We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.


Cubaverdad on Twitter

Captura de pantalla de CubaMessenger. Fotos del autor

LA HABANA, Cuba.- Ayer una amiga me visitó alarmada. Tras una reciente recarga internacional (del 8 al 13 de octubre, a recibir un bono promocional de 40 CUC válido hasta el 31 de octubre) comenzó a notar que su saldo principal disminuía aceleradamente, mientras el bono permanecía intacto.

Para aclarar el enigma, llamamos al 118 (información comercial y protección al consumidor). La operadora nos explicó, como quien habla del tiempo, que recientemente el tráfico de datos había comenzado a descontarse directamente del saldo principal, en lugar de hacerlo en primer lugar del bono, como era hasta hace poco. Ante la protesta de mi amiga, la operadora repuso ambiguamente que la medida -en apariencia permanente- respondía a futuras intenciones de habilitar internet por datos móviles, así como otras aplicaciones relacionadas, aún en proyecto. También nos aclaró alegremente que el bono no siempre tendría alcance internacional, y que para evitar desengaños debíamos cerciorarnos antes de hacer la recarga.

La noticia nos cayó como un cubo de agua fría, y no podía ser de otro modo. Téngase en cuenta que la telefonía móvil -que no es un lujo, sino una necesidad- en Cuba no es barata. Muchos clientes se sacrifican para poder mantener la línea con 5 o 10 CUC al mes, meta casi imposible, para lo cual emplean casi siempre los mensajes de texto (SMS) en lugar de llamadas. No obstante, debido al sinnúmero de cubanos que han escapado de la dictadura a lo largo de estas seis décadas, actualmente no pocos nacionales tienen familiares o amigos en el extranjero, gran cantidad de los cuales se ocupan de cargarles las cuentas aprovechando las recargas promocionales. Por lo tanto, no son pocos los afectados, ni es poco el dinero convertible (dólares, euros, libras esterlinas, etc.) que se embolsa el gobierno cubano solo por este concepto.

Captura de pantalla de la aplicación Sijú. Es similar a CubaMessenger, aunque más expedita que esta para contactos nacionales. Fotos del autor

Chela, una anciana de 75 años, también ha sido perjudicada por la arbitraria medida. Ella es una de los millares de madres de otras tantas familias divididas que esperan noticias de sus seres queridos. Hasta el momento usaba el bono pagado por su hijo para comunicarse regularmente con él por correo electrónico, así podía enviar y recibir fotos, y de esa manera sentirse un poco más cerca de él y de sus nietas. Ahora tendrá que conformarse con escuchar sus voces, y eso cuando el bono sea de alcance internacional. Para llamadas y mensajes nacionales en realidad no le sirve de mucho, pues las pocas amigas que quedan vivas, o tienen teléfono fijo, o no tienen móviles, pues no pueden mantenerlos ni saben manejarlos. “Esta tecnología nos llegó tarde”, se lamenta.

Otra amiga, Aurora, también perjudicada, llamó a su vez al 118. En su caso, la operadora le explicó que la medida respondía al exceso de saldo que algunos clientes poseen en sus cuentas (algunos, según ella, alcanzan 100, 200 y hasta 400 CUC), por lo que ese dinero “debe circular, y no permanecer estancado”. Esta justificación resulta no solo aún menos creíble que la anterior, sino hasta cínica. Primeramente, sería injusto y aun cruel expoliar a todos los clientes porque algunos hayan acumulado “demasiado” saldo. Pero lo principal es que el saldo de la cuenta móvil no tiene que circular, pues ese efectivo ya ingresó al efectuar la recarga. “Si ya mi hermana pagó, ¡¿qué le importa a ETECSA como yo administre mi saldo?! ¿Es que también eso nos lo van a controlar? ¿No les basta con haber recortado al extremo la duración del bono?”, exclama Aurora.

Captura de pantalla de la aplicación Dónde hay. Foto del autor

Una explicación más verosímil de lo que en realidad puede estar ocurriendo nos la da Omar, un joven también perjudicado. Desde hace relativamente poco tiempo, además del correo electrónico (Nauta), se han creado una serie de aplicaciones que operan mediante datos móviles (Donde hay, Sijú, CubaMessenger, ¡Apretaste!, entre otras), ampliamente aceptadas y rápidamente difundidas entre los usuarios de la telefonía móvil, pues son muy útiles, y algunas incluso abaratan y aceleran la comunicación a la vez que aumentan su calidad.

Pues bien, Omar y otros jóvenes opinan que esta nueva arbitrariedad de ETECSA pretende impedir, entorpecer, o desalentar el acceso tan masivo a estas aplicaciones. “Fíjate en Apretaste!, con sus secciones Cubanet, Diario de Cuba y Martí Noticias, cuántas veces la han bloqueado”, señala el muchacho. “Date cuenta de que ahí tenía el pueblo una gran fuente de información, y no solo las mentiras que pretenden embutirnos los comunistas, y eso ellos no lo toleran”, añade. “No te olvides”, concluye, “de las enormes cantidades de dinero que el gobierno invierte en impedir que el pueblo acceda a la información”.


Go to article


Go to Source Site

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *