We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.


Cubaverdad on Twitter

Marcelo Hernández

El azúcar que este mes de septiembre se ha distribuido por la canasta básica del mercado racionado no proviene de los campos cubanos sino de la lejana Francia. El mal desempeño de la pasada zafra obligó al Gobierno de la Isla a importar un producto que, hasta hace pocos años, era símbolo del país.

En impecables sacos blancos, el azúcar que ha llegado a las bodegas habaneras está causando satisfacción entre los consumidores por su calidad y limpieza. “Es fina, no está húmeda y no tiene ninguna suciedad”, así describe el producto Norberto, un bodeguero de la barriada de La Timba, cercana a la Plaza de la Revolución.

“Hemos tenido azúcar de Brasil pero esta es la primera vez que nos llega desde Francia”, agrega el empleado estatal. Una información que confirma a este diario un trabajador del Grupo Empresarial Azucarero (Azcuba) que prefiere el anonimato. “Hemos tenido que comprar azúcar francesa porque la mayor parte de la zafra nacional la tenemos comprometida con compradores internacionales”, puntualiza.

Cuba tiene un elevado consumo de azúcar y se necesitan unas 700.000 toneladas anuales para satisfacer la demanda del mercado racionado, las industrias locales y el sector por cuenta propia. La Isla tiene un acuerdo comercial con China para venderle cada año 400.000 toneladas, pero este año la producción no alcanzó para cubrir el consumo interno y las exportaciones.[[QUOTE:En la zafra de 2017-2018 la Isla produjo poco más de un millón de toneladas de azúcar crudo, lejos de los 1,6 millones que las autoridades del sector se habían propuesto]]

En la zafra de 2017-2018 la Isla produjo poco más de un millón de toneladas de azúcar crudo, lejos de los 1,6 millones que las autoridades del sector se habían propuesto. “Lo que no permitió el cumplimiento de lo planificado", precisó el presidente del grupo estatal Azcuba, Julio García.

La industria azucarera cubana fue durante décadas el buque insignia de las producciones de la Isla y lideraba las exportaciones. En 1991 se alcanzaron 8 millones de toneladas justo antes de que el desplome de la Unión Soviética hundiera la economía cubana y causara un daño especial en este sector.

En la actualidad la producción azucarera ha quedado rezagada, muy por detrás del turismo, las remesas de los emigrados y la venta de servicios profesionales, fundamentalmente de salud, que han desplazado a la antigua locomotora económica de la Isla.

En 2002 y bajo el mandato de Fidel Castro se comenzó un proceso de desmantelamiento de decenas de centrales, bajo el argumento de que la caída de los precios del producto en el mercado internacional hacían insostenible la industria. En 2011 se eliminó el Ministerio del Azúcar y sus funciones fueron asumidas por Azcuba.

Tres lustros después de aquella ofensiva, el 64% de los centrales se mantienen cerrados, sus trabajadores fueron reubicados en otros puestos y la mayor parte de los cañaverales se ha destinado a otros cultivos.

En la zafra anterior solo molieron 54 centrales y las lluvias afectaron la cosecha que debió terminar antes de lo previsto debido a las intensas precipitaciones de la primavera, que hicieron más difícil el trabajo de recogida de la caña en los campos y contribuyeron a un rápido deterioro del producto.

___________________________________________________________________________

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de 14ymedio. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.


Go to article


Go to Source Site

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *