Calendar

May 2017
MTWTFSS
« Apr  
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031 

We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.


Cubaverdad on Twitter

Miriam Celaya

Miriam Celaya

El cabello blanco y los ojos azules sugieren la estampa de una abuela salida de algún cuento infantil, pero Marta Cortizas es en realidad una habanera que tras emigrar a Estados Unidos encontró una manera de ser útil a sus compatriotas. Desde su apartamento en Kendall (Florida), compila cada día noticias, columnas de opinión y reportajes para enviarlos por correo electrónico a Cuba, en un servicio que se conoce como La lista de Marta.

Los envíos comenzaron hace casi siete años y hoy los reciben más de 50 suscriptores. Sus destinatarios son periodistas independientes, activistas de la oposición y de la sociedad civil o, simplemente, amigos.

Desde niña, Marta tuvo el hábito de leer y cuando comenzó a trabajar como mecanógrafa en la Biblioteca de la Casa de las Américas, en julio de 1967, quedó asombrada con el catálogo y la hemeroteca de la institución. A esta última la considera "el disparador" de su pasión por la información.

Entre las paredes de La Casa, como la llaman los habituales, conoció a Virgilio Piñera, Antón Arrufat, José Triana y Luis Agüero, que visitaban con frecuencia la sala de lectura. Trató con Mario Benedetti, Roque Dalton, Antonio Benítez Rojo, Iverna Codina, Fayad Jamís, Manuel Galich y guarda buenos recuerdos del "entrañable poeta Raúl Hernández Novás".[[QUOTE:Los envíos de noticias y otras informaciones comenzaron hace casi siete años y hoy los reciben más de 50 suscriptores]]Esta mujer de hablar dulce y tenacidad a prueba de desánimo llegó a trabajar como secretaria del poeta y ensayista Roberto Fernández Retamar. "Amé con pasión mi trabajo y logré el respeto de mis compañeros sin necesidad de pertenecer a las organizaciones políticas. De hecho, nunca pertenecí a ninguna", aclara.

Los años posteriores a su jubilación, Marta los dedicó al cuidado de su madre, pero ni el retiro ni la vida doméstica apagaron sus bríos de librepensadora. En medio del obligado encierro casero leía incansablemente. Con frecuencia esas lecturas incluían libros censurados por las autoridades, unos textos que profundizaron su postura crítica frente a la doctrina oficial castrista.

A inicios de este siglo, su esposo, Eugenio Leal, se vinculó a otros miembros de la oposición, periodistas, organizaciones y activistas, experiencia que compartió con Marta. Ambos participaron en la fundación de la revista Consenso, la primera publicación digital independiente que en 2004 vio la luz en la Isla.

"Comencé a fungir como secretaria y miembro del consejo de redacción", evoca Marta. "Fue una experiencia maravillosa que me ofreció otra realidad para, desde la revista, abrir una puerta a la libertad de expresión en Cuba".

En octubre de 2005 Eugenio y Marta sufrieron un aparatoso acto de repudio frente a su propia vivienda. "El hecho de que hubiésemos creado Consenso y de que tuviese su sede editorial en nuestra casa molestó a las autoridades".

Primero fueron amenazados por la Seguridad del Estado y días después "lanzaron un mitin de repudio masivo, que conllevó una guardia de 24 horas en los bajos de nuestro edificio por parte de agentes represivos, miembros del Comité de Defensa de la Revolución y militantes del Partido Comunista".

El cerco se prolongó durante nueve días, "con el objetivo de que nadie nos pudiera visitar y también para atemorizar a los vecinos. Desde esos momentos en nuestro vecindario quedamos sumidos en un ostracismo total y absoluto", lamenta.[[QUOTE:Un lugar especial en sus recuerdos lo tienen "algunos prisioneros de la Primavera Negra que recibieron apoyo para abrir sus blogs personales"]]Este suceso marcó un punto de inflexión en la vida de Marta. "Comprendí que por nada ni nadie uno puede perder su dignidad personal y sus derechos básicos como ser humano".

Si el mitin intimidó a los vecinos, con Marta surtió el efecto contrario. De hecho, continuó trabajando para Consenso y más tarde para la revista Contodos, hasta febrero de 2007, cuando salió el último número. Para entonces estaban por nacer los primeros blogs independientes.

"La blogósfera alternativa tuvo la virtud de establecer vínculos estrechos entre un gran número de activistas cívicos, periodistas independientes y opositores que antes estaban inconexos", explica. En los meses más intensos de 2008 y 2009 "se promovieron diversas campañas, tanto para denunciar violaciones de derechos contra los activistas opositores y los ciudadanos comunes como para exigir la liberación de los presos políticos".

Un lugar especial en sus recuerdos lo tienen "algunos prisioneros de la Primavera Negra que recibieron apoyo para abrir sus blogs personales, cuyos textos dictaban por teléfono desde la prisión". Marta transcribió muchos de aquellos artículos que después terminaron publicados en internet.

Al fallecer su madre, su hija –emigrada años antes– la invitó a visitar Miami, pero la Dirección de Inmigración y Extranjería le negó el permiso de salida durante tres años. "Aunque poseía pasaporte español no me permitieron viajar. Denuncié lo que me sucedía y finalmente me autorizaron a salir del país en octubre de 2010", detalla. "Tomar la decisión de emigrar ha sido la más difícil en mi vida", confiesa.

En Estados Unidos encontró "la libertad que tanto anhelaba, el poder votar democráticamente, la posibilidad de trazar metas y lograrlas, la satisfacción de ver el desarrollo" de su hija y sus nietas. Se siente feliz y agradecida del país que la acogió, pero advierte de que Cuba está por siempre en su corazón.

La emigrada hace un alto en ese punto de la historia y cita a Guillermo Cabrera Infante: "La nostalgia es la memoria del alma". Asida de esa añoranza y con el deseo de contribuir a través de las posibilidades tecnológicas, Cortizas vislumbró nuevos horizontes. "Empecé a copiar artículos, sobre todo de temas cubanos y algunos del acontecer mundial, que enviaba junto a mis misivas a los amigos".[[QUOTE:Cada día trata de esmerarse en buscar lo más importante para mandar por correo electrónico. También desde la Isla le remiten solicitudes específicas]]Casi sin darse cuenta aprendió a editar los artículos, quitándoles las fotos, disminuyendo la letra, para que consumiesen menos memoria al enviarlos. Así comenzó a crecer tanto la información que enviaba como el número de receptores.

Cada día trata de esmerarse en buscar lo más importante para mandar por correo electrónico. También desde la Isla le remiten solicitudes específicas. "A todos los trato de complacer. Eso me hace sentir retroalimentada y útil", asegura.

"A veces empleo incluso más de cuatro horas diarias en recopilar información y trato de hacerlo los siete días de la semana. La mayor recompensa es recibir muestras de preocupación hacia mí cuando por distintas causas he dejado de realizar algún envío".

No cree que la apertura de zonas wifi con acceso a internet en varios puntos del país haya mermado la demanda de recibir noticias. "Mientras el Gobierno mantenga la mordaza a la libre información, mientras controle a través de sus mecanismos el acceso a diferentes webs, este trabajo será útil", sostiene.

"Me regocijaré el día que ya no sea necesario que siga haciéndolo. Entonces buscaré otra forma de servir".

Continue reading
La desgracia de vivir bajo regímenes autocráticos es algo que compartimos los nacionales de Cuba y Venezuela Continue reading

Miriam Celaya

La Venezuela del "socialismo del siglo XXI" se tambalea y amenaza con desplomarse. Cuándo caerá exactamente es solo cuestión de tiempo. De no mucho tiempo, tal vez. Y como la crisis económica y política del país se le ha ido de las manos al Gobierno, el presidente, Nicolás Maduro, en otra demostración irrefutable de su proverbial sagacidad y aconsejado por sus mentores de La Habana, ha optado por el camino más coherente con la naturaleza del régimen: aumentar la represión y "armar al pueblo".

Semejante estrategia no puede terminar bien, en especial cuando a los miles de manifestantes callejeros no solo les motiva la defensa de la democracia, sino la renuencia a aceptar la imposición de una pobreza obligada como presente y futuro para una nación que debería ser una de las más ricas del planeta. Ningún venezolano decente aceptará la imposición de la dictadura de estilo castrista que se pretende colar en su país.

Así, la "madurofobia" se ha tornado viral, la gente se ha lanzado a las calles y aseguran que van a mantenerse en pie de protestas hasta que se cumplan sus reclamos, que implican el retorno del país al hilo constitucional, a la legalidad, al Estado de derecho: lo que equivale a decir, sin Maduro.

[[QUOTE:Maduro continúa acelerando su metamorfosis de presidente electo por el voto popular, a individuo capaz de lanzar al ejército y a cientos de miles de delincuentes armados contra sus (des)gobernados compatriotas]]Cuanto más se polariza la crisis venezolana, Nicolás Maduro continúa acelerando su metamorfosis de presidente (supuestamente) electo por el voto popular, a individuo del más puro estilo tradicional latinoamericano, capaz de lanzar al ejército y a cientos de miles de delincuentes armados contra sus (des)gobernados compatriotas que han decidido ejercer su derecho de manifestación pacífica.

Ahora bien, si es cierto que las pésimas decisiones del Ejecutivo venezolano son orientadas y dirigidas desde el Palacio de la Revolución de La Habana, las intenciones de la cúpula cubana resultan, cuando menos, muy sospechosas. Tales recomendaciones de la alta dirección de la Isla estarían conduciendo al chavomadurismo directamente a un abismo y a Venezuela al mayor desbarajuste.

Es decir, si de verdad son el clan Castro y sus comparsas los que ordenaron a Maduro radicalizar una dictadura y resistir aferrado al poder contra la voluntad de la mayoría de los venezolanos, aplicando la represión y la fuerza para lograrlo pese a que ello supondría el fin del régimen "socialista" en Venezuela –con la consecuente pérdida total de los subsidios petroleros para la cúpula verdeolivo, así como de los ingresos de capital por los servicios de profesionales de la salud– sería un desafío a la lógica.

Tan extraño proceder, sumado a la significativa ausencia de Raúl Castro a la reciente reunión política del ALBA que tuvo lugar en La Habana como muestra de apoyo al Gobierno venezolano, a la renuencia de las autoridades a acusar directamente al Gobierno estadounidense por las expresiones populares de rechazo al régimen de Nicolás Maduro tanto dentro como fuera de Venezuela, al sospechoso silencio o minimización de los hechos que mantiene la prensa oficial cubana sobre lo que acontece en Venezuela, y a los inusualmente contenidos pronunciamientos de condena "a la derecha golpista regional" –que en todo caso han partido fundamentalmente desde las organizaciones políticas y de masas y otras ONG del Gobierno cubano, y no muy directamente de éste–, solo podemos especular sobre la posible existencia de secretas segundas intenciones por la parte cubana.

[[QUOTE:Sería pueril asumir que el Gobierno cubano desconoce la magnitud de la crisis de su aliado sudamericano, habida cuenta que está ampliamente penetrado por agentes de Castro]]Sería pueril asumir que el Gobierno cubano desconoce la magnitud de la crisis de su aliado sudamericano, habida cuenta que –según ha trascendido por testimonios de fuentes autorizadas en diversos medios a lo largo de los años– tanto el ejército como los cuerpos represivos y de inteligencia venezolanos están ampliamente penetrados por agentes de Castro, de manera que cabe suponer que los estrategas políticos del régimen tengan alguna idea de solución, al menos en lo que concierne a Cuba.

Un ejemplo es el caso de los cooperantes de la Isla que se cuentan por decenas de miles en ese país. No podemos ignorar el grave peligro que corren los profesionales cubanos de la salud y de otros servicios, que trabajan en Venezuela como "colaboradores" en los programas del ALBA, en el muy probable caso de que se desate un caos violento en ese país. Entonces, ¿cómo se explicaría el desatino de aconsejar, o al menos apoyar, las acciones violentas del régimen venezolano? ¿Por qué los medios oficiales no ofrecen informaciones más precisas, en específico sobre la seguridad de nuestros compatriotas en Venezuela? ¿Cuál es el plan de contingencia para salvaguardar las vidas de estos civiles cubanos en caso de que la crisis humanitaria venezolana se agrave a causa de la violencia aguijoneada desde el poder?

Los antecedentes que tenemos los cubanos son nefastos. No es prudente olvidar que quien ocupa hoy en la Isla el poder es el mismo sujeto que estaba al mando de las Fuerzas Armadas cuando miles de cubanos fueron enviados a combatir (y a morir) en Angola, Etiopía, Nicaragua, Bolivia y otros remotos puntos de la geografía mundial. Fidel Castro, que nunca estuvo en una verdadera guerra, era quien disponía –al menos de iure, que no de facto– sobre las acciones del ejército cubano cuando en 1983 se ordenó a los trabajadores civiles que participaban en la construcción de un aeropuerto en la isla de Granada que resistieran a los marines de EE UU durante la invasión a ese pequeño país del Caribe.

Cuando se habla de ganancias del castrismo suele pensarse en términos de dinero. Sin embargo, las cosechas de mártires inocentes siempre le han traído valiosos réditos políticos y le han permitido un respiro temporal al régimen cubano. Ahora, cuando los años de gloria de la "revolución" han pasado, cuando solo unos pocos ingenuos creen en el discurso de los jerarcas verdeolivo y los sentimientos predominantes de los cubanos son el desencanto, la apatía y la incertidumbre, y cuando el propio "modelo socialista" es apenas un triste compendio de fracasos y una promesa de miseria infinita, no sería de extrañar que la castrocracia esté considerando la posibilidad de alimentar su capital moral a costa del sacrificio de los indefensos profesionales que prestan servicios en Venezuela.

[[QUOTE:Ya no parece posible movilizar a los cubanos como en los días de las gigantescas marchas por "el niño Elián", pero tampoco hay que subestimar la capacidad histriónica y de control social del régimen]]Sería particularmente fácil para el Gobierno aprovecharse de varias decenas de médicos y técnicos cubanos –los números no resultan importantes para la cúpula gubernamental, en tanto los muertos los ponga el pueblo– que resulten víctimas de la violencia "de los apátridas vendidos al imperio" en Venezuela, para tratar de encender alguna chispa del cuasi marchito sentimiento nacionalista y patriotero de los cubanos y ganar algo de tiempo, que ha sido la principal meta de la cúpula del poder en Cuba en los últimos años.

No sería tan descabellado considerar esta posibilidad, en especial tratándose de una población que en su mayoría sufre la falta de información, lo que la hace susceptible de toda manipulación sensiblera. Cierto que corren nuevos tiempos, y que en alguna medida la penetración de mínimos espacios de información –propiciados por el precario acceso a las tecnologías– dificulta la consagración del engaño a escala masiva. Ya no parece posible movilizar a los cubanos como en los días de las gigantescas marchas por "el niño Elián", por citar el ejemplo más conspicuo; pero tampoco hay que subestimar la capacidad histriónica y de control social del régimen. Baste recordar el espectáculo lacrimógeno desplegado a todo trapo durante el novenario del sepelio de Fidel Castro.

De cualquier modo, y ya que la estrategia de cosechar víctimas ha sido muchas veces aplicada con éxito, quizás los caciques estén considerando la posibilidad de sacar esa ventaja del naufragio del bajel castrochavista. Así de retorcidos son. Tampoco resultaría una sorpresa que la propia narcoélite de Miraflores y los suyos hayan pactado con los mandamases cubanos un escape hacia La Habana en caso de que les resulte imposible conservar el cetro.

Por el momento, es un hecho que el culebrón cubano-venezolano está viviendo por estos días una escalada verdaderamente dramática y nadie sabe cuál será el desenlace. Pero en medio de tanta incertidumbre una cosa parece irrefutable: lo que se juega actualmente en Venezuela no es sólo el futuro de esa nación, sino el rumbo al que se encaminarán los próximos pasos del régimen cubano que, más allá de las adversidades de Nicolás Maduro y sus compinches, continúa siendo el dueño absoluto de los destinos de la Isla. Así, pues, díganos, General Castro, ¿cuál es el plan B?

Continue reading
Cubanet, Miriam Celaya, Havana, 18 April 2017 — According to an old adage, when you see you neighbor’s beard on fire, go soak your own*. The maxim should be applied to the elderly Cuban dictator, especially if we take into account that the erratic performance of Venezuelan President Nicolás Maduro is largely attributed to the … Continue reading "When Your Ally’s Beards are on Fire*… / Miriam Celaya" Continue reading
Cubanet, Miriam Celaya, Havana, 11 April 2017 — HAVANA, Cuba. – “Thank goodness oil is something we don’t have in Cuba.” So said the lyrics of a popular song by Cuban musical group Habana Abierta. However, now Cuba’s official media insist the opposite is true: “The enterprise Cuba-Petroleum Union (CUPET), which promotes prospecting projects with … Continue reading "Oil in Cuba: Dream or Nightmare?" Continue reading
El tema del “crudo” con el que los amos pretenden agitar las esperanzas de la dotación, huele a chamusquina Continue reading
Cubanet, Miriam Celaya, Havana, 29 March 2017 – An opinion piece published in recent days by El Nuevo Herald gives me a disturbing feeling of déjà vu. It is not the subject – overflowing with a number of articles by different authors – but its focal point, which presents as adequate a number of superficial … Continue reading "The Thousand Faces of “Journalism” / Miriam Celaya" Continue reading
Diferencias entre la Cuba real y la que ciertos entusiastas creen haber visto Continue reading

Miriam Celaya

Es casi mediodía de domingo y un matrimonio joven, con sus dos hijos pequeños en brazos, se detiene frustrado frente a la reja cerrada del Centro Comercial Plaza Carlos III. Por un momento se muestran confundidos, consultan el reloj y enseguida se vuelven inquisitivos hacia varias personas que llegaron antes y que, como ellos, se han frenado en seco ante el enrejado. Algunos esperan pacientemente en el portal desde muy temprano, "por si abren más tarde", pero en vano.

La escena se ha estado repitiendo diariamente desde el viernes 24 de marzo, día en que sin previo aviso se produjo el cierre del centro comercial, el mayor y más popular de su tipo en Cuba. Decenas de clientes habituales procedentes de varias provincias del interior han viajado hasta la capital solo para tropezar de manos a boca con un pequeño y lacónico cartel sobre el enrejado, que avisa lo obvio y no ofrece ninguna información útil:

ESTIMADO CLIENTE
EL CENTRO COMERCIAL PLAZA CARLOS III
SE MANTENDRA CERRADO HASTA NUEVO AVISO
DISCULPE LAS MOLESTIAS QUE PODAMOS OCASIONARLE
GERENCIA GENERAL

Por supuesto, sin informaciones oficiales al respecto, el sorpresivo cierre de la Plaza Carlos III ha levantado infinidad de especulaciones, especialmente en los barrios aledaños al enclave, en pleno corazón de Centro Habana, por tratarse de uno de los comercios pioneros de la "apertura" a las transacciones en divisas en Cuba, desde que se produjo la llamada despenalización del dólar, allá por los años 90 del pasado siglo. Desde su inauguración como mercado de divisas Carlos III ha sufrido varias remodelaciones en diferentes etapas, pero nunca hasta ahora se había interrumpido completamente las ventas al público.[[QUOTE:Circulan rumores que relacionan este inusitado cierre con los recientes incendios que se han producido en otros establecimientos que operan en divisas en el municipio]]Circulan rumores que relacionan este inusitado cierre con los recientes incendios que se han producido en otros establecimientos que operan en divisas en el municipio. "La gerencia denunció ante la Jefatura de los bomberos el mal estado de los medios antiincendios, porque no quiere que les suceda lo mismo [que en los últimamente siniestrados] así que están renovando todo el sistema", dicen algunos vecinos del barrio que, según aseguran, recibieron esa información de algunos empleados y funcionarios de la entidad. Hay quienes afirman que "vinieron los bomberos y comprobaron que había fallas en el sistema de protección antiincendios".

Sin embargo, estos días no se ha observado a través de los barrotes metálicos que cubren las dos entradas de la Plaza ningún despliegue de personal o de vehículos especializados en tecnología contra incendios, ni se han visto trabajos de remozamiento o mantenimiento en las redes eléctricas u otras labores similares.

El ajetreo interior más visible ha sido el de los propios empleados del lugar, ocupados en tareas de limpieza general de los pisos y cristales, que se han mostrado reticentes a dar explicaciones a quienes no se conforman con el escueto cartel e indagan acerca de la fecha de reapertura. "Hasta nuevo aviso", repiten de mal talante, como autómatas, los pocos que se dignan a responder.

Otros vecinos hablan de "una auditoría general" que "se vuelve muy complicada" debido a la gran cantidad de departamentos del centro comercial y a la magnitud y complejidad de sus almacenes. Esta conjetura se refuerza, por una parte, por la experiencia de décadas de redadas cíclicas (e inútiles) contra los malos manejos, la corrupción administrativa, el desvío de recursos, la malversación, el contrabando, el mercado negro y todo el etcétera de ilegalidades propias de un sistema socioeconómico caracterizado por la creciente demanda, la insuficiente oferta y la pésima gestión del monopolio estatal sobre la economía. Una regularidad de la que no escapa ningún establecimiento donde se mueve una cantidad elevada de recursos estatales.

Por otra parte, el cierre sorpresivo y no divulgado –con todas las pérdidas que ello acarrea tratándose de un centro comercial que diariamente factura miles de pesos en ambas monedas nacionales –, es un signo de la intervención de los auditores gubernamentales del más alto rango para detectar in situ las irregularidades sin dar tiempo a los transgresores a ocultar las huellas de sus fechorías.

De ser cierta la supuesta auditoría, sería una demostración de la nulidad de los efectivos de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR) y de su fallido afán por impedir las ilegalidades en el barrio. Desde hace varios meses la constante y fuerte presencia policial en torno a las áreas exteriores del centro comercial han conferido al lugar una deplorable imagen de plaza sitiada, mientras los maleantes "de adentro", esos que forman parte de la plantilla de empleados, campeaban por sus fueros.[[QUOTE:Todo indica que, por el momento, no parece haber caído en esa suerte de epidemia de clausura que se ha estado abatiendo en los últimos tiempos sobre varios establecimientos de la capital que comercian en divisas]]El pasado domingo algunos camiones seguían descargando mercancía en los almacenes de la Plaza Carlos III, lo que augura que en una fecha imprecisa pero posiblemente breve, el centro comercial será reabierto al público. Todo indica que, por el momento, no parece haber caído en esa suerte de epidemia de clausura que se ha estado abatiendo en los últimos tiempos sobre varios establecimientos de la capital que comercian en divisas, como son los casos de los departamentos de ferretería gruesa de 5ta y 42 y de La Puntilla, en el municipio Playa; el mercado de la tienda Yumurí y el Sylvain de Zanja y Belascoaín, en Centro Habana; la TRD Panamericana de la calle novena, en el reparto Casino Deportivo, municipio Cerro, y numerosos kioscos de venta dispersos por diferentes puntos de la ciudad, por solo citar algunos casos.

Mientras se prolonga la espera y se acumulan las preguntas sin respuestas, los habaneros más optimistas han comenzado a frotarse las manos ante la intangible expectativa de que la próxima reapertura de la popular Plaza Carlos III venga aparejada con una renovada oferta, y que al menos en los primeros días de venta los habitualmente deprimidos anaqueles y estantes de los diferentes departamentos ofrezcan mayor cantidad y variedad de productos. La esperanza es lo último que se pierde.

Continue reading
Cubanet, Miriam Celaya, Havana, 20 March 2017 — Putting aside the passions of supporters and detractors of the policies drawn up by President Barack Obama for Cuba, there is no doubt that, for better or worse, it set indelible before and after benchmarks in the lives of the Cuban people. The first benchmark was the … Continue reading "Obama’s Unquestionable Imprint / Cubanet, Miriam Celaya" Continue reading
Dejando a un lado las pasiones, su administración marcó un antes y un después para Cuba Continue reading

Miriam Celaya

Sobre una de las paredes laterales, en el interior de una pequeña caseta de prensa de la avenida 26, en Nuevo Vedado (La Habana), un insólito cartel anuncia: "Este estanquillo pasó a cuenta propia".

El hecho es singular. El anciano cuentapropista tras el mostrador se muestra naturalmente cauto. El instinto de supervivencia ha enseñado a los cubanos a desconfiar de quienes preguntan demasiado, en particular cuando en ello se juegan la relativa seguridad de algunos ingresos monetarios adicionales para redondear los magros ingresos de su jubilación.

No obstante, al entablar una conversación informal siempre surge alguna información, pequeños datos que, al menos en principio, permiten afirmar que se ha iniciado un nuevo experimento secreto por parte del Estado-Partido-Gobierno: el proceso de privatización legal de la venta de la principal arma ideológica de la revolución: la prensa.

[[QUOTE:La veracidad de la información que incluye la comercialización de la prensa oficial como actividad por cuenta propia, fue confirmada a este diario por Yordanka Díaz, directora de la Empresa de Correos de Cuba Habana-Centro]]Resulta notorio, además, que este hecho se esté produciendo a tres escasos meses del deceso del insigne creador del monopolio informativo, apenas secadas las últimas lágrimas de utilería de sus fieles y en medio de constantes invocaciones "a su memoria, a su legado y a su obra", por parte de esa propia prensa. Nadie puede ignorar que el colosal aparato de prensa castrista, y en especial el periódico Granma, era la niña de los ojos de Fidel Castro, quien durante décadas lo dirigió desde su oficina, a donde se lo llevaban diariamente a través del túnel que comunica el edificio del Granma con el Palacio de la Revolución, para su aprobación final antes de llevarlo a la imprenta.

La veracidad de la información acerca de la nueva gestión que incluye la comercialización de la prensa oficial como actividad por cuenta propia, fue confirmada a este diario por Yordanka Díaz, directora de la Empresa de Correos de Cuba Habana-Centro, en el municipio Plaza de la Revolución. "Es necesario pasar un curso de tres días, después se hace el contrato y entonces el trabajador debe ir a la Oficina Nacional de Administración Tributaria (ONAT) para organizar el tema de la licencia".

La funcionaria agregó que en el municipio bajo su gestión hay al menos tres plazas aún libres para gestionar un estanquillo de periódicos. Hasta el momento los que han ocupado las anteriores vacantes han sido jubilados o amas de casa que se reinsertan en la vida laboral.

Aunque el recelo del vendedor del estanquillo de la Calle 26 no le permite revelar muchos detalles, resulta obvio que le satisface más su nueva condición de trabajador por cuenta propia que la anterior, como empleado estatal. "Antes el Estado me pagaba un salario de 120 pesos mensuales; ahora le debo entregar yo 10 pesos diarios. El precio de venta del periódico sigue siendo de 20 centavos en moneda nacional, así que yo tendría que vender 300 periódicos para ganarle 3 pesos, pero la gente 'me ayuda'. Hay quienes me dejan un peso o 50 centavos. El Estado no tiene que pagarme un salario, sino que me cobra 300 al mes; ellos ganan, yo gano más ahora... Y todos contentos".

[[QUOTE:El Estado no distribuirá los periódicos a los estanquillos bajo modalidad de "cuenta propia", lo cual es otra ventaja, pues se libera de los costos de transportación]]El estanquillero no confiesa que, en realidad, su ganancia mayor está en la ya establecida práctica de venderle al por mayor a los revendedores callejeros, que no cuentan con licencia alguna; o en la distribución informal a domicilio, donde hay una tarifa fija mensual mínima de 30 pesos, que puede ser superior si el cliente recibe más de un periódico diario. No se trata de un negocio que permita ganancias significativas, pero tampoco requiere de muchos esfuerzos ni de una gran inversión, y ayuda a servir la mesa.

Otra novedad es que el Estado no distribuirá los periódicos a los estanquillos bajo modalidad de "cuenta propia", sino que los vendedores se encargarán de recogerlos y transportarlos por sus propios medios a la caseta de venta, lo cual es otra ventaja para el Estado pues se libera de los costos de transportación desde el combinado poligráfico hasta los estanquillos, dispersos por toda la ciudad. También existe una asignación fija de periódicos para cada vendedor, a fin de evitar acaparamientos.

El vendedor se va tornando más locuaz a medida que avanza la charla. "Dicen que van a reparar los estanquillos, que están en muy mal estado. Se habla de que van a arreglar los techos y a pintarlos, pero eso no sé si será seguro. Los estanquillos son de ellos, la venta es mía".

"Eso sí, sólo puedo vender periódicos. Ni revistas, ni libros, ni almanaques ni nada por el estilo", explica el viejo. "Pero está bien, no me quejo. Siempre es más fácil salir de los periódicos, que eso lo compran mucho más que las revistas. La gente compra incluso los periódicos viejos... Imagínese, ¡cómo no se van a vender con lo difícil que está conseguir papel higiénico!".

A estas alturas todo tiene cierta lógica, aunque parecería cuando menos paradójico que el hermético monopolio de prensa –tan puro, tan anticapitalista, tan marxista– haya cedido al menos una parte de la comercialización de esta importante "trinchera" al sector privado, incluso tratándose de una actividad tan humilde y de pocas ganancias como la venta de periódicos, usualmente asumida por ancianos jubilados u otras personas de bajos ingresos.

Sin embargo, tomando en cuenta la calamitosa situación de la economía y los elevados costos que se derivan de esta arcaica manera de divulgar información, al Estado le urge explotar cualquier forma de aligerar el lastre que se deriva del sostenimiento de un monopolio de prensa impresa, en un país donde el limitado y costoso acceso a Internet, unido a la imperiosa necesidad de controlar la información por parte del Gobierno, impide la digitalización absoluta de los medios.

De esta manera el Gobierno está atado a su propio nudo gordiano: el monopolio de prensa y el irrisorio acceso a internet son imperativos para el poder si quiere mantener a la población desinformada o mal informada, sin otras fuentes alternativas de indagación en torno a lo que sucede en el mundo e incluso dentro del país, y sin la posibilidad de contrastar las noticias que ofrecen los medios oficiales. Pero a su vez ello obliga al Gobierno a sostener una incosteable industria de la prensa en medio de una crisis económica que dejó números negativos en 2016 y amenaza con un 2017 aún más infausto.

[[QUOTE:Al permitir la venta de la prensa como actividad no estatal, el Gobierno no ha hecho más que legalizar otro rubro del mercado negro, puesto que desde muchos años atrás y hasta hoy ha existido la venta privada]]En realidad el proceso de racionamiento de la maquinaria de prensa oficial viene mostrando señales desde tiempo antes. Recientemente el principal periódico del país, Granma, que solo cuenta con cuatro hojas (ocho planas) renovó su viejo y recargado diseño, no tanto para mejorar su calidad de impresión y su presentación –que siguen siendo estéticamente deplorables– como para economizar tinta. También desde hace largo tiempo existe una edición única, de tirada nacional.

Ahora, al permitir la venta de la prensa como actividad no estatal, el Gobierno no ha hecho más que legalizar otro rubro del mercado negro –un fenómeno que ha signado toda la "lista" de lo reglamentariamente permitido para el sector privado–, puesto que desde muchos años atrás y hasta hoy ha existido la venta privada (ilegal) de la prensa oficial por parte de ancianos y menesterosos que, sin disimulos y a cara descubierta, pregonan a toda voz los titulares y venden sin sobresaltos en plena vía al precio de un peso en moneda nacional. En síntesis, ha quedado legalizado el mercado negro de la prensa oficial.

Curiosamente, esta nueva modalidad de cuentapropismo no ha sido reseñada por la propia prensa oficial, aunque se trata de una noticia de un claro significado simbólico.

Continue reading
Cubanet, Miriam Celaya, Havana, 27 February 2017 — As the second month of 2017 comes to a close, the Cuban panorama continues to be bleak. Material difficulties and the absence of a realistic economic recovery program – the ineffectiveness of the chimerical Party Guidelines has been demonstrated in overcoming the general crisis of the “model” … Continue reading "Ten Years of Raulism: From “Reformism” to the Abyss / Cubanet, Miriam Celaya" Continue reading
Castro II está en silencio. Al parecer se ha retirado virtualmente del frente del gobierno antes de 2018 Continue reading
Cubanet, Miriam Celaya, Havana, 23 February 2017 — An editorial piece published February 14th on the Havana Times website under the title “Official Journalism in Cuba: Empty Nutshells,” revisits a recurring issue that has been going around in the Castro media and is threatening to become fashionable: to be or not to be a dissident. In … Continue reading "The Subtle Dissent of Revolutionaries / Cubanet, Miriam Celaya" Continue reading
Cubanet, Miriam Celaya, Havana, 21 February 2017 – People say that when an event happens repeatedly it stops being an accident. The fire that took place on Monday, February 20th, 2017, in “La Mezclilla” store, in the neighborhood of San Leopoldo (Municipality of Centro Habana) is the third one in less than a month in … Continue reading "Set Fire To Havana In Order To Hide The Body? / Cubanet, Miriam Celaya" Continue reading

Dice la voz popular que cuando un hecho comienza a repetirse deja de ser casualidad

The post ¿Candela a La Habana pa’ esconder el muerto? appeared first on Cubanet.

Continue reading

Miriam Celaya

En días recientes tuve la ocasión de participar como invitada en un foro celebrado en la Universidad Internacional de la Florida donde, entre otros temas, se abordó el de los derechos laborales en Cuba y el papel del periodismo en la defensa de esos derechos.

La propuesta, en primera instancia, no parece incongruente. La relación entre el periodismo y los trabajadores en la lucha por el ejercicio de los derechos laborales en Cuba tuvo sus inicios en fecha tan lejana como la segunda mitad del siglo XIX, cuando se fundaron en la Isla los primeros periódicos sindicales de la región –La Aurora y El Artesano – (Castellanos, 2002), lo que evidencia tanto la importancia que reconocían los trabajadores a la prensa como la temprana capacidad que desarrollaron para organizarse en sindicatos.

[[QUOTE:La prensa independiente denuncia las constantes violaciones de todos los derechos, incluyendo el más elemental de ellos: el de devengar un salario digno]]Por otra parte, los derechos laborales de los trabajadores nacionales es uno de los temas más recurrentes y polarizados del periodismo cubano actual, tanto del oficial como del independiente, solo que desde dos polos opuestos. Mientras el monopolio de prensa oficial se encarga de las alabanzas a las supuestas garantías de los derechos laborales por parte del Estado-Partido-Gobierno –a pesar de que el nuevo Código Laboral no reconoce siquiera conquistas tan universales como el derecho a huelga, la libre contratación y la libre asociación–; desde las antípodas, la prensa independiente denuncia las constantes violaciones de todos los derechos, incluyendo el más elemental de ellos: el de devengar un salario digno.

Numerosos periodistas independientes han abordado el tema de los derechos laborales. Entre ellos destacan los artículos de análisis histórico sobre el movimiento sindical cubano, sus logros y errores, desarrollados por el investigador Dimas Castellanos, algunos de los cuales se citan aquí.

Sin embargo, si bien el periodismo independiente es el sector que ha registrado un mayor y más sostenido crecimiento dentro de la sociedad civil pro democrática cubana en la última década, no se deben sobredimensionar su alcance y sus posibilidades reales. Mucho menos se puede esperar que la prensa obre el milagro de transformar la sociedad al margen de los seres humanos que la componen.

[[QUOTE:La reivindicación de los derechos laborales corresponde en primerísimo lugar a los trabajadores en el seno de sus colectivos]]El periodismo puede apoyar y complementar las acciones de los individuos en su lucha por el pleno ejercicio de sus derechos más legítimos, pero no puede asumir las funciones de las instituciones que deben crear esos mismos individuos, como tampoco es capaz de cambiar la realidad por sí solo. De manera que, así como el discurso triunfalista de la prensa oficial no convierte en práctica los derechos laborales que pregona como "conquistas de la Revolución", tampoco la prensa independiente podría funcionar como un sindicato intangible, al margen de los colectivos obreros.

Los sindicatos, como organización creada para la defensa de los intereses de los trabajadores frente a los empleadores (Estado, patrones, empresas), no pueden ser sustituidos ni por la prensa ni –como ocurre en el caso cubano– por el Estado. Vale apuntar que tampoco corresponde a los (marginales) partidos políticos de oposición arrogarse tal misión reivindicadora, especialmente teniendo en cuenta que bajo el castrismo los opositores no suelen tener vínculo laboral alguno ni han logrado influir en grandes sectores de la población, menos aún en los colectivos laborales, sean estatales o privados.

Dicho de otra manera, la reivindicación de los derechos laborales corresponde en primerísimo lugar a los trabajadores en el seno de sus colectivos, en tanto sujetos con capacidad para organizarse espontánea y autónomamente en defensa de sus intereses como grupo, desarrollando un fuerte movimiento sindical capaz de hacer frente a los poderes que coartan esos derechos. Es la premisa esencial para que la prensa –en este caso la independiente– pueda amplificar, multiplicándolo, el efecto de las demandas laborales de los trabajadores o para que la oposición se apoye en los movimientos sindicales.

[[QUOTE:La política oficial de manipular como instrumentos del Estado-Partido-Gobierno las diferentes organizaciones sociales anuló la posibilidad de la existencia de un verdadero sindicalismo en Cuba]]Tan significativa resulta la base social trabajadora para movilizar los cambios que un prominente líder sindical que cuente con su apoyo podría llegar a convertirse en líder político, como es el acreditado caso de Lech Walesa, o de los conocidos líderes sindicales de las izquierdas latinoamericanas, Lula Da Silva y Evo Morales, quienes eventualmente alcanzaron la presidencia de sus respectivos países. Pero no ocurre a la inversa: los líderes políticos no suelen transformarse en líderes sindicales.

De hecho, el poderoso sindicato Solidaridad, con su eficacia para derrocar el gobierno títere de Moscú en Polonia y dar al traste con el llamado "socialismo real" en ese país, es referencia obligada cuando se habla de la vía que debía seguir la transición cubana: una gran organización obrera con un fuerte liderazgo, capaz de enfrentar y doblegar al Poder.

Lamentablemente, dicha experiencia no es posible en Cuba, donde no existen colectivos de trabajo suficientemente fuertes ni organizados de manera autónoma en puestos clave de la economía, donde los empleos relativamente mejor remunerados están en manos de empresas mixtas de capital extranjero y del empresariado vernáculo de la casta militar dominante, y donde, por añadidura, nunca ha existido el profundo sentimiento nacional y cívico que caracteriza a los polacos.

Esto conduce directamente al tema de la histórica fragilidad de la sociedad civil en Cuba, demolida por completo, especialmente en los últimos 60 años tras la llegada al poder del castrismo, y secuestrada por los líderes de la Revolución para ponerla a su servicio, subordinándola a la ideología del PCC.

La política oficial de manipular como instrumentos del Estado-Partido-Gobierno las diferentes organizaciones sociales –que antes de 1959 eran autónomas y autofinanciadas– anuló la posibilidad de la existencia de un verdadero sindicalismo en Cuba, cuya dependencia de la voluntad política del Gobierno se evidencia meridianamente en tanto las diferentes convocatorias a los plenos y congresos "obreros" parten del Buró Político del PCC y no del seno de las supuestas organizaciones sindicales, y las leyes y "derechos" de los trabajadores se estipulan también desde el Poder político.

[[QUOTE:En noviembre de 1961, se consagró la pérdida de autonomía del sindicalismo, cuando los delegados renunciaron a casi todas las conquistas históricas del movimiento obrero]]Pero, aunque la manipulación política sobre el sindicalismo cubano se tornó absoluta tras el "triunfo revolucionario", ya antes de 1959 las alianzas de algunos líderes sindicales con partidos políticos habían socavado fuertemente el movimiento sindical, restándole autonomía, carcomiendo sus bases y fragmentándolo en sus estructuras.

Así lo resume Castellanos en uno de sus textos sobre el tema: "la subordinación de las asociaciones sindicales a los partidos políticos, que comenzó en 1925, se agudizó en la década del 40 con la pugna entre auténticos y comunistas por el control del movimiento obrero, y en 1952, cuando Eusebio Mujal, entonces Secretario General del movimiento obrero, después de ordenar la huelga general contra el golpe de Estado de ese año terminó aceptando una oferta de Fulgencio Batista a cambio de conservar los derechos adquiridos por la CTC". (Castellanos, 2013)

La muerte del sindicalismo cubano quedó sellada en 1959, cuando la CTC fue disuelta y sustituida por la (CTC-R). Ese año tuvo lugar el X Congreso de la organización obrera, y durante su intervención el Secretario General, David Salvador Manso, expresó que "los trabajadores no habían ido al Congreso a plantear demandas económicas sino a apoyar a la Revolución". Ya en el XI Congreso, celebrado en noviembre de 1961, se consagró la pérdida de autonomía del sindicalismo, cuando los delegados renunciaron a casi todas las conquistas históricas del movimiento obrero: los 9 días de licencia por enfermedad, el bono suplementario de navidad, la jornada semanal de 44 horas, el derecho de huelga y al incremento del 9,09%, entre otros. La CTC se convirtió, de hecho, en un mecanismo de control de los trabajadores por el Gobierno. (Ibidem)

[[QUOTE:Lejos de mejorar el panorama, la explotación de los trabajadores cubanos se ha diversificado y consolidado desde que irrumpieron en la Isla las empresas de capital extranjero]]Solo resta añadir que así se ha mantenido hasta la actualidad, con la agravante de que el régimen autocrático cubano ha logrado el reconocimiento positivo de todos los organismos internacionales encargados de velar por el cumplimiento de los derechos laborales, lo que multiplica la indefensión de los trabajadores de la Isla.

De hecho, lejos de mejorar el panorama, la explotación de los trabajadores cubanos se ha diversificado y consolidado desde que irrumpieron en la Isla las empresas de capital extranjero –que sub-emplean a los nacionales a través de contratos firmados con el Estado– y con el alquiler de profesionales, especialmente de trabajadores de la salud, que se envían al extranjero en virtud de proyectos de colaboración con los aliados políticos del castrismo.

El ascenso de Raúl Castro al frente del Gobierno, como sucesor de su hermano, el llamado líder histórico de la Revolución, abrió un breve período de expectativas, alentadas por un discurso de atavíos reformistas seguido de un conjunto de medidas tendientes a flexibilizar el centralismo extremo de la economía al interior de Cuba.

Dichas medidas permitieron el surgimiento de pequeños sectores de emprendedores privados, agrupados bajo el nombre genérico de "trabajadores por cuenta propia", que si bien han tenido que enfrentar un sinnúmero de limitaciones –como la alta carga impositiva, el acoso de inspectores corruptos, la ausencia de mercados mayoristas para proveer sus negocios, entre otras–, también constituyeron en sus inicios una oportunidad de animar espacios autónomos que, eventualmente, podrían abonar el camino para el surgimiento de agrupaciones de trabajadores organizados en defensa de sus intereses con independencia del Estado.

[[QUOTE:Los trabajadores privados fueron rápidamente absorbidos por los funcionarios políticos del Gobierno que dirigen la central única de trabajadores cubanos, y aceptaron mansamente la “sindicalización” oficial]]Sin embargo, los trabajadores privados fueron rápidamente absorbidos por los funcionarios políticos del Gobierno que dirigen la central única de trabajadores cubanos, y aceptaron mansamente la "sindicalización" oficial que representa los intereses del patrón: la cúpula del Poder.

De esta manera, aunque desde 2008 Cuba es signataria de los Pactos de Derechos Económicos, Sociales y Culturales –que reconocen entre otros el derecho al trabajo y a la elección de empleo–, así como de los Pactos de Derechos Civiles y Políticos –en cuyo texto se incluyen las libertades de prensa, de expresión, de asociación y de reunión, premisas imprescindibles también para la existencia de sindicalismo–, no existen verdaderas organizaciones sindicales en el país, ni espacios de libertad que las hagan posibles. El Gobierno de la Isla no ha ratificado las firmas de dichos Pactos, y los funcionarios de la Organización de Naciones Unidas encargados de velar por el acatamiento de sus contenidos, suelen mostrarse extremadamente complacientes con las autoridades cubanas.

Un largo camino recorrido y otro, mayor aún, por recorrer

Pese a las históricas insuficiencias de la sociedad civil cubana, lo cierto es que los movimientos obreros en demanda de derechos laborales comenzaron relativamente temprano en la Isla. La fuerza alcanzada por los trabajadores durante el período republicano, organizados y agrupados en sindicatos, determinó transformaciones políticas tan importantes como la salida de Gerardo Machado del poder tras una poderosa huelga obrera que paralizó el país.

Durante el mismo período la negociación colectiva fue otro método de lucha que dotó a los sindicatos de la capacidad de influir en la promulgación de leyes a partir de demandas obreras. Los políticos reconocían en las masas trabajadoras una fibra social tan poderosa que los gobiernos de Grau San Martí, Carlos Mendieta y Federico Laredo Bru impulsaron una legislación laboral que incluía derechos como la jornada de ocho horas, derecho a huelgas, vacaciones retribuidas, licencia por maternidad, derecho de negociación colectiva, entre otros (Decretos 276 y 798 de abril de 1938). (Castellanos, 2002)

[[QUOTE:La Constitución de 1976 redujo a seis artículos mínimos los derechos laborales, omitiendo casi la totalidad de las conquistas del movimiento sindical de las etapas anteriores]]Más tarde, la Constitución de 1940 reconoció legalmente los resultados de las luchas sindicales de los años anteriores, al dedicar 27 artículos del Título VI a los derechos colectivos e individuales de los trabajadores. Entre estos se incluían desde el salario mínimo hasta las pensiones por causa de muerte. Paradójicamente, tras la llegada al poder por parte del Gobierno "de los humildes, con los humildes y para los humildes", no solo los sindicatos fueron desaparecidos de un plumazo y absorbidos por la nueva dictadura de un supuesto "proletariado" militar, sino que la Constitución de 1976, en su Capítulo VI redujo a seis artículos mínimos los derechos laborales, omitiendo casi la totalidad de las conquistas del movimiento sindical de las etapas anteriores que habían sido refrendadas en las Constituciones de 1901 y 1940.

En la actualidad, la situación sociopolítica y económica cubana es sumamente compleja. No solamente porque se ha entronizado una crisis económica permanente, se ha producido una ola de despidos y ningún salario resulta suficiente siquiera para adquirir los alimentos básicos, sino porque no se vislumbran dentro del país los actores sociales capaces de revertir ese escenario.

Algunos intentos de sindicatos independientes han sido propuestos desde la oposición. Sin embargo, tales propuestas no han podido avanzar, no solo por la represión que se ejerce contra cualquier manifestación de disidencia dentro de la Isla, sino porque esas alternativas carecen de bases sociales y de apoyo real. De hecho, al estar marginados por el sistema, los opositores cubanos no suelen tener vínculo laboral alguno, por tanto no tienen la menor posibilidad de representar a los trabajadores de la Isla.

[[QUOTE:La emigración constante de cubanos, fundamentalmente en edad laboral, es otro factor que coadyuva al debilitamiento de las fuerzas trabajadoras]]La emigración constante de cubanos, fundamentalmente en edad laboral, es otro factor que coadyuva al debilitamiento de las fuerzas trabajadoras, una realidad que es resultado del propio sistema pero cuya solución ya ha quedado fuera del alcance de un Gobierno al que cualquier cambio profundo le costaría perder el poder.

Hasta el momento actual, no parece que se vaya a romper en el corto plazo el círculo vicioso que mantiene a los trabajadores cubanos, y a toda la sociedad, en el mayor inmovilismo. El camino de la recuperación será extenso y tortuoso, y solo se iniciará cuando desaparezca el poder omnímodo que ha secuestrado a la nación por casi 60 años. Porque sin libertades no habrá sindicatos y sin éstos no habrá fuerza alguna capaz de representar legítimamente los intereses de esa especie en extinción que alguna vez se llamó "trabajadores cubanos".

Continue reading
Cubanet, Miriam Celaya, Havana, 10 January 2017 — – I have often heard or read about the supposed Cuban “culture and education,” a fabulous academic record based on official Cuban statistics and, of course, the Cuban Revolution and its (literally) ashen leader. A few weeks ago, during the prolonged funerals of the Deceased in Chief, … Continue reading "The Learned Illiterates of the Revolution / Cubanet, Miriam Celaya" Continue reading
Cubanet, Miriam Celaya, Havana, 17 January 2017 — The announcement of the end of the “wet foot, dry foot” policy, which gave Cuban immigrants the special privilege of remaining in the US without being deported, just by touching American soil, ended Thursday, 12 January 2017, like a cold drizzle on the citizens of this island … Continue reading "Dry or Wet? Thinking with our Feet / Cubanet, Miriam Celaya" Continue reading
Muchos cubanos creen que es obligación de otros gobiernos resolver lo que es problema nuestro Continue reading

Miriam Celaya

No es común, en medio de la grisura y las cataratas de efemérides que constituyen el grueso de la prensa oficial, encontrar un trabajo periodístico que pone a la luz –aunque sea parcialmente– los obstáculos que se derivan de uno de los más peliagudos problemas de la economía cubana: la doble moneda.

Un reportaje publicado este domingo en el periódico Juventud Rebelde realizaba un balance sobre los resultados de las ventas en las dos monedas nacionales (CUP y CUC) en las llamadas shoppings en el cual se hace patente que casi tres años después del inicio de este "experimento" las ventajas resultantes se reducen casi exclusivamente a la simplificación del trámite cambiario.

[[QUOTE:La única mejoría consiste en que ya los interesados en comprar en las tiendas recaudadoras de divisas que solo cuentan con CUP no están obligados a realizar la transacción a CUC en las casas de cambio]]Llevado a términos más comprensibles, la mejoría consiste en que ya los interesados en comprar en las tiendas recaudadoras de divisas que solo cuentan con moneda corriente (CUP) no están obligados a realizar la transacción de su dinero a CUC en las casas de cambio (Cadeca), con las consiguientes molestias de colas, pérdidas de tiempo y, a veces, el traslado desde lugares distantes, sino que pueden realizar su compra con CUP.

Otra ventaja que, sin adentrarse en detalles sórdidos, mencionan los reporteros, es que con el uso indistinto de ambas monedas se "ha restringido a la mínima expresión el mercado ilegal de divisas". En la práctica esto no significa que el mercado cambiario subterráneo haya desaparecido o se haya debilitado –como parece insinuarse en el texto– sino que las transacciones ilegales siguen gozando de excelente salud en recintos cerrados, como bien saben aquellos que venden sus propiedades con intenciones de emigrar, llevando consigo algún capital en moneda dura y acuden a esta vía para hacer la correspondiente transacción.

En contraposición con las dos modestas mejoras mencionadas, el reportaje enumera un rosario de dificultades, entre las que destacan los errores derivados de la no capacitación del personal para operar con las dos monedas, lo que ha provocado numerosas fallas; la inestabilidad de la fuerza de trabajo especializada y el "poco dominio" en el "tratamiento contable de la dualidad monetaria"; o la "insuficiente capacidad en las cajas fuertes y cajas registradoras" para custodiar el efectivo en las dependencias comerciales. Otros problemas son la inexistencia de un sistema automatizado para registrar las operaciones con el nuevo instrumento de pago, lo que supone "errores contables" o las "diferencias en el cuadre diario por errores en la operatividad de las cajas registradoras", entre otras limitaciones no atribuibles a las cadenas de comercio y que se relacionan con las sempiternas estrategias gubernamentales de improvisación y emergencias efectistas para paliar males profundos y de vieja data.

[[QUOTE:Un problema recurrente que se afronta es la inconformidad de los clientes que pagan en CUP y reciben el vuelto solo en CUC]]Un problema recurrente que se afronta es la inconformidad de los clientes que pagan en CUP y reciben el vuelto solo en CUC. Resulta perenne la insuficiencia de moneda fraccionaria en las shoppings, de manera que muchas veces el cliente no recibe su vuelto completo, lo que redunda en perjuicio de su bolsillo y en beneficio del empleado encargado de cobrar en la caja, que al final del día se apropia de ese remanente. Este inconveniente se agrava al aumentar la demanda de menudo en CUC debido a que estas devoluciones al cliente que paga en CUP son obligatoriamente en divisas.

Entre los puntos más interesantes, aunque apenas mencionado tangencialmente en el reportaje, está el criterio de un entrevistado que se queja de la confusión creada por la compra-venta en dos monedas, especialmente por la tasa de ganancia que aplican las tiendas (1 CUC equivale a 25 CUP), mientras que el cambio de 1 CUC en las Cadeca equivale a 24 CUP.

Las tiendas van más allá de su función como entidades comerciales al realizar una operación bancaria o intermediación monetaria que legalmente correspondería al Banco Nacional, una distorsión propia de un sistema donde la economía en bancarrota no puede ofrecer un verdadero soporte financiero a la moneda, por lo cual el dinero no tiene un valor real. Por otra parte, existe una sola entidad, el Estado-Partido-Gobierno, como único administrador y propietario de todo, desde la Banca hasta las cadenas comerciales y la mayoría de los servicios, de manera que la moneda tiene una función prácticamente simbólica y solo opera dentro del territorio nacional.

Ya que de deformación monetaria se trata, el reflejo más palpable de la ambivalencia que porta una moneda tan ficticia como el CUC es la caprichosa diferencia de valor que adquiere en el uso popular, según se trate de moneda entera o fraccionaria. En el mercado informal la moneda fraccionaria pierde valor.

[[QUOTE:Misteriosamente parece existir una ley no escrita donde el uso del CUC en moneda fraccionaria lo coloca en el mercado informal en una equivalencia de 20 pesos en CUP]]Esta aberración se manifiesta en cada transacción informal, como por ejemplo, en el caso de lo que abona el pasajero de un taxi botero (sector privado) cuando paga por el servicio: si el tramo cubierto cuesta 10 pesos (CUP) y el pasajero paga con un CUC, seguramente recibirá 14 pesos (CUP) como vuelto; es decir, el equivalente del CUC a razón de 24 pesos corrientes (CUP), que es el mismo valor de compra que impone la Cadeca. Sin embargo, si ese mismo pasajero paga el servicio con moneda fraccionaria de CUC (digamos, 50 centavos), lo más habitual es que no obtenga vuelto alguno, cuando supuestamente el chofer debería devolverle 2 pesos (CUP). Misteriosamente parece existir una ley no escrita donde el uso del CUC en moneda fraccionaria lo coloca en el mercado informal en una equivalencia de 20 pesos en CUP.

Lo mismo ocurre si la compra que se realiza es por valor de 1 peso CUP (informalmente, 5 centavos CUC), como es el caso de una bolsa de plástico o un periódico, comprados a los vendedores callejeros, por lo general ancianos jubilados que buscan redondear así sus magros ingresos.

Otro tema notorio que se menciona es el de los elevados precios de los productos de las tiendas, que se hacen más evidentes cuando el pago es en CUP. Obviamente, la utilización del CUP en las redes comerciales y de servicios pone de relieve la enorme inflación que se ha entronizado en la Isla y que de cierta manera se lograba enmascarar cuando la compra-venta se verificaba únicamente en CUC. No causa el mismo efecto psicológico comprar una bolsa de leche en polvo en 5,65 pesos CUC que en 141,25 pesos CUP, que es el 35,3% de un salario medio cubano (400 pesos CUP). Además, en Cuba se habla de "altos precios" cuando en realidad correspondería hablar de devaluación de la moneda CUP y de los bajos salarios de los trabajadores, que deprimen hasta niveles mínimos la capacidad de consumo del cubano promedio.

[[QUOTE:No hay que desdeñar el esfuerzo de quienes, desde el monopolio de prensa de la dictadura, se esfuerzan por tirar de la cadena, aun cuando le sigan temiendo al mono]]Otros muchos puntos colaterales del reportaje merecerían ser comentados, como es el caso de la negativa de la mayoría de las cadenas comerciales a ofrecer declaraciones a la prensa oficial –un formidable escollo que constituye el pan diario de la prensa independiente cuando pretende interpelar a funcionarios o instituciones oficiales, o cubrir eventos supuestamente públicos–, y la alusión de los reporteros a la función informativa, cultural, social y cívica que debe cumplir la prensa. Pero no se puede abarcar en un texto la totalidad de los debates que permiten estos temas.

Pese a todo, con sus aciertos y sus evasivas, el artículo de Juventud Rebelde tiene el mérito de sacar al menos la punta del iceberg de algunos de los más graves entuertos que exhibe la economía cubana, e implícitamente apuntar a la necesidad urgente de poner fin a la dualidad monetaria, una cuestión espinosa que –inexplicablemente– no estuvo en la agenda de las sesiones de la Asamblea Nacional de diciembre último.

No están todos los problemas, ni sus soluciones. El villano sigue oculto tras un ejército de chivos expiatorios y funcionarios de poca monta. Pero no por ello hay que desdeñar el esfuerzo de quienes, desde el monopolio de prensa de la dictadura, se esfuerzan por tirar de la cadena, aun cuando le sigan temiendo al mono.

Continue reading
En Cuba cada vez se habla y se escribe peor, ante la indiferencia de los encargados de velar por el idioma Continue reading
Cubanet, Miriam Celaya, Havana, 5 January 2017 – It is well known that for almost six decades we Cubans have not had a real government program, unless the old “five-year plans” are defined as such. These were programs Castro I copied from the USSR in order to plan and control Cuba’s socialist economic development, and … Continue reading "Castro II’s Island is Adrift / Cubanet, Miriam Celaya" Continue reading
Quien espere un capitán al mando del bajel en medio de la tormenta, solo encontrará un timonel vacilante e inexperto Continue reading

Miriam Celaya

Este 27 de diciembre dio inicio en el Palacio de Convenciones de La Habana el Octavo Período de Sesiones de la Octava Legislatura del Parlamento cubano, con un balance sobre los resultados socioeconómicos del año que termina y la propuesta denteproyecto de Ley del presupuesto nacional para 2017.

Esta vez no hay buenas noticias ni discursos triunfalistas. El 2016 termina con un 0,9% de decrecimiento, según el informe presentado por Ricardo Cabrisas, ministro de Economía y vicepresidente del Consejo de Estado, y al día de hoy no existen fundamentos razonables para creer que se vaya a cumplir el pronóstico de un 2% de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) para 2017. De hecho, ese mismo número fue el modesto vaticinio de crecimiento para el segundo semestre del presente año, que finalmente se incumplió.

Para mayores sombras, los cubanos iniciaremos el nuevo año con atrasos en los pagos a los proveedores. "No ha sido posible superar la situación transitoria que atravesamos en los pagos corrientes a los proveedores...", señaló el general-presidente, Raúl Castro, al presentar el informe central, aunque anunció, sin detallarlas, que se acometen "un conjunto de gestiones que permitirán aliviar el panorama descrito".

[[QUOTE:"No ha sido posible superar la situación transitoria que atravesamos en los pagos corrientes a los proveedores...", señaló el general-presidente]]En cuanto al plan del presupuesto para 2017, advirtió: "Debo alertar que persistirán tensiones financieras y retos que pudieran incluso recrudecerse en determinadas circunstancias". Las actuales dificultades relacionadas con el decrecimiento económico de 2016 incidirán sobre el próximo año, considera el presidente, salvo que se cumplan tres objetivos "permanentes y decisivos" : garantizar las exportaciones y trabajar de inmediato en crear las condiciones para incrementarlas en los años sucesivos, identificar en la producción nacional las posibilidades para sustituir importaciones en cualquier magnitud, y reducir al mínimo posible los gastos no imprescindibles, entre los cuales relacionó los viajes al extranjero por parte de los cuadros y dirigentes de diferentes niveles.

"Tendremos una solución definitiva a estos de los ya tradicionales déficits si producimos más mercancías y servicios tanto internos como externos y reducimos los gastos cuanto sea posible", señaló Cabrisas. Pero las soluciones propuestas giran en el habitual ritornelo de las últimas décadas, que nunca se cumple, como aquel que plantea la sustitución de importaciones en base al desarrollo de producciones nacionales "con un programa bien diseñado" y que abarque toda la industria nacional, incluida la militar, o una "mayor exigencia al uso eficiente de los portadores evitando desvíos y robos", además del aumento de los controles en este rubro.

El presidente cubano manifestó que concede "gran importancia a la necesidad de dinamizar la inversión extranjera en Cuba" como vía imprescindible para el desarrollo económico del país. No obstante, dejó en evidencia que existen fuerzas contrarias a esta solución, que están obstaculizando esta entrada de capital: "Reconozco que no estamos satisfechos en esta esfera y que han sido frecuentes las dilaciones excesivas del proceso negociador. Es preciso superar de una vez y por siempre la mentalidad obsoleta llena de prejuicios contra la inversión foránea. Para avanzar resueltamente en esta dirección, debemos despojarnos de falsos temores hacia el capital externo".

El informe del ministro de Economía detalló un panorama opaco y poco promisorio para el presente y para los tiempos venideros debido a "la persistencia de las limitaciones financieras existentes por el incumplimiento de los ingresos por exportaciones, por las dificultades que afrontan algunos de nuestros principales socios comerciales debido a la caída de los precios del petróleo, y por el bloqueo comercial y financiero "fortalecido por las cuantiosas multas a bancos internacionales que realizan transacciones con nuestro país".

[[QUOTE:Mientras las cifras sobre las inversiones e importaciones se expresan en dólares, los ingresos y el presupuesto del Estado –incluidos los llamados subsidios y otras prestaciones sociales– se expresan en CUP]]En general, los planes del presupuesto para 2017 son similares a los de 2016. Solo que habrá una importación menor de combustible, lo cual deberá estimular un crecimiento de la generación de energía eléctrica a partir de una mejor explotación de las capacidades nacionales.

Un aspecto confuso es que, mientras las cifras sobre las inversiones e importaciones se expresan en dólares, los ingresos y el presupuesto del Estado –incluidos los llamados subsidios y otras prestaciones sociales– se expresan en CUP ("moneda nacional"). Esto crea una distorsión que enmascara el monto real de los gastos y las ganancias.

Por ejemplo, se afirma que el Estado se propone invertir en alimentos con destino a la población 1.750.200.000 dólares (82.000 más que en 2016), aunque las importaciones totales en físico son similares a 2016. Sin embargo, desconocemos el monto total de los ingresos en divisas generados principalmente por el turismo, un sector que es controlado por el generalato.

Los informes oficiales guardan un inexplicable silencio sobre este tema. Algo similar ocurre con el tema de la dualidad monetaria, una distorsión insoluble pendiente de solución y que no se mencionó entre los grandes problemas que obstaculizan la inversión extranjera en Cuba.

Otro de los problemas de la economía interna durante 2016 fue que la producción agrícola marcó una reacción positiva, pero la industria fue incapaz de dar respuesta a las producciones, incidiendo así en el alto nivel de importaciones destinadas a cubrir la demanda de la población. Una situación que el Gobierno intentará revertir en los planes de 2017 a través de un "programa acelerado a mediano plazo para recuperar esta industria y ponerla en capacidad de dar respuesta tanto para el consumo nacional como para los visitantes".

[[QUOTE:Otro de los problemas de la economía interna durante 2016 fue que la producción agrícola marcó una reacción positiva, pero la industria fue incapaz de dar respuesta a las producciones]]El sector del transporte es otro viejo y acuciante problema, pese a que se reconoce oficialmente que "resulta estratégico para el desarrollo social y económico del país, en cualquiera de sus ramas", por lo cual se proyecta darle un impulso en 2017.

En este sentido, el Estado se propone un crecimiento del 3% respecto del 2016, garantizando los servicios fundamentales de las empresas de ómnibus nacionales, de transporte para trabajadores y para escolares, así como de servicios de taxis y cooperativas, además de garantizar el combustible necesario "para los ómnibus que se fabriquen en 2017".

Una nota interesante fue la referencia del ministro de Economía a mantener "la capacidad de producción actual de bicicletas y piezas de repuesto", así como a la importación de neumáticos. En las circunstancias actuales, la sola mención de producir bicicletas proyecta sobre los cubanos la lúgubre y contraproducente memoria de los años más duros del Periodo Especial.

Otras cifras ofrecidas para los planes de 2017 fueron el programa de 9.700 viviendas y el inicio y desarrollo de otras 4.890, indicadores similares a los de 2016, que no se cumplieron. Este programa priorizará las viviendas afectadas por el huracán Matthew en Guantánamo y "las de huracanes anteriores en Pinar del Río y Santiago de Cuba".

Pero el problema más grave es que la que sería solución de nuestros males económicos, la inversión extranjera, sigue siendo extraordinariamente baja: apenas el 6,5% del plan. Es decir, que no se cumple lo previsto en el Lineamiento 78, que otorga un papel esencial a esta inversión. "Hay que dinamizar estos proyectos", afirma Cabrisas, empezando por elaborar una relación de proyectos de inversión para el desarrollo que garantice el plan de desarrollo económico hasta 2030, "concentrando el esfuerzo en sectores estratégicos y priorizados".

Así, la inversión para 2017 considera respaldar programas priorizados de turismo en La Habana, Varadero, Cayería Norte y Holguín, así como en las infraestructuras de la Zona especial de Desarrollo de Mariel (ZEDM) o el almacenamiento de combustible, entre otros. También se han elaborado medidas de incrementos en los sistemas salariales de los sectores de la construcción del turismo y ZEDM.

[[QUOTE:La inversión para 2017 considera respaldar programas priorizados de turismo, así como en las infraestructuras de la Zona especial de Desarrollo de Mariel o el almacenamiento de combustible]]Se proyecta en los planes un incremento en los niveles de ingreso de la población y de la capacidad de absorción del Estado. La productividad crecerá un 6,6% y el salario medio en un 3,5%. Para esto, se hace imprescindible evitar pagos sin resultados productivos, la coherencia entre los indicadores y tomar en cuenta el valor agregado para evitar el desequilibrio monetario.

El anteproyecto del Presupuesto 2017 prevé un crecimiento en los ingresos de 1.525 millones de pesos, fundamentalmente por impuestos sobre utilidades, una inversión del sector empresarial estatal con 6.330 millones de pesos de incremento en gastos respecto a 2016, y un déficit fiscal de 11. 454 millones, el 12% del PIB.

El informe de la ministra de Finanzas y Precios, Lina Peraza, no ofreció muchos detalles adicionales al del ministro de Economía. Al parecer, la "solución" de la economía cubana se reduce a una simple relación de consideraciones elementales como profundizar en las obligaciones financieras del país, evaluar el impacto en los niveles de crédito, garantizar exportaciones y sustituir importaciones, avanzar en la concreción de proyectos de inversión extranjera, incrementar el control del uso y desvío de portadores energéticos, detener la tendencia decreciente de producción, entre otros: aproximadamente las mismas soluciones de años anteriores.

"El plan que presentamos a esta Asamblea es tenso, (...) pero estimamos que lo podemos cumplir", señaló Cabrisas. "Lo anterior exige voluntad, decisión, organización, disciplina y atención priorizada a todos estos asuntos" especialmente por parte de los responsables de hacerlos cumplir.

[[QUOTE:Al parecer, la “solución” de la economía cubana se reduce a las mismas soluciones de años anteriores]]Ha sido una jornada redundante para anunciar los negros nubarrones que se ciernen sobre un 2017 nonato. Un Parlamento sombrío en una Isla de sombras. Nadie esperaba un milagro económico, pero acaso los más cándidos pretendían atisbar alguna señal de cambios. Por el momento, todo indica que Cuba marcha acéfala y tambaleante hacia algún horizonte enigmático.

Curiosamente las mayores novedades de esta ocasión han sido las ausencias: se trata del primer período de sesiones del Parlamento sin la sombra de un Fidel Castro –ni suficientemente vivo ni completamente muerto– vigilante y omnisciente; no hubo un Consejo de Ministros previo a las sesiones, por lo que fue invocado el último que se realizó durante el presente año, el 25 de julio; no se realizó el pleno del Partido Comunista de Cuba (PCC), y tampoco estuvo visible en las sesiones el anterior ministro de Economía y que acompañó por largo tiempo las "reformas raulistas", el señor Marino Murillo.

Qué pudieran significar estas señales sería material para otro análisis.

Continue reading
Cubanet, Miriam Celaya, 12 December 2016 — In a curious coincidence with the fifth meeting, held last week in Havana, of the Bilateral Commission in charge of the dialogue process between the United States and Cuba, about one hundred Cuban “entrepreneurs” have just addressed a letter to Donald Trump, the newly elected President of that … Continue reading "Why didn’t they write to the General-President? / Cubanet, Miriam Celaya" Continue reading
Los "emprendedores" cubanos que le enviaron una carta a Donald Trump se equivocaron de destinatario Continue reading
Cubanet, Miriam Celaya, Havana, 18 November 2016 — Just hours after the finish of the November 8th US elections, the Palace of the Revolution in Havana sounded its trumpets of war, summoning another of its ridiculous bombastically named strategic-militaristic exercises: 2016 Bastion Exercise and Defense Days, that will take place from November 16th to the … Continue reading "The Castros’ Late Halloween / Cubanet, Miriam Celaya" Continue reading
Los peores traficantes, aunque la prensa oficialista señale a los turistas extranjeros, habitan el palacio de la Revolución Continue reading
Probablemente las maniobras militares cubanas sean el hazmerreír del momento a escala planetaria Continue reading

Miriam Celaya

Pocas veces la prensa oficial ofrece algún trabajo periodístico de interés, por eso es de agradecer un reportaje publicado pocos días atrás, a raíz de los controles realizados recientemente por el Gobierno a un total de 32 restaurantes privados de La Habana (Restaurantes privados en la capital. Control y éxito, ¿en ese orden?, de Yudy Castro Morales), un texto que refleja de manera inusualmente objetiva algunas de las limitaciones que lastran el desempeño de los restaurantes privados de La Habana.

Semanas antes, el monopolio de prensa estatal se había referido a ciertas irregularidades que se habían detectado en el sector, tales como violaciones en las regulaciones urbanísticas, ilegalidades en los trámites de compraventa de viviendas, "la importación de mercancías con fines comerciales", la evasión fiscal y la violación de los límites establecidos para la actividad para las que les fue extendida la licencia.

[[QUOTE:Sorprende la utilización desprejuiciada de términos tan demonizados como "restaurantes privados", "negocio", "prosperidad", entre otros]]De manera indirecta se sugería también que algunos de estos establecimientos se habían convertido en "escenarios para el expendio de drogas, el proxenetismo y la prostitución", así como de lavado de dinero, lo que constituye colateralmente un reconocimiento tácito de la proliferación de males inconfesables dentro de la pulcra sociedad socialista.

Todo esto, unido al cierre de numerosos restaurantes y cafeterías, y a la suspensión de la entrega de nuevas licencias para esta modalidad del trabajo por cuenta propia, creó un clima de incertidumbre sobre el destino de los negocios particulares dedicados a la restauración, popularmente conocidos como paladares.

Esta incertidumbre ahora tiende a disiparse, al menos parcialmente, cuando el periódico más oficial de Cuba no solo aborda los resultados de la mencionada inspección en la capital, sino que difunde los testimonios críticos y los reclamos de varios propietarios de algunos de los restaurantes privados de la capital.

La ausencia de consignas revolucionarias y de alusiones político-ideológicas de las que habitualmente sobrecargan los textos de la prensa oficial son otro rasgo inusitado del texto, e igualmente sorprende, en cambio, la utilización desprejuiciada de términos tan demonizados como "restaurantes privados", "negocio", "prosperidad", entre otros.

[[QUOTE:Algunos rumores perspicaces consideran que la estrategia oficial consistió en hacer una selección de ciertos restaurantes de reconocido prestigio y ofrecerles ventajas legales a cambio de apegarse a ciertas normas]]En realidad, los problemas detectados por los fiscalizadores estatales durante las inspecciones no constituyen en sí mismos una novedad: violaciones en el horario de cierre, la contratación directa de los artistas que amenizan en algunos locales privados –sin mediación de una agencia estatal en la cual deberían estar inscritos–, problemas en los contratos a los empleados, contaminación sonora, mercancías ilícitas, contrabando y delito de receptación, son trasgresiones reales y conocidas tanto en el sector privado como en el estatal.

Por esa causa, algunos rumores perspicaces consideran que la estrategia oficial consistió en hacer una selección de ciertos restaurantes de reconocido prestigio y ofrecerles ventajas legales a cambio de apegarse a ciertas normas y compromisos con sectores del empresariado estatal. Al mejor estilo mafioso, el Estado-Padrino protege a quienes les son leales.

De ser cierto tal rumor tampoco constituiría una novedad. Es vox populi –aunque, obviamente, incontrastable– que algunos de los dueños de las paladares más exitosas tienen algún tipo de vínculo con el poder y han gozado de la tolerancia oficial a cambio de acatamiento político, fingido o no.

El mecanismo de compromiso/control ideológico es una práctica de vieja data (también) en el sector gastronómico. Durante las décadas de los 70 y 80, la administración de los restaurantes, bares y cafeterías –todos estatales– eran plazas de trabajo muy codiciadas puesto que constituían fuentes constantes y seguras de ingresos ilícitos, a partir del contrabando de productos desviados de la red oficial y vendidos a sobreprecio en el mercado negro.

Quienes no han vivido en una sociedad marcada por las carencias y sujeta a una cartilla de racionamiento como fuente esencial de adquisición de alimentos, quizás no entiendan el enorme poder económico que se deriva de la administración de productos alimenticios.

[[QUOTE:Tan significativas eran las ganancias en el sector gastronómico que la Empresa de Restaurantes de Lujo de la capital otorgaba dichas plazas a "cuadros" del Partido y dirigentes intermedios con probado historial de lealtad]]Tan significativas eran las ganancias en el sector gastronómico y tan reñidos los puestos de administración en los establecimientos puntera –díganse restaurantes prestigiosos como el Polinesio, La Torre, El Conejito, el Mandarín, Las Bulerías, Montecatini, entre muchos otros– que la Empresa de Restaurantes de Lujo de la capital otorgaba dichas plazas a "cuadros" del Partido Comunista y a dirigentes intermedios con un probado historial de lealtad al sistema.

Este procedimiento clientelar creó una suerte de clase media encubierta cuyas ventajas sobre la clase trabajadora se basaban en una capacidad de acceso a bienes de consumo y de servicios que no estaban al alcance de aquella; ni más ni menos, de la misma forma que el nivel de vida y la capacidad de consumo de los actuales propietarios privados de las paladares más exitosas está muy por encima de las posibilidades de la gran mayoría de los cubanos.

La diferencia entre aquellos administradores estatales de antaño y los propietarios actuales, es que los primeros traficaban con bienes públicos, puesto que la propiedad privada estaba proscrita, y los segundos operan con capitales privados, pero el denominador común entre ellos es que el Poder –que dispensa a su arbitrio la permisión, el castigo o el perdón– los controla y manipula a partir de la dependencia de las ilegalidades para prosperar, por parte de ambos.

Así, la prosperidad del administrador privado depende hasta hoy de su habilidad para malversar los bienes del Estado que le son encomendados, sin ser descubierto; en tanto el éxito del propietario privado depende de su habilidad para violar la legalidad, sea accediendo al mercado subterráneo para adquirir los bienes que necesita, sea evadiendo impuestos y otras regulaciones.

[[QUOTE:La prosperidad del administrador privado depende de su habilidad para malversar los bienes del Estado sin ser descubierto; en tanto el éxito del propietario privado depende de su habilidad para violar la legalidad]]Ahora bien, lo realmente novedoso del reportaje periodístico en este caso, es que se haya dado espacio en la prensa gubernamental a la voz de las presuntas víctimas –los siempre vilipendiados propietarios privados, o "emprendedores" –, y que éstas se hayan expresado críticamente y con tanta libertad acerca de las múltiples limitaciones que les impone el sistema de trabajador por cuenta propia.

Entre las mayores limitaciones que se enumeraron se incluyen la inexistencia de un mercado mayorista y la insuficiente oferta de las redes minoristas, la imposibilidad de vincularse a entidades importadoras con el fin de adquirir insumos y equipamientos deficitarios en las redes minoristas, la expresa prohibición al sector privado de importar productos que no se comercializan por las entidades estatales, entre ellos ciertas bebidas alcohólicas de amplia demanda, la restricción del número de sillas permitidas (50 en total, tanto por permiso de cafetería como de restaurante), lo que "atenta contra el buen desenvolvimiento del negocio", especialmente en aquellos que prestan servicios a las agencias turísticas oficiales, quienes en ocasiones, ante la gran demanda y los limitados asientos autorizados, se ven empujados a incumplir con esos contratos.

Las críticas alcanzaron incluso a los centros nocturnos estatales y de gestión cooperativa, calificados por los dueños de paladares como insuficientes que "no ofrecen servicios de calidad", lo que hace pensar que quizás en un plazo relativamente cercano y ante la creciente marea de turistas, este tipo de establecimiento –hasta ahora un coto exclusivamente estatal– puede pasar a ser otro espacio en manos privadas.

[[QUOTE:Lo realmente novedoso del reportaje es que se haya dado espacio en la prensa gubernamental a la voz de las presuntas víctimas y que éstas se hayan expresado críticamente]]"Estamos dispuestos a pagar los impuestos que se establezcan (...) pero queremos negocios prósperos", señaló uno de ellos, evidenciando implícitamente la capacidad financiera que ha alcanzado la élite del sector.

Pero el reportaje permite, además, percibir ciertos matices que hacen una diferencia mínima, pero significativa, en un periodismo habitualmente chato y acrítico. Es el caso, por ejemplo, del propietario que, como contribuyente, exigió conocer más sobre el destino de los impuestos que aporta al presupuesto del Estado; algo que hasta hace muy poco tiempo era considerado una herejía.

Por supuesto, son señales tenues y escasas, pero anticipan la posible evolución del capital privado, aunque reducido a un sector élite que, pese a su fragilidad, comienza a sentirse autónomo y se reconoce útil y necesario para la supervivencia de un sistema obsoleto, improductivo y en crisis.

Por supuesto, no se han publicado respuestas oficiales a los reclamos de los propietarios privados. Nadie sabe a ciencia cierta cuánto de "permitido" o cuánta dosis de audacia encierran en realidad este infrecuente reportaje periodístico y estas exigencias. Por el momento, vale la pena seguir atentamente el destino de los restaurantes privados habaneros. No hay que olvidar el viejo refrán que dice: Dios escribe recto con renglones torcidos.

Continue reading
Si el pro-sovietismo y las añoranzas guerrilleras son los ideales de los jóvenes marchantes en EEUU, ¿qué viene después? Continue reading
Los electores estadounidenses también marcarán mañana en sus boletas el rumbo de la política doméstica de Cuba Continue reading

Miriam Celaya

Mucho se ha escrito en los últimos días sobre la suspensión ("congelación") de la entrega de nuevas licencias para la apertura de pequeños restaurantes privados –popularmente conocidos como paladares– en Cuba. La mayoría de los análisis hasta ahora han interpretado el hecho como un retroceso más de las autoridades cubanas después del inicial proceso de flexibilización económica que permitió el auge de estos negocios particulares, los cuales generalmente ofrecen un servicio de mayor calidad y variedad que la mayoría de los establecimientos estatales, con la consecuente mayor aceptación entre la población y los extranjeros que visitan la Isla.

Los críticos del restablecimiento de relaciones entre los gobiernos de EE UU y Cuba, por su parte, aprovechan la coyuntura para asegurar que este repliegue –junto al aumento de la represión sobre la sociedad civil, periodistas independientes, opositores y otros grupos, incluyendo no disidentes– es otra respuesta del Palacio de la Revolución, que, a su juicio, se siente apoyado por la Casa Blanca e impune para aplicar mano dura y continuar violando los derechos humanos en el interior de la Isla.

[[QUOTE:Es sabido que los poderes autocráticos se sostienen sobre la pobreza e indefensión de sus gobernados, que dependen exclusivamente de las mínimas migajas que éste les reparte]]Pero, con independencia del innegable rigor que está ejerciendo el Gobierno sobre el sector de trabajadores por cuenta propia, o de las apresuradas conclusiones de quienes siguen el principio "yumacentrista" –término acuñado por el colega Reinaldo Escobar para definir esa corriente de pensamiento que interpreta cada fenómeno o suceso que se produce en Cuba como una respuesta a las disposiciones del ejecutivo estadounidense– lo cierto es que las razias y presiones sobre los trabajadores no estatales distan de ser una novedad. Han sido la práctica oficial desde mucho antes de que se iniciara el proceso de diálogo entre Washington y La Habana.

Y en esto no hay misterio alguno. Es sabido que los poderes autocráticos se sostienen sobre la pobreza e indefensión de sus gobernados, que dependen exclusivamente de las mínimas migajas que éste les reparte, de manera que cada amago de avance aperturista, cada mínimo resquicio de posibilidad de prosperar al margen del Estado constituye una amenaza para el Gobierno y para su ideología. Los emprendedores exitosos, pues, portan en sí el germen que destruye a la autocracia, solo que ellos mismos lo desconocen... O simulan ignorarlo.

No obstante, si bien los tímidos avances y los bruscos retrocesos han sido el rasgo característico de la administración del general presidente, Raúl Castro, por esta vez se ha introducido un nuevo componente: la intimidación, bajo la forma de citaciones a los dueños de cafeterías y restaurantes privados para que se presenten ante una comisión compuesta por funcionarios de los gobiernos locales y de la Oficina Nacional de Administración Tributaria (ONAT), e incluso por agentes de la policía política.

Según ha trascendido, las autoridades han advertido a los propietarios acerca de las violaciones que se han estado cometiendo en el sector de trabajadores por cuenta propia dedicado a este ramo, entre las cuales se relacionan la evasión de impuestos, la comercialización de alimentos e insumos procedentes del mercado negro, el lavado de dinero y otras transgresiones.

Ni más ni menos, han "descubierto" súbitamente en los negocios de cafeterías y paladares la misma epidemia de corrupción que mina a la sociedad en su conjunto, partiendo de la cúpula del poder y su claque. Solo que en la cadena de podredumbre que es la realidad cubana, el sector privado constituye el eslabón más débil.

En consecuencia, se prevé una inminente avalancha de rigurosas inspecciones estatales sobre cafeterías y paladares a fin de fiscalizar el cumplimiento de las obligaciones y normas aprobadas por el gobierno y establecidas originalmente en los contratos firmados con la ONAT, así como de otros aspectos la legalidad.

[[QUOTE:Si nos atenemos a la letra legal, podría afirmarse que las autoridades solo estarían haciendo cumplir lo que está legislado, aunque los procedimientos para ello sean cuestionables]]Curiosamente, todo esto se está produciendo poco después que trascendiera el ultimátum del general presidente a los ministerios de Economía y de Finanzas y Precios, para la implementación de la unificación monetaria antes que termine el año 2016. No es un secreto que algunos propietarios de paladares han logrado acumular un respetable capital en divisas, no depositado en los bancos cubanos, además de la existencia subterránea de mucho circulante en ambas monedas nacionales, que escapa al control del Gobierno, lo cual –según expertos en finanzas– es otro obstáculo para la eliminación de la doble moneda.

No parece descabellado vincular el repentino proceso de inspecciones y auditorías a las cafeterías y restaurantes privados –sin dudas las ocupaciones más prósperas dentro del sector "cuentapropista"– con la aviesa intención oficial de recoger circulantes y decomisar capitales a favor del Estado.

Ahora bien, y sin ánimo de justificar en lo más mínimo la índole represiva del sistema, objetivamente no estamos ante un real "retroceso". Si nos atenemos a la letra legal, podría afirmarse que las autoridades solo estarían haciendo cumplir lo que está legislado, aunque los procedimientos para ello sean cuestionables. Desde un inicio quedó establecido el límite de sillas que podía contener cada negocio, así como el monto de los impuestos y la obligación de conservar los comprobantes de compra de cada producto e insumo en las tiendas minoristas estatales.

Injusto o no, los privados aceptaron las condiciones aunque no tuvieran intenciones de cumplirlas. Siguieron el principio elemental de la supervivencia en Cuba: fingir acatamiento de iure, y jugar al ratón y al gato, de facto. "Agárrame si puedes", es la ley no escrita.

De momento, a ningún individuo o grupo del protoempresariado cubano, menos aún a los más exitosos, se le ha ocurrido organizarse de manera independiente y espontánea para discutir la obvia necesidad de eliminar las trabas que frenan su desarrollo. Tampoco ha trascendido que alguno de ellos haya cuestionado ante las autoridades la aprobación de una Ley para la Inversión que privilegia al capital foráneo y estimula el desarrollo de inversiones para empresarios extranjeros, excluyendo explícitamente a los nacionales.

[[QUOTE:Es un secreto a voces que en la práctica los restaurantes privados en alguna medida transgreden las leyes. De lo contrario ningún negocio podría prosperar en Cuba]]Pero, volviendo al tema central, es un secreto a voces que en la práctica los restaurantes privados –y todos los pequeños negocios particulares y estatales– en alguna medida transgreden las leyes. De lo contrario ningún negocio podría prosperar en Cuba, habida cuenta la enorme e injusta carga impositiva, del lastre que implica todo un ejército de inspectores corruptos que extorsionan al sector de emprendedores y a los que es preciso "comprar", de la escasez de insumos, de productos y de equipamiento para mantener la calidad y los servicios, de la inexistencia de un mercado mayorista, de los altos aranceles de importación y de un extenso etcétera que virtualmente obliga a estos emprendedores –como a la mayoría de los cubanos comunes– a acudir a la ilegalidad para adquirir cuanto es necesario para sobrevivir o mejorar.

Esto pone en posición de indefensión jurídica a los privados (en su papel de transgresores), frente al colosal aparato legal y represivo del Gobierno (en su guion de "justiciero").
Lo que realmente se pone en evidencia a la luz de los actuales acontecimientos es, por una parte, la superior capacidad del sector privado respecto del estatal para alcanzar y mantener estándares de calidad en sus ofertas y servicios, así como un pago más ventajoso a sus empleados; y por otra, la imperiosa necesidad de flexibilizar y liberar la iniciativa y el capital privados nacionales, creando un marco jurídico más realista. No se trata de utilizar las leyes para reprimir a los cubanos, sino de transformar esas leyes y ponerlas al servicio de la prosperidad de los nacionales.

Algo que, bien sabemos, el Gobierno no tiene la voluntad de hacer, puesto que más libertades ciudadanas implicarían de inmediato menos poder para el Estado y, como corolario, eventualmente el fin del reinado castrista.

En cuanto a los derechos humanos para los cubanos, bien gracias. El castrismo no los tiene como una prioridad. Lamentablemente, los emprendedores tampoco.

Continue reading
Muchos cubanos emigrados están haciendo campaña para exigir su derecho a participar en las elecciones de Cuba Continue reading

Miriam Celaya

Este viernes tuvo lugar en La Habana la segunda ronda de conversaciones sobre Derechos Humanos (DDHH) entre los gobiernos de Cuba y Estados Unidos, como parte del proceso de diálogos iniciado a partir del restablecimiento de relaciones.

En consonancia con la importancia que reviste el tema y en correspondencia con la relevancia que le otorga el Gobierno de EE UU, este sábado Thomas Malinowski –Secretario Adjunto de Estado para la Democracia, Derechos Humanos y Trabajo, quien co-presidió la delegación estadounidense junto a la señora Mari Carmen Aponte, Secretaria Adjunta Interina para Asuntos del Hemisferio Occidental – sostuvo un encuentro con los periodistas independientes Ignacio González y Miriam Celaya, para conversar sobre los tópicos que se discutieron en esta ocasión.

A diferencia de la reunión anterior, celebrada en Washington el 31 de marzo de 2015, en esta ocasión ambas partes tocaron a fondo los temas de DD HH, sobre los que mantienen posiciones opuestas.[[QUOTE:Malinowski : "No espero poder persuadir al gobierno cubano sobre la forma en que nosotros consideramos debían aplicarse los derechos humanos en Cuba"]]

“No espero poder persuadir al gobierno cubano sobre la forma en que nosotros consideramos debían aplicarse los derechos humanos en Cuba. Pero consideramos los DD HH como un tema importante y permanente en nuestra agenda”, expresó Malinowski. No obstante reconocer las posiciones contrapuestas de ambos gobiernos, considera que estas reuniones tienen gran valor porque por una parte reflejan un acuerdo común de ambos gobiernos acerca de que abordar el tema de los DD HH en el proceso de acercamiento, es legítimo; y por otra, ha quedado establecido que la base de estos derechos se sustenta en las normas internacionales que establecen el carácter universal de los DD HH, reconocidas y suscritas por nuestros dos países.

“El resultado es positivo. Como mínimo, el gobierno cubano no se niega a debatir sobre DDHH, como tampoco niega que éstos son aplicables también a Cuba, pese a que la interpretación legal de sus principios se defina de manera diferente en nuestros países”.

Ambas partes debatieron sobre las legislaciones y prácticas relacionadas con los tratados internacionales que refrendan la universalidad y protección de DD HH fundamentales, tales como los derechos de libre asociación, libre sindicalización y sistemas electorales, entre otros. Sobre este último, la parte estadounidense explicó ampliamente las características de su sistema electoral e indagó sobre el sistema cubano, en particular sobre los obstáculos que enfrentan los opositores y las voces críticas al gobierno cubano para aspirar a un cargo político.

“Por nuestra parte, reconocemos que nuestro sistema no es perfecto. Pero en EE UU las violaciones de DDHH se hacen públicas, y en la sociedad existen las vías y los mecanismos para obligar a los políticos a cumplir sus compromisos y obligaciones”.

Las leyes cubanas, sin embargo, están concebidas de forma tal que el Poder las puede manipular en función de sus intereses, sin que existan los mecanismos cívicos y jurídicos para obligar al gobierno a observar los principios refrendados en la Declaración Universal de Derechos Humanos, suscrita en 1948.

Malinowski aseguró que el gobierno de EE UU está comprometido con el debate sobre los DDHH en cada reunión sostenida con las autoridades cubanas, pero insiste en que no le corresponde interferir en la política de Cuba, que es asunto del gobierno y el pueblo cubanos. Considera que el diálogo está avanzando sobre la base del respeto mutuo, a pesar de las diferencias en los respectivos puntos de vista sobre el tema. Sin embargo, cree que las conversaciones francas sobre las realidades de nuestras naciones crean un clima más positivo y provechoso para todos que la política de confrontación que mantuvo una brecha entre los dos países.[[QUOTE:Existen sectores de la disidencia que se mantienen críticos o escépticos con la nueva política de deshielo de la Casa Blanca hacia el Palacio de la Revolución]]

Existen sectores de la disidencia que se mantienen críticos o escépticos con la nueva política de deshielo de la Casa Blanca hacia el Palacio de la Revolución. Hay quienes asumen que ésta solo favorece al régimen de los Castro, y se lamentan de que los reclamos de los opositores no están representados en las agendas.

A ese tenor, Malinowski afirma: “Hemos estado sosteniendo contactos con toda la sociedad civil cubana. No solo con los opositores, los periodistas independientes y otros sectores de la sociedad civil, sino también con representantes del emergente sector privado e incluso con sectores afines al gobierno cubano. Queremos escuchar todas las opiniones, aspiraciones y propuestas para formarnos una idea más completa de las aspiraciones de los cubanos. Compartimos y defendemos la defensa de los DDHH y nuestro gobierno continuará con esa política”.

A juicio de Malinowski, un clima de distensión favorece la aspiración de estrechar los vínculos entre nuestros pueblos y propiciar un acercamiento mutuo tras medio siglo de distanciamiento y hostilidades. De hecho, en los dos últimos años se han incrementado y diversificado los intercambios entre EE UU y los cubanos, como lo demuestra –por ejemplo– la participación de jóvenes cubanos en los programas de becas en universidades estadounidense

A la pregunta de cómo se veía desde el gobierno estadounidense la insistencia de las autoridades cubanas en difundir a través de su monopolio de prensa una interpretación tergiversada de los temas debatidos en estas reuniones bilaterales, Malinowski respondió que precisamente este encuentro con la prensa independiente era una forma de hacer llegar a los cubanos una información más completa sobre los temas que se discuten entre ambas delegaciones.      

Al final del encuentro, el Secretario Adjunto de Estado para la Democracia, Derechos Humanos y Trabajo reconoció la importancia de las opiniones y sugerencias recibidas por la delegación estadounidense desde numerosos sectores de la sociedad cubana. “Sin sus señalamientos y críticas, sin su participación, nuestra agenda para estas reuniones sobre DDHH con el gobierno cubano no serían posibles. Agradecemos los aportes de todos los cubanos. Estamos abiertos a continuar escuchando todas las propuestas, ya sea que vengan desde quienes apoyan el proceso de diálogo o desde sus detractores”.

Continue reading
Miriam Celaya, Havana, 4 October 2016 — CUBALEX, an independent organization dedicated to providing free legal aid to Cubans — an essential service in a society where the abuse of rights is a permanent part of daily life — in recent days suffered a sudden and brutal attack at its headquarters in Havana, by the … Continue reading "Reflections Against a “Black Winter” / Cubanet, Miriam Celaya" Continue reading
Cubanet, Miriam Celaya, Havana, 30 September 2016 — This Friday, 30 September 2016, the fourth session of the Cuba-US Bilateral Commission is meeting in Washington, an occasion which the Cuban regime has selected to present their rejection of “endorsing programs that Washington is promoting without the consent or consultation by the official channels established for … Continue reading "Youth Leadership, a Dangerous Sequel to the US-Cuba Rapprochement / Cubanet, Miriam Celaya" Continue reading
Desde 2003, el panorama no había estado tan tenebroso para la sociedad civil independiente Continue reading
El sistema político ha comenzado a padecer una fragilidad de mariposa al calor de los programas de intercambio Continue reading
Cubanet, Miriam Celaya, Havana, 7 September 2016 — In recent days, the Cuban official media announced the implementation of a tax on personal income for workers in the State’s business sector, as well as an extension of payments called Social Security Special Contribution (CESS) – that workers at the so-called “perfecting entities” were already paying … Continue reading "The End of Freebies by the Revolution / Cubanet, Miriam Celaya" Continue reading
La aplicación de nuevas medidas tributarias a los trabajadores estatales cubanos no debería causar sorpresa a nadie Continue reading
Cubanet, Miriam Celaya, 26 August 2016, Havana — It’s been said that radically opposite ends end up looking alike. That truism has become irrefutable for those of us who are dedicated to independent journalism in Cuba, especially those who practice the basic right of free expression through opinion columns and end up subjected to relentless … Continue reading "For an Uncomfortable Journalism / Cubanet, Miriam Celaya" Continue reading
En ciertos nichos de la oposición de hoy está tomando cuerpo la censura de mañana Continue reading