Calendar

November 2017
MTWTFSS
« Oct  
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930 

We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.


Cubaverdad on Twitter

Carlos Alberto Montaner

Una mujer recorre un mercado con los estantes vacíos en Venezuela (taringa.net)Venezuela, la crisis humanitaria y el deber de protegerContinue reading
Chile está a punto de entrar en el Primer Mundo. Será la primera nación de América Latina que logre derrotar el subdesarrollo Continue reading

Carlos Alberto Montaner

El 19 de noviembre los chilenos acudirán a las urnas. Si ningún candidato obtiene más del 50% de los sufragios, los dos más favorecidos (de un total de ocho) volverán a aspirar el 17 de diciembre. Según todas las encuestas, Sebastián Piñera, cabeza de la centroderecha, será nuevamente el jefe del Estado chileno en la primera o en la segunda vuelta. Ya lo fue, exitosamente, entre el 2010 y el 2014. Lo sustituyó, sin gloria, Michelle Bachelet, que sale de la presidencia con el aproximado rechazo del 70% de los chilenos y el aprecio del 30 restante.

Hasta ese punto no hay nada sorprendente, salvo la historia de la evolución económica y social de Chile y el miedo al éxito de una parte sustancial de la población de ese país. Es lo que llamo “el síndrome del tercermundismo”. Son ese conjunto de síntomas, basados en supersticiones ideológicas, que impiden que ese país (como sucede con toda América Latina) finalmente se transforme en una nación del Primer Mundo.

Hasta 1970 Chile fue una nación en la que convivían la democracia con la injerencia constante del Estado. Era un país libre, pero gris, sometido a una serie de controles que ahogaban la creatividad de sus emprendedores. Ese año fue electo Salvador Allende con un tercio de la votación, pero quiso emprender una revolución social inspirada en el ejemplo cubano, curso que contradecía sus promesas de campaña y el documento que tuvo que firmar con el Parlamento para acceder a la presidencia.

El experimento se saldó en 1973 con una grave crisis económica, inflación, desabastecimiento, atropellos judiciales y, finalmente, el golpe militar de Augusto Pinochet.[[QUOTE:Chile está a punto de entrar en el Primer Mundo. Excede los 24.000 dólares per cápita de PIB medido en paridad de poder adquisitivo, sólo tiene un 6,5% de desempleo]]

Los 17 años de Pinochet fueron duros. Hubo unos tres mil asesinatos y miles de chilenos marcharon al exilio para escapar de las cárceles y la tortura. La Democracia Cristiana, que en un principio apoyó el golpe, muy pronto se opuso a los militares. Sin embargo, como Pinochet tenía una idea muy borrosa de la economía, contra el consejo de algunos militares estatistas (como casi todos), les entregó esas actividades misteriosas a unos jóvenes académicos que se habían formado en Chicago bajo el magisterio de Milton Friedman, o en Harvard, donde tampoco eran ajenos a la influencia intelectual de los defensores del mercado y de la versión moderna del laissez faire. En ese punto comenzó la leyenda de los Chicago Boys.

La reforma de la economía tuvo éxito. Al principio, naturalmente, hubo tropiezos, pero en 1990, cuando los chilenos retoman la democracia como método de gobierno, el país estaba encaminado en la dirección correcta. Chile crecía espectacularmente, y la oposición, ya instalada en la Casa de la Moneda, tuvo el buen juicio de no cambiar lo que funcionaba estupendamente: el modelo económico. No regresó al Chile preallendista, sino inauguró la etapa pospinochetista sobre las bases sólidas que les habían dejado los Chicago Boys, hasta que la señora Bachelet, en su segundo periodo, comenzó a involucionar hacia el pasado.

La gran contradicción es que mucho de los que rechazan a Piñera lo hacen por las malas razones. Siguen creyendo en la Teoría de la Dependencia –esa idiota manía de culpar a las naciones desarrolladas de la pobreza del Tercer Mundo–, sin preguntarse quiénes han tratado de impedir a los cuatro dragones asiáticos dar el salto a la prosperidad. O sin estudiar cómo Israel comenzó exportando naranjas y hoy exporta aviones, medicinas y software. Incluso el caso de Irlanda, ahora un país bastante más rico que el Reino Unido del cual se separó.[[QUOTE:No hay nada en nuestro ADN que impida que los latinoamericanos prosperen, abandonen los vagones pobres de la civilización y se incorporen a la locomotora del planeta]]

Chile está a punto de entrar en el Primer Mundo. Excede los 24.000 dólares per cápita de PIB medido en paridad de poder adquisitivo, sólo tiene un 6,5% de desempleo, y existe una gran movilidad social en un país que hoy está sustancialmente habitado por clases medias. Si mantiene el gasto público bajo, se aparta del capitalismo de amiguetes (crony capitalism), erradica la poca corrupción que existe, sostiene un sistema competitivo que aumente la productividad, y es capaz de alentar a los emprendedores e innovadores, será la primera nación de América Latina que logre derrotar el subdesarrollo, algo que pudiera anunciarse en los próximos cuatro años.


Para el resto de América Latina es muy importante que exista esta excepción. Será la señal de que no hay nada en nuestro ADN que impida que los latinoamericanos prosperen, abandonen los vagones pobres y mediocres de la civilización y se incorporen a la locomotora del planeta. Pero para ello es menester que Chile triunfe claramente. Cuando eso suceda, nadie tendrá el derecho de convocar a revoluciones absurdas y sangrientas, como sucede en la Venezuela del chavismo o en la Cuba irreductiblemente estalinista de Raúl Castro. El camino es otro: el del mercado, la competencia y la libertad. El que Chile emprendió hace varias décadas.

Continue reading
Probabilidades de ganar que tiene el exlíder guerrillero comunista Continue reading
¿Va por el mismo camino de Venezuela? Continue reading

Carlos Alberto Montaner

El jefe de las FARC ha anunciado que aspirará a la presidencia de Colombia. Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia son el brazo armado del Partido Comunista colombiano. Esa candidatura era predecible. Lo mismo que las tres preguntas siguientes: por qué el cambio de postura de Timochenko, con qué cuenta para llegar al Palacio de Nariño y para qué lo desea ardientemente. Pero antes de responderlas hay que situar al lector ante el personaje.

Su nombre real es Rodrigo Londoño Echeverri, descendiente de una familia provinciana del sector medio-bajo. Lo sustituyó por el de Timoleón Jiménez como nom de guerre, pero luego lo sovietizó por el Timochenko, probablemente elegido como un no tan secreto homenaje a Semion Timochenko, el mariscal amigo íntimo de Stalin que murió pocos años antes de que el colombiano llegara a Moscú a estudiar (es un decir) en la Universidad Patricio Lumumba, previo su viaje a Cuba a continuar no-estudiando en la isla del Dr. Castro. Sitio donde dicen que concluyó algo relacionado con la medicina, disciplina en la que seguramente resultará más peligroso y letal que como narco-guerrillero, pese al tremebundo dossier compilado por el columnista, Héctor Gómez Kabariq, de quien reproduzco los tres siguientes párrafos.[[QUOTE:Héctor Gómez Kabariq asegura que "El máximo comandante en jefe del grupo guerrillero también presenta 117 órdenes de captura por parte de las autoridades colombianas"]]

Gómez escribió:

“El prontuario de Timochenko comprende gran cantidad de actos como secuestro, terrorismo, homicidio, rebelión, reclutamiento de menores, hurto calificado, daño en bien ajeno, narcotráfico, extorsión, conspiración, sedición y concierto para delinquir. El máximo comandante en jefe del grupo guerrillero también presenta 117 órdenes de captura por parte de las autoridades colombianas.

Ha sido condenado a prisión por varios jueces por múltiples actos violentos. Todas las condenas de Timochenko suman 164 años: una condena de 34 años por el ataque contra el municipio de Gigante (Huila), otra sentencia de 25 años por el asesinato de monseñor Isaías Duarte Cancino, otra condena de 27 años por el secuestro de una ex congresista en 2001, otro fallo en su contra por el cual le imputaron 40 años luego de perpetrar un atentado en 1998 contra una base militar de la Región de la Orinoquía y una última pena de 38 años por el asesinato de Consuelo Araújo Noguera.

El gobierno de los Estados Unidos alcanzó a ofrecer la suma de 5 millones de dólares por su captura.

Rodrigo Londoño Echeverry, Timochenko, encabezó como jefe de las FARC las negociaciones de paz con el gobierno del Presidente Santos en los últimos cuatro años en la Habana, Cuba, y este 26 de Septiembre [2016] en Cartagena será el encargado de firmar el acta definitiva de paz con el Jefe del Estado, en presencia de delegaciones de por lo menos 50 países de todo el mundo”.[[QUOTE:Era cuestión de poco tiempo que los perfeccionados drones al servicio de la aviación militar colombiana liquidaran a la cúpula de las FARC]]

¿Por qué alguien con semejante biografía renuncia a la violencia y decide buscar los mismos fines por vías políticas? Sencillo: porque sabía que había perdido la guerra y era cuestión de poco tiempo que los perfeccionados drones al servicio de la aviación militar colombiana liquidaran a la cúpula de las FARC. La muerte violenta de Raúl Reyes, Mono Jojoy y Alfonso Cano, “dados de baja” por los bombardeos aéreos enemigos eran un exacto augurio de lo que les esperaba a todos ellos en la medida en que la tecnología de guerra y la inteligencia militar continuaran perfeccionándose.

¿Con qué recursos Timochenko piensa ganar las elecciones colombianas? También es sencillo: con los narcodólares que controlan las FARC. Es una inmensa cantidad de dinero. A las FARC se les ha llamado “el mayor cártel de la droga del planeta” y es probable que así sea. Tendrá plata para untar con “mermelada” –como llaman en Colombia a este innoble soborno- a cuanto comunicador o dirigente se preste. Tendrá (ya tiene) en su campo a los astutos operadores políticos cubanos (los mismos que hicieron presidente a Hugo Chávez), y a toda la izquierda ideológica internacional como Podemos en España, Maduro y sus 40 ladrones en Venezuela y a sus compañeros del Foro de Sao Paulo.

¿Para qué quiere instalarse en el Palacio de Nariño? Esto no lo dirá, porque se limitará a denunciar las enormes deficiencias de la sociedad colombiana, pero sospecho que habrá poca gente que ignore que a Timochenko no le interesa aliviar esos males con honradez, inversiones, mercado y propiedad privada, como hacen las naciones más felices y prósperas del mundo, sino cambiar el signo de las desgracias que afligen a ese país.[[QUOTE:Cambiará la Constitución para que exista la reelección indefinida y se termine ese cuento burgués de la separación de poderes o la alternancia diversa en las tareas de gobierno]]

Como buen marxista-leninista de la vertiente cubana, transferirá la riqueza existente de manos de los “oligarcas” a los cuadros que segregará la mítica revolución (en realidad una nueva oligarquía) en un proceso que llaman “la formación de capital primario”. Organizará el trasvase del aparato productivo privado a unidades colectivas, sin importarle el daño que eso cauce a la economía y al pueblo, mientras tiende un puente de plata por el que huirán sus adversarios naturales. Simultáneamente, cambiará la Constitución para que exista la reelección indefinida y se termine ese cuento burgués de la separación de poderes o la alternancia diversa en las tareas de gobierno.

“La revolución y yo somos así, señora”, diría un español de los viejos tiempos parafraseando un famoso texto teatral.

Continue reading

El jefe de las FARC ha anunciado que aspirará a la presidencia de Colombia. Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) son el brazo armado del Partido Comunista colombiano. Esa candidatura era predecible.

leer más

Continue reading

Carlos Alberto Montaner

Leo en Infobae que unos indios mapuches apearon de su pedestal un busto de José de San Martín en Argentina y lo lapidaron a ladrillazos hasta desfigurarle el rostro marmóreo. No era una inocente gamberrada, sino lo que hoy llamaríamos un crimen simbólico generado por el odio. Mientras apedreaban al Libertador de Argentina, Chile y Perú le gritaban, airados, no se sabe por qué, “colonizador, colonizador”.

En Estados Unidos, las estatuas del general Robert E. Lee han sido objeto de una gran controversia por los intentos de derribarlas. Lee fue un ingeniero militar que dirigió el Ejército Confederado sureño durante la Guerra Civil (1861-1865), héroe condecorado por sus previas acciones en la guerra mexicana, a la que acudió junto a Ulysses Grant, otro galardonado, que luego comandara los ejércitos yanquis por designación de Abraham Lincoln.

Acusan a Lee de esclavista, que lo fue, pero pequeño, como la mayor parte de los sureños blancos en el siglo XIX, aunque sus enemigos admiten que se trataba de un general competente y de un patriota austero y laborioso que ni siquiera estaba de acuerdo en la secesión de los estados rebeldes.  [[QUOTE:En el parque central de Nueva York hay una estatua de Colón que peligra. Un par de policías la custodian y protegen del rencor étnico. Han amenazado con volarla]]

En el parque central de Nueva York hay una estatua de Colón que peligra. Un par de policías la custodian y protegen del rencor étnico. Han amenazado con volarla. Hay indígenas que no le perdonan a D. Cristóbal su hallazgo del continente americano. Les molesta, especialmente, el concepto eurocéntrico del “Descubrimiento”. Y hay latinoamericanos ácidamente indignados contra el (presunto) genovés por lo que “nos hizo” junto a un puñado de españoles audaces hace más de 500 años.

Pero en España, además de víctimas del revisionismo histórico, son también victimarios. En el país hay un intenso esfuerzo de erradicar de los callejeros el nombre de militares franquistas que ganaron la Guerra Civil (1936-1939), mientras algunos, en serio, se proponen expulsar el cadáver del generalísimo Francisco Franco del Valle de los Caídos, donde está enterrado bajo una lápida gigantesca que señala sus 40 años al frente del Estado español.

El presidente boliviano René Barrientos Ortuño, con la aliviada simpatía de casi todo el país, ante la imposibilidad legal de celebrarle un juicio al Che Guevara y fusilarlo al amanecer por acudir al país a matar soldaditos, dado que el código penal no autorizaba la pena de muerte, dio la orden extrajudicial de que lo liquidaran. Craso error y craso crimen. Hubiera sido mucho mejor entregarle el prisionero a Estados Unidos, como pidió reiterada e inútilmente la CIA por medio de su agente Félix Rodríguez.

Pero eso ocurrió hace medio siglo, precisamente en octubre de 1967. Evo Morales, quien, en una de sus hilarantes evadas, denunció, muy preocupado, que su país había sufrido los ataques arteros del Imperio Romano, acaba de reivindicar la figura del Che y rendirle homenaje al argentino asesinado a balazos tras ser capturado en combate tras su mini invasión a Bolivia. [[QUOTE:Cada generación posee el derecho a revisar la historia, pero no a hacer tabla rasa de los juicios de valor anteriores]]

Recuerdo una simpática crónica, creo que de Alfonso Ussía, de hace unos 30 años, cuando comenzaron a quitar los nombres de los oficiales franquistas de las calles, implorando que no hicieran esa barbaridad para no enloquecer a los carteros y a los taxistas. Proponía, en cambio, que les agregaran adjetivos calificativos a la nomenclatura callejera. Por ejemplo: General Emilio Mola “el bueno”, o “el malo”, dependiendo del humor de la época, pero que no le arrebataran el sustantivo con el que han conocido a la dichosa vía durante mucho tiempo porque era una manera insensata de crear una gran confusión urbana.

Tenía razón. Cada generación posee el derecho a revisar la historia, pero no a hacer tabla rasa de los juicios de valor anteriores. Lo preferible es que dejen las estatuas, las tumbas y los nombres de las calles tranquilos, y que agreguen unas nuevas estatuas, tumbas y nombres contrarios a los viejos, porque la historia es exactamente así, poliédrica, y no tiene sentido someterla a los vaivenes de los tiempos.

Ya se sabe que Napoleón era el adorado y genial emperador, o el cruel enano corso que destruyó a su país con aventuras insensatas, dependiendo de quien examinara su expediente, pero es absurdo reescribir lo que ocurrió, entre otras razones porque depende de la perspectiva del observador.  Ya usted conoce la gastada estrofa de Campoamor sobre el color del cristal con que se mira. Don Ramón acertó.

Continue reading
Suelen emular los modelos evidentemente fracasados Continue reading

Carlos Alberto Montaner

Es muy extraño. Los revolucionarios radicales suelen emular los modelos evidentemente fracasados. Chávez decía, extasiado, que Venezuela viajaba al mar cubano de la felicidad. No sé si lo dijo él o se lo contó uno de los pajaritos que habla con Maduro, pero parece que el país llegó a su destino.

Ya no hay comida ni medicinas, abundan los presos políticos y los guardias aporrean en las calles a quienes protestan. Hace pocas semanas los policías y otros rufianes mataron a 150 jóvenes y “jóvanas”, como dice Maduro, un gobernante tenazmente preocupado por el género femenino. Los venezolanos mejor preparados se han largado al exilio y cunde la desesperanza. Igualito. [[QUOTE:Las FARC y otros narcoguerrilleros comunistas miran arrobados el modelo venezolano con la intención de que Colombia también se desplace hacia el mismo mar cubano de la felicidad]]

Simultáneamente, las FARC y otros narcoguerrilleros comunistas, a juzgar del entusiasta apoyo de Iván Márquez al reciente fraude electoral de Maduro, miran arrobados el modelo venezolano con la intención de que Colombia también se desplace hacia el mismo mar cubano de la felicidad. Algo parecido a lo que sucede en España con Pablo Iglesias, Monedero y el grupo de Podemos. Quieren cubanizar o venezolanizar a la Madre Patria.

Y no se trata de ausencia de modelos exitosos. Hace pocas fechas la ONU publicó su Informe Mundial de la Felicidad 2017, y ya se sabe que los burócratas de Naciones Unidas suelen ceñirse a los datos rigurosos. Las diez naciones que encabezan esa lista son, por orden: 1: Noruega. 2: Dinamarca. 3: Islandia. 4: Suiza 5: Finlandia. 6: Países Bajos (Holanda). 7: Canadá. 8: Nueva Zelanda. 9: Australia.  Y 10: Suecia.

¿Por qué estas naciones son las más prósperas y felices?

Para llegar a esa conclusión los expertos de la ONU tuvieron en cuenta: las declaraciones de los encuestados, la esperanza de vida, el índice de violencia social, el  ingreso per cápita, el nivel de desempleo, la cantidad de graduados universitarios, las horas de trabajo, el acceso a los cuidados médicos y a Internet, la longevidad alcanzada por el promedio y hasta la frecuencia de la risa. Fue un trabajo exhaustivo

¿Por qué los revolucionarios violentos y radicales, si efectivamente quisieran el bienestar de sus sociedades, no siguen de cerca esos ejemplos?

Por varias razones que me tocó explicar en un seminario internacional organizado por la Universidad Francisco Marroquín de Guatemala al cumplirse 100 años de la revolución bolchevique.

  • Todos los países felices y exitosos son naciones guiadas por el mercado en las que prevalece la propiedad privada. Para los revolucionarios radicales sería inconcebible pretender emular a Dinamarca o a Australia, paradigmas del horror capitalista. Para lograr ese objetivo no eran necesarias miles de ejecuciones o destruir el tejido empresarial existente sino todo lo contrario: respetar las leyes, invertir y atraer inversiones, aumentar todos los capitales –el material, el humano, el cívico- y continuar ese círculo virtuoso ad infinitum. 
  • Lamentablemente, el propósito de los revolucionarios radicales, no es estimular a los empresarios para que innoven y creen riquezas, sino sustituirlos, apoderándose de las compañías que obtienen beneficios, sin advertir que carecen del ímpetu de los emprendedores y la disciplina de los empresarios. Lo que explica el insensible cierre o la quiebra de miles de empresas, como ha sucedido en Cuba, Nicaragua y Venezuela cada vez que el Estado las ha intervenido y puesto en manos de fieros y dogmáticos “compañeros revolucionarios” dedicados a reemplazar a los “odiados burgueses”. [[QUOTE:Están condenados a repetir los errores porque de no hacerlo estarían traicionando a la revolución y negando sus propias vidas]]
  • Hay, además, una especie de inercia revolucionaria que lleva a recomendarla a los países que han practicado esa forma de gobierno. Están condenados a repetir los errores porque de no hacerlo estarían traicionando a la revolución y negando sus propias vidas. Existe, incluso, una explicación científica para entender por qué tropiezan una y mil veces con la misma piedra: el efecto Einstellung. El cerebro queda marcado por una primera experiencia y la reiteran incesantemente.
  • Pero queda la razón fundamental de por qué eligen el error y viven en él durante décadas. El totalitarismo les sirve para conservar la autoridad permanentemente, apoyándose en tres elementos fundamentales de las dictaduras de largo aliento: una coartada ideológica (la mítica revolución justiciera). Una correa de transmisión (el Partido único e inmortal) que va desde la cúpula, generalmente ocupada por el caudillo de turno. A lo que agregan, jubilosos, un instrumento coactivo: la contrainteligencia, esa policía política, secreta y letal que controla los esfínteres de una población aterrorizada, hasta conseguir la obediencia bovina de la sociedad y la lleva a marchar con banderitas los días del culto revolucionario.

Hace 100 años que triunfó el comunismo en Rusia y 26 que terminó en un completo fracaso, pero eso no importa. Los revolucionarios radicales no se dan por enterados.

Continue reading
¿Quieren estos fanáticos radicales construir sociedades justas y prósperas? Continue reading
Otra vez Nicolás Maduro vuelve a sabotear las urnas Continue reading
Los candidatos competiran por 23 gobernaciones Continue reading

Carlos Alberto Montaner

El rey Felipe VI de España se dirigió a sus compatriotas notablemente preocupado. No es para menos. Está en juego el futuro de España, tal y como la conocemos. Pero, además, según algunos, se trata del destino de la propia monarquía. Al menos teóricamente, la función implícita del rey es mantener unidos los retazos de España. Es la cabeza simbólica del país y ya se sabe lo importante que son los símbolos para nuestra especie. Si la nación se fragmenta y le sale una república en una de sus costillas seguramente le pedirán cuentas al monarca, aunque en este caso sea totalmente inocente y nadie lo acuse de violar las leyes o de ser corrupto.

Felipe VI no es vasco, catalán, gallego o canario. Aunque nació en Madrid no tiene patria chica. Su oficio de rey lo obliga a pertenecer a todo el país y a no ser de aquí o de allá. Antes, cuando el rey era el único soberano, toda España le pertenecía. Desde que se forjó una monarquía parlamentaria moderna se invirtieron los términos. Él es propiedad del país. Quizás es el único español total que existe en la Península. Los demás son aragoneses, murcianos, extremeños y así hasta el resto de las 17 autonomías.

Lo que sucede es trágico. Felipe VI es el rey mejor preparado de la historia de España (además de ser el más alto, algo más de 2 metros). Tiene una buena edad: 49 años. Es prudente, culto, maneja los grandes temas de la historia contemporánea y es abogado. Como la Constitución le concede la jefatura de las Fuerzas Armadas, pasó por la Marina, la Infantería y la Aviación. Obtuvo un máster en Relaciones Internacionales en Georgetown University y habla con suma destreza español, inglés y francés, mientras se esfuerza por comunicarse en catalán, gallego y eusquera, las otras tres lenguas que hablan muchos españoles. Es, además, una persona sencilla y afable.

La reina, Letizia, no le va a la zaga a su marido. Se complementan. Tiene carácter e inteligencia. Su antiguo oficio de periodista le permite escribir sus propios textos. Algunos cronistas de la monarquía se burlaban de sus orígenes no aristocráticos, pero ese dato la acerca más al pueblo, que la percibe como una de los suyos, honrada y laboriosa. La idea de que no hace falta sangre azul para reinar o para ser elegante la beneficia. La favorecen los ataques de quienes no aprecian su carácter plebeyo y se burlan de su abuelo taxista. Incluso más: la aceptación popular de Felipe aumentó cuando se enamoró de una española del pueblo.

[[QUOTE:¿Será cierto que, si los separatistas catalanes, aun siendo minoría, consiguen la secesión de su región, la monarquía desaparecería? No tendría que ser así]]¿Será cierto que, si los separatistas catalanes, aun siendo minoría, consiguen la secesión de su región, la monarquía desaparecería? No tendría que ser así. Los borbones han sido expulsados tres veces de la historia de España, pero luego fueron reentronizados, en algún caso casi milagrosamente, pero en los tres porque, aun frente a las reticencias de los numerosos republicanos que pululaban en España, persiste la idea de que los reyes resultan útiles para el sostenimiento de una nación en la que las fuerzas centrífugas suelen ser poderosas.

La última vez que la monarquía resucitó fue con Juan Carlos I, padre de Felipe, convertido en rey por el propio Franco, pero la legitimidad de la Corona no se debió al nombramiento del caudillo, al fin y al cabo un hecho arbitrario realizado por un dictador, sino a que el monarca no sólo colaboró con la transición y admitió las limitaciones a sus poderes de la Constitución de 1978, sino por su rol estelar en la salvación de la democracia y el Estado de Derecho tras el Golpe de Tejero, Armada y Miláns del Bosch en 1981.

Sospecho que la comparecencia de Felipe VI en la televisión tuvo un origen parecido. Sintió que estaba contribuyendo a la salvación de la democracia y, de paso, a la de la monarquía. Piensa, y acaso tiene razón, que los dos elementos están entrelazados.

Continue reading

Carlos Alberto Montaner

Escribo este artículo el viernes 29 de septiembre. Es posible que el Gobierno nacional español de Mariano Rajoy consiga impedir que el Gobierno regional catalán de Carles Puigdemont lleve a cabo el ilegal referéndum secesionista planteado para el domingo primero de octubre. Madrid lleva varias semanas deteniendo a políticos y funcionarios catalanes, confiscando urnas y papeletas electorales e imponiendo severas multas.

Es posible, incluso, que se produzca un enfrentamiento armado entre la Guardia Civil, que cumple órdenes del Gobierno nacional, y algunos miembros de los Mossos d’Esquadra, sus equivalentes regionales. Nadie quiere ese choque, salvo los termocefálicos de siempre que suelen pescar en río revuelto, pero son hombres jóvenes armados, temerosos unos de otros, y la chispa puede surgir en cualquier momento.

También es posible que consigan votar unos cuantos catalanes y, a renglón seguido, declaren la independencia de Cataluña, aunque sea una ínfima minoría, lo que complicaría mucho más la búsqueda de una salida racional. En ese caso, actuaría el ejército y sobrevendría un conflicto de los de Dios es Cristo.

¿Qué se hace? Definitivamente: cumplir la ley. A Rajoy no le pueden pedir que ignore las reglas aprobadas por todos, incluidos los catalanes, que abrumadoramente votaron la Constitución de 1978. Pero, a partir del desenlace de este nuevo episodio, el mismo 2 de octubre, es necesario sentarse a negociar una solución pacífica que necesariamente pasa por modificar la Constitución para que se autoricen las consultas populares, incluso las secesionistas, siempre que se cumplan ciertas condiciones.[[QUOTE:Es posible que se produzca un enfrentamiento armado entre la Guardia Civil, que cumple órdenes del Gobierno nacional, y algunos miembros de los Mossos d’Esquadra]]

Es verdad que España tiene más o menos el mismo contorno desde hace 500 años, como dice Felipe González, pero también es cierto que en ese mismo periodo obtuvo y perdió a Portugal y al Rosellón occitano, bajo soberanía francesa desde 1659, además de los territorios americanos y asiáticos. Los países, sencillamente, son elásticos y ganan o pierden territorios, de la misma manera que los reinos cambian de dinastía, o se transforman en repúblicas democráticas o autoritarias. Es decir: los Estados, como toda creación humana, no son inmutables.

Hecha esta previsible salvedad de Perogrullo, es conveniente fijar pautas para solicitar los referéndums. Y lo primero es que el voto debe ser obligatorio, aunque con la posibilidad de anular la boleta o votar en blanco. La idea es que una decisión de esta naturaleza no la pueda tomar una minoría de votantes. Todos los ciudadanos adultos tienen que participar.

Lo segundo, y muy importante, es que la mayoría debe ser calificada, como son los procesos electorales que deciden cambios trascendentes y permanentes. Tal vez un 60% de los votos puedan inclinar la balanza. No vale la convención aritmética de la mitad más uno porque ese resultado siempre será cuestionado. Un 60% parece ser una mayoría suficiente.

Y, tercero, el resultado debe ser validado en un segundo referéndum, celebrado al cabo de cinco años, para estar convencidos de que el cambio no ha sido decidido por factores coyunturales o por un arrebato generado por un demagogo de feria. Esta sería la forma segura de no jugar frívolamente con el futuro de las generaciones venideras, como ha ocurrido en Gran Bretaña con el brexit del que hoy se arrepiente la mayoría.

Y luego viene el problema del “derecho a decidir”. Supongamos que cualquiera de las 17 autonomías de España puede pedir esa consulta. Pero esas comunidades están divididas en provincias que tienen sus derechos. ¿Qué sucede si Tarragona, una de las cuatro provincias catalanas –Barcelona, Lérida, Gerona y Tarragona– vota por permanecer en España y no sumarse al Estado catalán? ¿Qué ocurre si Álava opta por España y no por el País Vasco, separándose de la voluntad independentista de Guipúzcoa y Vizcaya?[[QUOTE:En estos tiempos postmodernos de la globalización a mí me resulta absurda la independencia catalana, aunque provengo de una familia de ese origen por los cuatro costados]]

Esto no es ninguna tontería. El politólogo alemán Volker Lehr ha advertido, medio en broma, medio en serio, que, si Cataluña declarara su independencia, una parte sustancial del Valle de Arán, en los confines de Lérida, unas 10,000 personas, preferirían adscribirse a la limítrofe autonomía aragonesa, territorio claramente español. No sería razonable invocar el derecho a decidir de los independentistas catalanes y negárselo al resto de los ciudadanos de la misma región.

A lo que se agrega el temor de otras regiones a la invocación de una supuesta “gran Cataluña” por parte de un Estado independiente. Esa es la situación de muchos valencianos y mallorquines, culturalmente afines a Cataluña, aunque históricamente diferenciados. A lo que temen no es al nacionalismo español, sino al catalán. Por eso sugieren que en cualquier negociación sobre el derecho a decidir de los catalanes, se tenga en cuenta la voluntad de los otros miembros de la familia.

En estos tiempos postmodernos de la globalización a mí me resulta absurda la independencia catalana, aunque provengo de una familia de ese origen por los cuatro costados, pero pienso que es preferible crear un procedimiento civilizado de decidir la cuestión, que liarse la manta a la cabeza y acabar a tiros. Debe ser que he heredado algo del seny catalán. Esa sensatez de la que ellos tanto se enorgullecen y a veces parece faltarles a muchos.

Continue reading

La devastación es absoluta. El Gobierno federal declaró a Puerto Rico zona de desastre total. Lo es con creces. Antes del huracán María la deuda puertorriqueña bordeaba los 120.000 millones de dólares, de la cual la mayor parte era del sector público. Tras el paso de este monstruo, la destrucción causada tal vez triplique esos costos.

leer más

Continue reading
No hay criatura más peligrosa que quien nos dice: “soy representante del gobierno y vengo a solucionarle sus problemas” Continue reading
Irma ha servido, al menos, para recordarle a los cubanos lo que es vivir en un sistema fallido Continue reading

Carlos Alberto Montaner

Llegué a Panamá a los pocos días de la invasión norteamericana de diciembre de 1989. Mayín Correa, quien luego sería la popularísima alcaldesa de la capital, me había conseguido una entrevista con el general Marc Cisneros, jefe de las fuerzas estadounidenses. Quería saber cómo había logrado vencer prácticamente sin lucha a los feroces partidarios de la dictadura.

No tuve tiempo de prepararme, así que comencé por preguntarle cuándo había llegado a Estados Unidos, o si ya había nacido en territorio americano. Me miró con la educada paciencia de quien está acostumbrado a periodistas impertinentes que no han hecho su tarea con esmero.

Yo no llegué a Estados Unidos. Estados Unidos llegó a mi familia. Nosotros estábamos antes en ese territorio. Llegamos ahí cuando era España. Estábamos ahí cuando era México. Seguíamos ahí cuando surgió Texas y poco después cuando se transformó en Estados Unidos. Yo soy la décima o undécima generación establecida en el oeste de la nación.[[QUOTE:Muchos norteamericanos, influidos por injustos estereotipos presentes en todas las latitudes, viven secretamente molestos por la presencia en el país de millones de personas que hablan español]]Los países son elásticos. Crecen o se reducen. Lentamente, pero sucede. España en algún momento incluía Portugal o el Rosellón. En otro, perdieron esos territorios, como después les sucedió con Filipinas, Cuba o Puerto Rico. Alsacia y Lorena han sido francesas, alemanas, y francesas nuevamente. Chile creció 120.000 kilómetros a costa de Bolivia, pero en los mismos años se encogió 750.000 entregándole a Argentina una buena parte de su geografía en la Patagonia. No hay ninguna nación del planeta que en el 2017 posea el mismo contorno de hace 180 años.

Unas veces los cambios son inducidos por los poderes políticos o por las guerras, pero otras es la consecuencia de la demografía. La frontera entre Estados Unidos y México tiene una extensión de más de tres mil kilómetros. Todos los años más de 50 millones de personas cruzan legalmente en una u otra dirección. En México radican un millón de estadounidenses, muchos de ellos jubilados, y en Estados Unidos viven treinta y cinco millones de mexicanos-americanos, casi todos llegados en las últimas décadas o hijos o nietos de esos inmigrantes.

Muchos norteamericanos, influidos por injustos estereotipos presentes en todas las latitudes, viven secretamente molestos por la presencia en el país de millones de personas que hablan español, tienen y exhiben valores y actitudes diferentes a los presentes en el mainstream, son fundamentalmente distintos y poseen, según ellos, un IQ menor que los "blancos".

Otros estadounidenses, en cambio, más realistas y, en general, mejor educados, comprenden que es imposible ignorar la presencia de los latinos, aunque sólo sea porque son más de 600 millones en el Nuevo Mundo, y celebran la diversidad étnica como una virtud social apreciable o, al menos, como un destino inevitable.

Al fin y a la postre, estos estadounidenses ilustrados conocen las tendencias demográficas del país y saben que a mediados del siglo XXI serán 100 millones, pero en el 2117, a una escasa centuria, dadas las diferencias en la tasa de fecundidad, ya habrá tantos hispanos como anglos en Estados Unidos.[[QUOTE:Estados Unidos posee síntomas clarísimos de grandeza pero si la Casa Blanca quiere preservarlos, lo inteligente no es erigir muros contra los latinos y cerrarles las puertas, sino tender puentes]]Esa circunstancia, lógicamente, tendrá consecuencias sociales. No todos las grupos generan los mismos resultados. Eso se puede observar en el mosaico étnico de Estados Unidos. La segunda generación de inmigrantes hindúes, libaneses, judíos, griegos, armenios, japoneses, coreanos y chinos obtienen mayores ingresos y más altos niveles de escolaridad que la media blanca norteamericana.

Ello debería precipitar a la sociedad estadounidense a volcarse en la educación e integración de los hispanos. Lejos de regatearles la estancia en el país a los dreamers o soñadores, nada menos que 800.000 latinos traídos por sus padres clandestinamente a Estados Unidos cuando eran niños, muchos de ellos estudiantes universitarios culturalmente estadounidenses, incluso sin lazos emocionales o lingüísticos con sus países de origen, lo sensato sería tenderles puentes y estimularlos para que permanezcan en el país.

Uno de los argumentos esgrimidos en los debates parlamentarios de Washington contra la inmigración asiática, hace casi 100 años, era que esas personas tenían una mínima capacidad intelectual. Hoy se les atribuye un IQ superior a la media blanca y es abrumadora su presencia en las facultades científicas de las mejores universidades de la nación.

Es evidente que los Estados Unidos, la primera potencia del planeta en nuestro tiempo, posee síntomas clarísimos de grandeza –no tiene que recuperar lo que todavía no ha perdido–, pero si la Casa Blanca quiere preservarlos, lo inteligente no es erigir muros contra los latinos y cerrarles las puertas, sino tender puentes, abrirles las casas de estudio y alentarlos a desempeñar un brillante papel en el país para beneficio de todos.

Continue reading

Llegué a Panamá a los pocos días de la invasión norteamericana de diciembre de 1989. Mayín Correa, quien luego sería la popularísima alcaldesa de la capital, me había conseguido una entrevista con el general Marc Cisneros, jefe de las fuerzas estadounidenses. Quería saber cómo había logrado vencer prácticamente sin lucha a los feroces partidarios de la dictadura.

leer más

Continue reading

Sería irónico que el aislacionista Donald Trump atacara preventivamente a Corea del Norte, pero existe una alta probabilidad de que eso ocurra. Él mismo lo ha dicho. En abril envió al vecindario coreano un portaviones y los barcos de guerra que lo acompañan.

leer más

Continue reading
Dilma Rouseff, Raúl Castro, Nicolás Maduro y Evo Morales (noticiaaldia.com)Gastos electorales y corrupciónContinue reading

Carlos Alberto Montaner

El general John Kelly impidió que Donald Trump cometiera un error. A los marines les gusta terminar ordenadamente su trabajo. Su flamante Jefe de Gabinete convenció al presidente de que Estados Unidos, por difícil que fuera, no debía abandonar a Afganistán sin tratar de robustecer al Gobierno de ese país y marginar a los talibanes.

Con toda probabilidad no se lo dijo, pero seguramente lo pensó: su hijo Robert había muerto en la guerra afgana por el estallido de una mina. Empacar e irse con las manos vacías hubiera sido una forma brutal de decirle que su sacrificio había sido en vano, y se sabe que los marines no abandonan a sus hombres en medio del combate.

Como parte del proceso de educación de Trump, Steve Bannon fue alejado de la Casa Blanca. Era demasiado aislacionista y tenía en su imaginativa cabecita mil fantasías conspiratorias. No sólo pensaba que Estados Unidos era el mejor país del planeta –a lo que tenía derecho–, sino que debía preservar para sí toda la riqueza que creara. No advertía que el egoísmo no es una virtud en el terreno internacional.

El razonamiento de Roosevelt-Truman durante y tras el fin de la Segunda Guerra mundial continúa vigente. Estados Unidos no podía sobrevivir como una sociedad libre y próspera en un planeta dominado por modelos y criterios que conducen al totalitarismo. Para protegerse, Estados Unidos tenía que asociarse con otras naciones y compartir su riqueza. El altruismo era, en gran medida, una actitud defensiva. En consecuencia, todo el aparato gubernamental relacionado con el exterior fue diseñado con arreglo a ese criterio.[[QUOTE:Estados Unidos no podía sobrevivir como una sociedad libre y próspera en un planeta dominado por modelos y criterios que conducen al totalitarismo]]

El Departamento de Estado creó maneras de colaboración con las naciones afines y desarrolló fórmulas mediante el sistema de premios y castigos para atraer al llamado “mundo libre” a las que se podía y penalizar a las adversarias. Todo comenzó con el generoso Plan Marshall –otro general brillante y comprensivo– y siguió con el rediseño institucional de Alemania y Japón con el objeto muy exitoso de “cambio de régimen” en esos países.

Con el paso del tiempo fueron agregándose nuevos peligros: el narcotráfico, el terrorismo islamista o de cualquier índole, el tráfico de personas en las fronteras, la delincuencia organizada, la corrupción pública y privada, casi siempre coludidas. Y a estos desafíos se les trató por el mismo procedimiento: se les enfrentó mediante convenios internacionales, listas de personas y empresas malditas, como la Lista Clinton, y a la labor habitual de los cuerpos de inteligencia se agregó la búsqueda de información de esta naturaleza (por ejemplo: “Los papeles de Panamá”), incorporándose a la lucha la DEA, el FBI y el Departamento del Tesoro.

¿Falta algo en la educación de Trump para que pueda dirigir a la primera potencia del mundo? Faltan muchas lecciones, como se desprende del penoso discurso pronunciado en Arizona el 22 de agosto ante un grupo de militantes enfervorizados.

Es urgente, por ejemplo, que el presidente Trump comprenda que para continuar siendo grande y próspero, Estados Unidos necesita comerciar intensamente con todas las naciones del globo, y debe abandonar la absurda actitud de amenazar con alejarse de los tratados de libre comercio (como ya hizo con el que se gestaba en el Pacífico), comenzando con el que el país suscribió con Canadá y México. Tal vez esa actitud proteccionista le permita ganarse la buena voluntad de algunos trabajadores afectados por la competencia, pero va en detrimento del conjunto de la sociedad.[[QUOTE:EE UU necesita comerciar intensamente con todas las naciones y debe abandonar la absurda actitud de amenazar con alejarse de los tratados de libre comercio]]

Ese lenguaje contraproducente utilizado por Trump, que es el de los empresarios mercantilistas que medran “a la sombra del proteccionismo” –como denuncia el economista mexicano Luis Pazos–, repetido por una izquierda comunistoide anclada en el desconocimiento de cómo funciona la economía, incapaz de entender que en las actividades comerciales todas las partes ganan, porque no se trata de transacciones de suma cero, donde lo que uno obtiene el otro lo pierde, sino de la operación esencial de la economía de mercado que potencia el crecimiento constante del capita l porque todos se benefician.

Como remata Pazos en su artículo (Trump: proteccionismo igual que izquierda): “Los resultados de 22 años de vigencia del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, más allá de dogmatismos, muestran que ambos países se benefician con el TLCAN. Si Trump insiste en cumplir la promesa de campaña de aplicar más aranceles al comercio México-EUA, beneficiará a ciertos sindicatos de EUA y perjudicará a la mayoría de las empresas y consumidores de Norteamérica”.

Lo que sucederá, además, es que China ocupará esos espacios que Estados Unidos abandona. Ya se ha sugerido con el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP) y volverá a ocurrir con el TLCAN. Pero esta vez será en el vecindario americano.

Continue reading
(EPA)Luisa Ortega y la Convención de PalermoContinue reading
Embajada de EEUU en La Habana (EFE)¿Por qué diplomáticos norteamericanos en Cuba se han quedado sordos?Continue reading
Ningún país esté exento de partirse en facciones rivales que acaban a tiros Continue reading

¿Sancionar o no sancionar? Ese es el dilema. El embargo a Cuba declarado por John F. Kennedy en 1962 suele utilizarse como ejemplo del fracaso de las sanciones económicas. Pasan las décadas, nos despertamos cada día, y el dinosaurio sigue ahí al pie de la cama.

leer más

Continue reading
La tensión entre EEUU y Corea del Norte ha alcanzado un punto crítico Continue reading
Guardia bolivariana (EFE)En Venezuela el desenlace pasa por los cuartelesContinue reading

Circula por Internet una divertida parodia de Despacito, la exitosa canción de Luis Fonsi, ridículamente bailada por Raúl Castro, su hijo Alejandro, coronel formado en Moscú en las escuelas de inteligencia del KGB, y el nieto y guardaespaldas del general-presidente, Raúl Guillermo, apodado "El Cangrejo".

leer más

Continue reading
Donald Trump (AP)¿Se retira USA como policía del planeta?Continue reading
Fraude Constituyente escrito con billetes en Caracas (EFE)¿A cuánto asciende el fraude electoral venezolano?Continue reading

Carlos Alberto Montaner

Venezuela se rompe en pedazos y las FARC van a crear un partido político. Lo anunciaron a bombo y platillo. ¿Para qué? Para repetir la agonía venezolana. Para las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia la política es la guerrilla por otros medios. Es esa cosa electoral que se hace cuando fracasan los empeños violentos. En Colombia se habían hundido. Siguen la lección que les dejó Hugo Chávez. Se renuncia a la táctica, pero no a los objetivos.

Sólo que hay que responder tres preguntas más inquietantes aún. Primero, ¿pueden las FARC llegar al poder? Segundo, ¿cómo? Y, tercero, ¿qué harán si lo logran?

Comencemos.

Por supuesto que pueden llegar al poder. La cocaína es una mina de oro y las FARC disponen de una colosal fortuna. Siembran, producen, distribuyen la droga localmente y la exportan. Dominan toda la cadena. La negociación con Santos les ha servido para duplicar la superficie de siembra en los últimos 18 meses. El informe de Washington, basado en los ojos implacables de los satélites, asegura que hoy existen 180.000 hectáreas despiadadamente cultivadas. Probablemente son más, dada la habilidad de las FARC para esconderlo todo: los laboratorios para procesar la coca bajo la frondosa vegetación, el dinero en la banca internacional, las tropas y las armas en Venezuela, y por supuesto, sus intenciones.[[QUOTE:Para las FARC la política es la guerrilla por otros medios. Es esa cosa electoral que se hace cuando fracasan los empeños violentos]]

En cambio, no hay interés en ocultar los vínculos internacionales y las zonas de apoyo. Eso se airea. Todos los partidos comunistas del planeta son solidarios con las FARC, y por ende sus brazos armados, como el Frente Patriótico Manuel Rodríguez de Chile, asesino del senador Jaime Guzmán tras la llegada de la democracia.

Entre los respaldos, se incluye, en primer lugar, el de Cuba, orquestado por Raúl Castro.  El de Podemos, la formación del español Pablo Iglesias y de sus cómplices Juan Carlos Monedero e Íñigo Errejón. También, muchos de los partidos rojos y verdes, agavillados en el Grupo Confederal de la Izquierda Unitaria Europea del Parlamento Europeo. El PSUV de Nicolás Maduro y Diosdado Cabello, y todos los grupos, movimientos y adláteres presentes en el Foro de Sao Paulo. Son muchas siglas y saben hacer ruido. Menuda tropa.

¿Cómo llegarían las FARC al poder en un país como Colombia? Tal vez sería más fácil que en Venezuela. La compra de votos, sobre todo en la costa, posee una larga tradición, y las FARC, para su flamante partido, tendrán muchos coca-dólares disponibles. Sólo necesitarán un candidato idóneo, “progresista y moderno”, joven y carismático, cuyo nombre no se asocie con hechos terribles de sangre. Junto a él, para que obedezca y no se desvíe, situarían a un comunista duro procedente de la guerrilla.

Sería la misma fórmula empleada por el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) en El Salvador en el 2009: Mauricio Funes, un periodista muy conocido como presidente, y el comandante de la guerrilla comunista, Salvador Sánchez Cerén, como su vice. Las FARC lo aportaría todo: la plata, los cuadros, los parlamentarios. El candidato a presidente se limitará a poner su cara sonriente en los pasquines. Hoy Funes está en Managua refugiado, acusado de corrupción, mientras gobierna Sánchez Cerén, tras ganar las elecciones en el 2014.[[QUOTE:¿Cómo llegarían las FARC al poder en Colombia? Sería la misma fórmula empleada por el FMLN en El Salvador en el 2009: Mauricio Funes, un periodista muy conocido como presidente, y el comandante de la guerrilla comunista, Salvador Sánchez Cerén, como su vice]]

La campaña se hará criticando certeramente todo lo que el país percibe como negativo: la pobreza, la desigualdad, la corrupción, los pésimos sistemas públicos de salud y educación, el desalmado comportamiento de las multinacionales y la entrega de tajadas de soberanía a Estados Unidos. El guión está claro.

Lo que no comentarán es cómo combatirán esos males. Lo harán, como siempre, aumentando brutalmente el gasto público para crear un ejército de estómagos agradecidos. Será la fase de gestar la clientela política y de la gran inflación. De ahí saldrán las bayonetas para sostener el poder. Como creen en la lucha de clases, una superstición esencial de los marxistas, echarán a unos colombianos contra otros, y no les importará arruinar en el camino a cientos de miles de empresarios, grandes y pequeños, o terratenientes de todas las dimensiones, aunque disloquen la economía. Eso no importa.

Es la fase de crear la revolución. Es la etapa ilusionada de la demolición de la vieja Colombia, de enterrar a la burguesía arcaica y procrear a la nueva sociedad, feroz y combativa, con cuadros económicamente dotados por el Estado nuevo que surgirá de las cenizas en la desgastada patria de Santander.

¿Por qué las FARC tropezarán con la misma piedra? Sencillo: porque la evaluación de la catástrofe es otra. Carece de sentido llegar al poder para atraer capitales, fomentar el mercado, controlar los factores macroeconómicos (inflación, gasto público, corrupción) e imitar a las 25 naciones más exitosas del planeta, todas ellas regidas por la existencia de empresas privadas y sujetas a una legislación que garantiza la existencia de derechos humanos, gobierno limitado y alternancia en el poder. Lo suyo es hacer la revolución, no la paz social y el progreso sosegado. Para las FARC sería absurdo llegar al Palacio de Nariño para repetir lo que hacen, por ejemplo, los holandeses o los suecos. El grito será ¡Viva Chávez! Lo de siempre.


Continue reading
Ahora que los guerrilleros se han quitado el uniforme de campaña y puesto el traje de políticos Continue reading
EEUU podría tomar medidas drásticas de llevarse a cabo la Constituyente de Maduro Continue reading
Raúl Castro y Nicolás Maduro le han ganado la mano Continue reading
¿Cómo se le ocurre al presidente colombiano pedirle ayuda nada menos que a Raúl Castro para salvar al país vecino? Continue reading
Los escenarios del país tras la celebración de la consulta popular Continue reading

Lula da Silva ha sido condenado a más de nueve años de cárcel por corrupción y "lavado de dinero". Todavía puede apelar la sentencia y salir absuelto. No creo que lo logre. Sin embargo, Lula continúa siendo el político más popular de Brasil. Y no se trata de que los brasileños pongan en duda que el expresidente se benefició ilegalmente de su cargo, sino que no les importa. A la mayor parte, le da lo mismo.

leer más

Continue reading
Los venezolanos na faltarán a la consulta encaminada a desligitimar la constituyente de Maduro Continue reading

Luis Almagro ha vuelto a la carga. Al secretario general de la OEA, como a medio planeta, le pareció repugnante el asalto de las turbas chavistas a la Asamblea Nacional. Quiere congregar a los embajadores para examinar ese vergonzoso episodio.

leer más

Continue reading
La situación en el país sudamericano ha llegado a límites alarmantes Continue reading
La lista de líderes republicanos preocupados por la falta de decoro del presidente es impresionante Continue reading
El mensaje del presidente de Francia es antifascista y anticomunista Continue reading
Tres cuartas partes del planeta están formadas por naciones cuyas sociedades han practicado diversas formas de corrupción Continue reading