We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.


Cubaverdad on Twitter

Lawton, La Habana, Juan González, (PD) Las festividades navideñas y de fin de año en este año 2018 en Cuba marcan la pauta de la vida o ‘no vida’ que se vive o malvive Cuba adentro. Sumido en la miseria más atroz, el pueblo cubano, carece de medios no ya para festejar, sino simplemente para sobrevivir.

Quien único está habilitado para festejar, y tiene como, con qué y motivos para hacerlo, es el monetariado gobernante. Desde sus opulentas mansiones robadas, ubicadas en los espacios segregados capitalinos, disponen de lo necesario y mucho más.

Solo que el pueblo ha cambiado y hoy día expresa alto y claro su rechazo contra el régimen. El felizmente difunto tirano Fidel Castro, no pudo desplazar las festividades navideñas de diciembre a julio como intentó en una ocasión.

Se trata de que la dictadura no vaya a permitir acceso a los requisitos democráticos, ni a la vida mejor a que aspira el pueblo y los promotores del cambio democrático. La tiranía no convoca para cambiar, sino para legitimarse, atornillarse y blindarse más. Convoca a que se subordinen a sus propuestas y acepten a transitar por la ‘no vida’ impuesta. Luego, mostrarán este fingir, como, la más rotunda muestra de “apoyo” del “pueblo revolucionario”. Cualquier otra cosa no tiene cabida, dentro de la ‘no vida’ impuesta por los oligarcas verdeolivo, desde sus inflados abdómenes y sus charreteras de generales sin batallas.

En Cuba revolución es represión, es opresión, es hambre y es miseria. Mientras haya dictadura, no habrá Navidades ni festejos reales compartidos y disfrutados por el pueblo. La opción ofertada por el Monetariado gobernante, es sostenerse sobre los asalariados con hambre de un único propietario: El Estado. Mantenerlos siempre con hambre y que por ello, estén y se sientan tan comprometidos como lo estuvieron los esclavos de tiempos pasados.

Mientras seamos víctimas del hambre, la miseria y la falta de libertades políticas, económicas y sociales, continuará el sufrimiento compartido, generado por los fracasos del Monetariado totalitario castro-fascista. Y la respuesta a la pregunta inicial sobre: ‘¿Fiestas? ¿Navidades? ¿Dónde?’, es sencilla. En Cuba, ¡nunca! Nunca mientras continúe empoderado el régimen castro-fascista.

La buena noticia es que aquella famosa frase, “La historia me absolverá”, no sirvió para la absolución del autor original Adolf Hitler, ni de su plagiador moderno, Fidel Castro. Ambos serán absorbidos por el sumidero de la historia hasta la más oscura y podrida sentina.
j.gonzalez.febles@gmail.com; Juan González


Go to article


Go to Source Site

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *