital Calixto García, remitió el caso para el Hospital Hermanos Ameijeiras, para que recibiera tratamiento de radioterapia. El turno para la radioterapia, fue dado para el 29 de agosto. Casi dos meses esperando por un tratamiento tan urgente.

Mi esposa se encuentra bastante mal. Casi no puede caminar; para hacerlo, tiene que sostenerse el vientre. Ahora presenta infección en un riñón y tiene 9 de hemoglobina.

El pasado 2 de agosto no fue posible aplicarle la quimioterapia programada para antes de las radiaciones.

Ojala me equivoque, pero la situación de mi esposa se ha convertido en algo muy grave.

¿Esta ineficiente atención en los servicios hospitalarios, será otra de las grandes conquistas de la revolución?

Antes de 1959, Cuba, era el tercero en América, en cantidad de automóviles: había un automóvil por cada 27 habitantes. Luego de 1959, los automóviles son solo para la casta gobernante, sus familiares y allegados y algún que otro privilegiado.

La crisis del transporte público se agrava por días y se dificulta mucho trasladarse de un lugar a otro.

De lunes a viernes, al menos por 20 días, tengo que llevar a mi esposa al Hospital Hermanos Ameijeiras para recibir radioterapia. ¿Se imaginan cómo es trasladar a un enfermo en malas condiciones, desde el Reparto Martí, en El Cerro, hasta el Hospital Hermanos Ameijeiras, en Centro Habana?

En mi adolescencia y juventud: creí en los sueños revolucionarios a favor de los desamparados. Todos aquellos sueños se convirtieron en una pesadilla totalitaria y dañina para quienes subsistimos faltos de derechos y en medio de tanto desamparo.
rtraviesopnhp2@gmail.com; rogeliotravieso@nauta.cu; móvil 538 59142

Véase:?Los servicios médicos son gratuitos pero cuestan
*Partido Liberales de Cuba.


Go to article


Go to Source Site

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *