Calendar

December 2018
MTWTFSS
« Nov  
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31 

We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.


Cubaverdad on Twitter

Miriam Celaya

El histórico teatro desaparecerá para dar paso a la maquinaria arrolladora del capitalismo monopolista de estado bajo la batuta de los jerarcas de las FAR Continue reading
A juzgar por los vientos que corren por Cuba, aquellas personas que suelen decir que en la Isla nada cambia deberían comenzar a reconsiderar tal criterio Continue reading

Miriam Celaya

Quizás nunca antes un mandatario de Latinoamérica había sido capaz de levantar tanto revuelo antes de su investidura como lo ha hecho el recién electo presidente brasileño, Jair Bolsonaro. Su propuesta de otorgar trabajo, su salario completo y la residencia permanente para ellos y sus familias a los médicos cubanos que trabajan en el programa Mais Médicos, previa reválida de sus títulos en Brasil, ha provocado una drástica respuesta por parte de La Habana, que ha anunciado la salida de Cuba del programa y ha ordenado el regreso de los profesionales de la salud a la Isla.

El destino de los médicos cubanos en Brasil se ha convertido en uno de los temas más relevantes en numerosos medios y en las redes sociales, ha vuelto a poner en el foco los numerosos puntos oscuros del humillante sistema de explotación que ha aplicado sistemáticamente el Gobierno cubano sobre estos profesionales, y también agitando las pasiones entre los críticos del castrismo y algunos fieles que -a contrapelo de todas las evidencias- aún lo justifican y defienden.

Así, mientras un creciente coro llama a la rebelión de los médicos instándolos a desertar y permanecer ofreciendo sus servicios en las comunidades donde han estado trabajando hasta el momento, esta vez acogidos a todas las ventajas que les ofrece el nuevo presidente brasileño, ciertas voces de la izquierda radical lamentan lo que consideran un golpe bajo de éste a un programa que ha llevado la atención de salud primaria a los lugares más intrincados y pobres de Brasil en los que antes no existía.

Por su parte la cuestionable decisión del régimen cubano de retirar a los médicos ha puesto al descubierto los verdaderos intereses que se esconden tras la pantomima castrista de solidaridad, altruismo, cooperación y hermandad latinoamericana. El destino de millones de brasileños pobres que reciben atención básica gracias a los profesionales cubanos no tiene relevancia alguna para el Palacio de la Revolución, sino la pérdida irreparable de más de 300 millones de dólares que recibía anualmente, escamoteados a los salarios de los médicos.[[QUOTE:La cuestionable decisión del régimen cubano de retirar a los médicos ha puesto al descubierto los verdaderos intereses que se esconden tras la pantomima castrista de solidaridad]]La pérdida de tan jugosos ingresos constituye un golpe demoledor y posiblemente irreparable para el castrismo. Y para mayor quebranto, los amos de la Isla perderían también una buena parte de la dotación de trabajadores calificados en condiciones de semiesclavitud que tanta riqueza les han proporcionado a lo largo de los años.

En en medio de los tironeos políticos de uno u otro bando se decide el futuro de médicos y pacientes. El pasado 19 de noviembre la Organización Panamericana de la Salud (OPS), el flamante organismo especializado del sistema interamericano, intermediario entre el programa Mais Médicos que impulsaron en 2013 la expresidenta brasileña Dilma Rousseff y el Gobierno cubano, lanzó un comunicado que refleja idéntica percepción instrumental sobre el personal médico de la Isla y refuerza la habitual posición laudatoria hacia las autoridades cubanas. A la vez, toma distancia del conflicto y evita comprometerse con la libre contratación de los galenos cubanos, al aclarar que "la Organización tiene acuerdos con los gobiernos de ambos países (Cuba y Brasil, en este caso) para el Mais Médicos, pero no hace contratos con médicos...".

"Cuba tiene el mayor número de médicos por mil habitantes del mundo: 7,5", se dice en la nota, apuntando así por dónde van sus simpatías al mencionar que la falta de galenos en Brasil motivó que se firmase el acuerdo al poseer la Isla "amplia experiencia en el envío de médicos".

No hace falta más: queda claro que la OPS necesita de la dictadura cubana como garante del personal médico para cubrir los programas de la organización. El hecho de que La Habana utilice a sus médicos como mano de obra semiesclava tanto en este como en otros programas internacionales en los que participa, en abierta violación del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de la Carta Internacional de Derechos Humanos creado para velar por la garantía, entre otros, de los derechos laborales (también) de esos médicos y demás profesionales de la salud cubanos, es apenas un nimio detalle para la OPS, a pesar de ser ésta un organismo afiliado a la Organización Mundial de la Salud (OMS).[[QUOTE:Queda claro que la OPS necesita de la dictadura cubana como garante del personal médico para cubrir los programas de la organización]]Así, y sin desdoro de la importancia que reviste la existencia de organismos que impulsan la cooperación entre países y gobiernos a favor de la atención primaria de salud para todos, y de la innegable capacidad de éstos para promover políticas generales destinadas a prevenir epidemias y enfermedades crónicas, desarrollar programas de vacunación, así como a reducir la mortalidad infantil en los grupos de población más vulnerables, entre otras encomiables funciones, tanto la OPS como la OMS han dejado expuestas sus graves limitaciones: al aplicar la máxima "el fin justifica los medios" logra cumplir con relativo éxito sus funciones y justifica su propia existencia, pero viola importantes instrumentos legales establecidos por la ONU y se hace cómplice de una larga dictadura.

Así, queda en segundo plano lo esencial. El programa Mais Médicos se creó, al menos sobre el papel, para brindar servicios médicos a millones de personas de los sectores sociales más humildes de Brasil, no para engordar las arcas de la dictadura cubana. Por tanto, ambos organismos internacionales, OPS y OMA, en su función de coordinadores, no deberían limitarse a ser un simple intermediario entre el elemento que paga los servicios (Brasil) y el que aporta mano de obra y se beneficia con las mayores ganancias (Cuba). Mucho menos tomar partido por una de esas partes y, en consecuencia, de intereses políticos que nada tienen que ver con la salud de las poblaciones vulnerables.

Quizás éste sea un buen momento para que ambas organizaciones reconsideren sus compromisos y en el futuro asuman una visión más coherente entre el cumplimiento de sus programas y el de los principios básicos que justifican la existencia misma de la ONU. Tal vez está siendo hora de que los organismos competentes le recuerden a la parte cubana que los Pactos de Derechos Económicos, Sociales y Culturales siguen esperando ser ratificados por el Gobierno de la Isla.[[QUOTE:No hay dudas de que la propuesta de Bolsonaro ha sido más efectiva y contundente que el mismísimo embargo estadounidense]]En el caso de la crisis de los médicos cubanos en Brasil, lo ideal hubiese sido que, a partir de la actual crisis, se estableciera un nuevo contrato donde se reconociera a los galenos cubanos el derecho laboral sagrado de cobrar íntegramente sus salarios y a cambio cumplan a cabalidad su trabajo en los lugares necesitados de sus servicios. Pero el comunicado de la OPS ha cerrado esa puerta. Los burócratas coordinadores de la salud mundial saben que allí donde aparecen los recursos financieros para aplicar los programas de salud que justifican su propia existencia, suele escasear la mano de obra calificada para llevarlos adelante. De ahí que inclinen la balanza a favor de La Habana.

Solo Cuba, poseedora de un ejército de galenos pobres y mal pagados que se subordinan la voluntad del poder político a cambio de salarios ridículos, puede garantizar el capital humano necesario para semejantes misiones. Los organismos internacionales procuran no irritar con reclamos o sugerencias incómodas al dueño del único recurso del cual carecen.

Así las cosas, habrá que seguir la saga hasta que caiga el telón de este nuevo culebrón que está captando la atención del público regional. Mientras tanto, y a pesar de los espaldarazos, el régimen cubano sigue haciendo aguas en medio de un temporal violento. No hay dudas de que la propuesta de Bolsonaro ha sido más efectiva y contundente que el mismísimo embargo estadounidense, y que el año 2018 probablemente esté resultando ser el peor vivido por la castrocracia desde la caída de la Unión Soviética y la desaparición del bloque socialista de Europa del Este.

_________________________________________________________________________

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de 14ymedio. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Continue reading
No me gusta ser la portadora de malas noticias; pero algo me dice que esta vez el experimento tampoco va a funcionar Continue reading
Un crédito de 50 millones de dólares es una cifra absolutamente ridícula si se trata del “rearme” de un ejército nacional Continue reading

Miriam Celaya

Tal como indicaban las encuestas, Jair Bolsonaro alcanzó el triunfo en las elecciones presidenciales de Brasil. Pocas semanas atrás, el expresidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, había llamado al pueblo brasileño a votar masivamente a su compañero Fernando Haddad, el candidato del Partido de los Trabajadores (PT), lanzado tardíamente al ruedo en un desesperado intento de retener el poder político para su partido.

"Haddad es Lula", escribió el popular líder a sus seguidores, instándolos a apoyar al nuevo as del PT en las urnas, en una misiva escrita desde la cárcel donde permanece encerrado a la espera de su juicio por acusaciones de corrupción.

Sin embargo, los resultados arrojados por las urnas este domingo, 28 de octubre, demostraron sin lugar a dudas que, o bien el mensaje de Lula no caló como esperaba en una masa electoral que hasta hace poco parecía inclinada a su favor, o bien el desencanto generado por los escándalos de corrupción que han minado el prestigio de la dirigencia política, el aumento de la violencia en los últimos años, el retroceso sufrido en los estándares sociales y en la economía, el espectro de la pobreza que se ha vuelto a extender sobre los sectores más humildes y la pérdida de fe en el liderazgo, han acabado pasándoles la cuenta a los políticos de izquierda. De hecho, los electores votaron por un cambio en el sentido más radical de la palabra.

[[QUOTE:Probablemente nunca se sepa en qué medida el hastío por un panorama socioeconómico y político difícil o simplemente el afán de castigar al PT hizo que más del 55% de electores votara a favor del extremo opuesto]]Probablemente nunca se sepa a ciencia cierta en qué medida el hastío por un panorama socioeconómico y político difícil o simplemente el afán de castigar al PT -más que una verdadera simpatía por Bolsonaro- hizo que más del 55% de los millones de electores brasileños que acudieron a votar lo hicieron precisamente a favor del extremo opuesto -el Partido Social Liberal-, difuminando así definitivamente las pocas esperanzas que abrigaban los más tozudos alabarderos de la izquierda regional en cuanto a demostrar su arraigo popular en las urnas.

Un gélido editorial publicado en la versión digital del Granma en horas de la noche del propio domingo, bajo el injerencista título de Jair Bolsonaro ganó, ¿y Brasil?, reflejaba el disgusto e impotencia del Palacio de la Revolución por "un resultado que representa el regreso de Brasil a la extrema derecha después del fin de la dictadura en 1985".

Y la contrariedad de la castrocracia no es para menos. Ya desde su campaña electoral el ahora electo presidente brasileño, quien tomará posesión de su cargo el próximo 1 de enero para cumplimentar su mandato hasta enero de 2022, había anunciado su intención de enviar de vuelta a Cuba a los médicos que se encuentran cumpliendo misiones en Brasil y en virtud de cuyo trabajo semi-esclavo el gobierno de la Isla percibe jugosas ganancias.

La supresión de otra fuente de ingresos en divisas puede suponer un duro golpe para el Gobierno cubano en medio de una situación económica que las propias autoridades han definido como "muy complicada", tras la disminución de los subsidios petroleros venezolanos sumado a la acumulación de la deuda externa, la lentitud e insuficiencia de la inversión extranjera y las presiones que impone el embargo estadounidense, entre otras cuestiones adversas.

Ahora para las izquierdas regionales ese amado pueblo -siempre rehén de las políticas extremas- súbitamente dejó de ser "la esperanza" que demostraría con el voto su lucidez y su confianza en el liderazgo del PT, para convertirse en una especie de masa amorfa y confundida, fácil de engañar por los cantos de sirena de "la ultraderecha", manipulada por la "campaña difamatoria" contra el PT y su líder histórico, todo un rebaño de imbéciles que no supieron defender como era debido los increíbles logros alcanzados por el PT al frente del Gobierno, entre 2003 y 2016.

La progresía más rancia no alcanza a entender que lo peor que pueden cosechar de esta jornada electoral es que muchos de los electores votaron, no tanto por Bolsonaro como contra el PT. Lo cual significa un escenario mucho más adverso a las izquierdas de los que éstas son capaces de reconocer.

[[QUOTE:La supresión de otra fuente de ingresos en divisas puede suponer un duro golpe para el Gobierno cubano en medio de una situación económica que las propias autoridades han definido como "muy complicada"]]Seguramente, con su habitual talante de mala perdedora, esa izquierda pondrá en el banquillo de los acusados a las redes sociales, a los intereses de las oligarquías nacionales, a la prensa "ultraderechista y conservadora", al imperialismo yanqui con el villano por antonomasia de turno (Donald Trump) a la cabeza, a la debilidad de la formación política del pueblo y hasta al WhatsApp utilizado como medio de desinformación de las masas, lo que han dado en llamar métodos de "enajenación del pensamiento progresista".

Pese a todo, se trata de una derrota anunciada. Vale recordar que apenas horas después de conocerse los resultados de la primera vuelta electoral del 7 de octubre pasado en Brasil, que también resultó favorable a Bolsonaro, uno de los sesudos "analistas" de la prensa oficial cubana resumía los criterios de algunos intelectuales de la izquierda latinoamericana sobre el tema del retroceso de liderazgo sufrido por la ideología progresista en la región, y llegaba a la salomónica conclusión de que la izquierda ha subestimado el cambio que supone internet "como instrumento principal de la llamada nueva economía y de la comunicación y las relaciones entre los seres humanos".

Ése desliz inocente, y no su pésimo desempeño, parece ser su mayor pecado y el supuesto motivo de su quebranto político regional. Quizás esa visión esquemática, infantil y reduccionista del asunto explica por sí sola el resultado electoral de este 28 de octubre.

___________________________________________________________________________

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de  14ymedio. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Continue reading
Estos son los peligrosos coletazos de un retorcido sistema que intentó conquistar el continente y que ahora agoniza víctima de su propia ineficacia Continue reading

Miriam Celaya

La versión española del diario estadounidense HuffPost recién ha publicado su propia visión acerca de por qué es importante la visita que realizará los días 22 y 23 de noviembre próximo el presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, a La Habana.

A juzgar por la nota, existen varias razones que confieren importancia al encuentro bilateral entre los mandatarios de Cuba y España en la Isla. Todas ellas se refieren a las expectativas de la parte española -en este caso de los empresarios del país europeo presentes en Cuba y de su propio Gobierno- y en ningún caso a los beneficios que deberían esperar los cubanos como resultado de este intercambio entre ambos gobernantes.

Esto podría ser hasta cierto punto razonable, habida cuenta de que cuando se trata de reuniones entre políticos cada quien defiende sus propios intereses. Los discursos hipócritas solo funcionan dentro de los salones de protocolo.

Así, en el empeño de magnificar esta visita, el HuffPost echa mano del manido recurso utilizado por tantos otros diarios extranjeros: falsear la realidad cubana recreándola desde la estereotipada visión de quien desconoce absolutamente el escenario sobre el que se mueve la acción. O de quien, deliberadamente, elige ignorarlo. Esto explica la referencia a "la nueva Cuba, la que desde abril no tiene a un Castro en el Gobierno, la que apuesta por el aperturismo hasta con Estados Unidos, su adversario clásico".[[QUOTE:A juzgar por la nota, existen varias razones que confieren importancia al encuentro bilateral entre los mandatarios de Cuba y España en la Isla. Todas ellas se refieren a las expectativas de la parte española]]Una Cuba "nueva" y en plena transición, descrita como un espacio de aperturas de todo tipo y de la cual España ahora lamenta haber tomado distancia con relación a otros países "que se le han adelantado", pese a que -y así lo señala el ministro de Exteriores de ese país, Josep Borrell- España tiene "relaciones históricas, culturales y humanas tan fuertes con esta Isla", lo que convierte en un contrasentido que los españoles "no tengan nada que decir ni nada que aportar".

En esto último, hay que admitirlo, lleva algo de razón el señor Borrell: no parece que hasta ahora los españoles hayan aportado mucho a los cubanos.

Así, súbitamente, este viaje de Sánchez adquiere un sentido "no sólo político sino también histórico y cultural". Y, de paso, "puede servir de avanzadilla y allanar el camino a una posible escala real en noviembre de 2019", fecha en la que "se celebrará el quinto aniversario de la fundación de La Habana".

Obviando el pequeño error del medio estadounidense -digamos "errata"- de disminuir tan drásticamente la edad de la capital cubana (que lejos de cumplir cinco años ya se acerca al medio milenio de su fundación), nada parecería más contraproducente que contar con la condescendiente presencia de sus majestades españolas en la celebración de tan relevante fecha. No solo por lo ajenos que resultan los abolengos monárquicos a los informales plebeyos cubanos, enemigos naturales de la etiqueta, sino porque ya sin ello resulta suficientemente humillante la impotencia de asistir durante los últimos 30 años a la recolonización de la Isla a través de las inversiones españolas, mientras los nacidos en esta tierra se ven privados de ese derecho que de manera natural les corresponde. No resulta muy delicado que se acentúe de manera tan incisiva nuestra condición de neo-súbditos después de más de un siglo de alcanzada la independencia.[[QUOTE:Entre tanto, La Moncloa ha declarado que el objetivo del viaje del jefe de Gobierno español es "intensificar las relaciones entre ambos países y sus intercambios económicos y comerciales"]]Entre tanto, La Moncloa ha declarado que el objetivo del viaje del jefe de Gobierno español es "intensificar las relaciones entre ambos países y sus intercambios económicos y comerciales". No por gusto el HuffPost asegura que esta visita será "como agua de mayo" para los empresarios españoles en Cuba. Es de suponer que durante su visita Sánchez se reunirá con empresarios o representantes de las numerosas empresas españolas presentes en Cuba, entre ellas nueve cadenas hoteleras, debido al "alto componente económico que se quiere imprimir a la visita".

Por otra parte, la nota asegura que, "según datos del ICEX (la Red de Oficinas Económicas y Comerciales de España en el Exterior), Cuba fue con 899 millones de euros en 2017 el segundo país receptor de exportaciones españolas en el Caribe".

La nota añade que "España mantiene relaciones comerciales y de inversión con Cuba de una gran tradición, como demuestra el hecho de que es el país con más empresas mixtas y más sucursales implantadas en el país, con una destacada presencia en el sector del turismo y los servicios". Un dato que, sin embargo, acusa una asimetría en los beneficios de dichas relaciones, puesto que no se refleja en modo alguno en un aumento de la capacidad de consumo de los cubanos.

Finalmente, la quinta y última razón de importancia de la anunciada visita de Sánchez a La Habana, son los aproximadamente140.000 ciudadanos españoles residentes en Cuba, a los cuales HuffPost se refiere en términos de "colonia española".[[QUOTE:El diario oficial 'Granma' apenas publicó simultáneamente una breve nota en la sección Hilo Directo, anunciando la próxima visita de Sánchez, sin mucha alharaca]]Se trata, ni más ni menos, de los cubanos que han adquirido la ciudadanía española en virtud de la Ley de Memoria Histórica -más conocida como Ley de nietos- y a los que más exactamente habría que llamar "españoles de conveniencia", no solo porque la ciudadanía española resulta útil para ciertos efectos prácticos, en especial las facilidades de viajar haciendo uso de un pasaporte que abre las puertas a numerosos destinos sin necesidad de solicitar una visa, sino porque los "cubañoles", tratados habitualmente como comparsas menores e indeseados en el Consulado de España en Cuba, son reconocidos como compatriotas por las autoridades españolas según les convenga. Ahora parece ser el caso, de manera que como por arte de magia se han transmutado en "una gran comunidad española".

De esta manera HuffPost afirma que "Sánchez tendrá un hueco para verse con la colonia española en Cuba", lo que significa que se reunirá con aquellas sociedades españolas que han sido reconocidas y aupadas por las autoridades cubanas en función de sus propios intereses políticos y económicos.

Y mientras los más entusiastas se frotan las manos y hacen planes para repartirse los beneficios del nuevo relanzamiento de relaciones entre España y Cuba, La Habana no ha otorgado el mismo relieve al hecho. El diario oficial Granma apenas publicó simultáneamente una breve nota en la sección Hilo Directo, anunciando la próxima visita de Sánchez, sin mucha alharaca.

¿Acaso los jerarcas de la casta del Poder insular, que sí conocen exactamente cuán tensa está la vibra social en Cuba, prefieren mantener un perfil bajo? O para decirlo de manera más castiza: aquí el horno no está para empanadillas.

___________________________________________________________________________

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de 14ymedio. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Continue reading
Ahora las autoridades cubanas posan de pacifistas, denuncian la proliferación de armas y condenan “la práctica del terrorismo”, como si en teoría tal asunto fuese legítimo Continue reading
En lugar de guardar respetuoso silencio en el sitio donde perdieron la vida tantas personas, Díaz-Canel lanzó la declaración pautada para la ocasión Continue reading
En la Cuba actual dichas frutas son el cuerpo del pecado de una de las tantas sagas de corrupción que cruzan la dura realidad cotidiana de la Isla Continue reading
La grisura de la disertación del Presidente cubano es el más claro reflejo del estancamiento nacional y la apatía política de los cubanos Continue reading
En la Isla se están produciendo ciertos repuntes de rebeldía cívica. Y si a algo le tiene miedo la jauría castrista es a la gente sin miedo Continue reading
No deja de ser un logro de la diáspora que el régimen haya reconocido su existencia por primera vez Continue reading

Miriam Celaya

La carta abierta del sacerdote católico Wilfredo Leiter Juvier, encargado de la Catedral de Santa Clara, Cuba, dirigida recientemente a Cristina Escobar, periodista de la prensa oficial, motiva a la reflexión sobre la despenalización del aborto, un tema que sigue levantando enconadas controversias en América Latina.

La oposición de la Iglesia católica al aborto es un asunto de vieja data y no es objetivo central de este artículo dirimirlo. Tampoco considero una inversión provechosa del tiempo participar de un debate entre una periodista del monopolio de prensa cubano –labor ésta que exige la más absoluta fe en el Gobierno "comunista" – y un individuo cuyo principio esencial de existencia se basa en la fe religiosa. Obviamente, es un asunto entre "fieles", aunque vistan colores ideológicos diferentes.

No obstante, creo oportuno manifestar mi desacuerdo total con los criterios del sacerdote en la carta de referencia, y en particular con el maniqueísmo y la manipulación que supuran casi todas sus tesis, pese a la corrección de su gramática y lo "respetuoso" de su lenguaje.

[[QUOTE:No considero provechoso participar de un debate entre una periodista del monopolio de prensa cubano y un individuo cuyo principio esencial de existencia se basa en la fe religiosa. Obviamente, es un asunto entre "fieles"]]Ese maniqueísmo se refleja en la invalidación de los argumentos del contrario asumiendo como válida su propia fe desde presupuestos que no admiten discusión, aunque pretenda exponer puntos "científicamente demostrados". Hasta donde se conoce, ningún descubrimiento científico puede echar por tierra el indiscutible y elemental derecho que debe tener una mujer a la hora de decidir cualquier asunto referente a su maternidad.

En cuanto a la manipulación que hace del tema, es obvia, cuando en absurda comparación coloca en un mismo plano "racional" lo que denomina "la lógica abortista" con el asesinato de un anciano "que ya molesta". O cuando argumenta que la prueba de que la sexualidad "no es solo para el placer" es que de ella surgen nuevos seres. Es la prédica de un hombre cuyo ministerio santo le exige celibato pero que se manifiesta como todo un experto en cuestiones sexuales.

Casi toda la moralina católica se fundamenta en principios tan retrógrados como aquellos que todavía en muchas regiones defienden la virginidad (femenina, claro) como símbolo de virtud y pureza, que asumen el sexo como una función meramente reproductiva o que califican de diabólicas y pecaminosas las relaciones entre personas del mismo sexo.

A tenor de esto cabría preguntarnos por qué ningún representante de esa Iglesia se pronunció con la misma pasión en defensa de la vida cuando en el año 2003 fueron sumariamente condenados y fusilados en Cuba por intento de secuestro de una embarcación tres hombres que no habían cometido ningún delito de sangre. O por qué no reclamaron con igual energía al Gobierno cubano cuando se produjeron los asesinatos de decenas de personas inocentes, entre ellos más de 10 niños, en la terrible noche del del hundimiento del remolcador 13 de Marzo. ¿Acaso un embrión tiene mayor derecho a la vida que un niño u otro ser humano de los que murieron entonces? ¿En qué punto comienza o deja de ser sagrada la vida humana y quién establece esos límites?

[[QUOTE:Está claro que en este plano la Iglesia católica ha demostrado no solo una moral bastante acomodaticia, sino una piedad sumamente cuestionable]]Está claro que en este plano la Iglesia católica ha demostrado no solo una moral bastante acomodaticia, sino una piedad sumamente cuestionable.

Ahora bien, el tema esencial aquí es el aborto y la lucha por su "despenalización". Es sabido que –con excepción de la ciudad de México, Cuba y Uruguay– los países en esta región no permiten la interrupción voluntaria del embarazo y solo lo autoriza en determinadas circunstancias. Además, tres países –El Salvador, República Dominicana y Nicaragua– lo prohíben absolutamente.

En el caso de Cuba, la práctica del aborto en algunos supuestos desde 1936. De hecho, varias generaciones de cubanas hemos considerado (erróneamente) el aborto inducido como un derecho incluido entre los servicios que presta el sistema de salud de manera "segura y gratuita" dentro de los tres primeros meses de gestación, e incluso también pasado ese tiempo en caso de malformaciones congénitas del feto o de riesgo para la vida de la mujer.

Sin embargo, lo cierto es que en la Isla no existe hasta hoy una ley de aborto propiamente dicha, razón por la cual su práctica depende, en última instancia, más de la voluntad política o de la permisividad de las autoridades del país que del reconocimiento de un derecho de la mujer a decidir sobre su propio cuerpo y sobre su maternidad. Dicho en otras palabras, se habla del aborto como un "un logro social", pero el hecho es que no constituye un logro legal.

[[QUOTE:Hasta que no exista una ley que así lo ratifique, la despenalización del aborto en Cuba no puede considerarse una verdadera y total conquista femenina, como suele pregonarse desde el poder político]]Esto anula toda garantía para las cubanas. ¿Por qué? Pongamos por ejemplo que el Estado cubano estuviese interesado en elevar el índice de natalidad y, en consecuencia, ordenase a los centros de salud especializados reducir a discreción la práctica de abortos o de la llamada "regulación menstrual", un procedimiento menos invasivo que se realiza en las primeras seis a ocho semanas del embarazo y que no requiere del uso de anestesia. En tal caso, la cuestión dependería de los vaivenes de la demografía y de la voluntad estatal y no de una verdadera garantía legal para la toma de decisiones por parte de cada mujer.

Por ello, y hasta que no exista una ley que así lo ratifique, la despenalización del aborto en Cuba no puede considerarse una verdadera y total conquista femenina, como suele pregonarse desde el poder político. Se trata en realidad de un espejismo que se ha estado reforzando en la práctica con el uso y el abuso del aborto –casi como si se tratase de un método anticonceptivo– en ausencia de un marco legal que la apoye, pero también sin que se haya hecho el imprescindible énfasis en la educación sexual desde edades tempranas para fomentar tanto la percepción de los riesgos del aborto y su uso indiscriminado, como la importancia de la maternidad (y la paternidad) conscientes y responsables.

Para mayores males, ha faltado un debate social amplio que sensibilice e implique a todos y que permita comenzar a superar concepciones machistas y sexistas fuertemente arraigadas en la cultura nacional, como la costumbre de atribuir a la mujer la responsabilidad por el uso de anticonceptivos así como de asumir la mayor parte en la educación y crianza del hijo aunque para ello tenga que renunciar a sus propias ambiciones personales y profesionales, una manera más de someter las libertades femeninas a la voluntad masculina, y un hecho que demuestra que la "despenalización del aborto" por sí sola no es la solución del problema sino apenas un primer paso.

[[QUOTE:Y es en este sentido en el que la carta abierta del sacerdote Wilfredo Leiter adquiere su valor real, porque nos alerta que los demonios de la inquisición gazmoña y misógina no han muerto]]Tales vacíos, el legal y el de espacios de debate en Cuba, han propiciado que mientras en la superficie parece existir un consenso social en torno a este tema, en el fondo subyacen fuertes corrientes de prejuicios y conceptos atávicos que en un futuro –no necesariamente lejano– podría poner en peligro lo que ya urge reconocer legalmente como un derecho femenino.

Y es en este sentido en el que la carta abierta del sacerdote Wilfredo Leiter adquiere su valor real, porque nos alerta que los demonios de la inquisición gazmoña y misógina no han muerto. Si con las "dádivas" obtenidas por la gracia del poder político las mujeres cubanas dieron la batalla como ganada, con toda seguridad tendrán perdida la guerra.

___________________________________________________________________________

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de 14ymedio. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.


Continue reading

Miriam Celaya

La lectura de los 224 artículos del proyecto constitucional confirma la intención del Gobierno de apuntalar y actualizar su propia legitimidad a través de las modificaciones efectuadas a la Carta Magna.

El segundo objetivo busca la anulación de cualquier posibilidad presente y futura de cuestionamiento al sistema político "socialista" ilegítimamente establecido, con el Partido Comunista (único) como "fuerza dirigente y superior de la sociedad y del Estado" a la vanguardia –ahora con el epíteto de "fidelista" incorporado–, lo cual por sí mismo contradice cualquier alarde democrático de la Constitución.

La tercera intención consiste en retocar el marco jurídico para adecuarlo en alguna medida al lenguaje del siglo XXI y ofrecer una camaleónica respuesta a los requerimientos y críticas que en materia de derechos se han estado produciendo contra Cuba en numerosos foros de organismos internacionales.

[[QUOTE:Como era de esperarse, se mantiene el imperio legal autocrático que imposibilita a los gobernados regular, modificar o suprimir en su condición de ciudadanos los desafueros del Poder]]Como era de esperarse, se mantiene el imperio legal autocrático que imposibilita a los gobernados regular, modificar o suprimir en su condición de ciudadanos los desafueros del Poder. Dicha anomalía jurídica subsistirá camuflada bajo términos antes demonizados por corresponder a principios liberales de la "decadente sociedad capitalista" que ahora quedarán sacralizados incluso desde el propio preámbulo de la Ley de leyes. Así lo demuestra la introducción del "nuevo" concepto de Estado socialista de derecho, democrático, independiente y soberano, declarado en el artículo 1 del capítulo I (Principios Fundamentales de la Nación).

Este artículo reafirma la malformación congénita que caracteriza a la Constitución vigente al establecer que Cuba "tiene como objetivos esenciales el disfrute de la libertad política, la equidad, la justicia e igualdad social" derechos que, sin embargo, son abolidos por la obligatoriedad e irreversibilidad del socialismo como sistema político refrendado en el artículo 3, que no reconoce el pluripartidismo, y por el suprapoder que otorga el artículo 5 al Partido Comunista, cuyas atribuciones son incontestables.

Más adelante, el artículo 39 insiste en que "el Estado cubano garantiza a la persona el goce y el ejercicio irrenunciable, indivisible e interdependiente de los derechos humanos, en correspondencia con el principio de progresividad y sin discriminación", cuando en realidad el proyecto de Constitución –si bien penaliza la discriminación por cuestiones de género, raza y credos religiosos– ratifica sin disimulos la existente por ideas políticas diferentes a las pautadas por el Poder.

Así lo vuelve a remachar el artículo 224, que declara que "en ningún caso resultan reformables los pronunciamientos sobre la irrevocabilidad del socialismo y el sistema político y social establecidos en el artículo 3".

[[QUOTE:Entre los principales tratados internacionales de derechos humanos se encuentran el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales y el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, ninguno de los cuales ha sido ratificado por Cuba]]Otro detalle del artículo 39 es esta perla que enmascara otra sutil trampa jurídica: "Los derechos y deberes reconocidos en esta Constitución se interpretan de conformidad con los tratados internacionales de derechos humanos ratificados por Cuba". Pero sucede que entre los principales tratados internacionales de derechos humanos se encuentran el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales y el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, ninguno de los cuales ha sido ratificado por Cuba.

Si bien dentro del Título IV (Derechos, Deberes y Garantías) se dedica todo el capítulo III a los Derechos Sociales, Económicos y Culturales, los derechos Civiles y Políticos no reciben un tratamiento equivalente. Esto responde, seguramente, a que esa es una parcela absolutamente privada del Partido Comunista.

El reconocimiento a la propiedad privada, término que apenas se menciona en el texto para señalar que es una de las cinco "formas de propiedad" reconocidas en el artículo 21, es una de las flamantes novedades que se han privilegiado con la atención de los medios de información extranjeros en las últimas semanas. En este punto habría que otorgar una mención al innegable talento de la dictadura para crear suspenso, encandilar a la prensa foránea e introducir falsas expectativas de aperturas y cambios democráticos que, en la realidad, solo refuerzan el poder omnímodo de la casta gobernante.

Las formas de propiedad permitidas en el proyecto son: socialista, en la cual el pícaro Estado actúa como propietario "en representación y beneficio de todo el pueblo"; la cooperativa, según lo concibe el propio Estado-Partido-Gobierno; la mixta, que combina dos o más formas de propiedad; la de las organizaciones políticas, de masas y sociales, que constituye una verdadera incógnita y sin dudas un pesado lastre para el erario público; la privada, que "se ejerce sobre determinados medios de producción" y por último, la personal, que "se ejerce sobre los bienes que sin constituir medios de producción contribuyen a la satisfacción de las necesidades materiales y espirituales de su titular", y que dicho en términos tan ambiguos podría incluir al mismo nivel tanto la vivienda y el automóvil, como el televisor o el desodorante que cada quien usa. Que así de profundos son los cambios.

[[QUOTE:Desde luego, no podían faltar las amenazas a toda manifestación de disidencia permeando el espíritu de una reforma constitucional "forjada por el pueblo para dar continuidad a la Revolución y al socialismo"]]Desde luego, no podían faltar las amenazas a toda manifestación de disidencia permeando el espíritu de una reforma constitucional "forjada por el pueblo para dar continuidad a la Revolución y al socialismo". El texto es aún más explícito cuando asevera que "los ciudadanos tienen el derecho de combatir por todos los medios (...) cualquiera que intente derribar el orden político, social y económico establecido por esta Constitución". Entre lo que se debe "combatir" está "la ciberguerra" (Artículo 16), como una especie de dedito admonitorio que señala al periodismo independiente y al alternativo, y que en el fondo constituye un inconfesable reconocimiento al avance de estas formas de comunicación de la mano de las tecnologías de la información que se van colando en la Isla, a despecho de los controles y la censura estatal.

La profusión de artículos del proyecto, la diversidad y complejidad de los temas y lo pedestre de su redacción impiden un análisis completo de una sola vez. Con toda seguridad, cada párrafo es digno de comentarios que no se pueden abordar en un espacio tan limitado como una columna de opinión.

Si en algo se puede coincidir esta vez con los amos de la plantación, autores del engendro legalista, es con un fragmento de enunciado que reza así: "Los cubanos debemos estar conscientes del compromiso que implica, para las generaciones presentes y futuras, la nueva Constitución de la República". Probablemente sea lo más cierto de todo el proyecto. Porque si bien de la "consulta popular" no cabe esperar sorpresas, los cubanos tendrán la oportunidad de decir No en las urnas y hacer valer su rechazo a una dictadura que, ya desde antes de aprender a blindarse con triquiñuelas legalistas, había despojado a los cubanos de su dignidad y sus derechos. Ahora intenta arrebatarnos también las últimas esperanzas, pero no necesariamente tendría que ser "más de lo mismo". Aquiescencia o rebeldía: ésa es la verdadera cuestión, y no la decide el Gobierno, sino el voto. ¿Iremos a por ello?

___________________________________________________________________________

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de 14ymedio. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Continue reading
¿Cuántos terminarán “desertando” de la dotación y alcanzando su verdadera meta: escapar a la libertad? Continue reading
El problema no es exactamente que se privaticen algunos servicios en particular, sino que no se privaticen otros Continue reading

Miriam Celaya

Nada define mejor la esencia del periodismo oficial cubano que su propio discurso. Así quedó palmariamente demostrado con la ovación cerrada que selló la alocución del presidente, Miguel Díaz-Canel, en el acto de clausura del X Congreso de la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC) el 14 de julio.

Citó con elogiosa referencia un artículo de un combativo gacetillero –de esos que a falta de argumentos defienden el "sistema" a golpe de consignas de barricadas y de ofensas al adversario– como ejemplo del periodismo que refleja la "verdad de Cuba" frente a los que han dado en llamar "nuevos revolucionarios", quienes se venden por divisas a los poderes extranjeros que pretenden subvertir el orden político y social cubano.

Por si en el cónclave no hubiese quedado sobradamente expuesta y sacramentada la subordinación absoluta del monopolio de prensa al servicio del poder, la televisión estatal volvió a insistir sobre el tema, esta vez presentando la "destacada" intervención de un ignoto comisario ideológico, quien participó como delegado (nada menos) de la Comisión de Ética y Comunicación.

Alexander Jiménez es director del sistema de radio de la provincia de Villa Clara. Sin embargo, por increíble que parezca en estos tiempos de conexiones globales y pródigos en nuevas tecnologías de las comunicaciones, de este supuesto profesional de la información no se puede encontrar ningún trabajo en la prensa nacional ni en las redes sociales.

[[QUOTE:El periodista-funcionario arremetió contra ciertos colegas "en su mayoría jóvenes que venden su alma al diablo y para cobrar en divisas con sus escritos colaboran con publicaciones alineadas con la subversión contra Cuba"]]Su tenue huella profesional parece circunscribirse a su desempeño como funcionario. El pasado 8 de abril, el colectivo de trabajadores del sistema de la Radio de Villa Clara –integrado por una cadena provincial y varias emisoras radiales locales–, bajo su dirección, recibió la Bandera de Proeza Laboral "por su destacado trabajo en la información al pueblo durante el azote del huracán Irma y luego en la etapa de recuperación". Es decir, este mismo año él y sus subordinados fueron distinguidos con una bandera solo por hacer su trabajo. "Estímulo moral", se le llama en Cuba a este tipo de premios.

Pero no todos los subordinados de Jiménez son merecedores de galardones, tal como se desprende de su intervención en el Congreso de la UPEC, difundida por la televisión, que ha suscitado abundantes comentarios en las redes. Allí el periodista-funcionario arremetió contra ciertos colegas "en su mayoría jóvenes que venden su alma al diablo y para cobrar en divisas con sus escritos colaboran con publicaciones alineadas con la subversión contra Cuba". Añade que esos periodistas, "muchachitas y muchachitos" que "hasta ayer eran dóciles (...) en ocasiones se transforman y se convierten en verdaderos monstruos".

"Quienes dirigimos órganos de prensa nos vemos a veces maniatados o sin un basamento legal para juzgar a estos asalariados de quienes pagan la subversión contra Cuba y su sistema social, o creen –porque a veces se lo creen– que van a tumbar la revolución con una gacetilla de cinco párrafos", denuncia Jiménez. Y a continuación reclama que quede aprobado en el proyecto del nuevo código de ética del periodismo cubano que atenta contra ella "colaborar con medios que sean hostiles, clara o encubiertamente, al orden político o económico vigente en nuestra sociedad"

Con este reglamento, afirma Jiménez, los directivos de la prensa no se sentirían "atados de pies y manos" a la hora de sancionar "o valorar la doble cara" de los periodistas "hostiles" que se apartan de la línea oficial del Gobierno.

[[QUOTE:Queda claro que para este paradigmático servidor del 'santo oficio' –y por tanto para sus patrones del Palacio de la Revolución, dueños del monopolio de prensa– la docilidad es una cualidad de los (buenos) periodistas]]Queda claro que para este paradigmático servidor del santo oficio –y por tanto para sus patrones del Palacio de la Revolución, dueños del monopolio de prensa– la docilidad es una cualidad de los (buenos) periodistas.

Esa imaginaria metamorfosis pasa obligatoriamente por el eterno sonsonete del financiamiento por parte de "los enemigos de Cuba", y por el cobro de los textos en divisas contantes y sonantes que superan con creces el salario que reciben los periodistas oficiales. A veces el celo profesional de los amanuenses del Gobierno se parece demasiado a la envidia.

Para mayor alarma de los celadores de la ortodoxia castrista de vieja data, esos "monstruos" –muchos de ellos egresados de las escuelas de periodismo de la propia universidad cubana y todos nacidos y formados bajo el signo del castrismo– no solo están creciendo en número, sino que dominan el ejercicio de su profesión y (¡oh, sacrilegio!) tienen la temeridad de romper las reglas establecidas y cuestionarse la realidad, incluyendo las decisiones políticas del más alto nivel del país.

A la luz del X Congreso de la UPEC y del revuelo de las tropas castristas hay quienes sienten que estamos ante una gran demostración de fuerza del poder omnímodo y de su colosal aparato de prensa, aceitando sus engranajes para aplastar con un golpe demoledor los nichos de prensa independiente que van ganando en calidad y difusión dentro de la Isla.

[[QUOTE:Estamos frente a una clara demostración de debilidad; casi una declaración de derrota en otra batalla anticipadamente perdida por los 'inquisidores']]En realidad se trata de lo contrario: estamos frente a una clara demostración de debilidad; casi una declaración de derrota en otra batalla anticipadamente perdida por los inquisidores. Porque es un hecho que la grisura y el acartonamiento de la prensa oficial con su repertorio de consignas, efemérides y victorias intangibles no pueden competir con la frescura y la irreverencia del joven periodismo.

Cuando el señor presidente de Cuba, su "dócil" alabardero favorito, Manuel Lagarde, o un oscuro comisario cualquiera, como Alexander Jiménez, lanzan su andanada de bravatas y anuncian tan desproporcionada campaña de acoso contra el nuevo periodismo cubano, en realidad están mal disimulando el terror que la información libre les inspira, un miedo que se refleja también en los términos que usan para definir al contrario: mercenarios, traidores y, ahora, monstruos.

No hay que subestimar la capacidad represiva de los poderosos, pero tampoco hay que dejarse impresionar por sus gritos de guerra. Es la bravuconería del grandulón que se siente amenazado por una fuerza extraña que no comprende pero que adivina superior: la de la libertad.

___________________________________________________________________________

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de 14ymedio. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Continue reading
Siguen quedando olvidados los intereses mayores que nos implican a todos Continue reading
El analfabetismo en materia jurídica y de derechos en Cuba es prácticamente una enfermedad social congénita Continue reading
Cuba languidece mientras algunos andan por ahí, medrando en su nombre y contemplándose el ombligo Continue reading
Ninguna nación, por rica o extensa que sea, se puede permitir el imparable ingreso de inmigrantes irregulares Continue reading
Todo parece conspirar contra el confuso desempeño del recién estrenado presidente Miguel Díaz-Canel Continue reading
Pocas palabras portan un significado tan inequívoco y a la vez tan disímiles interpretaciones como ese breve vocablo de solo tres letras Continue reading
Medios internacionales identifican a Díaz-Canel como una suerte de timonel que conducirá a la Isla náufraga hasta el venturoso puerto de la democracia Continue reading
La FARC pretende posar de víctima de persecución política cuando uno de sus líderes ha sido atrapado en flagrante comisión de delito de narcotráfico Continue reading
El 19 de abril fue la primera jornada de un gobierno sin Castros Continue reading
La izquierda regional acaba de sufrir otro duro revés Continue reading

Miriam Celaya

El Noticiero Nacional de la Televisión Cubana (NTV) dedicó unos minutos de sus ediciones de mediodía y noche el pasado viernes 6 de abril a emitir un reportaje crítico de la periodista Maray Suárez sobre la falta de atención de los progenitores a sus hijos. Esa situación que, tal como ella misma expresa, se está tornando preocupante en la sociedad cubana actual, está incidiendo negativamente en la educación y en la formación de valores de los niños.

Es de agradecer que finalmente alguien se preocupe por este asunto a pesar de la lentitud de reacción habitual de la prensa gubernamental cuando se trata de abordar los múltiples y acuciantes problemas de la sociedad.

El reportaje se apoya en dos vivencias particulares de su autora. La primera, el encuentro de la reportera a las 4 de la madrugada, cuando iba camino al trabajo, con un grupo de adolescentes de entre 12 y 15 años reunidos en una esquina del Vedado habanero. La segunda, sobre una coreografía interpretada por un nutrido grupo de niños de la escuela primaria 15 de Abril, del también capitalino municipio de 10 de Octubre, con motivo de la celebración del aniversario 57 de la Organización de Pioneros de Cuba, cuyo video la periodista mostró acompañando a su reportaje.

[[QUOTE:Es de agradecer que finalmente alguien se preocupe por este asunto a pesar de la lentitud de reacción habitual de la prensa gubernamental cuando se trata de abordar los problemas de la sociedad]]En el primer caso, Suárez se detuvo a conversar con los muchachos noctámbulos, les preguntó su edad y reflexiona sobre la falta de supervisión de las familias que permiten que estos menores permanezcan hasta altas horas de la noche en la calle, con los riesgos que eso significa.

En el segundo caso, el video presentado en el NTV muestra al grupo de niños de la celebración pioneril, todos con su uniforme escolar, bailando provocativamente al son de música reguetonera, con sensuales contoneos de caderas, glúteos y cinturas. Suárez considera que la fiesta debió celebrarse con una música más apropiada a un público infantil que la que dio lugar al un espectáculo vulgarmente erótico que se desarrollaba sobre el escenario en una escuela.

"¿Son estas las manifestaciones que queremos de nuestros niños?", pregunta de forma retórica la preocupada reportera de la prensa oficial. La periodista insiste en la importancia de "la interacción del niño con la familia", subrayando que la formación de los menores es una tarea "que corresponde a toda la sociedad". Todo lo cual es (o al menos debería ser) cierto.

Sin embargo, quizás llevada por su apasionado interés por la educación y cuidados de los niños, Maray Suárez olvidó informarnos si –tal como cabría esperar– ella misma consultó y pidió autorización a las familias de esos menores antes de exponerlos públicamente interpretando su obscena danza, en un video transmitido por los medios informativos de la TV cubana, sin que nadie se haya tomado el trabajo de pixelar sus inocentes rostros.

[[QUOTE:¿Acaso esta profesional de la prensa ignora que exponer públicamente imágenes de menores constituye un delito en cualquier sociedad medianamente civilizada del mundo?]]¿Acaso esta profesional de la prensa ignora que exponer públicamente imágenes de menores constituye un delito en cualquier sociedad medianamente civilizada del mundo? ¿Dónde quedan, entonces, sus propios valores éticos como periodista? ¿Le parece muy educativo actuar con tan flagrante falta de respeto a los menores y a sus familias?

Lamentablemente, al no ser Cuba un Estado de Derecho, los padres y los niños así vejados están indefensos: no pueden demandar al colosal aparato de prensa oficial ni a la reportera en cuestión.

A pesar de que la reportera aborda el tema de la supervisión familiar, no estaría de más que introdujera una reflexión sobre el papel que los maestros y dirección de la escuela primaria tuvieron en este caso. En última instancia fueron ellos quienes permitieron –y quizás hasta promovieron– el vulgar despliegue danzario de estos menores en la escuela.

Si realmente se quiere superar el problema, la prensa oficial deberá poner a un lado toda la hipócrita pacatería que mediatiza cada información y asumir el reto de describir sin tapujos las oscuras y sucias grietas que laceran la sociedad cubana actual.

[[QUOTE:La prensa oficial deberá poner a un lado toda la hipócrita pacatería que mediatiza cada información y asumir el reto de describir sin tapujos las oscuras y sucias grietas que laceran la sociedad cubana actual]]La tarea es particularmente imposible si tenemos en cuenta que para encontrar solución a temas tan sensibles como el que nos ocupa es preciso dejar de andarse por las ramas. En vez de coquetear con los efectos, primero hay que identificar las causas del mal.

Pero ante un problema profundo en la educación de nuestros menores no serán los comunicadores del monopolio de prensa del Gobierno quienes destapen la olla podrida.

Porque, a fin de cuentas, los periodistas oficiales también son un poco como niños: para publicar todos y cada uno de sus renglones o bocadillos necesitan del consentimiento del principal responsable del desastre: el Gobierno. Y los periodistas del castrismo son, ellos sí, niños respetuosos y obedientes.

____________________________________________________________________

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de14ymedio. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Continue reading
Cuando el próximo 19 de abril se anuncie al nuevo Presidente (no electo por el pueblo) de Cuba, sus cofrades no sabrán si felicitarlo o darle el pésame Continue reading

Miriam Celaya

Es muy posible que cuando Yimit Ramírez –hasta hace poco un joven y desconocido cineasta cubano– decidió realizar su primer largometraje, no aspirase a convertirse él mismo en una suerte de monstruo sacrílego. Menos aún pensaría estar convirtiendo a su equipo de realización en una panda de apóstatas.

Quiero hacer una película es el título del filme cuya proyección estaba prevista como obra en producción y con debate incluido, en la sala de 23 y 12, en pleno Vedado habanero, dentro de la sección Presentación Especial de la XVII Muestra Joven, que se celebra entre el 3 y el 8 de abril. En el último momento la obra no pasó la prueba del estrecho tamiz de la censura oficial del Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC) debido a un detalle inadmisible para los Torquemada de tan virtuosa institución, en un breve segmento de la película, un personaje joven, casi adolescente, se refiere al más célebre prócer de la independencia de Cuba, José Martí, con los términos de "mojón" y "maricón".

Como resultado de tamaño escarnio, la película fue relegada a una exhibición cuasi simbólica en la pequeña sala de proyecciones Terence Piard, con capacidad para un reducido público de solo 24 espectadores, ante lo cual los realizadores decidieron retirar la película de la Muestra.

[[QUOTE:El ICAIC no solo suspendió la rueda de prensa donde los realizadores darían sus propios puntos de vista sobre el asunto, sino que divulgó su propia declaración explicando su intolerancia ante lo que consideran "un insulto a Martí"]]La reacción no se hizo esperar. El ICAIC no solo suspendió la rueda de prensa donde los realizadores darían sus propios puntos de vista sobre el asunto, sino que –además– divulgó su propia declaración explicando su intolerancia ante lo que consideran "un insulto a Martí". Por su parte, la productora del filme y los coordinadores del evento utilizaron las redes –obviamente, sabían que no iban a tener espacio en los medios oficiales– para manifestar su inconformidad con la decisión del ICAIC y promover un debate público.

Para mayor irreverencia, los realizadores exhibieron el fragmento del filme donde aparece el diálogo en que aparecen los susodichos epítetos ofensivos contra Martí que dieron lugar a la censura, haciendo público precisamente aquello que los veladores oficiales de la pureza pretendían silenciar.

Todo indicaba que a los efectos de la opinión pública nacional el asunto quedaría en las redes sociales, esto es, circunscrito al exiguo segmento de cubanos que tienen acceso a internet, y en los habituales cotilleos de los "enterados". Sin embargo, la censura y el regaño les parecieron castigo insuficiente a los comisarios del arte, de manera que también el poderoso monopolio de prensa oficial ha arremetido –con esa fuerza más, diría el Apóstol– contra los realizadores de la película.

La más reciente perla (¿periodística?) sobre el tema ha sido un extenso texto de la autoría de Luis Toledo Sande, tomado de Cubarte y reproducido en seis columnas en la edición dominical del periódico Juventud Rebelde titulado Balas Ominosas contra José Martí (A propósito de una película en realización).

Se trata de un texto de difícil lectura y demasiado ampuloso para ser creíble, donde la abundancia de acusaciones contra los jóvenes cineastas contrasta con la falta de claridad en el lenguaje y en los argumentos.

[[QUOTE:A juzgar por el iracundo discurso de Toledo Sande, diríase que los cubanos somos un pueblo dado a la veneración o a la idolatría de los padres fundadores de la nación]]A juzgar por el iracundo discurso de Toledo Sande, diríase que los cubanos somos un pueblo dado a la veneración o a la idolatría de los padres fundadores de la nación, cuando en realidad la excesiva tendencia al choteo que caracteriza a los nativos de esta ínsula hace que nada –o casi nada– les parezca suficientemente sagrado.

En todo caso, lo más cercano a ejemplos de veneración de las que se tienen testimonios en Cuba son la procesión de la Virgen de la Caridad –Cachita, más familiarmente–, que en la tradición popular de herencia yoruba corresponde a la deidad Oshún (u Ossun), y las nutridas peregrinaciones anuales al Rincón, para cumplir promesas o pedir milagros de curación a San Lázaro, Babalú Ayé en la religión yoruba. En ambos rituales hay un fuerte substrato de superstición y de sentido práctico, más que un sentimiento de verdadera sacralidad.

Pero en el fragor de su delirio revolucionario, Toledo Sarde considera que los realizadores de la película no solo han burlado la "masiva veneración" de Martí, que en la Isla tiene "la marca de lo sagrado", sino que han traspasado los límites de la libertad de creación para convertirse prácticamente en traidores a la nación, justo como los tenebrosos "enemigos de la Revolución" que invocan el nombre de Martí para destruir a Cuba.

"Especialmente el diálogo (divulgado por la productora del filme en las redes sociales) es de una grosería a la que no había llegado ninguno de los más enconados detractores de Martí", clama indignado Toledo Sande. Lo cual justifica la censura porque "muy mal estaría la nación si, chantajeada por maniobras de sus enemigos (...), se amarra las manos para no frenar lo que debe ser frenado".

Y dado que "a estas alturas no cabe hablar de ingenuos", Toledo Sande sentencia que la afrenta al Apóstol en el caso de la referida película constituye –ni más ni menos– un "veneno".

Ahora bien, más allá de tanta hipócrita gazmoñería patriotera, esta arremetida contra una película que no está siquiera terminada, que nadie ha visto aún y contra un pequeño equipo de cineastas desconocidos resulta extremadamente desproporcionada. El punto no es que denostar a Martí o un vecino cualquiera esté bien o mal, sino de ver los hechos en su justa dimensión, sin desgarrones y sin pasiones de tango.

[[QUOTE:Más allá de tanta hipócrita gazmoñería patriotera, esta arremetida contra una película que no está siquiera terminada resulta extremadamente desproporcionada]]De apegarnos al mero objeto del escándalo –apenas unas "malas" palabras en un diálogo de un largometraje–, ¿cuál sería el ultraje? ¿Será que la homofobia oficial en esta sociedad misógina y patriarcal no soporta que el Héroe Nacional sea tildado de maricón? Los defensores de la pureza revolucionaria deberían aclararnos el punto: si la trascendencia de Martí se deriva fundamentalmente de sus acciones por la independencia de Cuba, ¿qué ofensa supondría que se le atribuya una determinada orientación sexual? ¿Acaso se le retiraría el (impostado) título de "madre de la patria" a Mariana Grajales si se descubriera algún documento de archivo donde constara que era lesbiana? ¿Acaso sería tildado de "traidor" quien se refiriera a ella como Mariana la "tortillera"?

Existen testimonios escritos de participantes de la gesta emancipadora que aseguran que tanto Máximo Gómez –el flamante Generalísimo de nuestras dos Guerras de Independencia– como el ultra-valiente Antonio Maceo –etiquetado bajo el mote de Titán de Bronce, epíteto que en nuestros días acusaría cierto sospechoso tufillo racista– sentían un indisimulado desprecio por José Martí, al que llamaban despectivamente "el Delegado". Sin embargo, tanto Gómez como Maceo tienen un relieve capital en el panteón de las glorias patrias.

Sin embargo, lo verdaderamente grosero es que el Gobierno cubano, específicamente el difunto Fidel Castro, haya ultrajado tantas veces y tan impunemente la memoria del Apóstol al imponer la Orden Nacional José Martí, concebida en 1972 para distinguir a "ciudadanos cubanos y extranjeros y a Jefes de Estado o de Gobierno por grandes hazañas a favor de la paz, la amistad y el progreso de la humanidad", sobre el pecho de representantes de regímenes represivos –como el soviético Leonid I. Brezhned, el etíope Mengistu Haile Mariam, el rumano Nicolae Ceausescu o el checoslovaco Gustav Husak, por ejemplo– e incluso sobre el de genocidas mundialmente repudiados –como el zimbabuense Robert Mugabe o el camboyano Heng Samrin–, sin que en esta Isla preñada de tantos martianos puros se haya levantado ninguna voz de protesta contra tan escandalosa afrenta.

[[QUOTE:Lo que realmente se esconde bajo todo el revuelo en torno a una sencilla película de ficción es el temor inconfesable de la cúpula y sus servidores ante un horizonte nacional y regional incierto]]Y todo esto sin olvidar la injuria que supone endilgar a Martí la autoría intelectual de un violento asalto a mano armada, en plena madrugada, contra un cuartel militar donde dormían soldados del ejército constitucional –y no criminales–, un ataque que en la actualidad clasificaría como terrorista y que en su momento solo sirvió para satisfacer los sueños de gloria y grandeza de un megalómano, que acabó convirtiéndose en el cabecilla de la dictadura más larga y destructiva que haya conocido esta Isla.

Pero más que la ridícula divinización del Apóstol o la supuesta defensa de los valores nacionales por los comisarios del castrismo, lo que realmente se esconde bajo todo el revuelo en torno a una sencilla película de ficción es el temor inconfesable de la cúpula y sus servidores ante un horizonte nacional y regional incierto, en medio del cual deberá producirse el traspaso del gobierno de los ancianos exguerrilleros a una nueva generación de supuestos "fieles".

El punto no es que se esté desmoronando una presunta veneración al Apóstol, sino que cada pequeña irreverencia ciudadana parece recordar a los autócratas que para ellos no habrá siquiera pedestales.

____________________________________________________________________

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de14ymedio. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Continue reading
Con la presencia de los Castro en los foros internacionales pasa lo mismo Continue reading
Cubanet, Miriam Celaya, Havana, 16 March 2018 — One of the most pressing and old problems never solved in the Cuban capital has been that of public transportation. There are countless causes, beginning with the extreme centralization that placed in the hands of the State the transportation administration and “control” for decades – with the … Continue reading "Transportation In Cuba: Multiple Problems For One Solution / Miriam Celaya" Continue reading

Miriam Celaya

Cuando en diciembre de 2014 el entonces presidente estadounidense, Barack Obama, y el general-presidente Raúl Castro anunciaron sorpresivamente el restablecimiento de relaciones diplomáticas entre ambos países, las reacciones a ambos lados del estrecho de la Florida no se hicieron esperar.

Como suele suceder con los asuntos políticos cubanos, se produjo una fuerte polarización entre quienes se manifestaban a favor del diálogo como vía para encontrar una solución al conflicto, que a la postre podría implicar beneficios para los cubanos de ambas orillas y en particular para los del interior de la Isla, y los intransigentes de siempre, que consideraban el hecho como una concesión inmerecida a la dictadura de los Castro y como una traición a los anhelos de democracia de miles de compatriotas que durante décadas habían sufrido acoso, cárcel, persecución y exilio por su lucha contra el totalitarismo.

Vale aclarar que los radicales obviaron oportunamente el pequeño detalle de que muchos integrantes de ese nutrido grupo de presos y perseguidos políticos estaban a favor del proceso de diálogo.

El cisma fue aún mayor en el seno de los grupos opositores. No hubo matices. De la noche a la mañana parecía haberse declarado una guerra: los grupos radicales no solo consideraron inaceptable el proceso de diálogo entre los dos gobiernos hasta entonces adversarios, sino que además etiquetaron despectivamente de "traidores" y "dialogueros" a los amplios sectores de la disidencia que consideraban la nueva política de la Casa Blanca como una estrategia más propicia para, gradualmente, empujar a los ansiados cambios al interior de Cuba.[[QUOTE:Vale aclarar que los radicales obviaron oportunamente el pequeño detalle de que muchos integrantes de ese nutrido grupo de presos y perseguidos políticos estaban a favor del proceso de diálogo]]El asunto devino parteaguas, donde los más rabiosos enemigos de la diplomacia –fieles a su índole violenta e intolerante– utilizaron la agresión verbal y en algunos casos hasta intentaron la agresión física contra los partidarios del diálogo, aunque estos últimos apenas estaban siendo consecuentes con el discurso pro-relaciones y anti-embargo que venían defendiendo por décadas.

El brevísimo lapso que medió entre el inicio de la política de flexibilización del presidente Obama y su salida del poder no marcó –y obviamente no podría haberlo hecho– un giro significativo en la política cubana, pero sí tuvo la virtud de minar el encartonado discurso antiyanqui del castrismo y dejar expuesta por completo la falta de voluntad política de la dictadura para aprovechar las medidas estadounidenses que, de permitirse tal como las concibió Obama, hubiesen significado una vía para la prosperidad de los cubanos, en particular del incipiente empresariado surgido bajo el tímido amago de las llamadas "reformas raulistas".

En todo caso, el "fracaso" de una política de acercamiento que no tuvo siquiera el tiempo suficiente para mostrar resultados –y es sabido que en materia de política el tiempo es una categoría de importancia capital–, no se debió a la supuesta ingenuidad del mandatario estadounidense sino a la inveterada tozudez y vocación totalitaria del castrismo. Si la dictadura respondió a la flexibilización del Norte con represión contra la disidencia y con la asfixia del sector privado, es una cuenta que no podemos pasar a Obama ni al restablecimiento de relaciones, tal como lo certifican las décadas de detenciones, encarcelamientos, fusilamientos y despotismo que campearon en Cuba so pretexto de la existencia del poderoso "enemigo externo", mucho antes de la era Obama.[[QUOTE: Si la dictadura respondió a la flexibilización del Norte con represión contra la disidencia y con la asfixia del sector privado, es una cuenta que no podemos pasar a Obama]]Y ya que de tiempo también se trata, vale recordar que, efectivamente, en aproximadamente año y medio tras el restablecimiento de relaciones entre Washington y La Habana las medidas estadounidenses de flexibilización permitieron la entrada a la Isla de miles de turistas de ese país, lo que incidió en discretos beneficios económicos, no solo para la industria turística de la castrocracia, sus comparsas nativos y sus asociados foráneos, sino también –para terror de los jerarcas verde olivo que se sintieron amenazados por la súbita pujanza de cubanos autónomos– para un considerable número de negocios privados, especialmente los dedicados al hospedaje y la gastronomía, los cuales a su vez generaron muchos empleos asociados a sus respectivos servicios.

El triunfo del republicano Donald Trump en las elecciones de noviembre de 2016 y su toma de poder el 20 de enero del siguiente año no solo puso fin a la breve era de diplomacia, sino que ha constituido un palmario retroceso en el acercamiento iniciado por su antecesor, para regocijo de los recalcitrantes enemigos del diálogo.

Un júbilo que, no obstante, no se justifica en la realidad, puesto que hasta el momento Trump no parece tener intenciones de hacer realidad las dos grandes demandas de los sectores más radicales, esto es: la ruptura de relaciones diplomáticas con el Gobierno cubano y el restablecimiento de la política de pies secos pies mojados, derogada por Obama pocos días antes de salir del poder.

Curiosamente, en este punto los fundamentalistas de ambas orillas se mantienen callados. Y en general, haga o no haga, Trump sigue siendo el incuestionable héroe de la fanaticada insular.[[QUOTE:El silencio de los anti-dialogueros es más escandaloso estos días, cuando el soberbio Donald Trump ha declarado su intención de dialogar ni más ni menos que con el actual sátrapa norcoreano]]Pero el silencio de los anti-dialogueros es más escandaloso estos días, cuando el soberbio Donald Trump ha declarado su intención de dialogar ni más ni menos que con el actual sátrapa norcoreano, el asesino en masa heredero del largo poder de la dinastía de los Kim. Y no es que necesariamente éste sea un error político de Trump. En cualquier caso es preferible resolver las diferencias con acuerdos y palabras antes que con misiles. Máxime si se trata de misiles nucleares.

Solo que, siguiendo la lógica aplicada al diálogo Obama-Castro, ¿acaso no estaría también este Presidente de la mayor potencia mundial "legitimando" a una miserable dictadura que reprime y asesina a su pueblo? ¿Dónde están los airados defensores de los derechos humanos a los que tanto ofende el diálogo entre EE UU y Cuba? ¿Será que algunos diálogos son "buenos" y otros "malos"? Y en este último caso, ¿quién es el árbitro que define el adjetivo adecuado en cada caso?

Por el momento, y hasta tanto demuestren lo contrario, todo indica que los exaltados trumpistas a ultranza de la oposición cubana, o bien se han quedado sin argumentos, o bien nunca los tuvieron muy claros. Quizás en realidad lo que entienden como "política" es apenas la visión reduccionista y sectaria propia de una bancada de los más apasionados hinchas de algún equipo deportivo. Y todavía hay algunos que se sienten líderes presidenciables por la democracia cubana futura. ¡Dios nos libre!

__________________________________________________________________________

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de 14ymedio. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Continue reading
Se trata de una de las tantas dificultades nunca resueltas Continue reading
Cubanet, Miriam Celaya, Havana, 2 March 2018 – Recently, several media have reported the consummation of another attack by Cuban authorities on the freedom of expression. This time the jealous guardians of political correctness blocked access to the digital magazine El Estornudo (The Sneeze) – an entertaining and well-written journalism project – in what constitutes … Continue reading "Censorship, El Estornudo and Fung’s “Liberation T-Shirts” / Cubanet, Miriam Celaya" Continue reading
Otro capítulo del triste repertorio represivo de la Cuba reciente Continue reading

Miriam Celaya

La prensa oficial cubana recientemente ha publicado un extenso artículo, de la autoría del periodista Lázaro Barredo, donde se aborda el tema de la corrupción en la Isla, sus disímiles formas, su propagación, la profundidad que ha alcanzado –afectando incluso instituciones públicas, altos cargos administrativos del Estado y funcionarios de diferentes niveles del sistema jurídico– y sus efectos para la economía y la sociedad.

La relación de la alarmante corruptela nacional –que también contiene ejemplos de "procesos confiscatorios" y de juicios seguidos contra varios implicados en delitos de esta índole– pretende una actualización de datos y cifras oficiales que no suelen ser del dominio público y a los que solo podrían acceder, previa autorización o encargo expreso, sujetos fieles y confiables con una hoja de servicios al castrismo suficientemente probada como es el caso de Barredo.

No obstante, los detalles ofrecidos y el pavoroso cuadro descrito no sorprenden. Cualquier cubano común está perfectamente familiarizado con la magnitud y profundidad que ha alcanzado la corrupción en Cuba puesto que forma parte de la realidad cotidiana y abarca prácticamente todas las esferas de la vida.

[[QUOTE:Cualquier cubano común está perfectamente familiarizado con la magnitud y profundidad que ha alcanzado la corrupción en Cuba puesto que forma parte de la realidad cotidiana y abarca prácticamente todas las esferas de la vida]]Tampoco causan sorpresa las omisiones en la enumeración de corruptos que presenta el texto. No se menciona, por ejemplo, a los agentes de la Policía Nacional Revolucionaria y los funcionarios del Cuerpo de Inspectores ni sus habituales prácticas de extorsión a infractores o la aceptación de sobornos, delitos que cometen con la mayor naturalidad y absoluta impunidad.

Si Barredo es cubano y quiere parecer honesto, no puede ni debe descartar el grave hecho de que la corrupción ha calado tan profundamente que socava también a las instituciones oficiales llamadas a combatirla en la primera línea de fuego.

La corrupción en Cuba es como una hidra imbatible que debe su éxito y persistencia a su doble función, aparentemente contradictoria. Por una parte corroe las bases morales de la sociedad, mientras por otra, su papel como proveedora la convierte en un recurso esencial de supervivencia en un país sesgado por las carencias y las precariedades de todo tipo.

Sin ánimo de justificar el delito ni de minimizar lo pernicioso del daño que ocasiona, la corrupción en Cuba es un mal inevitable, al menos en las condiciones actuales. No porque la población de esta Isla tenga una propensión natural a transgredir la legalidad o una voluntad espontánea de delinquir, sino porque la corrupción es un rasgo inherente al (también pernicioso) sistema sociopolítico y económico impuesto seis décadas atrás, y cuyos hacedores todavía detentan el poder político absoluto.

[[QUOTE:Sin ánimo de justificar el delito ni de minimizar lo pernicioso del daño que ocasiona, la corrupción en Cuba es un mal inevitable, al menos en las condiciones actuales]]Este es uno de los vacíos que sobresalen del texto de Barredo cuando asegura que, a diferencia de otras naciones del mundo donde la corrupción "es causa de crisis moral y de descréditos de gobiernos y partidos", en el caso de Cuba "este flagelo se concentra en lo fundamental en la gestión empresarial y administrativa".

En el texto se da por sentada la inmaculada integridad de nuestros dirigentes, y en especial del liderazgo político, falacia que constituye también una manifestación de corrupción por parte de su autor, toda vez que entre las funciones esenciales de la prensa honesta están, entre otras, el cuestionamiento de los poderes políticos, la responsabilidad o la movilización de la opinión pública a partir del apego a la verdad.

Así, desde el discurso del autor, el Palacio de la Revolución no solo descuella como el último reducto de pureza que va quedando en la Isla sino que, además, a la cúpula verde olivo no le cabe responsabilidad alguna en el caos y la podredumbre que hoy minan el país hasta los cimientos.

Quizás esto explica el llamado a que sean las masas –a la vez víctimas-beneficiarias de la corrupción– quienes libren otra trascendental batalla en abstracto en la cual el enemigo no es –o al menos no directamente– el "imperialismo norteamericano". Ahora se trata de una subespecie mucho más peligrosa que, en nuestra propia casa, amenaza la existencia del "modelo" sociopolítico cubano.

[[QUOTE:Esto explica el llamado a que sean las masas quienes libren otra trascendental batalla en abstracto en la cual el enemigo no es el "imperialismo norteamericano"]]Esta es una batalla realmente surrealista y perdida de antemano, teniendo en cuenta lo difícil que resulta imaginar –pongamos por caso– a una humilde madre de familia delatando a la revendedora ilegal que le provee leche a un precio más módico que el de las tiendas de las redes minoristas en divisas, para el desayuno de su hijo al que le han suprimido la asignación de la cartilla de racionamiento no más arribó a los siete años de edad. O que alguien decida "combatir" a punta de conciencia al especulador que le garantiza la imprescindible medicina para un familiar enfermo que falta en los anaqueles de la red de farmacias.

Las aguerridas huestes de "ciudadanos honestos" incorruptibles –esto es, una categoría inexistente– deberían enfrentar enérgicamente, según el texto, a los corruptos: funcionarios ambiciosos, cuentapropistas enriquecidos, notarios y jueces que falsifican documentos o aceptan sobornos, revendedores callejeros, comerciantes de productos del agro, dependientes de tiendas en divisas y de moneda nacional, sub-declarantes que evaden los impuestos, empleados de servicios gastronómicos, médicos que aceptan pagos, y otros etcéteras.

[[QUOTE:No se precisa ser un genio para concluir que, si bien la corrupción implica a toda la sociedad, las causas de su existencia conciernen solo a quienes deciden la política del país]]El recuento de bribones de Barredo (con significativas ausencias, vale aclarar) resulta casi tan infinito como las causas de la proliferación de la corrupción, que discretamente calla. Enumeremos algunas: incompatibilidad entre los salarios y el costo de la vida, oferta comercial muy inferior a la demanda de productos de consumo –desde alimentos hasta cualquier otro género–, desempleo, pobreza generalizada, freno gubernamental a la iniciativa privada y a las capacidades productivas de los ciudadanos, demonización de la prosperidad y la riqueza, alta dependencia de la sociedad respecto del Estado, centralismo excesivo, ausencia de libertades...

En consecuencia, no se precisa ser un genio para concluir que, si bien la corrupción implica a toda la sociedad, las causas de su existencia conciernen solo a quienes deciden la política del país, de manera que la solución del problema depende esencialmente de ellos.

Lástima que en Cuba la impunidad del poder político es lo único que alcanza magnitudes tan colosales como la corrupción, quizás mayores. Razón por la cual el principio del fin de la corrupción solo se producirá cuando desaparezca el sistema que la potenció y que la sostiene. Por el momento todo indica que tendremos corrupción para rato.

__________________________________________________________________________

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de 14ymedio. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Continue reading
¿Qué “cambios” han sucedido en Cuba a partir de la existencia o no de relaciones con EEUU? Ni los necesarios ni los suficientes Continue reading
No sorprende la tibieza de los diplomáticos españoles a la hora de conceder honores a la dictadura cubana Continue reading

Miriam Celaya

Quizás por exceso de optimismo o por un impulso de buena fe, una mañana de octubre de 2017 Fabiola acudió con un certificado médico al departamento de asistencia social del policlínico Van Troi, en el municipio de Centro Habana, para inscribir a su madre –anciana octogenaria con demencia senil y postrada en cama– a fin de recibir el apoyo que, según proclaman las autoridades cubanas, se destina a estos pacientes terminales. Tomar aquella decisión fue su primer error.

Semanas antes, una doctora de esa propia institución de salud le había recomendado hacer dicha gestión, teniendo en cuenta que se trataba de "un derecho que le correspondía a la anciana, viuda y pensionada", y que podría ayudar a la propia Fabiola a paliar en alguna medida el elevado gasto en pañales desechables en el mercado minorista al que la obliga la severa incontinencia de su madre.

[[QUOTE:La solicitud podría ayudar a la propia Fabiola a paliar en alguna medida el elevado gasto en pañales desechables en el mercado minorista al que la obliga la severa incontinencia de su madre]]Fue precisamente esta posibilidad lo que decidió a Fabiola a hacer el trámite de marras conocedora de que, con independencia del alto costo de los pañales para adultos, en el mercado suelen producirse crisis cíclicas de desabastecimiento de tan imprescindible producto. Sabía también que en el vecino municipio de La Habana Vieja funciona regularmente un sistema de atención a la tercera edad, introducido por el Historiador de la Ciudad, en virtud del cual se distribuyen los codiciados pañales destinados a los ancianos postrados residentes de ese municipio, previa certificación médica debidamente acreditada.

Todo esto se cumple, claro está, "en dependencia de las disponibilidades", un pretexto acuñado por algún astuto funcionario y que resulta casi tan útil como "el bloqueo imperialista" ya que se puede aplicar cómodamente por las instituciones oficiales ante cualquier situación de carencia. No obstante, Fabiola pensó que el sistema de salud pública y en particular la asistencia social, por su carácter único y nacional, funcionaría del mismo modo en cada municipio, y decidió probar suerte en el suyo. Su segundo error fue, pues, atribuir a una institución oficial algún margen de eficacia y funcionalidad.

Casi cuatro meses después, a través de una llamada telefónica y tras confirmar exhaustivamente los datos personales de la paciente y de Fabiola –"cuidadora", tal como la etiquetaron–, una amable funcionaria de su policlínico le notificó que "ya le tocaba pasar a buscar el módulo" en el establecimiento correspondiente, al que debía acudir con el carné de identidad de "la beneficiada" para recibir la esperada ayuda.

El flamante módulo consistía en 12 jabones de lavar, un metro y medio de tela antiséptica para elaborar un tirante para la cama de la paciente, una pieza de un metro de hule y una toalla pequeña con escasa felpa. Nada de pañales. Ante su interpelación al respecto, la simpática empleada le explicó que "eso era lo que había". A fin de cuentas, puntualizó, "esto es gratis, algo es algo". Y le dijo también que podría acceder al mismo "módulo" cada seis meses, siempre y cuando presentara cada vez ante la oficina de servicios sociales el certificado médico que acreditara el estado de la paciente.

[[QUOTE:El flamante módulo consistía en 12 jabones de lavar, un metro y medio de tela antiséptica para elaborar un tirante para la cama de la paciente, una pieza de un metro de hule y una toalla pequeña con escasa felpa]]Desinflado su efímero ejercicio de fe y una vez reconocido su injustificable desliz, Fabiola decidió cerrar aquel capítulo y olvidarse de ello. Seguiría como antes, resolviendo por sí misma todo lo necesario, atendiendo a su madre con los mismos galenos especialistas amigos suyos que visitan a la anciana en su domicilio, y –de ser necesario– apelando a sus familiares emigrados para conseguir alguna medicina o ayuda que precisara.

Pero creer que se saldría sin más de los controles del sistema fue el tercero y más ingenuo de sus errores. Porque cuando Fabiola –que por décadas se mantuvo al margen del sistema de salud gubernamental– cedió a la tentación de inscribir oficialmente "el caso" de su madre, no solo estaba atribuyendo credibilidad a una institución demostradamente ineficaz, sino que estaba atentando contra uno de sus bienes personales más preciados: su privacidad.

Resulta que el régimen sociopolítico cubano está diseñado precisamente para invadir la intimidad, para difuminar al individuo en "la masa" y para crear en la población ese humillante sentimiento de comuna o rebaño necesitado del amparo del Gobierno, lo cual favorece en primer lugar la asimilación aquiescente de los controles oficiales disfrazados de "protección a la población"–díganse invasiones de los espacios privados por fumigadores e inspectores so pretexto de eliminar vectores (que nunca se erradican), o visitas intempestivas y no solicitadas del médico o enfermera de la familia, entre otras intrusiones–, y colateralmente establece como norma social la vigilancia mutua, la promiscuidad, el igualitarismo ramplón, la envidia y los recelos entre vecinos, para todo lo cual existen las organizaciones de masas, las diferentes reuniones del mal llamado Poder Popular y todas las entelequias institucionales concebidas por Castro a lo largo de décadas de poder totalitario.

Ahora bien, desde que solicitó la "ayuda" de Asistencia Social, convirtiendo a su madre automáticamente en una estadística del sistema, Fabiola –quien es una rara avis cubana que no pertenece a ninguna organización política o de masas, no acude a las votaciones, no participa en reuniones barriales ni fiestas populares, no gusta de comadreos ni de confidencias personales, no se entromete en la vida ajena ni regala consejos y no causa molestias ni permite la invasión de vecinos ni de extraños en su domicilio– ha comenzado a sentir que su casa es una suerte de plaza sitiada, bajo el acoso inmisericorde de funcionarios estatales.

Candorosamente, Fabiola y los suyos habían caído en las redes del sistema, que ahora intentaba penetrar su impenetrable privacidad, algo que en Cuba se considera un decadente rezago burgués incongruente con el proyecto de socialismo eterno al que aspiramos los cubanos, según reza en la Constitución.

[[QUOTE:Como resultado, en las últimas semanas la doctora y la enfermera de la familia han insistido (inútilmente) en irrumpir en su casa a cualquier hora del día para "ver a la paciente"]]Como resultado, en las últimas semanas la doctora y la enfermera de la familia han insistido (inútilmente) en irrumpir en su casa a cualquier hora del día para "ver a la paciente", en tanto la sede municipal de Asistencia Social recientemente le ha enviado una empleada con un extenso cuestionario que pretendía acopiar, además de los datos personales de los que habitan la casa, los ingresos de cada quien y su procedencia, las ocupaciones, la cantidad y género de los equipos electrodomésticos que poseen, cuántas habitaciones tienen, cuánto pagan de gas y electricidad, cuánto gastan mensualmente en alimentos, y un sinfín de detalles íntimos que Fabiola, fiel a su costumbre, se negó a responder.

"Diles a tus jefes que nada de eso les importa, y que ya tengo claro que nunca debí ni jamás volveré a solicitar su ridículo módulo, así que no me envíen a nadie más porque no los atenderé. ¿Acaso ustedes hacen todas esas preguntas indiscretas a la caterva de carcamales que mandan en este país? ¿O será que ellos no necesitan esas limosnas? Porque edad para pañales tienen muchos de ellos. Diles también que mi madre está perfectamente cuidada y no es gracias a la Revolución".

La joven funcionaria, atónita, tomaba nota febrilmente sobre un papel en blanco para escribir quizás por primera vez un informe oficial sin informaciones. Se sentía incómoda y frustrada. Con seguridad pensaba que Fabiola estaba tan chiflada como su madre. Lo cual podría tener algo de cierto, porque Fabiola tiene la extravagante locura de comportarse como un individuo libre en una sociedad esclava. De hecho, este siempre ha sido el mayor de sus aciertos.

____________________________________________________________________________

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de 14ymedio. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Continue reading
Cubanet, Miriam Celaya, Havana, 31 January 2018 — These days, one of the famous “five heroes” of Cuba, René González (61 years old), has once again achieved prominence in the social networks. This time, however, his renewed notoriety is not related to the honors of his past glories when – like his four companions – … Continue reading "Snubbed / Miriam Celaya" Continue reading
Este es un simple elemento utilitario desechable del castrismo Continue reading

Miriam Celaya

Cuando el pasado 21 de diciembre el general-presidente, Raúl Castro, anunció la prórroga de su mandato por 55 días más de lo previsto, pocos creyeron en el pueril pretexto esgrimido para tal decisión: las alteraciones provocadas por el paso del huracán Irma el calendario de nominación de los delegados municipales.

Una de las teorías que circuló de inmediato como motivo del retraso fue el desacuerdo en la cúpula del poder entre dos supuestas tendencias: una reformista (los llamados "raulistas"), que pretende dar cierto impulso tanto al sector privado como a las empresas y cooperativas estatales; y una tendencia conservadora (los "fidelistas"), representada por los sectores más retrógrados de la dirigencia, que se opondría a dichas aperturas por considerarlas un peligro para la supervivencia de la Revolución. Estos últimos apuestan por mantener el centralismo, aumentar los controles y atrincherarse en la ortodoxia ideológica propia de los tiempos de la Guerra Fría.

Algunos analistas sostienen que el enfrentamiento entre ambas tendencias es el que ha propiciado los avances y retrocesos de las limitadas aperturas al eufemísticamente llamado trabajo por cuenta propia (sector privado), cuyo freno y actual depresión parece indicar un eventual predominio de la tendencia más conservadora en el poder.

[[QUOTE:Una de las teorías que circuló de inmediato como motivo del retraso fue el desacuerdo en la cúpula del poder entre dos supuestas tendencias: una reformista y otra conservadora]]Sin embargo, un análisis más objetivo de la realidad cubana basado en la experiencia de la última década, desde que Raúl Castro asumió el poder, evidencia que, en todo caso, la pugna se ha estado produciendo entre dos tendencias igualmente conservadoras, solo que con diferentes grados de obcecación, pero cuyo objetivo final común es la preservación del estatus quo que garantiza la retención del poder en una elite de ungidos que las incluye a las dos.

En consecuencia, no es que exista en la clase política cubana –esa casta socialmente diferenciada y privilegiada– un sector encabezado por Raúl Castro con verdadera vocación reformista y con voluntad de cambios profundos. Quienes así lo entiendan olvidan la posición estratégica que ocupó el actual presidente durante los 47 años de Gobierno de su hermano y mentor.

Lo que a todas luces sí parece existir es un segmento más reaccionario que otro dentro de la misma casta de ungidos cuyo interés común –la conservación de su poder político y económico– parece ser mucho más fuerte que sus diferencias, más allá de que existan luchas intestinas por el reparto de las tajadas de ese poder, antes unipersonal, que ya muestra claros signos de fraccionamiento.

Las diferencias están más que en los fines en los métodos a utilizar para prolongar hasta donde sea posible la mayor cuota de poder de una elite donde los más lúcidos entienden que los cambios que urge implementar en Cuba tienen la doble condición de ser, a la vez que la única posibilidad de paliar y eventualmente remontar la crisis económica, el catalizador que aceleraría el desmoronamiento del mal llamado "socialismo cubano". Conviene recordar en este punto aquella frase nada casual del general-presidente con la que manifestó que él no fue puesto en su cargo "para destruir la Revolución".

[[QUOTE:Es probable que, independientemente de su posición, ambos posicionamientos privilegien la búsqueda de pactos antes que una ruptura que podría acabar barriendo con todos]]Es probable que, independientemente de su posición como "reformistas" o como "estalinistas" en el siempre ignoto tablero político de la Isla, ambos posicionamientos privilegien la búsqueda de pactos antes que una ruptura que podría acabar barriendo con todos, en especial con "los históricos" de la gerontocracia octogenaria, responsables directos de todos los descalabros de los últimos 60 años. En tal caso, el equilibrio pactado entre esos dos sectores de la misma casta sería lo que ha impedido el avance de las medidas pseudoaperturistas introducidas por Raúl Castro en la primera mitad de su mandato, entre 2008 y 2013.

Quienes años atrás apostaban por el supuesto espíritu pragmático y a la pretendida capacidad organizadora de Raúl Castro para al menos aspirar a avances económicos en Cuba se han quedado con dos palmos de narices: la crisis general no ha hecho sino profundizarse, mientras la grieta que separa a Gobierno y gobernados es cada día mayor.

Lo más paradójico en este caso es que –a pesar de su sombrío pasado– si el general-presidente hubiese tenido un mínimo de audacia e independencia podría haberse erigido como facilitador de una transición pacífica y ordenada hacia la democracia en Cuba. Para ello contó con cartas tan favorables como las ansias de cambios en la inmensa mayoría de los cubanos, la voluntad de diálogo y distensión del Gobierno estadounidense de Barack Obama y el acercamiento de la Unión Europea. Sin embargo, eligió mantener una posición de subordinación ante la sombra oscura de su hermano y de todos los elementos que sabotearon sus propuestas.

En consecuencia, si de algo ha hecho gala el benjamín verde olivo en todos estos años de oportunidades perdidas ha sido de su mediocridad e inseguridades a la hora de asir el timón, así como de su cobardía para asumir el reto. Ese es el auténtico legado que dejará para la Historia.

[[QUOTE:Si de algo ha hecho gala el benjamín verde olivo en todos estos años ha sido de su mediocridad e inseguridades a la hora de asir el timón, así como de su cobardía para asumir el reto]]Ahora bien, sin ánimo de establecer un juicio absoluto, resulta bastante improbable que en los 80 días que restan al Gobierno de Raúl Castro –al menos en su etapa visible al frente del poder– y ya comprobada la ineficacia de su mandato, el presidente saliente nos sorprenda con alguna solución que no haya propuesto en los diez años anteriores, tan torpemente dilapidados.

El volumen de asuntos pendientes que dejará al sucesor –unificación monetaria, reforma de la Ley electoral, reformas económicas, eliminación de la cartilla de racionamiento, incremento de las inversiones extranjeras, o la simple promesa de un vaso de leche diario para cada cubano, entre muchas más– supera con creces el de los fondos que dejará en las arcas de la nación cuando finalmente haga entrega simbólica de la silla presidencial.

Es posible que los 55 días de moratoria "raulista", desde el 24 de febrero hasta el 19 de abril, se relacionen más con el acomodo de las fichas de una sucesión indudablemente difícil que con alguna propuesta estratégica para el futuro Gobierno, la cual –se supone– ya está trazada en los Lineamientos del Partido y garantizará continuidad del legado castrista hasta 2030. Al menos en el plano jurídico.

[[QUOTE:Es muy posible que el nuevo mandatario de 11 millones de cubanos "pedirá permiso" a la Asamblea para mantener al anciano general como asesor permanente del "nuevo" Gobierno]]De mantenerse la más pura tradición dictatorial –y hasta ahora no existen motivos para suponer que eso no vaya a ocurrir– es muy posible que cuando el 19 de abril los 605 parlamentarios voten por el que figurará como mandatario de 11 millones de cubanos, éste "pedirá permiso" a la Asamblea para mantener al anciano general como asesor permanente del "nuevo" Gobierno; un contrato pernicioso y vitalicio no escrito ni reconocido en la Constitución ni en la Ley electoral pero que legitimaría de hecho la prolongación de la dictadura desde las sombras de un simulado retiro.

Para los que hemos vivido las casi seis décadas de castrismo, abril no traerá muchas sorpresas, pero no quedan dudas de que la salida del general presidente proyecta sobre la Isla una cierta e inexplicable sensación de alivio dentro de la oposición. No porque el nuevo mandatario signifique una promesa de prosperidad y bienaventuranza, sino porque la estirpe de los Castro ha marcado un signo nefasto en el ánimo de los cubanos. Muchos queremos pensar que la era de la dictadura más oscura y larga se va desdibujando y que en tiempos venideros continuará cayendo. Hasta su fin.

____________________________________________________________________________

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro 14ymedio. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Continue reading