Calendar

June 2018
MTWTFSS
« May  
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930 

We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.


Cubaverdad on Twitter

Carlos Alberto Montaner

Carlos Alberto Montaner

Es el cuento de nunca acabar. ¿Está liquidado el populismo? No lo creo. Incluso, pienso que es muy peligroso dar por muerta esta tendencia política. Hace 20 años publicamos junto a Álvaro Vargas Llosa y Plinio Apuleyo Mendoza el Manual del perfecto idiota latinoamericanocon un magnífico prólogo de Mario Vargas Llosa, pero más adelante, cuando surgió Chávez, escribimos El regreso del idiotaSiempre surge una nueva hornada de populistas. Hay que admitir que son inmortales, como las cucarachas.

Este domingo 17 de junio Iván Duque y Marta Lucía Ramírez, los candidatos del Centro Democrático fundado por Álvaro Uribe, deben ganarle fácilmente las elecciones colombianas a Gustavo Petro, el exguerrillero superpopulista, pero el primero de julio probablemente triunfará AMLO en México. AMLO es el acrónimo de Andrés Manuel López Obrador, el equivalente parcial de Petro, aunque sus credenciales son menos tremebundas.

AMLO comenzó en el PRI, derivó hacia el PRD, donde hoy tiene a sus peores enemigos, fue alcalde de la capital y acabó fundando su propio partido, Movimiento Regeneración Nacional Morena. En éste, su tercer intento, tiene muchas posibilidades de llegar a la presidencia al frente de una coalición que incluye a Morena, en el centro, flanqueado por un pequeño grupo de izquierda, llamado Partido del Trabajo, y otro de centroderecha, el Partido Encuentro Social. Lo favorece el hecho de que en México no hay segunda vuelta y puede ganar con un 35% de los votos emitidos.

En realidad, AMLO tiene aspectos populistas y otros que no lo son. Es un aficionado al gasto público como instrumento para superar la pobreza, pero no creo, dada su biografía, que se perciba como un outsider. Es la quintaesencia del político convencional, maniobrero, capaz de forjar una alianza con cualquiera con tal de llegar a Los Pinos. Menos el PAN, ha recorrido todas las grandes formaciones políticas del país.[[QUOTE:López Obrador es la quintaesencia del político convencional, maniobrero, capaz de forjar una alianza con cualquiera con tal de llegar a la presidencia en México]]

Tampoco creo que intentará modificar la Constitución para quedarse en el cargo, como hicieron Hugo Chávez, Rafael Correa, Evo Morales o Daniel Ortega. Sabe que si hay algo arraigado en el ADN político de los mexicanos es el lema de la campaña de Francisco Madero en 1910:“Sufragio efectivo, no reelección”. Todavía existe y reverbera el fantasma de Porfirio Díaz.

Cuando fue alcalde de la capital logró reducir las muertes violentas y los secuestros, pero no las extorsiones. Incluso, contrató a Rudy Giuliani (hoy en el entorno de Donald Trump) y le pagó cuatro millones de dólares para que estudiara la situación del Distrito Federal y le hiciera las recomendaciones pertinentes. Giuliani y su grupo le hicieron más de 140 sugerencias, pero no dieron los resultados apetecidos.

¿Quieren la mayor parte de los mexicanos la regeneración de México? Es verdad que las mafias son cada vez más poderosas, debido a los beneficios del narcotráfico, pero lo más grave es que un porcentaje notable de la sociedad prefiere no combatirlas, y por eso condenan a Felipe Calderón, el panista ex presidente de México (2006-2012), por haber desatado la “Guerra contra el narco”. Creen que alborotó el avispero inútilmente.[[QUOTE:El candidato de Morena tiene a su favor la inmensa fatiga del país con el PRI y la desilusión con el PAN]]

Sospecho que existe una actitud parecida con relación a la corrupción. Los que no son políticos y altos funcionarios desean que se acabe el gran peculado, pero una parte sustancial de la sociedad no está dispuesta a renunciar a dar y recibir coimas para acelerar trámites, evadir sanciones, lograr algún beneficio u obtener ciertos privilegios. En México he escuchado definir la corrupción cínicamente  como “una forma de distribuir la renta y mantener a la gente contenta”.

Cuando Peña Nieto comenzó el último sexenio en el 2012, el porcentaje de la deuda pública con relación al PIB era del 37,7%. Terminará cerca del 50%. Y en medio de esa debilidad financiera, AMLO propone la locura de aumentar los subsidios a los desempleados, a las madres solteras y a los 2,5 millones de jóvenes que ni trabajan ni estudian, lo que le crearía al Estado compromisos por miles de millones de dólares que sólo se pueden pagar con más impuestos o con una devaluación inflacionaria del peso mexicano.

Simultáneamente, promete elevar los salarios de los trabajadores de las maquilas para equipararlos a los de Estados Unidos, sin tener en cuenta la productividad de los empleados o la voluntad de los empresarios, que se irían con sus inversiones a otros destinos más hospitalarios.

¿Cómo con ese programa tan alejado de la realidad se puede ganar una elección? Claro que se puede. AMLO tiene a su favor la inmensa fatiga del país con el PRI y la desilusión con el PAN. Y ya sabemos que el populismo, como la materia, ni se crea ni se destruye. Sólo se transforma.

___________________________________________________________________________

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de 14ymedio. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Continue reading
¿Quieren la mayor parte de los mexicanos la regeneración de México? Continue reading
El populismo sobrevive en América Latina Continue reading
¿Por qué el presidente de EEUU dio la nota en la reunión con líderes mundiales? Continue reading

Carlos Alberto Montaner

Es posible que algo bueno saldrá de los crímenes y castigos habidos en España. Tal vez cambien de manera permanente las malsanas relaciones entre lo que antiguamente llamaban la clase dirigente y los políticos.

Me explico.

Al Partido Popular lo destrozó la corrupción. Muy poca gente creía en su inocencia. Por eso Mariano Rajoy perdió el poder. Algo parecido a lo que le sucedió a la Democracia Cristiana italiana a principios de la década de los noventa. La severidad de las sentencias de los jueces españoles contra los responsables de la Operación Gürtel fue devastadora. Era la perfecta coartada para liquidar al PP mediante una moción de censura en el Parlamento.

No es que 180 diputados sufrieron un espasmo súbito de honradez. Fue el instinto matador de los políticos. Vieron una oportunidad de tirarse a la yugular de la derecha y la aprovecharon. Unos por razones ideológicas. Eran sus enemigos de clase. Otros por cuestiones de identidad. Veían al PP como los promotores del españolismo: ese supranacionalismo que ahoga a los otros nacionalismos regionales.

Muchos de ellos pertenecían a partidos que no estaban libres de pecado. Los liberales de Convergencia habían tenido que refundarse como Partido Demócrata Europeo Catalán, PDeCat, por graves casos de corrupción. Los comunistas de Podemos han sido acusados de recibir dinero de Irán, los mayores patrocinadores del terrorismo islamista, y de financiarse con dinero de Venezuela, un pavoroso narcoestado que, según Transparencia Internacional, encabeza la lista de las naciones latinoamericanas corruptas, lo que ya es mucho decir.

Es probable que al Partido Socialista Obrero Español le suceda lo mismo con los casos ERE. Pronto los tribunales dictarán las sentencias y los aliados de la víspera sentirán otra vez el instinto matador. ERE es el acrónimo de Expediente de Regulación de Empleo. Si las trampas con el dinero público que llevaban a cabo algunos tipos inescrupulosos del PP, o de su entorno, se centraban, fundamentalmente, en Madrid, Valencia y Galicia, los socialistas inescrupulosos recurrían, en primer lugar, a Andalucía, territorio que han gobernado durante muchos años.[[QUOTE:Es probable que al Partido Socialista Obrero Español le suceda lo mismo con los casos ERE. Pronto los tribunales dictarán las sentencias y los aliados de la víspera sentirán otra vez el instinto matador]]

Los delitos cometidos son similares: apropiación indebida, blanqueo de capitales, falsificación de documentos públicos, tráfico de influencia, cohecho (soborno) activo o pasivo, y un vasto etcétera. Por eso las sentencias son tan severas: cada delito conlleva una pena. Se suman las penas y surgen esas cifras terroríficas.

Lo que sigue no son mis reflexiones, sino las de Douglass North, uno de los grandes pensadores norteamericanos del siglo XX, Premio Nobel de Economía en 1993. Insisto en ellas porque me parecen importantes.

Durante milenios los cortesanos emprendedores y los jefes políticos se han repartido las rentas más suculentas en detrimento del pueblo llano. Ambos grupos se retroalimentan. Son ellas las “sociedades de acceso limitado”. Así eran todas. Pero, a fines del siglo XVIII ocurrió la revolución americana y, de pronto, unos granjeros blancos, descendientes de británicos, se vieron conminados a organizar un Estado independiente.

Como se habían enfrentado a la monarquía inglesa y a sus aristócratas, proclamaron que todos los ciudadanos eran iguales ante la ley y poseían los mismos derechos y obligaciones. Pero no lo hicieron de una manera retórica hueca, sino porque realmente lo creían. Sólo que ese principio los llevó a fundar la República sobre la base de la meritocracia, el mercado, la renovación permanente de los servidores públicos mediante la regla de la mayoría, y la subordinación de todos a la Constitución. Habían creado, sin proponérselo, la primera “sociedad de acceso abierto”. Cualquiera podía triunfar o fracasar porque no se tenía en cuenta el abolengo.

Como el experimento dio resultados de inmediato, contra el criterio de los viejos poderes europeos, poco a poco algunas de las naciones comenzaron a copiar el modo de comportamiento americano, adaptándolo a sus tradiciones y valores. Ese es el caso de Holanda, la propia Inglaterra, Francia, los países escandinavos, e incluso naciones ajenas a Occidente como Japón o Corea del Sur, para un total de 20 o 30 naciones de “sociedades de acceso abierto”.

Es probable que España a partir de ahora se sume a ese pelotón de cabecera. Si es así la sacudida ha valido la pena.

___________________________________________________________________________

El equipo de14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de14ymedio. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.


Continue reading

Carlos Alberto Montaner

Es posible que algo bueno saldrá de los crímenes y castigos habidos en España. Tal vez cambien de manera permanente las malsanas relaciones entre lo que antiguamente llamaban la clase dirigente y los políticos.

Me explico.

Al Partido Popular lo destrozó la corrupción. Muy poca gente creía en su inocencia. Por eso Mariano Rajoy perdió el poder. Algo parecido a lo que le sucedió a la Democracia Cristiana italiana a principios de la década de los noventa. La severidad de las sentencias de los jueces españoles contra los responsables de la Operación Gürtel fue devastadora. Era la perfecta coartada para liquidar al PP mediante una moción de censura en el Parlamento.

No es que 180 diputados sufrieron un espasmo súbito de honradez. Fue el instinto matador de los políticos. Vieron una oportunidad de tirarse a la yugular de la derecha y la aprovecharon. Unos por razones ideológicas. Eran sus enemigos de clase. Otros por cuestiones de identidad. Veían al PP como los promotores del españolismo: ese supranacionalismo que ahoga a los otros nacionalismos regionales.

Muchos de ellos pertenecían a partidos que no estaban libres de pecado. Los liberales de Convergencia habían tenido que refundarse como Partido Demócrata Europeo Catalán, PDeCat, por graves casos de corrupción. Los comunistas de Podemos han sido acusados de recibir dinero de Irán, los mayores patrocinadores del terrorismo islamista, y de financiarse con dinero de Venezuela, un pavoroso narcoestado que, según Transparencia Internacional, encabeza la lista de las naciones latinoamericanas corruptas, lo que ya es mucho decir.

Es probable que al Partido Socialista Obrero Español le suceda lo mismo con los casos ERE. Pronto los tribunales dictarán las sentencias y los aliados de la víspera sentirán otra vez el instinto matador. ERE es el acrónimo de Expediente de Regulación de Empleo. Si las trampas con el dinero público que llevaban a cabo algunos tipos inescrupulosos del PP, o de su entorno, se centraban, fundamentalmente, en Madrid, Valencia y Galicia, los socialistas inescrupulosos recurrían, en primer lugar, a Andalucía, territorio que han gobernado durante muchos años.[[QUOTE:Es probable que al Partido Socialista Obrero Español le suceda lo mismo con los casos ERE. Pronto los tribunales dictarán las sentencias y los aliados de la víspera sentirán otra vez el instinto matador]]

Los delitos cometidos son similares: apropiación indebida, blanqueo de capitales, falsificación de documentos públicos, tráfico de influencia, cohecho (soborno) activo o pasivo, y un vasto etcétera. Por eso las sentencias son tan severas: cada delito conlleva una pena. Se suman las penas y surgen esas cifras terroríficas.

Lo que sigue no son mis reflexiones, sino las de Douglass North, uno de los grandes pensadores norteamericanos del siglo XX, Premio Nobel de Economía en 1993. Insisto en ellas porque me parecen importantes.

Durante milenios los cortesanos emprendedores y los jefes políticos se han repartido las rentas más suculentas en detrimento del pueblo llano. Ambos grupos se retroalimentan. Son ellas las “sociedades de acceso limitado”. Así eran todas. Pero, a fines del siglo XVIII ocurrió la revolución americana y, de pronto, unos granjeros blancos, descendientes de británicos, se vieron conminados a organizar un Estado independiente.

Como se habían enfrentado a la monarquía inglesa y a sus aristócratas, proclamaron que todos los ciudadanos eran iguales ante la ley y poseían los mismos derechos y obligaciones. Pero no lo hicieron de una manera retórica hueca, sino porque realmente lo creían. Sólo que ese principio los llevó a fundar la República sobre la base de la meritocracia, el mercado, la renovación permanente de los servidores públicos mediante la regla de la mayoría, y la subordinación de todos a la Constitución. Habían creado, sin proponérselo, la primera “sociedad de acceso abierto”. Cualquiera podía triunfar o fracasar porque no se tenía en cuenta el abolengo.

Como el experimento dio resultados de inmediato, contra el criterio de los viejos poderes europeos, poco a poco algunas de las naciones comenzaron a copiar el modo de comportamiento americano, adaptándolo a sus tradiciones y valores. Ese es el caso de Holanda, la propia Inglaterra, Francia, los países escandinavos, e incluso naciones ajenas a Occidente como Japón o Corea del Sur, para un total de 20 o 30 naciones de “sociedades de acceso abierto”.

Es probable que España a partir de ahora se sume a ese pelotón de cabecera. Si es así la sacudida ha valido la pena.

___________________________________________________________________________

El equipo de14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de14ymedio. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.


Continue reading
¿Cambiarán las malsanas relaciones entre lo que antiguamente llamaban la clase dirigente y los políticos? Continue reading
Es muy posible que Andrés Manuel López Obrador gane las presidenciales del gigante latinoamericano Continue reading
Pedro Sánchez ha diseñado un gobierno monocolor Continue reading
Observaremos un declive acelerado de la pareja presidencial hasta que salgan del gobierno por la violencia Continue reading

Daniel Ortega se ha quedado solo. Solo con su mujer y vice Rosario Murillo, "La Chayo", a la que el pueblo quiere aún menos. ¿Por qué ese rechazo a esta señora extravagante, pero bien educada? No está claro, pero sucede.

leer más

Continue reading
Su anuncio del ingreso de Colombia a la OTAN no tuvo efecto en los resultados de las elecciones presidenciales Continue reading

Carlos Alberto Montaner

Hizo muy bien la oposición que optó por la abstención el 20 de mayo pasado. Era una locura otra vez dejarse arrastrar al matadero. Con ese Consejo Nacional Electoral (CNE), con ese registro electoral y sin garantías de un juego limpio era imposible participar. No se podía colaborar ni un minuto más con esa inmundicia.

Nicolás Maduro dice que le votaron más de seis millones de venezolanos, pese a las calles y los colegios electorales casi vacíos. Según los cálculos más serios, sólo sufragaron 3,5 millones y él debió obtener algo más de 2,4. El CNE afirma que acudió a votar el 46% de los electores. Sólo se presentaron en torno al 17,5.

El porcentaje oficial intentaba acercarse al mítico 50% y, en todo caso, al 48% que votaron en las elecciones chilenas. Si Sebastián Piñera era legítimo con esa presencia en las urnas, ¿por qué no lo sería Maduro? Con el 17,5 se le podía discutir. Con el 46 supuestamente resultaba blindado.[[QUOTE:La primera vez que Hugo Chávez cometió un enorme fraude electoral fue en el referéndum revocatorio del 2004]] 

La primera vez que Hugo Chávez cometió un enorme fraude electoral fue en el referéndum revocatorio del 2004. Perdía 60 a 40 a las 6 de la tarde, cuando supuestamente cerraban los colegios electorales. El Dr. Jorge Rodríguez, entonces (y ahora) portavoz del Gobierno, sospechosamente anunció que se iba a dormir admitiendo con su body language que sabía lo que sucedería: en la madrugada, cuando el país soñaba con un mejor destino, anunció que Chávez había ganado 59 a 41. Mágicamente se habían invertido los resultados. Jimmy Carter avaló el fraude, no sé si por ingenuidad, porque lo engañaron, por interés o para evitar un enfrentamiento armado.

¿Cómo lo hicieron esta vez? Como lo vienen haciendo desde entonces cuando les resulta necesario. Durante cierto tiempo pensé que era una compleja operación en la que intervenía la mano peluda cubana desde un siniestro centro de cómputo instalado en la Isla, pero el asunto resultaba más sencillo, próximo, y con buenos técnicos venezolanos a cargo del sucio asunto.

Una vez terminada oficialmente la votación, la empresa Smartmatic, organizadora electrónica de las elecciones, financiada por el chavismo, obtenía la suma real y calculaba el tamaño del fraude necesario para “ganar”. En ese momento se fabricaban los votos virtuales, se dispersaban por la geografía electoral y se agregaban a la cuenta final. Si la oposición reclamaba un recuento manual se le daban largas o se le negaba, como le sucedió a Henrique Capriles en el 2013.[[QUOTE:Las elecciones para la ilegal Constituyente fueron alimentadas por un millón de falsos votos virtuales. El pasado 20 de mayo, simplemente, multiplicaron el fraude por tres]] 

Esto se supo con total certeza en agosto del 2017, cuando Antonio Mugica, presidente de Smartmatic, hoy una empresa seria radicada en Londres, con cientos de empleados y múltiples clientes, que trata de huir de su comprometedor pasado chavista, reveló que las elecciones para elegir la ilegal Asamblea Nacional Constituyente habían sido alimentadas por un millón de falsos votos virtuales. El 20 de mayo, simplemente, multiplicaron el fraude por tres.

Desde el punto de vista moral el cambalache nada significa para los chavistas. Es sólo un recurso revolucionario. Si en 1992 trataron de acabar a tiros con el Gobierno mediante un golpe militar, ¿qué importancia puede tener alterar una ridícula elección “burguesa” que es sólo un trámite para mantenerse en el poder? Jorge Rodríguez, Tibisay Lucena, esa señora con carita de abuela bondadosa que no rompe un plato, y el CNE completo, pueden dormir a pierna suelta. Ellos sólo dan los resultados. Los votos están ahí, contantes y sonantes, colocados por el brazo electrónico de la revolución chavista.

Pero probablemente esta vez la trampa haya sido inútil. El 80% de las naciones realmente democráticas no reconocerán al Gobierno de Maduro y reclaman unas elecciones libres y supervisadas por algún ente neutral. Mike Pence, vicepresidente de Estados Unidos, y el senador Marco Rubio prometen que su país se volcará en el acoso financiero de la dictadura de Maduro y en la persecución sistemática a la legión de chavistas corruptos.

Estados Unidos es la única nación en el planeta que puede destruir financieramente a cualquier país adversario. Puede castigar a China, Rusia y a Irán por ayudar al Gobierno de Maduro. Puede amenazar a Cuba con eliminar las remesas de los exiliados o con aplicar totalmente la Ley Helms-Burton, en lugar de suspender ciertas partes cada seis meses, lo que implica que ninguna empresa extranjera podría operar en EE UU o con EE UU si la Isla no saca las manos de las Fuerzas Armadas venezolanas.

Estados Unidos, por supuesto, tiene el garrote. Lo que no se sabe es si es capaz de utilizarlo.   

____________________________________________________________________________

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de 14ymedio. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Continue reading

Carlos Alberto Montaner

Hizo muy bien la oposición que optó por la abstención el 20 de mayo pasado. Era una locura otra vez dejarse arrastrar al matadero. Con ese Consejo Nacional Electoral (CNE), con ese registro electoral y sin garantías de un juego limpio era imposible participar. No se podía colaborar ni un minuto más con esa inmundicia.

Nicolás Maduro dice que le votaron más de seis millones de venezolanos, pese a las calles y los colegios electorales casi vacíos. Según los cálculos más serios, sólo sufragaron 3,5 millones y él debió obtener algo más de 2,4. El CNE afirma que acudió a votar el 46% de los electores. Sólo se presentaron en torno al 17,5.

El porcentaje oficial intentaba acercarse al mítico 50% y, en todo caso, al 48% que votaron en las elecciones chilenas. Si Sebastián Piñera era legítimo con esa presencia en las urnas, ¿por qué no lo sería Maduro? Con el 17,5 se le podía discutir. Con el 46 supuestamente resultaba blindado.[[QUOTE:La primera vez que Hugo Chávez cometió un enorme fraude electoral fue en el referéndum revocatorio del 2004]] 

La primera vez que Hugo Chávez cometió un enorme fraude electoral fue en el referéndum revocatorio del 2004. Perdía 60 a 40 a las 6 de la tarde, cuando supuestamente cerraban los colegios electorales. El Dr. Jorge Rodríguez, entonces (y ahora) portavoz del Gobierno, sospechosamente anunció que se iba a dormir admitiendo con su body language que sabía lo que sucedería: en la madrugada, cuando el país soñaba con un mejor destino, anunció que Chávez había ganado 59 a 41. Mágicamente se habían invertido los resultados. Jimmy Carter avaló el fraude, no sé si por ingenuidad, porque lo engañaron, por interés o para evitar un enfrentamiento armado.

¿Cómo lo hicieron esta vez? Como lo vienen haciendo desde entonces cuando les resulta necesario. Durante cierto tiempo pensé que era una compleja operación en la que intervenía la mano peluda cubana desde un siniestro centro de cómputo instalado en la Isla, pero el asunto resultaba más sencillo, próximo, y con buenos técnicos venezolanos a cargo del sucio asunto.

Una vez terminada oficialmente la votación, la empresa Smartmatic, organizadora electrónica de las elecciones, financiada por el chavismo, obtenía la suma real y calculaba el tamaño del fraude necesario para “ganar”. En ese momento se fabricaban los votos virtuales, se dispersaban por la geografía electoral y se agregaban a la cuenta final. Si la oposición reclamaba un recuento manual se le daban largas o se le negaba, como le sucedió a Henrique Capriles en el 2013.[[QUOTE:Las elecciones para la ilegal Constituyente fueron alimentadas por un millón de falsos votos virtuales. El pasado 20 de mayo, simplemente, multiplicaron el fraude por tres]] 

Esto se supo con total certeza en agosto del 2017, cuando Antonio Mugica, presidente de Smartmatic, hoy una empresa seria radicada en Londres, con cientos de empleados y múltiples clientes, que trata de huir de su comprometedor pasado chavista, reveló que las elecciones para elegir la ilegal Asamblea Nacional Constituyente habían sido alimentadas por un millón de falsos votos virtuales. El 20 de mayo, simplemente, multiplicaron el fraude por tres.

Desde el punto de vista moral el cambalache nada significa para los chavistas. Es sólo un recurso revolucionario. Si en 1992 trataron de acabar a tiros con el Gobierno mediante un golpe militar, ¿qué importancia puede tener alterar una ridícula elección “burguesa” que es sólo un trámite para mantenerse en el poder? Jorge Rodríguez, Tibisay Lucena, esa señora con carita de abuela bondadosa que no rompe un plato, y el CNE completo, pueden dormir a pierna suelta. Ellos sólo dan los resultados. Los votos están ahí, contantes y sonantes, colocados por el brazo electrónico de la revolución chavista.

Pero probablemente esta vez la trampa haya sido inútil. El 80% de las naciones realmente democráticas no reconocerán al Gobierno de Maduro y reclaman unas elecciones libres y supervisadas por algún ente neutral. Mike Pence, vicepresidente de Estados Unidos, y el senador Marco Rubio prometen que su país se volcará en el acoso financiero de la dictadura de Maduro y en la persecución sistemática a la legión de chavistas corruptos.

Estados Unidos es la única nación en el planeta que puede destruir financieramente a cualquier país adversario. Puede castigar a China, Rusia y a Irán por ayudar al Gobierno de Maduro. Puede amenazar a Cuba con eliminar las remesas de los exiliados o con aplicar totalmente la Ley Helms-Burton, en lugar de suspender ciertas partes cada seis meses, lo que implica que ninguna empresa extranjera podría operar en EE UU o con EE UU si la Isla no saca las manos de las Fuerzas Armadas venezolanas.

Estados Unidos, por supuesto, tiene el garrote. Lo que no se sabe es si es capaz de utilizarlo.   

____________________________________________________________________________

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de 14ymedio. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Continue reading
Nicolás Maduro dice que le votaron más de seis millones de venezolanos, pese a las calles y los colegios electorales casi vacíos Continue reading
"No importa quién vota, sino quién cuenta los votos" Continue reading

Carlos Alberto Montaner

A veces hay que huir del fragor de las batallas mediáticas. Hace medio siglo yo quería escribir en la prensa internacional. Era el famoso mayo de 1968. Quería participar en el gran debate, aunque los ecos llegaban con sordina al sitio en que vivía junto a mi mujer e hijos. Tenía entonces 25 años y enseñaba en la Universidad Interamericana de Puerto Rico.

En esa época remota, esporádicamente leía artículos en diversos periódicos de Germán Arciniegas, Salvador de Madariaga, Ramón Sénder, Arturo Uslar Pietri y otros notables pensadores españoles y latinoamericanos. Todos llevaban al comienzo o al final una breve palabra escrita en mayúsculas: ALA. Era el acrónimo de una agencia de prensa radicada en New York: American Literary Agency.

Pensaba, por las firmas, que sería una gran empresa norteamericana. ¿Cómo dar con ella y proponerle mis pobres y desconocidas columnas? Mi amigo Carlos Castañeda me sacó de dudas. Era el subdirector de Life en español y también tenía su oficina en New York.

– ALA es sólo un hombre –me dijo.

– No puede ser –le respondí incrédulo–. Veo esas siglas en todas partes.

– Lo conozco. Es un republicano español, inteligente y laborioso, que trabaja desde su apartamento distribuyendo columnas periodísticas por correo. Se llama Joaquín Maurín Juliá. Firma sus propios artículos con el segundo apellido, J.M. Juliá, o con el pseudónimo de W.K. Mayo.  

Me dio su teléfono, pero nadie respondía, así que, provisto de su dirección me animé a visitarlo sin previo aviso en su agradable apartamento en Riverside Drive, muy cerca del río Hudson.[[QUOTE:Le temía a los servicios secretos soviéticos y quería cerciorarse de que yo no era un asesino como Ramón Mercader, el hombre que mató a Trotsky en México]]

Me abrió con cierto sigilo y primero me cosió a preguntas discretamente hilvanadas en el curso de la conversación. Cómo había dado con él. Quién me había revelado su nombre. Por qué lo visitaba. Pronto descubrí las razones de su suspicacia. Le temía a los servicios secretos soviéticos y quería cerciorarse de que yo no era un asesino como Ramón Mercader, el hombre que mató a Trotsky en México.

Tenía razón. Había pasado 10 años en las cárceles de Franco, con nombre cambiado, y había visto cómo todo su entorno político había sido asesinado por los estalinistas. Maurín, nacido en 1896, conoció a Lenin y a Trotsky en Moscú, cuando era un dirigente comunista del sindicalismo catalano-aragonés. Incluso, había hecho las primeras denuncias y advertencias contra Stalin a mediados de los años veinte, y sabía que a su amigo y compañero de luchas Andrés Nin lo habían despedazado, literalmente, los agentes rusos durante la Guerra Civil española, acusándolo de trotskista.

Maurín, además, estaba casado con Jeanne, hermana de Boris Souvarine, un intelectual francés de origen ruso, fundador del partido comunista de su país, y también, como Maurín, uno de los primeros comunistas que rompieron con el Partido y denunciaron los crímenes de la URSS.[[QUOTE:Me puso a prueba. Me pidió un par de artículos y desde entonces, hace medio siglo, semanalmente, escribo mis columnas]]

En ésa y en sucesivas visitas, Maurín me contó su odisea, muy parecida a la del héroe de ficción de la película Casablanca. Le sorprendió el alzamiento de Franco (julio de 1936) en Galicia, adonde había acudido a dar varias charlas. Maurín era, junto a Nin, el fundador del Partido Obrero de Unificación Marxista, el POUM, internacionalmente célebre por el libro de George Orwell, Homenaje a Cataluña.

Su mujer, que lo amaba, y con quien tenía un hijo, Mario, lo dio por muerto, dado el silencio de Maurín y a los miles de crímenes ocurridos en los primeros tiempos del conflicto. Pasado el duelo, conoció a un periodista alemán que tenía pasaporte noruego y se enamoraron. Él era Willy Brandt, muchos años después sería alcalde de Berlín y Primer Ministro de Alemania.

Pero al fin llegó a manos de Jeanne, entonces en París, una carta de Maurín, firmada con otro nombre. Estaba vivo y ella lo amaba. Logró salir de Galicia, pero en Jaca (Huesca) la policía franquista lo identificó y lo apresaron. Jeanne movió cielo y tierra, primero, para que no lo fusilaran y, segundo, para que lo dejaran salir de la prisión y de España. Esto lo consiguió en 1947, año en que se reunieron en New York.

Ahí no terminan las vicisitudes de la pareja, pero Maurín, a esas alturas un liberal anticomunista, se da cuenta de la importancia de la batalla de ideas y se le ocurre mediar entre la prensa y los creadores con una agencia llamada ALA.

Me puso a prueba. Me pidió un par de artículos y desde entonces, hace medio siglo, semanalmente, escribo mis columnas. ALA ya no existe, pero sin su ayuda e impulso no habría conseguido publicar miles de textos como éste. Siempre he pensado que debía contar esta historia. Se la debía a Maurín.

__________________________________________________________________________

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de 14ymedio. Juntos podemos seguir transformando el periodismo.

Continue reading

Carlos Alberto Montaner

A veces hay que huir del fragor de las batallas mediáticas. Hace medio siglo yo quería escribir en la prensa internacional. Era el famoso mayo de 1968. Quería participar en el gran debate, aunque los ecos llegaban con sordina al sitio en que vivía junto a mi mujer e hijos. Tenía entonces 25 años y enseñaba en la Universidad Interamericana de Puerto Rico.

En esa época remota, esporádicamente leía artículos en diversos periódicos de Germán Arciniegas, Salvador de Madariaga, Ramón Sénder, Arturo Uslar Pietri y otros notables pensadores españoles y latinoamericanos. Todos llevaban al comienzo o al final una breve palabra escrita en mayúsculas: ALA. Era el acrónimo de una agencia de prensa radicada en New York: American Literary Agency.

Pensaba, por las firmas, que sería una gran empresa norteamericana. ¿Cómo dar con ella y proponerle mis pobres y desconocidas columnas? Mi amigo Carlos Castañeda me sacó de dudas. Era el subdirector de Life en español y también tenía su oficina en New York.

– ALA es sólo un hombre –me dijo.

– No puede ser –le respondí incrédulo–. Veo esas siglas en todas partes.

– Lo conozco. Es un republicano español, inteligente y laborioso, que trabaja desde su apartamento distribuyendo columnas periodísticas por correo. Se llama Joaquín Maurín Juliá. Firma sus propios artículos con el segundo apellido, J.M. Juliá, o con el pseudónimo de W.K. Mayo.  

Me dio su teléfono, pero nadie respondía, así que, provisto de su dirección me animé a visitarlo sin previo aviso en su agradable apartamento en Riverside Drive, muy cerca del río Hudson.[[QUOTE:Le temía a los servicios secretos soviéticos y quería cerciorarse de que yo no era un asesino como Ramón Mercader, el hombre que mató a Trotsky en México]]

Me abrió con cierto sigilo y primero me cosió a preguntas discretamente hilvanadas en el curso de la conversación. Cómo había dado con él. Quién me había revelado su nombre. Por qué lo visitaba. Pronto descubrí las razones de su suspicacia. Le temía a los servicios secretos soviéticos y quería cerciorarse de que yo no era un asesino como Ramón Mercader, el hombre que mató a Trotsky en México.

Tenía razón. Había pasado 10 años en las cárceles de Franco, con nombre cambiado, y había visto cómo todo su entorno político había sido asesinado por los estalinistas. Maurín, nacido en 1896, conoció a Lenin y a Trotsky en Moscú, cuando era un dirigente comunista del sindicalismo catalano-aragonés. Incluso, había hecho las primeras denuncias y advertencias contra Stalin a mediados de los años veinte, y sabía que a su amigo y compañero de luchas Andrés Nin lo habían despedazado, literalmente, los agentes rusos durante la Guerra Civil española, acusándolo de trotskista.

Maurín, además, estaba casado con Jeanne, hermana de Boris Souvarine, un intelectual francés de origen ruso, fundador del partido comunista de su país, y también, como Maurín, uno de los primeros comunistas que rompieron con el Partido y denunciaron los crímenes de la URSS.[[QUOTE:Me puso a prueba. Me pidió un par de artículos y desde entonces, hace medio siglo, semanalmente, escribo mis columnas]]

En ésa y en sucesivas visitas, Maurín me contó su odisea, muy parecida a la del héroe de ficción de la película Casablanca. Le sorprendió el alzamiento de Franco (julio de 1936) en Galicia, adonde había acudido a dar varias charlas. Maurín era, junto a Nin, el fundador del Partido Obrero de Unificación Marxista, el POUM, internacionalmente célebre por el libro de George Orwell, Homenaje a Cataluña.

Su mujer, que lo amaba, y con quien tenía un hijo, Mario, lo dio por muerto, dado el silencio de Maurín y a los miles de crímenes ocurridos en los primeros tiempos del conflicto. Pasado el duelo, conoció a un periodista alemán que tenía pasaporte noruego y se enamoraron. Él era Willy Brandt, muchos años después sería alcalde de Berlín y Primer Ministro de Alemania.

Pero al fin llegó a manos de Jeanne, entonces en París, una carta de Maurín, firmada con otro nombre. Estaba vivo y ella lo amaba. Logró salir de Galicia, pero en Jaca (Huesca) la policía franquista lo identificó y lo apresaron. Jeanne movió cielo y tierra, primero, para que no lo fusilaran y, segundo, para que lo dejaran salir de la prisión y de España. Esto lo consiguió en 1947, año en que se reunieron en New York.

Ahí no terminan las vicisitudes de la pareja, pero Maurín, a esas alturas un liberal anticomunista, se da cuenta de la importancia de la batalla de ideas y se le ocurre mediar entre la prensa y los creadores con una agencia llamada ALA.

Me puso a prueba. Me pidió un par de artículos y desde entonces, hace medio siglo, semanalmente, escribo mis columnas. ALA ya no existe, pero sin su ayuda e impulso no habría conseguido publicar miles de textos como éste. Siempre he pensado que debía contar esta historia. Se la debía a Maurín.

__________________________________________________________________________

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de 14ymedio. Juntos podemos seguir transformando el periodismo.

Continue reading
A veces hay que huir del fragor de las batallas mediáticas Continue reading
La impunidad no existe y algunos de los delitos cometidos por la banda chavista no prescriben nunca Continue reading

Carlos Alberto Montaner

Mike Pence, VP de Estados Unidos, ha pedido alto y claro que no se reconozca el resultado de las elecciones venezolanas del próximo 20 de mayo. Ése es un tipo de declaración que no se hace sin el visto bueno de Donald Trump y sin consultar a Mike Pompeo, Secretario de Estado.

Dice el senador Marco Rubio que los tribunales nacionales e internacionales perseguirán a los delincuentes chavistas hasta el fin de los tiempos. Tiene razón. La impunidad no existe y algunos de los delitos cometidos por la banda chavista no prescriben nunca.

Los asesinatos de opositores, las torturas que les han infligido –muy bien documentadas por la abogada Tamara Sujú, especialista en la defensa de los derechos humanos- no dejan espacio a la duda. Y por si eso fuera poco, ahí están las pruebas y los testimonios del narcotráfico que ha enriquecido a los generales del Cártel de los Soles, y del principal delito vinculado a esas actividades: el blanqueo de capitales.[[QUOTE:Estados Unidos tiene la capacidad de rastrear, abierta o clandestinamente, todos los depósitos bancarios en el 90% de las instituciones del planeta]]

Estados Unidos tiene la capacidad de rastrear, abierta o clandestinamente, todos los depósitos bancarios en el 90% de las instituciones del planeta, y posee el músculo para imponer sus reglas. Como cuenta con el 22% del PIB planetario y una moneda en la que se realizan casi todas las transacciones importantes; como posee el mayor mercado abierto del mundo, y los mejores centros de atención médica, basta con que amenace a las empresas internacionales con represalias cuantiosas o con privar de la visa a sus ejecutivos para sembrar el pánico. (He visto sudar la gota gorda a venerables bancos suizos colocados en esa tesitura, hasta que han colaborado con la fiscalía norteamericana en contra de sus dudosos clientes).

Nada de esto lo ignoran Nicolás Maduro, Diosdado Cabello, los hermanos Jorge y Delcy Rodríguez, y el resto del clanmafioso, como les llaman los venezolanos. Por eso se disponen a cerrar filas en las elecciones del 20 de mayo. No quieren acabar tras la reja. Como no creen en la democracia liberal, ni en las virtudes de la alternabilidad, no les importa disponer de apenas un 15% del apoyo popular, frente a un 85 que los rechaza.

Para eso disponen del relato revolucionario. Nadie lo cree (ni ellos mismos), pero lo repiten como un mantra porque la función de ese discurso es articular una justificación que sustituya a la verdad. Dicen que Venezuela es un país asediado por el imperialismo yanqui decidido a quedarse con el petróleo de la nación. Afirman que el desabastecimiento de comida y medicinas es la consecuencia de que la oposición, dirigida por la CIA, ha desatado una cruel guerra económica. Ocultan las cifras reales de la economía para “no darles armas a los enemigos”. Declaran que el rechazo internacional –el Grupo de Lima, la Unión Europea, la OEA y Luis Almagro, el Secretario General- es un clamor orquestado por Washington.  

Los chavistas son las víctimas, no los culpables. A los estudiantes los asesinó la oposición o algunos policías descarriados ya castigados. No hay torturados. La inflación aumenta porque la revolución ha abierto los diques del consumo y el pueblo salió por primera vez a comprar. Nada que cambiar. Nada de qué avergonzarse. Las revoluciones tienen un precio y hay que pagarlo.[[QUOTE:Tras ese amargo trago, cuando Maduro, sonriente, se declare vencedor, se copiará la ley electoral cubana que permite filtrar y tamizar los candidatos, de manera que el prefraude haga innecesario el postfraude]]

Como la población venezolana conoce todo esto, no saldrá a votar el 20 de mayo. ¿Votar para qué, si sabe que los resultados serán los que el gobierno desee, como ya adelantó la empresa creadora y administradora de las máquinas de votación? Por medio de elecciones jamás acabará esa pesadilla. Incluso, se rumora que estos son los últimos comicios con la ley electoral vigente. Tras ese amargo trago, cuando Maduro, sonriente, se declare vencedor, se copiará la ley electoral cubana que permite filtrar y tamizar los candidatos, de manera que el prefraude haga innecesario el postfraude. (Miguel Díaz-Canel sustituyó a Raúl Castro con sólo un voto en contra, presumiblemente el suyo).

La posible manera de salir de esa terrible banda pirata es prometerles indulgencia a quienes los ayuden a salir del pozo en el que se encuentran. Es así como funciona la ley penal en muchos sitios. Quienes colaboran con la Justicia tienen 100 años de perdón. Recuerdo un país centroamericano en el que jubilaron en dólares a unos generales que se oponían al proceso de paz. Era indecoroso, pero fue práctico. Se hizo la paz.

__________________________________________________________________________

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de 14ymedio. Juntos podemos seguir transformando el periodismo.

Continue reading

Carlos Alberto Montaner

Mike Pence, VP de Estados Unidos, ha pedido alto y claro que no se reconozca el resultado de las elecciones venezolanas del próximo 20 de mayo. Ése es un tipo de declaración que no se hace sin el visto bueno de Donald Trump y sin consultar a Mike Pompeo, Secretario de Estado.

Dice el senador Marco Rubio que los tribunales nacionales e internacionales perseguirán a los delincuentes chavistas hasta el fin de los tiempos. Tiene razón. La impunidad no existe y algunos de los delitos cometidos por la banda chavista no prescriben nunca.

Los asesinatos de opositores, las torturas que les han infligido –muy bien documentadas por la abogada Tamara Sujú, especialista en la defensa de los derechos humanos- no dejan espacio a la duda. Y por si eso fuera poco, ahí están las pruebas y los testimonios del narcotráfico que ha enriquecido a los generales del Cártel de los Soles, y del principal delito vinculado a esas actividades: el blanqueo de capitales.[[QUOTE:Estados Unidos tiene la capacidad de rastrear, abierta o clandestinamente, todos los depósitos bancarios en el 90% de las instituciones del planeta]]

Estados Unidos tiene la capacidad de rastrear, abierta o clandestinamente, todos los depósitos bancarios en el 90% de las instituciones del planeta, y posee el músculo para imponer sus reglas. Como cuenta con el 22% del PIB planetario y una moneda en la que se realizan casi todas las transacciones importantes; como posee el mayor mercado abierto del mundo, y los mejores centros de atención médica, basta con que amenace a las empresas internacionales con represalias cuantiosas o con privar de la visa a sus ejecutivos para sembrar el pánico. (He visto sudar la gota gorda a venerables bancos suizos colocados en esa tesitura, hasta que han colaborado con la fiscalía norteamericana en contra de sus dudosos clientes).

Nada de esto lo ignoran Nicolás Maduro, Diosdado Cabello, los hermanos Jorge y Delcy Rodríguez, y el resto del clanmafioso, como les llaman los venezolanos. Por eso se disponen a cerrar filas en las elecciones del 20 de mayo. No quieren acabar tras la reja. Como no creen en la democracia liberal, ni en las virtudes de la alternabilidad, no les importa disponer de apenas un 15% del apoyo popular, frente a un 85 que los rechaza.

Para eso disponen del relato revolucionario. Nadie lo cree (ni ellos mismos), pero lo repiten como un mantra porque la función de ese discurso es articular una justificación que sustituya a la verdad. Dicen que Venezuela es un país asediado por el imperialismo yanqui decidido a quedarse con el petróleo de la nación. Afirman que el desabastecimiento de comida y medicinas es la consecuencia de que la oposición, dirigida por la CIA, ha desatado una cruel guerra económica. Ocultan las cifras reales de la economía para “no darles armas a los enemigos”. Declaran que el rechazo internacional –el Grupo de Lima, la Unión Europea, la OEA y Luis Almagro, el Secretario General- es un clamor orquestado por Washington.  

Los chavistas son las víctimas, no los culpables. A los estudiantes los asesinó la oposición o algunos policías descarriados ya castigados. No hay torturados. La inflación aumenta porque la revolución ha abierto los diques del consumo y el pueblo salió por primera vez a comprar. Nada que cambiar. Nada de qué avergonzarse. Las revoluciones tienen un precio y hay que pagarlo.[[QUOTE:Tras ese amargo trago, cuando Maduro, sonriente, se declare vencedor, se copiará la ley electoral cubana que permite filtrar y tamizar los candidatos, de manera que el prefraude haga innecesario el postfraude]]

Como la población venezolana conoce todo esto, no saldrá a votar el 20 de mayo. ¿Votar para qué, si sabe que los resultados serán los que el gobierno desee, como ya adelantó la empresa creadora y administradora de las máquinas de votación? Por medio de elecciones jamás acabará esa pesadilla. Incluso, se rumora que estos son los últimos comicios con la ley electoral vigente. Tras ese amargo trago, cuando Maduro, sonriente, se declare vencedor, se copiará la ley electoral cubana que permite filtrar y tamizar los candidatos, de manera que el prefraude haga innecesario el postfraude. (Miguel Díaz-Canel sustituyó a Raúl Castro con sólo un voto en contra, presumiblemente el suyo).

La posible manera de salir de esa terrible banda pirata es prometerles indulgencia a quienes los ayuden a salir del pozo en el que se encuentran. Es así como funciona la ley penal en muchos sitios. Quienes colaboran con la Justicia tienen 100 años de perdón. Recuerdo un país centroamericano en el que jubilaron en dólares a unos generales que se oponían al proceso de paz. Era indecoroso, pero fue práctico. Se hizo la paz.

__________________________________________________________________________

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de 14ymedio. Juntos podemos seguir transformando el periodismo.

Continue reading

Mike Pence, vicepresidente de EEUU, ha pedido alto y claro que no se reconozca el resultado de las elecciones venezolanas del próximo 20 de mayo. Ese es un tipo de declaración que no se hace sin el visto bueno de Donald Trump y sin consultar a Mike Pompeo, secretario de Estado.

leer más

Continue reading
Las elecciones tendrán lugar el 20 de mayo, en menos de dos semanas Continue reading
Tuvo tres hijas que llegaron a la edad adulta. Dos se suicidaron. Una de ellas, Laura, se casó con un cubano Continue reading
Hay un ingrediente esencial, las instituciones de la libertad Continue reading

Carlos Alberto Montaner

Hay que celebrarlo. Todo comenzó en 1948, tras el visto bueno de Naciones Unidas. No hubo veto. Washington y Moscú le dieron su aprobación, algo inusual en aquel tenso momento de la Guerra Fría. El gobierno de Truman, votó por la solución de los dos Estados por la legítima presión del lobby judío interno. El de Stalin, porque la URSS veía con cierta simpatía la experiencia socialista, aunque democrática, que entonces se forjaba con las leyendas de los kibutz.

Tras un final de infarto, el mandato de la ONU, después de una votación muy difícil, dado que requería las dos terceras partes del organismo internacional, entonces más de 31 votos, dispuso la creación de dos Estados independientes: uno judío y otro árabe. La buena voluntad de los latinoamericanos fue la clave. Entonces era el mayor bloque de naciones del planeta.

Hay que recordar a Guatemala y a su embajador Jorge García Granados, que lucharon dentro del Comité creado por Naciones Unidas para lograr el triunfo de la moción. Por la otra punta, tampoco puede olvidarse que el gobierno cubano de Ramón Grau San Martín, incomprensiblemente, se alineó con quienes se oponían a la resolución. Fue el único voto en contra de la creación de Israel en el bloque latinoamericano, el mayor de aquella ONU que recién comenzaba.[[QUOTE:Israel se ha transformado en el mayor éxito social y político contemporáneo, mientras los árabes, empeñados en destruirlo, ni siquiera han conseguido crear su Estado]]

Parcialmente, voy a repetir por escrito lo que señalé en mis comentarios radiales. En ese breve periodo de 70 años, Israel se ha transformado en el mayor éxito social y político contemporáneo, mientras los árabes, empeñados en destruirlo, ni siquiera han conseguido crear su Estado. Lo que hoy existen son dos facciones enemigas que se entrematan frecuentemente: la Franja de Gaza, dominada por Hamas, y la Autoridad Nacional Palestina, cuya capital es Ramala, controlada por Al Fatah.

¿Por qué la diferencia tan notable entre el fracaso de los palestinos y el triunfo social y político de Israel? La pregunta es muy importante. Tanto, que los escritores musulmanes la han extendido al ámbito árabe y hoy debaten públicamente en sus diarios por qué Israel ha tenido un enorme éxito mientras los musulmanes continúan empantanados, no sólo en Palestina, sino en casi todas las naciones árabes.

Dori Lustron, una notable periodista judía que mantiene en Internet una página muy vista llamada PorIsrael, se ha tomado el cuidado de traducir y publicar lo que dicen los árabes de su propio fracaso relativo.

El trabajo es muy interesante, porque, al menos en la compilación de Lustron, han desaparecido los viejos y falsos argumentos árabes que le atribuían el éxito de los israelíes a los subsidios de Estados Unidos o al sionismo. Egipto ha recibido tanto o más de los árabes, e incluso de Washington.

Lo que ahora reconocen es que la fuerza del Estado israelí es la consecuencia de las instituciones de derecho y el combate abierto a la corrupción que ha permitido que un ex Primer Ministro israelí, Ehud Olmert, haya ido a la cárcel por haber recibido un soborno de unos pocos miles de dólares cuando era alcalde de Jerusalén.

Hoy los árabes admiten que las diferencias entre Israel y ellos son el resultado de la democracia para organizar la transmisión de la autoridad, el respeto a las minorías, y la libertad con que los ciudadanos examinan la obra de los gobernantes. Los más audaces se atreven a aceptar que las mujeres árabes-israelíes son las únicas realmente libres en todo el ámbito islámico. [[QUOTE:Los israelíes invierten en educación y tecnología, que es una inversión en el futuro, lo que les ha permitido ser un pequeño gigante en materia industrial y científica]]

Por otra parte, dicen los propios árabes, los israelíes invierten en educación y tecnología, que es una inversión en el futuro, lo que les ha permitido ser un pequeño gigante en materia industrial y científica, mientras los árabes continúan mirando obsesivamente al pasado.

Este es un nuevo análisis de los intelectuales árabes y es fundamental que prevalezca. Mientras los árabes permanezcan bajo la autoridad moral de unos santones religiosos empeñados en revivir las fantasías medievales que los llevaron y llevan a enfrentamientos sangrientos, es muy difícil que esos países prosperen y compitan.

Mientras los árabes no sean capaces de crear instituciones de Derecho que protejan a los ciudadanos y combatan la corrupción, están condenados a fracasar. Pero es magnífico que los árabes, setenta años después de la creación de Israel, entiendan el por qué de las diferencias entre el desempeño de unos y otros. No es la gente. Al fin y al cabo los judíos y los árabes son primos hermanos. Son las instituciones de la libertad.

__________________________________________________________________________

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de 14ymedio. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Continue reading

Carlos Alberto Montaner

No he conocido personalmente a Daniel Ortega. A quien he tratado es a su hermano, el general Humberto Ortega, una persona más flexible y dialogante. Luego diré por qué.

Recuerdo como si fuera hoy a Violeta Chamorro, la noche de su toma de posesión en 1990. Había derrotado al sandinismo por un enorme porcentaje de votos ante la sorpresa de casi todos los poderes internacionales interesados en el asunto, incluida la CIA, que daban la causa por perdida.

Yo, en cambio, me guié por el juicio rotundo de D. Oscar Arias:

-Si algo sé de elecciones Doña Violeta los arrasará en las urnas.

-¿Cómo está tan seguro, Presidente, le pregunté.

-Porque he visto una discreta encuesta, muy bien hecha, de “Borge y asociados” y son muy serios, me respondió.

Ese dato, o esa información privilegiada, me permitió acertar en mi pronóstico periodístico. Pero la noche de marras, con la sencillez de una mujer de hogar absolutamente transparente, Doña Violeta me comentó:

-Rezá por mí, que Pablo Antonio [Cuadra] y yo vamos a hacer algo bien difícil.

-¿Qué es, Doña Violeta, le pregunté intrigado?

-Vamos a pedirle la renuncia a Humberto Ortega, me aclaró preocupada.

Humberto Ortega era el jefe del ejército sandinista. A las dos horas Doña Violeta y Pablo Antonio volvieron cabizbajos. Ortega les dijo tres cosas: primero, tenía grandes presiones para que no reconociera el triunfo de la oposición; segundo, si él se veía obligado a acatar esa orden de la flamante presidente no podía evitar que esa noche sus subordinados  salieran de los cuarteles a matar centenares de personas; y tercero –y ésta era la parte sustancial– que se comprometía a convertir al ejército sandinista en las fuerzas armadas de la República.[[QUOTE:Poco a poco el ejército sandinista se fue profesionalizando y dejó de ser un instrumento sectario]]

Nunca supe si las grandes presiones venían de Daniel Ortega y de Fidel Castro, pero lo daba por supuesto. El Gobierno de George Bush (padre) no estaba dispuesto a intervenir en otro país centroamericano, dado que acababa de hacerlo en Panamá, y habría que confiar en la palabra del general Humberto Ortega, promesa que, efectivamente, cumplió. Poco a poco el ejército sandinista se fue profesionalizando y dejó de ser un instrumento sectario.

Hasta que Daniel Ortega, en 2007, regresó al poder tras pasar 17 años en la oposición generando toda clase de problemas. En ese periodo, tres gobiernos democráticos, a trancas y barrancas, pese a los errores y las deficiencias, reconstruyeron el tejido económico del país e instauraron las libertades: los de Violeta Chamorro, Arnoldo Alemán y Enrique Bolaños.

Y si el antisandinismo no continuó en el poder fue por la lamentable división de los liberales entre José Rizo y Eduardo Montealegre. Atomizados en varios partidos, los antisandinistas alcanzaron casi el 65% de los votos, pero Daniel Ortega regresó al poder a bordo de una minoría, supuestamente renovado, místico, cuasi religioso, hablando de reconciliación, vestido de blanco y prometiendo que se alejaba de la etapa castrista de la década de los ochenta.

Era sólo una maniobra oportunista de alguien que tiene la astucia como su principio político más importante. Estábamos en la era de Chávez. El socialismo del Siglo XXI no era dogmático, como cuando existía la URSS. Sólo exigía un discurso antiimperialista. Se podía gobernar a la derecha siempre que se señalara a la izquierda con el puño en alto.

Fue lo que hizo Daniel Ortega. Inventó una especie de somocismo con lenguaje revolucionario que complacía a los empresarios, a la embajada norteamericana, a muchos de sus partidarios y a Chávez, que le dio una gran cantidad de petrodólares para crear una red clientelar y comprar voluntades políticas para perpetuarse en el poder mediante una fraudulenta reforma constitucional.

Pero de pronto los estudiantes se rebelaron con la proverbial valentía nica y ya van por casi 40 muertos. La razón esgrimida fue un incremento excesivo de la fiscalidad de la Seguridad Social. La realidad es que a muchos de esos chavalos les asqueaba el despotismo autoritario de Daniel y de su esposa, Rosario Murillo, y no estaban dispuestos a continuar tolerándolo.[[QUOTE:Tal vez la astucia proverbial de Daniel Ortega le dicte que lo mejor que puede hacer es renunciar, como le sugirió el diario 'La Prensa']]

Tal vez la astucia proverbial de Daniel Ortega le dicte que lo mejor que puede hacer es renunciar, como le sugirió el diario La Prensa, y acaso dejar el poder en manos de un Gobierno de concertación, o celebrar elecciones y no presentarse como candidatos ni él ni su esposa. Las insurgencias, y ésta es una de ellas, cobran vida propia. No tiene sentido empecinarse en mantenerse en un poder devaluado.  

Daniel Ortega tiene 73 años. Está enfermo. Ya ha sido presidente varias veces. En 1990, tal vez aconsejado por su hermano, aceptó la derrota y le ahorró a Nicaragua otro baño de sangre. Ser un Somoza de izquierda no lo obliga a repetir los errores del Somoza de derecha, Tachito, que en 1979 no entendió que lo mejor era retirarse a tiempo discretamente y terminó asesinado. Tal vez no era suficientemente astuto.

____________________________________________________________________________

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro 14ymedio. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Continue reading
No tiene sentido empecinarse en mantenerse en un poder devaluado Continue reading
(AUDIO) La crisis en Nicaragua refleja cómo este "proyecto" se está desmoronando rápidamente Continue reading
(AUDIO) La primavera política ha llegado a Nicaragua Continue reading
Raúl observará cuidadosamente la actuación de su sucesor para liquidarlo de un zarpazo si se sale del guión Continue reading

Carlos Alberto Montaner

Finalmente, hicieron presidente del Consejo de Estado a Díaz-Canel.

En Cuba no hay presidente de la República. Formalmente, es un sistema parlamentario. En realidad, es una dictadura de partido único, hasta ahora dirigida con mano de hierro por los Castro. Díaz-Canel no tiene una palanca en qué apoyar su autoridad, salvo la vigilante confianza que le quiera otorgar Raúl Castro, un anciano de 86 años al que secretamente le desea la muerte para poder gobernar. Toda la estructura de poder está en manos de los raulistas y él lo sabe.

El jueves Raúl se replegó al Partido Comunista de Cuba, columna vertebral y única de la nación de acuerdo con el artículo quinto de la Constitución. Desde ahí observará cuidadosamente la actuación de su sucesor para liquidarlo de un zarpazo si se sale del guión. Es muy incómodo trabajar con los ojos del verdadero jefe instalados en el cogote.

No obstante, el Partido Comunista jamás ha tomado ninguna decisión importante. Es sólo una correa de transmisión de las órdenes y caprichos de los Castro. Como los tres monos de la fábula china: no ha visto, no ha oído, no ha opinado. Peor aún. Hay un cuarto mono: ni siquiera ha sabido.

Raúl también controla el Parlamento (Asamblea Nacional del Poder Popular) por medio de Esteban Lazo, su presidente. Mariela, su propia hija, es uno de los 605 asambleístas, conocidos en Cuba como “los niños cantores de La Habana” por su asombroso afinamiento. Nunca se les ha escuchado una nota discordante. De ellos, 31 integran el Consejo de Estado, supuestamente el sanedrín que ha nombrado a Díaz-Canel y que lo puede despedir fácilmente. [[QUOTE:La autoridad real del país está en manos de las Fuerzas Armadas Revolucionarias y el Ministerio del Interior, fagocitado por Raúl en 1989 por temor a una conspiración]]

Sin embargo, la autoridad real del país está en manos de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) y el Ministerio del Interior (MININT), fagocitado por Raúl en 1989 por temor a una conspiración. Las FAR y el MININT han sido sembrados de raulistas. Raúl Castro, fue Ministro de las FFAA de 1959 al 2006, cuando su hermano enfermó gravemente.

Raúl ha formado y deformado los cuerpos armados. Ha nombrado a todos los oficiales con mando y los ha llenado de privilegios. Incluso ha cuidado el destino económico de los amigos jubilados asignándoles puestos en el área dólar, que es la única habitable.

Como suele ocurrir con los jefes, aunque todos digan amarlo, hay muchos que lo odian. Por eso existe una fotografía de Raúl dando una charla en un cuartel mientras lleva un chaleco blindado bajo la camisa. Siempre ha sido una persona desconfiada y cautelosa.

Raúl espera la cuadratura del círculo de su sucesor. Quiere que mantenga el sistema y arregle o alivie los problemas de la sociedad cubana. Eso es imposible. La miseria, la improductividad, la decadencia y la desesperanza de los cubanos se deben, precisamente, al sistema. No se puede arreglar nada si no se cancela ese manicomio.  

Los cubanos quieren libertad para elegir el cine, los libros, las ideologías o los políticos que les satisfagan. Incluso, quieren ser libres para ser apolíticos y no tener que repetir las chácharas revolucionarias impuestas por unos tipos dogmáticos. Fue lo que precisó el escritor Reinaldo Arenas cuando logró escapar de Cuba y le preguntaron lo mejor de estar exiliado: “estrenar mi propia cara”, dijo con cierta melancolía. [[QUOTE:Los cubanos desean estrenar sus verdaderas caras. Poder emprender actividades que les reporten beneficios para vivir mejor, para comer lo que les apetezca y no lo que deciden los comisarios, para viajar y ver mundo]]

Los cubanos desean estrenar sus verdaderas caras. Poder emprender actividades que les reporten beneficios para vivir mejor, para comer lo que les apetezca y no lo que deciden los comisarios, para viajar y ver mundo. Cuba es el único país del planeta en que los médicos, profesores, ingenieros, cualquier profesional, no viven al menos como clase media, salvo que formen parte del cogollo del poder.
 
Hoy, a medias, en el terreno económico, algo pueden lograr quienes reciben remesas en dólares. Quienes alquilan habitaciones a extranjeros en casas remodeladas. Las muchachas que se prostituyen. Algunos trabajadores por cuenta propia que trasladan turistas en sus viejos coches y quienes han conseguido licencia para operar ciertos restaurantes familiares o paladares.

Es decir, quienes viven y trabajan en el área dólar, pero cuántas personas tienen ese privilegio: ¿el 5 o el 10% de una población de 11 millones? El peso cubano carece de poder adquisitivo y el 90% del país recibe su salario o sus pensiones en ese signo monetario. Raúl Castro no se atrevió a enfrentarse al problema, dejándole a Díaz-Canel la herencia envenenada de unificar las monedas.   

¿Cómo se hace eso? Dejando flotar el peso cubano y liberalizando los precios, lo que crearía una terrible inflación y un caos económico que duraría entre 18 y 24 meses.

En ese punto, presumiblemente, Raúl habrá muerto y súbitamente habrá desaparecido la única fuente de autoridad real y de lealtad personal. Entonces pudiera suceder cualquier cosa. Incluso, que Díaz-Canel estrene su verdadera cara.


Continue reading
Raúl Castro (AP) https://www.cubanet.org/wp-content/uploads/2018/04/Herencia-de-R-Castro-19-04-18-4_18_18-9.11-p.-m.-1.mp3 Continue reading
https://www.cubanet.org/wp-content/uploads/2018/04/CumbreResultados-17-04-18-4_16_18-7.05-p.-m..mp3 Continue reading
No importa que lo nieguen: hay videos, fotos, grabaciones y testimonios Continue reading

Carlos Alberto Montaner

Comienzo con lo que debiera ser una nota al pie de página. Ya sé que Iván Márquez y Jesús Santrich –el segundo y tercer cabecilla de las FARC, el primero es Timochenko– realmente se llaman de otra manera, pero opto por referirme a ellos por los alias que eligieron y por los que el pueblo los conoce.

Voy al grano. Fue providencial que la Administración para el Control de Drogas de Estados Unidos, la DEA, atrapara con las manos en la cocaína a Jesús Santrich y a Marlon Marín, sobrino de Iván Márquez. No importa que lo nieguen. Hay videos, fotos, grabaciones y testimonios de los agentes. A esa imponente masa de pruebas pronto se le unirá el relato de otro de los acusados, Fabio Younes Arboleda. Tiene 72 años y no quiere morir en una cárcel americana. Ha pedido que lo extraditen rápidamente a Estados Unidos. Sabe que el primero que “cante” pudiera recibir una condena más leve. Entonará La Traviata. Al fin y al cabo, es un señor de derechas metido en esas andanzas accidentalmente.

Era evidente que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) seguirían dedicadas al narcotráfico. Los únicos que aparentemente creían en la súbita regeneración de los narcoguerrilleros comunistas eran el presidente Juan Manuel Santos y tal vez su escudero Humberto de la Calle, hoy candidato a presidente que exhibe con orgullo lo que debía avergonzarlo: fue el jefe de los negociadores oficiales de una paz que era sólo la coartada de los adversarios para continuar la guerra por otros medios supuestamente pacíficos.

Quienes han vivido durante décadas al margen de la ley no renuncian a un botín de cientos de millones de dólares anuales. Ganarse la vida honradamente es duro y puede ser aburrido. Los narcoguerrilleros de las FARC, por lo menos los jefes, no mataron y se jugaron la vida para acabar vendiendo automóviles o despachando camisas en una tienda. Cuando a Santrich le preguntaron si los jefes de la FARC se arrepentían de sus crímenes se burló respondiendo con el estribillo de una canción famosa: “quizás, quizás, quizás”.[[QUOTE:Cuando a Santrich le preguntaron si los jefes de la FARC se arrepentían de sus crímenes se burló respondiendo con el estribillo de una canción famosa: “quizás, quizás, quizás”]]

Los jefes de las FARC creen que no tienen nada de que arrepentirse. Toda la sangre y el dolor vertidos son gajes del oficio de revolucionarios.  Asesinar, violar muchachas campesinas, secuestrar niños o adversarios, extorsionar, disparar bombas incendiarias contra una iglesia atestada de personas o fusilar rehenes indefensos era más comprometedor que venderles cocaína a unos infelices adictos gringos. ¿Por qué iban a renunciar al narcotráfico? ¿Renunciaban los políticos corruptos colombianos a la “mermelada”, como allí se llama al soborno con que el Gobierno compra la voluntad de muchos legisladores? ¿Renuncian los empresarios corruptos a hacer negocios debajo de la mesa con funcionarios envilecidos?

La intención de las FARC no era arreglar los desperfectos del sistema. Lo que pretendían y pretenden es sustituirlo por otro peor como los que hay en Venezuela o Cuba. Las FARC renunciaron a la violencia porque sus cabecillas no querían morir en un bombardeo de la aviación, como les sucedió a Raúl Reyes, Mono Jojoy o Alfonso Cano, y no porque respetaran las leyes de la República o el sistema de economía de mercado. Todo eso les produce un terrible asco. Santrich, ideólogo muy radical, iba a ocupar una curul en el Parlamento, graciosamente otorgada por Santos como los reyes hacían marqueses a sus amigos, pero no para legislar con sabiduría, sino para ignorar las leyes existentes y dedicarse a lo que engorda las arcas de las FARC, el narcotráfico, pero ahora protegido por la inmunidad parlamentaria.

Las consecuencias políticas de estas detenciones van a ser profundas. Para Santos es la evidencia de un fracaso, mientras que para el ex presidente Uribe es la prueba de que tenía razón cuando defendía el NO con vehemencia en un referéndum que ganó inútilmente. Tal vez, incluso, impulsen la candidatura de Iván Duque y Marta Lucía Ramírez –hoy punteros en las encuestas– hasta conseguir imponerse en primera vuelta el 27 de mayo. Ambos defendieron ardorosamente la oposición a esos pactos de paz –no a la paz, a esa paz–, y se indignaron contra el regalo de 10 puestos en el parlamento –cinco en el congreso y cinco en el senado– porque les parecía, y lo era, una burla a la soberanía popular. Es lo peor que podría ocurrirles a las FARC.

___________________________________________________________________________

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de 14ymedio. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Continue reading
La opinión de Carlos Alberto Montaner Continue reading
Es muy conveniente que termine la impunidad Continue reading

Carlos Alberto Montaner

Una de las consecuencias imprevistas de la globalización es la lucha contra la corrupción. No sé si Lula da Silva se da cuenta, y ni siquiera sé si le interesa percatarse de que sus actuales pesadillas brasileñas se originaron en un orfanato público milanés, en Italia, en 1992, cuando Mario Chiesa, el gerente, le cobró una pequeña coima de unos 20.000 dólares a la empresa de limpieza que tenía la contrata de la institución.

Era la novena vez que el pobre hombre tenía que pagar. La justificación de Chiesa, seguramente cierta, es que tenía que distribuir la plata con sus jefes. El contratista estaba alambrado por la policía. Cansado de pagar sobornos, había hecho la denuncia y tenía micrófonos. Un fiscal que no le temía al Gobierno, Antonio Di Pietro, comenzó a tirar de la cuerda y descubrió lo que todos los italianos sabían de una manera imprecisa: que el país era una sentina. Estaba podrido de la cabeza a los pies.

La Operación Manos Limpias, montada por Di Pietro, se saldó con la total destrucción del andamiaje político construido tras la Segunda Guerra Mundial, 1.233 condenados a cárcel, 429 acusados absueltos y unos 30 suicidios de corruptos y no-tan-corruptos, desesperados porque sus nombres habían sido maltratados por la prensa que se apresuró, como siempre sucede, a rematar a los heridos dándoles muerte civil con un telediario o un editorial apuntándoles a la nuca.[[QUOTE:La globalización de la lucha contra la corrupción se concreta en las conductas heroicas sostenidas por figuras valientes del poder judicial que se atreven a juzgar a personajes poderosos]]

La refriega terminó, parcialmente, cuando Silvio Berlusconi, condenado a 7 años, pero absuelto en la apelación, tuvo la desfachatez de eliminar mediante un decreto la pena de cárcel para los delitos de fraude y soborno, típicos de la madeja criminal desentrañada por Di Pietro en lo que la prensa llamó Tangentópolis: la ciudad del soborno (Tangente es la elegante palabra italiana para llamar a esos ingresos ilegales).

Ahora Lula da Silva y casi toda la estructura política, a la izquierda y derecha del espectro político, se enfrentan al fiscal Sergio Moro, en una trama que compromete al gran empresariado brasileño, especialmente a Odebrecht, en la mayor fuente de corrupción del país: Petrobrás, como revela la magnífica serie El mecanismo divulgada por Netflix.

Como en el caso italiano, la corrupción brasileña (y la mexicana, y la de casi toda América Latina) permea a la sociedad y se ha convertido en una forma cotidiana de vivir. Los funcionarios y políticos más importantes asignan las grandes licitaciones a las mayores empresas por un enorme sobreprecio que se reparten, sabedores de que los ciudadanos pagarán por ellas sin protestar demasiado porque muchos se aprovecharán de cobrar sus coimas por otros negocios ilegales.

Esa actitud es la que está llegando a su fin en todas partes como consecuencia de la globalización de la lucha contra la corrupción. Un fenómeno que se concreta en la imitación de conductas heroicas sostenidas por figuras valientes del poder judicial que se atreven a juzgar a personajes poderosos, como acaeció en Italia y hoy sucede en España, Brasil, Argentina o, incluso África, donde José Filomeno dos Santos, el hijo del exdictador angolano Eduardo dos Santos (1979-2017), ha sido acusado de robarse 500 millones de dólares pertenecientes al tesoro público.[[QUOTE:No es una casualidad que los países más desarrollados y prósperos del mundo sean los más honrados, o, al menos, aquellos en los que no existe impunidad]]

En rigor, es muy conveniente que termine la impunidad. No es una casualidad que los países más desarrollados y prósperos del mundo sean, fundamentalmente, los más honrados, o, al menos, aquellos en los que no existe impunidad. ¿Cuál es la relación? Al margen de la indignidad que conllevan estos comportamientos desmoralizantes, hay al menos cinco argumentos clave para combatir la corrupción:

1- los sobreprecios encarecen tremendamente los bienes y servicios.

2- la economía de mercado, fundada en la propiedad privada, descansa en la competencia abierta en precio y calidad.

3- la productividad –hacer cada vez más con menos recursos– depende de la competencia. Sin un aumento gradual de la productividad no existen el progreso ni la prosperidad.

4- ¿para que se esforzarían los emprendedores si lo único importante es la coima y las relaciones para hacer negocios sucios?

5- ¿cómo quejarse del desprecio de la sociedad hacia los Gobiernos en donde los políticos y los funcionarios roban a mansalva?

Los Estados de Derecho, desde fines del siglo XVIII, han sido montados sobre la premisa de que la soberanía descansa en los ciudadanos, y todos son iguales ante la ley. Un gobernante no puede enriquecerse ilegalmente y exigir que otro no trafique con drogas. Las leyes hay que cumplirlas todas o atenerse a las consecuencias.

En realidad, no es algo nuevo. La globalización no es sólo una cuestión comercial. La corbata, las computadoras, las modas literarias, casi todo, nos van conquistando poco a poco. Ahora le tocó el turno a la corrupción. Es bueno que los Gobiernos latinoamericanos adviertan que no es un fenómeno pasajero o muchos políticos y empresarios acabarán presos.

____________________________________________________________________

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de 14ymedio. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.


Continue reading

Carlos Alberto Montaner

El jueves 19 de abril Raúl Castro le deja la presidencia del Consejo de Estado a Miguel Díaz-Canel. Cuba, formalmente, posee un Gobierno designado por el Parlamento. En realidad es una dictadura familiar, pero el presidente es legalmente elegido por una cúpula (el Consejo de Estado), aparentemente segregada por la Asamblea Nacional del Poder Popular, en la que todo (supuestamente) está atado y bien atado. Cierta oposición trató de postular a algunos candidatos, pero le fue imposible. No permitieron ni siquiera a uno. Con la tiranía no se juega.

Díaz-Canel tiene 57 años, es ingeniero electrónico de profesión y llega a la presidencia por recomendación de José Ramón Machado Ventura, un médico de la total confianza de Raúl Castro, que durante muchos años estuvo a cargo del Partido Comunista. En esa nada artificial división entre fidelistas y raulistas, D-C es un raulista, seleccionado, en primer lugar, por sus características: es un apparatchik discreto, pragmático, y nada dado a las innovaciones, rasgo muy perseguido por los inquisidores en todas las épocas.

Hace pocos meses la Seguridad del Estado puso en circulación un video, supuestamente filtrado, en el que D-C comparecía recitando un catecismo colectivista absolutamente conservador, concebido para tres fines: comprometer al heredero con esas posiciones reaccionarias, tranquilizar directamente al pequeño grupo de estalinistas que rodea a Raúl, y rebajar las múltiples expectativas reformistas de la sociedad cubana para que nadie se entusiasme con el cambio. La fórmula gatopardiana mantiene toda su vigencia en Cuba: propiciar un cambio para que todo siga igual.[[QUOTE:¿Qué pretende Raúl Castro con el no-cambio? Pretende viabilizar la inevitable llegada al poder de una nueva generación, nacida después del triunfo de la revolución]]

¿Qué pretende Raúl Castro con el no-cambio? Pretende viabilizar la inevitable llegada al poder de una nueva generación, nacida después del triunfo de la revolución (D-C es un “chiquillo” de 57 años), pero a condición de que no modifique nada sustancial del régimen creado por su hermano Fidel y un puñado de secuaces. Como todos los dictadores, Raúl quisiera que el tiempo se detuviera en el momento en el que ellos se entronizaron en la historia. Simultáneamente, trata de generar en los suyos, en su familia, en sus amigos, una cierta seguridad de que el destino será benévolo con ellos cuando él no esté para garantizarlo. Al fin y al cabo muy pronto cumplirá 87 años.

¿Es eso posible? Por supuesto que no. Están dadas todas las condiciones para que se produzca un cambio de régimen. En primer lugar, la sensación de fracaso es generalizada. La improductividad del sistema es terrible. Ninguno de los baremos con que se mide la calidad mínima de vida resiste el menor análisis: vivienda, electricidad, transporte, alimentación, agua potable, vestimentas. Cuba ha involucionado en casi todos los aspectos de la convivencia. A lo que se agrega el miedo pertinaz, la falta de derechos y la desagradable necesidad de mentir que tienen todos los cubanos para poder sobrevivir en una sociedad totalitaria. Ni material ni emocionalmente es grato vivir en Cuba. Por eso los jóvenes sueñan con escapar.

¿Cuándo comenzará el cambio de régimen? El primer paso es la asunción de D-C. Aunque jure y perjure que será leal al legado de los Castro, y aunque se lo crea, el entorno administrativo del país y el conjunto de la sociedad quisieran una transformación radical cuanto antes. ¿En qué consiste? Esencialmente, en liberar las fuerzas productivas de la nación, en desatarles las manos a los emprendedores para que creen y acumulen riqueza, inviertan y sean poderosos, aunque termine la empobrecedora superstición del igualitarismo.[[QUOTE:Están dadas todas las condiciones para que se produzca un cambio de régimen porque la sensación de fracaso es generalizada]]

La idea de un núcleo económico central, manejado por el Estado y administrado por los militares, en el que existen unas 2.500 empresas generadoras de divisas, carece de espontaneidad, flexibilidad y es un camino seguro al desastre y a las mentiras contables, como se ha demostrado en las auditorías. El modelo de los “lineamientos” castristas no funciona. La idea de un sector privado de cuentapropistas dedicado a servirle al Estado como tributario, como colocador de empleados supernumerarios y contribuyentes al fisco, es una total imbecilidad.

Después de 60 años de disparates los cubanos saben que no hay sustituto para el mercado, la libertad económica y la propiedad privada. Como saben que el único régimen, pese a sus imperfecciones, que puede garantizar la transmisión organizada de la autoridad, y que puede purgarse y transformarse sin violencia, es el Estado de Derecho salido de la Ilustración, ya sea como república o como monarquía parlamentaria. Por ahí irán los tiros. Aunque D-C se oponga. Por ahí va la historia.

____________________________________________________________________

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de 14ymedio. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Continue reading
El jueves 19 de abril Raúl le deja la presidencia del Consejo de Estado a Miguel Díaz-Canel Continue reading
Esta novedosa corriente conmueve al mundo Continue reading

Carlos Alberto Montaner

El Comercio de Lima titula sabiamente su editorial sobre la renuncia del Presidente del país: Historia sin héroes. Así es. No hay una pizca de grandeza. La tragedia se convirtió en farsa.

Pedro Pablo Kuczynski (PPK para impedir esa tortura ortográfica) renunció el 21 de marzo antes de que lo sacaran del poder. El 22, como advirtió Alan García, el congreso habría votado la vacancia, algo parecido al impeachment. Perú es un país muy bronco y él era un presidente muy débil con una mínima presencia en el Parlamento.

La crisis era inevitable. Estuvo 20 meses en la presidencia, estaba a escasas semanas de cumplir los 80 años de edad, y, en realidad, PPK no se parecía mucho al país. Hijo de un médico judío alemán que se le escapó al nazismo y de una acomodada burguesa suizo-francesa de apellido Godard que se le escapó a las películas de su sobrino Jean-Luc, uno de los genios del cine francés de los sesenta.

La familia de PPK es tan atípica que si uno hurga brevemente en las hemerotecas descubre un artículo en El País escrito por Luis Esteban Manrique, en el que encuentra espías importantes al servicio de la URSS, y confirma que PPK estudió en Inglaterra y en Princeton, que está casado en segundas nupcias con una gringa, Nancy Lange, prima de la famosa actriz Jessica Lange, y trabajó en el Banco Mundial antes de crear su propia firma de banquero de inversiones.

PPK fue triturado por su propia falta de principios y por la familia Fujimori, protagonista de una tragedia japonesa digna de Akira Kurosawa, mucho más imponente que las griegas.

Hace varios meses Keiko Fujimori le tenía preparada una encerrona parlamentaria a PPK, pese a no ser ella miembro del cuerpo legislativo. Pero se interpuso su hermano Kenji, congresista con fama de brutote, pese a no serlo, quien consiguió una decena de congresistas de la bancada fujimorista que se negaran a destituir a PPK, con lo cual desaparecía la mayoría.[[QUOTE:Kuczynski fue triturado por su propia falta de principios y por la familia Fujimori, protagonista de una tragedia japonesa digna de Akira Kurosawa]]

Keiko perdió la partida … en ese momento. A los tres días de su victoria, PPK firmó un decreto  de indulto y Alberto Fujimori salió libre. No hay quien crea que no se trataba de un quid pro quo. PPK lo sacó de la cárcel a cambio de prolongar su vida política. Una especie de Fausto del tercer mundo que respondía a la idea de que la primera regla de quien ostenta el poder es mantenerlo, aunque sea a costa de vender su alma al diablo.

En esta oportunidad volvió a suceder, y trató de utilizar los mismos resortes para evadirse del cerco, pero no le salió bien. Como sucedió con Montesinos, hay pruebas fílmicas del intento de compra a los parlamentarios. Keiko, finalmente, pudo hundir a PPK y vengarse de Kenji, ahora sí de una manera definitiva, pero al costo de afectar los cimientos institucionales del país.

La pregunta clave no es qué hará PPK en el futuro, entidad de la que carece, sino que pasará con el fujimorismo, ahora que el ingeniero está libre y su fuerza política escindida entre sus dos hijos, Keiko y Kenji. Hasta hoy las elecciones peruanas se definían contra la izquierda populista o contra el fujimorismo. Así salieron electos Alejandro Toledo, Alan García, Ollanta Humala y Pedro Pablo Kuczynski. Pero las próximas elecciones pueden ser diferentes.

En la década de los ochenta del siglo XX el politólogo español Juan José Linz, profesor en Yale, escribió un ensayo sobre la fragilidad del sistema presidencialista y su incapacidad para encajar las crisis, frente a la fortaleza que mostraban las naciones que habían adoptado el modelo (aproximadamente) británico. El Caribe insular colonizado por los ingleses, incluso la Guyana continental, aunque no fuera un ejemplo de desarrollo económico, al menos tenía una tradición de Gobiernos civilistas y de respeto a las libertades.

De lo que no puede existir la menor duda es que un sistema parlamentario habría salido de un Primer Ministro incómodo sin tantos aspavientos. O acaso los peruanos deben recurrir a un mecanismo electoral como el griego, que dota a los jefes de Gobierno de un número importante de congresistas, de manera que el presidente no quede desprotegido ante el Parlamento. Lo que no es conveniente es colocarlos en el foso de los leones porque se ha comprobado que se los comen.    ____________________________________________________________________

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de14ymedio. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Continue reading
Pedro Pablo Kuczynski y la crisis inevitable Continue reading