Calendar

April 2018
MTWTFSS
« Mar  
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30 

We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.


Cubaverdad on Twitter

Miriam Celaya

La izquierda regional acaba de sufrir otro duro revés Continue reading

Miriam Celaya

El Noticiero Nacional de la Televisión Cubana (NTV) dedicó unos minutos de sus ediciones de mediodía y noche el pasado viernes 6 de abril a emitir un reportaje crítico de la periodista Maray Suárez sobre la falta de atención de los progenitores a sus hijos. Esa situación que, tal como ella misma expresa, se está tornando preocupante en la sociedad cubana actual, está incidiendo negativamente en la educación y en la formación de valores de los niños.

Es de agradecer que finalmente alguien se preocupe por este asunto a pesar de la lentitud de reacción habitual de la prensa gubernamental cuando se trata de abordar los múltiples y acuciantes problemas de la sociedad.

El reportaje se apoya en dos vivencias particulares de su autora. La primera, el encuentro de la reportera a las 4 de la madrugada, cuando iba camino al trabajo, con un grupo de adolescentes de entre 12 y 15 años reunidos en una esquina del Vedado habanero. La segunda, sobre una coreografía interpretada por un nutrido grupo de niños de la escuela primaria 15 de Abril, del también capitalino municipio de 10 de Octubre, con motivo de la celebración del aniversario 57 de la Organización de Pioneros de Cuba, cuyo video la periodista mostró acompañando a su reportaje.

[[QUOTE:Es de agradecer que finalmente alguien se preocupe por este asunto a pesar de la lentitud de reacción habitual de la prensa gubernamental cuando se trata de abordar los problemas de la sociedad]]En el primer caso, Suárez se detuvo a conversar con los muchachos noctámbulos, les preguntó su edad y reflexiona sobre la falta de supervisión de las familias que permiten que estos menores permanezcan hasta altas horas de la noche en la calle, con los riesgos que eso significa.

En el segundo caso, el video presentado en el NTV muestra al grupo de niños de la celebración pioneril, todos con su uniforme escolar, bailando provocativamente al son de música reguetonera, con sensuales contoneos de caderas, glúteos y cinturas. Suárez considera que la fiesta debió celebrarse con una música más apropiada a un público infantil que la que dio lugar al un espectáculo vulgarmente erótico que se desarrollaba sobre el escenario en una escuela.

"¿Son estas las manifestaciones que queremos de nuestros niños?", pregunta de forma retórica la preocupada reportera de la prensa oficial. La periodista insiste en la importancia de "la interacción del niño con la familia", subrayando que la formación de los menores es una tarea "que corresponde a toda la sociedad". Todo lo cual es (o al menos debería ser) cierto.

Sin embargo, quizás llevada por su apasionado interés por la educación y cuidados de los niños, Maray Suárez olvidó informarnos si –tal como cabría esperar– ella misma consultó y pidió autorización a las familias de esos menores antes de exponerlos públicamente interpretando su obscena danza, en un video transmitido por los medios informativos de la TV cubana, sin que nadie se haya tomado el trabajo de pixelar sus inocentes rostros.

[[QUOTE:¿Acaso esta profesional de la prensa ignora que exponer públicamente imágenes de menores constituye un delito en cualquier sociedad medianamente civilizada del mundo?]]¿Acaso esta profesional de la prensa ignora que exponer públicamente imágenes de menores constituye un delito en cualquier sociedad medianamente civilizada del mundo? ¿Dónde quedan, entonces, sus propios valores éticos como periodista? ¿Le parece muy educativo actuar con tan flagrante falta de respeto a los menores y a sus familias?

Lamentablemente, al no ser Cuba un Estado de Derecho, los padres y los niños así vejados están indefensos: no pueden demandar al colosal aparato de prensa oficial ni a la reportera en cuestión.

A pesar de que la reportera aborda el tema de la supervisión familiar, no estaría de más que introdujera una reflexión sobre el papel que los maestros y dirección de la escuela primaria tuvieron en este caso. En última instancia fueron ellos quienes permitieron –y quizás hasta promovieron– el vulgar despliegue danzario de estos menores en la escuela.

Si realmente se quiere superar el problema, la prensa oficial deberá poner a un lado toda la hipócrita pacatería que mediatiza cada información y asumir el reto de describir sin tapujos las oscuras y sucias grietas que laceran la sociedad cubana actual.

[[QUOTE:La prensa oficial deberá poner a un lado toda la hipócrita pacatería que mediatiza cada información y asumir el reto de describir sin tapujos las oscuras y sucias grietas que laceran la sociedad cubana actual]]La tarea es particularmente imposible si tenemos en cuenta que para encontrar solución a temas tan sensibles como el que nos ocupa es preciso dejar de andarse por las ramas. En vez de coquetear con los efectos, primero hay que identificar las causas del mal.

Pero ante un problema profundo en la educación de nuestros menores no serán los comunicadores del monopolio de prensa del Gobierno quienes destapen la olla podrida.

Porque, a fin de cuentas, los periodistas oficiales también son un poco como niños: para publicar todos y cada uno de sus renglones o bocadillos necesitan del consentimiento del principal responsable del desastre: el Gobierno. Y los periodistas del castrismo son, ellos sí, niños respetuosos y obedientes.

____________________________________________________________________

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de14ymedio. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Continue reading
Cuando el próximo 19 de abril se anuncie al nuevo Presidente (no electo por el pueblo) de Cuba, sus cofrades no sabrán si felicitarlo o darle el pésame Continue reading

Miriam Celaya

Es muy posible que cuando Yimit Ramírez –hasta hace poco un joven y desconocido cineasta cubano– decidió realizar su primer largometraje, no aspirase a convertirse él mismo en una suerte de monstruo sacrílego. Menos aún pensaría estar convirtiendo a su equipo de realización en una panda de apóstatas.

Quiero hacer una película es el título del filme cuya proyección estaba prevista como obra en producción y con debate incluido, en la sala de 23 y 12, en pleno Vedado habanero, dentro de la sección Presentación Especial de la XVII Muestra Joven, que se celebra entre el 3 y el 8 de abril. En el último momento la obra no pasó la prueba del estrecho tamiz de la censura oficial del Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC) debido a un detalle inadmisible para los Torquemada de tan virtuosa institución, en un breve segmento de la película, un personaje joven, casi adolescente, se refiere al más célebre prócer de la independencia de Cuba, José Martí, con los términos de "mojón" y "maricón".

Como resultado de tamaño escarnio, la película fue relegada a una exhibición cuasi simbólica en la pequeña sala de proyecciones Terence Piard, con capacidad para un reducido público de solo 24 espectadores, ante lo cual los realizadores decidieron retirar la película de la Muestra.

[[QUOTE:El ICAIC no solo suspendió la rueda de prensa donde los realizadores darían sus propios puntos de vista sobre el asunto, sino que divulgó su propia declaración explicando su intolerancia ante lo que consideran "un insulto a Martí"]]La reacción no se hizo esperar. El ICAIC no solo suspendió la rueda de prensa donde los realizadores darían sus propios puntos de vista sobre el asunto, sino que –además– divulgó su propia declaración explicando su intolerancia ante lo que consideran "un insulto a Martí". Por su parte, la productora del filme y los coordinadores del evento utilizaron las redes –obviamente, sabían que no iban a tener espacio en los medios oficiales– para manifestar su inconformidad con la decisión del ICAIC y promover un debate público.

Para mayor irreverencia, los realizadores exhibieron el fragmento del filme donde aparece el diálogo en que aparecen los susodichos epítetos ofensivos contra Martí que dieron lugar a la censura, haciendo público precisamente aquello que los veladores oficiales de la pureza pretendían silenciar.

Todo indicaba que a los efectos de la opinión pública nacional el asunto quedaría en las redes sociales, esto es, circunscrito al exiguo segmento de cubanos que tienen acceso a internet, y en los habituales cotilleos de los "enterados". Sin embargo, la censura y el regaño les parecieron castigo insuficiente a los comisarios del arte, de manera que también el poderoso monopolio de prensa oficial ha arremetido –con esa fuerza más, diría el Apóstol– contra los realizadores de la película.

La más reciente perla (¿periodística?) sobre el tema ha sido un extenso texto de la autoría de Luis Toledo Sande, tomado de Cubarte y reproducido en seis columnas en la edición dominical del periódico Juventud Rebelde titulado Balas Ominosas contra José Martí (A propósito de una película en realización).

Se trata de un texto de difícil lectura y demasiado ampuloso para ser creíble, donde la abundancia de acusaciones contra los jóvenes cineastas contrasta con la falta de claridad en el lenguaje y en los argumentos.

[[QUOTE:A juzgar por el iracundo discurso de Toledo Sande, diríase que los cubanos somos un pueblo dado a la veneración o a la idolatría de los padres fundadores de la nación]]A juzgar por el iracundo discurso de Toledo Sande, diríase que los cubanos somos un pueblo dado a la veneración o a la idolatría de los padres fundadores de la nación, cuando en realidad la excesiva tendencia al choteo que caracteriza a los nativos de esta ínsula hace que nada –o casi nada– les parezca suficientemente sagrado.

En todo caso, lo más cercano a ejemplos de veneración de las que se tienen testimonios en Cuba son la procesión de la Virgen de la Caridad –Cachita, más familiarmente–, que en la tradición popular de herencia yoruba corresponde a la deidad Oshún (u Ossun), y las nutridas peregrinaciones anuales al Rincón, para cumplir promesas o pedir milagros de curación a San Lázaro, Babalú Ayé en la religión yoruba. En ambos rituales hay un fuerte substrato de superstición y de sentido práctico, más que un sentimiento de verdadera sacralidad.

Pero en el fragor de su delirio revolucionario, Toledo Sarde considera que los realizadores de la película no solo han burlado la "masiva veneración" de Martí, que en la Isla tiene "la marca de lo sagrado", sino que han traspasado los límites de la libertad de creación para convertirse prácticamente en traidores a la nación, justo como los tenebrosos "enemigos de la Revolución" que invocan el nombre de Martí para destruir a Cuba.

"Especialmente el diálogo (divulgado por la productora del filme en las redes sociales) es de una grosería a la que no había llegado ninguno de los más enconados detractores de Martí", clama indignado Toledo Sande. Lo cual justifica la censura porque "muy mal estaría la nación si, chantajeada por maniobras de sus enemigos (...), se amarra las manos para no frenar lo que debe ser frenado".

Y dado que "a estas alturas no cabe hablar de ingenuos", Toledo Sande sentencia que la afrenta al Apóstol en el caso de la referida película constituye –ni más ni menos– un "veneno".

Ahora bien, más allá de tanta hipócrita gazmoñería patriotera, esta arremetida contra una película que no está siquiera terminada, que nadie ha visto aún y contra un pequeño equipo de cineastas desconocidos resulta extremadamente desproporcionada. El punto no es que denostar a Martí o un vecino cualquiera esté bien o mal, sino de ver los hechos en su justa dimensión, sin desgarrones y sin pasiones de tango.

[[QUOTE:Más allá de tanta hipócrita gazmoñería patriotera, esta arremetida contra una película que no está siquiera terminada resulta extremadamente desproporcionada]]De apegarnos al mero objeto del escándalo –apenas unas "malas" palabras en un diálogo de un largometraje–, ¿cuál sería el ultraje? ¿Será que la homofobia oficial en esta sociedad misógina y patriarcal no soporta que el Héroe Nacional sea tildado de maricón? Los defensores de la pureza revolucionaria deberían aclararnos el punto: si la trascendencia de Martí se deriva fundamentalmente de sus acciones por la independencia de Cuba, ¿qué ofensa supondría que se le atribuya una determinada orientación sexual? ¿Acaso se le retiraría el (impostado) título de "madre de la patria" a Mariana Grajales si se descubriera algún documento de archivo donde constara que era lesbiana? ¿Acaso sería tildado de "traidor" quien se refiriera a ella como Mariana la "tortillera"?

Existen testimonios escritos de participantes de la gesta emancipadora que aseguran que tanto Máximo Gómez –el flamante Generalísimo de nuestras dos Guerras de Independencia– como el ultra-valiente Antonio Maceo –etiquetado bajo el mote de Titán de Bronce, epíteto que en nuestros días acusaría cierto sospechoso tufillo racista– sentían un indisimulado desprecio por José Martí, al que llamaban despectivamente "el Delegado". Sin embargo, tanto Gómez como Maceo tienen un relieve capital en el panteón de las glorias patrias.

Sin embargo, lo verdaderamente grosero es que el Gobierno cubano, específicamente el difunto Fidel Castro, haya ultrajado tantas veces y tan impunemente la memoria del Apóstol al imponer la Orden Nacional José Martí, concebida en 1972 para distinguir a "ciudadanos cubanos y extranjeros y a Jefes de Estado o de Gobierno por grandes hazañas a favor de la paz, la amistad y el progreso de la humanidad", sobre el pecho de representantes de regímenes represivos –como el soviético Leonid I. Brezhned, el etíope Mengistu Haile Mariam, el rumano Nicolae Ceausescu o el checoslovaco Gustav Husak, por ejemplo– e incluso sobre el de genocidas mundialmente repudiados –como el zimbabuense Robert Mugabe o el camboyano Heng Samrin–, sin que en esta Isla preñada de tantos martianos puros se haya levantado ninguna voz de protesta contra tan escandalosa afrenta.

[[QUOTE:Lo que realmente se esconde bajo todo el revuelo en torno a una sencilla película de ficción es el temor inconfesable de la cúpula y sus servidores ante un horizonte nacional y regional incierto]]Y todo esto sin olvidar la injuria que supone endilgar a Martí la autoría intelectual de un violento asalto a mano armada, en plena madrugada, contra un cuartel militar donde dormían soldados del ejército constitucional –y no criminales–, un ataque que en la actualidad clasificaría como terrorista y que en su momento solo sirvió para satisfacer los sueños de gloria y grandeza de un megalómano, que acabó convirtiéndose en el cabecilla de la dictadura más larga y destructiva que haya conocido esta Isla.

Pero más que la ridícula divinización del Apóstol o la supuesta defensa de los valores nacionales por los comisarios del castrismo, lo que realmente se esconde bajo todo el revuelo en torno a una sencilla película de ficción es el temor inconfesable de la cúpula y sus servidores ante un horizonte nacional y regional incierto, en medio del cual deberá producirse el traspaso del gobierno de los ancianos exguerrilleros a una nueva generación de supuestos "fieles".

El punto no es que se esté desmoronando una presunta veneración al Apóstol, sino que cada pequeña irreverencia ciudadana parece recordar a los autócratas que para ellos no habrá siquiera pedestales.

____________________________________________________________________

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de14ymedio. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Continue reading
Con la presencia de los Castro en los foros internacionales pasa lo mismo Continue reading
Cubanet, Miriam Celaya, Havana, 16 March 2018 — One of the most pressing and old problems never solved in the Cuban capital has been that of public transportation. There are countless causes, beginning with the extreme centralization that placed in the hands of the State the transportation administration and “control” for decades – with the … Continue reading "Transportation In Cuba: Multiple Problems For One Solution / Miriam Celaya" Continue reading

Miriam Celaya

Cuando en diciembre de 2014 el entonces presidente estadounidense, Barack Obama, y el general-presidente Raúl Castro anunciaron sorpresivamente el restablecimiento de relaciones diplomáticas entre ambos países, las reacciones a ambos lados del estrecho de la Florida no se hicieron esperar.

Como suele suceder con los asuntos políticos cubanos, se produjo una fuerte polarización entre quienes se manifestaban a favor del diálogo como vía para encontrar una solución al conflicto, que a la postre podría implicar beneficios para los cubanos de ambas orillas y en particular para los del interior de la Isla, y los intransigentes de siempre, que consideraban el hecho como una concesión inmerecida a la dictadura de los Castro y como una traición a los anhelos de democracia de miles de compatriotas que durante décadas habían sufrido acoso, cárcel, persecución y exilio por su lucha contra el totalitarismo.

Vale aclarar que los radicales obviaron oportunamente el pequeño detalle de que muchos integrantes de ese nutrido grupo de presos y perseguidos políticos estaban a favor del proceso de diálogo.

El cisma fue aún mayor en el seno de los grupos opositores. No hubo matices. De la noche a la mañana parecía haberse declarado una guerra: los grupos radicales no solo consideraron inaceptable el proceso de diálogo entre los dos gobiernos hasta entonces adversarios, sino que además etiquetaron despectivamente de "traidores" y "dialogueros" a los amplios sectores de la disidencia que consideraban la nueva política de la Casa Blanca como una estrategia más propicia para, gradualmente, empujar a los ansiados cambios al interior de Cuba.[[QUOTE:Vale aclarar que los radicales obviaron oportunamente el pequeño detalle de que muchos integrantes de ese nutrido grupo de presos y perseguidos políticos estaban a favor del proceso de diálogo]]El asunto devino parteaguas, donde los más rabiosos enemigos de la diplomacia –fieles a su índole violenta e intolerante– utilizaron la agresión verbal y en algunos casos hasta intentaron la agresión física contra los partidarios del diálogo, aunque estos últimos apenas estaban siendo consecuentes con el discurso pro-relaciones y anti-embargo que venían defendiendo por décadas.

El brevísimo lapso que medió entre el inicio de la política de flexibilización del presidente Obama y su salida del poder no marcó –y obviamente no podría haberlo hecho– un giro significativo en la política cubana, pero sí tuvo la virtud de minar el encartonado discurso antiyanqui del castrismo y dejar expuesta por completo la falta de voluntad política de la dictadura para aprovechar las medidas estadounidenses que, de permitirse tal como las concibió Obama, hubiesen significado una vía para la prosperidad de los cubanos, en particular del incipiente empresariado surgido bajo el tímido amago de las llamadas "reformas raulistas".

En todo caso, el "fracaso" de una política de acercamiento que no tuvo siquiera el tiempo suficiente para mostrar resultados –y es sabido que en materia de política el tiempo es una categoría de importancia capital–, no se debió a la supuesta ingenuidad del mandatario estadounidense sino a la inveterada tozudez y vocación totalitaria del castrismo. Si la dictadura respondió a la flexibilización del Norte con represión contra la disidencia y con la asfixia del sector privado, es una cuenta que no podemos pasar a Obama ni al restablecimiento de relaciones, tal como lo certifican las décadas de detenciones, encarcelamientos, fusilamientos y despotismo que campearon en Cuba so pretexto de la existencia del poderoso "enemigo externo", mucho antes de la era Obama.[[QUOTE: Si la dictadura respondió a la flexibilización del Norte con represión contra la disidencia y con la asfixia del sector privado, es una cuenta que no podemos pasar a Obama]]Y ya que de tiempo también se trata, vale recordar que, efectivamente, en aproximadamente año y medio tras el restablecimiento de relaciones entre Washington y La Habana las medidas estadounidenses de flexibilización permitieron la entrada a la Isla de miles de turistas de ese país, lo que incidió en discretos beneficios económicos, no solo para la industria turística de la castrocracia, sus comparsas nativos y sus asociados foráneos, sino también –para terror de los jerarcas verde olivo que se sintieron amenazados por la súbita pujanza de cubanos autónomos– para un considerable número de negocios privados, especialmente los dedicados al hospedaje y la gastronomía, los cuales a su vez generaron muchos empleos asociados a sus respectivos servicios.

El triunfo del republicano Donald Trump en las elecciones de noviembre de 2016 y su toma de poder el 20 de enero del siguiente año no solo puso fin a la breve era de diplomacia, sino que ha constituido un palmario retroceso en el acercamiento iniciado por su antecesor, para regocijo de los recalcitrantes enemigos del diálogo.

Un júbilo que, no obstante, no se justifica en la realidad, puesto que hasta el momento Trump no parece tener intenciones de hacer realidad las dos grandes demandas de los sectores más radicales, esto es: la ruptura de relaciones diplomáticas con el Gobierno cubano y el restablecimiento de la política de pies secos pies mojados, derogada por Obama pocos días antes de salir del poder.

Curiosamente, en este punto los fundamentalistas de ambas orillas se mantienen callados. Y en general, haga o no haga, Trump sigue siendo el incuestionable héroe de la fanaticada insular.[[QUOTE:El silencio de los anti-dialogueros es más escandaloso estos días, cuando el soberbio Donald Trump ha declarado su intención de dialogar ni más ni menos que con el actual sátrapa norcoreano]]Pero el silencio de los anti-dialogueros es más escandaloso estos días, cuando el soberbio Donald Trump ha declarado su intención de dialogar ni más ni menos que con el actual sátrapa norcoreano, el asesino en masa heredero del largo poder de la dinastía de los Kim. Y no es que necesariamente éste sea un error político de Trump. En cualquier caso es preferible resolver las diferencias con acuerdos y palabras antes que con misiles. Máxime si se trata de misiles nucleares.

Solo que, siguiendo la lógica aplicada al diálogo Obama-Castro, ¿acaso no estaría también este Presidente de la mayor potencia mundial "legitimando" a una miserable dictadura que reprime y asesina a su pueblo? ¿Dónde están los airados defensores de los derechos humanos a los que tanto ofende el diálogo entre EE UU y Cuba? ¿Será que algunos diálogos son "buenos" y otros "malos"? Y en este último caso, ¿quién es el árbitro que define el adjetivo adecuado en cada caso?

Por el momento, y hasta tanto demuestren lo contrario, todo indica que los exaltados trumpistas a ultranza de la oposición cubana, o bien se han quedado sin argumentos, o bien nunca los tuvieron muy claros. Quizás en realidad lo que entienden como "política" es apenas la visión reduccionista y sectaria propia de una bancada de los más apasionados hinchas de algún equipo deportivo. Y todavía hay algunos que se sienten líderes presidenciables por la democracia cubana futura. ¡Dios nos libre!

__________________________________________________________________________

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de 14ymedio. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Continue reading
Se trata de una de las tantas dificultades nunca resueltas Continue reading
Cubanet, Miriam Celaya, Havana, 2 March 2018 – Recently, several media have reported the consummation of another attack by Cuban authorities on the freedom of expression. This time the jealous guardians of political correctness blocked access to the digital magazine El Estornudo (The Sneeze) – an entertaining and well-written journalism project – in what constitutes … Continue reading "Censorship, El Estornudo and Fung’s “Liberation T-Shirts” / Cubanet, Miriam Celaya" Continue reading
Otro capítulo del triste repertorio represivo de la Cuba reciente Continue reading

Miriam Celaya

La prensa oficial cubana recientemente ha publicado un extenso artículo, de la autoría del periodista Lázaro Barredo, donde se aborda el tema de la corrupción en la Isla, sus disímiles formas, su propagación, la profundidad que ha alcanzado –afectando incluso instituciones públicas, altos cargos administrativos del Estado y funcionarios de diferentes niveles del sistema jurídico– y sus efectos para la economía y la sociedad.

La relación de la alarmante corruptela nacional –que también contiene ejemplos de "procesos confiscatorios" y de juicios seguidos contra varios implicados en delitos de esta índole– pretende una actualización de datos y cifras oficiales que no suelen ser del dominio público y a los que solo podrían acceder, previa autorización o encargo expreso, sujetos fieles y confiables con una hoja de servicios al castrismo suficientemente probada como es el caso de Barredo.

No obstante, los detalles ofrecidos y el pavoroso cuadro descrito no sorprenden. Cualquier cubano común está perfectamente familiarizado con la magnitud y profundidad que ha alcanzado la corrupción en Cuba puesto que forma parte de la realidad cotidiana y abarca prácticamente todas las esferas de la vida.

[[QUOTE:Cualquier cubano común está perfectamente familiarizado con la magnitud y profundidad que ha alcanzado la corrupción en Cuba puesto que forma parte de la realidad cotidiana y abarca prácticamente todas las esferas de la vida]]Tampoco causan sorpresa las omisiones en la enumeración de corruptos que presenta el texto. No se menciona, por ejemplo, a los agentes de la Policía Nacional Revolucionaria y los funcionarios del Cuerpo de Inspectores ni sus habituales prácticas de extorsión a infractores o la aceptación de sobornos, delitos que cometen con la mayor naturalidad y absoluta impunidad.

Si Barredo es cubano y quiere parecer honesto, no puede ni debe descartar el grave hecho de que la corrupción ha calado tan profundamente que socava también a las instituciones oficiales llamadas a combatirla en la primera línea de fuego.

La corrupción en Cuba es como una hidra imbatible que debe su éxito y persistencia a su doble función, aparentemente contradictoria. Por una parte corroe las bases morales de la sociedad, mientras por otra, su papel como proveedora la convierte en un recurso esencial de supervivencia en un país sesgado por las carencias y las precariedades de todo tipo.

Sin ánimo de justificar el delito ni de minimizar lo pernicioso del daño que ocasiona, la corrupción en Cuba es un mal inevitable, al menos en las condiciones actuales. No porque la población de esta Isla tenga una propensión natural a transgredir la legalidad o una voluntad espontánea de delinquir, sino porque la corrupción es un rasgo inherente al (también pernicioso) sistema sociopolítico y económico impuesto seis décadas atrás, y cuyos hacedores todavía detentan el poder político absoluto.

[[QUOTE:Sin ánimo de justificar el delito ni de minimizar lo pernicioso del daño que ocasiona, la corrupción en Cuba es un mal inevitable, al menos en las condiciones actuales]]Este es uno de los vacíos que sobresalen del texto de Barredo cuando asegura que, a diferencia de otras naciones del mundo donde la corrupción "es causa de crisis moral y de descréditos de gobiernos y partidos", en el caso de Cuba "este flagelo se concentra en lo fundamental en la gestión empresarial y administrativa".

En el texto se da por sentada la inmaculada integridad de nuestros dirigentes, y en especial del liderazgo político, falacia que constituye también una manifestación de corrupción por parte de su autor, toda vez que entre las funciones esenciales de la prensa honesta están, entre otras, el cuestionamiento de los poderes políticos, la responsabilidad o la movilización de la opinión pública a partir del apego a la verdad.

Así, desde el discurso del autor, el Palacio de la Revolución no solo descuella como el último reducto de pureza que va quedando en la Isla sino que, además, a la cúpula verde olivo no le cabe responsabilidad alguna en el caos y la podredumbre que hoy minan el país hasta los cimientos.

Quizás esto explica el llamado a que sean las masas –a la vez víctimas-beneficiarias de la corrupción– quienes libren otra trascendental batalla en abstracto en la cual el enemigo no es –o al menos no directamente– el "imperialismo norteamericano". Ahora se trata de una subespecie mucho más peligrosa que, en nuestra propia casa, amenaza la existencia del "modelo" sociopolítico cubano.

[[QUOTE:Esto explica el llamado a que sean las masas quienes libren otra trascendental batalla en abstracto en la cual el enemigo no es el "imperialismo norteamericano"]]Esta es una batalla realmente surrealista y perdida de antemano, teniendo en cuenta lo difícil que resulta imaginar –pongamos por caso– a una humilde madre de familia delatando a la revendedora ilegal que le provee leche a un precio más módico que el de las tiendas de las redes minoristas en divisas, para el desayuno de su hijo al que le han suprimido la asignación de la cartilla de racionamiento no más arribó a los siete años de edad. O que alguien decida "combatir" a punta de conciencia al especulador que le garantiza la imprescindible medicina para un familiar enfermo que falta en los anaqueles de la red de farmacias.

Las aguerridas huestes de "ciudadanos honestos" incorruptibles –esto es, una categoría inexistente– deberían enfrentar enérgicamente, según el texto, a los corruptos: funcionarios ambiciosos, cuentapropistas enriquecidos, notarios y jueces que falsifican documentos o aceptan sobornos, revendedores callejeros, comerciantes de productos del agro, dependientes de tiendas en divisas y de moneda nacional, sub-declarantes que evaden los impuestos, empleados de servicios gastronómicos, médicos que aceptan pagos, y otros etcéteras.

[[QUOTE:No se precisa ser un genio para concluir que, si bien la corrupción implica a toda la sociedad, las causas de su existencia conciernen solo a quienes deciden la política del país]]El recuento de bribones de Barredo (con significativas ausencias, vale aclarar) resulta casi tan infinito como las causas de la proliferación de la corrupción, que discretamente calla. Enumeremos algunas: incompatibilidad entre los salarios y el costo de la vida, oferta comercial muy inferior a la demanda de productos de consumo –desde alimentos hasta cualquier otro género–, desempleo, pobreza generalizada, freno gubernamental a la iniciativa privada y a las capacidades productivas de los ciudadanos, demonización de la prosperidad y la riqueza, alta dependencia de la sociedad respecto del Estado, centralismo excesivo, ausencia de libertades...

En consecuencia, no se precisa ser un genio para concluir que, si bien la corrupción implica a toda la sociedad, las causas de su existencia conciernen solo a quienes deciden la política del país, de manera que la solución del problema depende esencialmente de ellos.

Lástima que en Cuba la impunidad del poder político es lo único que alcanza magnitudes tan colosales como la corrupción, quizás mayores. Razón por la cual el principio del fin de la corrupción solo se producirá cuando desaparezca el sistema que la potenció y que la sostiene. Por el momento todo indica que tendremos corrupción para rato.

__________________________________________________________________________

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de 14ymedio. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Continue reading
¿Qué “cambios” han sucedido en Cuba a partir de la existencia o no de relaciones con EEUU? Ni los necesarios ni los suficientes Continue reading
No sorprende la tibieza de los diplomáticos españoles a la hora de conceder honores a la dictadura cubana Continue reading

Miriam Celaya

Quizás por exceso de optimismo o por un impulso de buena fe, una mañana de octubre de 2017 Fabiola acudió con un certificado médico al departamento de asistencia social del policlínico Van Troi, en el municipio de Centro Habana, para inscribir a su madre –anciana octogenaria con demencia senil y postrada en cama– a fin de recibir el apoyo que, según proclaman las autoridades cubanas, se destina a estos pacientes terminales. Tomar aquella decisión fue su primer error.

Semanas antes, una doctora de esa propia institución de salud le había recomendado hacer dicha gestión, teniendo en cuenta que se trataba de "un derecho que le correspondía a la anciana, viuda y pensionada", y que podría ayudar a la propia Fabiola a paliar en alguna medida el elevado gasto en pañales desechables en el mercado minorista al que la obliga la severa incontinencia de su madre.

[[QUOTE:La solicitud podría ayudar a la propia Fabiola a paliar en alguna medida el elevado gasto en pañales desechables en el mercado minorista al que la obliga la severa incontinencia de su madre]]Fue precisamente esta posibilidad lo que decidió a Fabiola a hacer el trámite de marras conocedora de que, con independencia del alto costo de los pañales para adultos, en el mercado suelen producirse crisis cíclicas de desabastecimiento de tan imprescindible producto. Sabía también que en el vecino municipio de La Habana Vieja funciona regularmente un sistema de atención a la tercera edad, introducido por el Historiador de la Ciudad, en virtud del cual se distribuyen los codiciados pañales destinados a los ancianos postrados residentes de ese municipio, previa certificación médica debidamente acreditada.

Todo esto se cumple, claro está, "en dependencia de las disponibilidades", un pretexto acuñado por algún astuto funcionario y que resulta casi tan útil como "el bloqueo imperialista" ya que se puede aplicar cómodamente por las instituciones oficiales ante cualquier situación de carencia. No obstante, Fabiola pensó que el sistema de salud pública y en particular la asistencia social, por su carácter único y nacional, funcionaría del mismo modo en cada municipio, y decidió probar suerte en el suyo. Su segundo error fue, pues, atribuir a una institución oficial algún margen de eficacia y funcionalidad.

Casi cuatro meses después, a través de una llamada telefónica y tras confirmar exhaustivamente los datos personales de la paciente y de Fabiola –"cuidadora", tal como la etiquetaron–, una amable funcionaria de su policlínico le notificó que "ya le tocaba pasar a buscar el módulo" en el establecimiento correspondiente, al que debía acudir con el carné de identidad de "la beneficiada" para recibir la esperada ayuda.

El flamante módulo consistía en 12 jabones de lavar, un metro y medio de tela antiséptica para elaborar un tirante para la cama de la paciente, una pieza de un metro de hule y una toalla pequeña con escasa felpa. Nada de pañales. Ante su interpelación al respecto, la simpática empleada le explicó que "eso era lo que había". A fin de cuentas, puntualizó, "esto es gratis, algo es algo". Y le dijo también que podría acceder al mismo "módulo" cada seis meses, siempre y cuando presentara cada vez ante la oficina de servicios sociales el certificado médico que acreditara el estado de la paciente.

[[QUOTE:El flamante módulo consistía en 12 jabones de lavar, un metro y medio de tela antiséptica para elaborar un tirante para la cama de la paciente, una pieza de un metro de hule y una toalla pequeña con escasa felpa]]Desinflado su efímero ejercicio de fe y una vez reconocido su injustificable desliz, Fabiola decidió cerrar aquel capítulo y olvidarse de ello. Seguiría como antes, resolviendo por sí misma todo lo necesario, atendiendo a su madre con los mismos galenos especialistas amigos suyos que visitan a la anciana en su domicilio, y –de ser necesario– apelando a sus familiares emigrados para conseguir alguna medicina o ayuda que precisara.

Pero creer que se saldría sin más de los controles del sistema fue el tercero y más ingenuo de sus errores. Porque cuando Fabiola –que por décadas se mantuvo al margen del sistema de salud gubernamental– cedió a la tentación de inscribir oficialmente "el caso" de su madre, no solo estaba atribuyendo credibilidad a una institución demostradamente ineficaz, sino que estaba atentando contra uno de sus bienes personales más preciados: su privacidad.

Resulta que el régimen sociopolítico cubano está diseñado precisamente para invadir la intimidad, para difuminar al individuo en "la masa" y para crear en la población ese humillante sentimiento de comuna o rebaño necesitado del amparo del Gobierno, lo cual favorece en primer lugar la asimilación aquiescente de los controles oficiales disfrazados de "protección a la población"–díganse invasiones de los espacios privados por fumigadores e inspectores so pretexto de eliminar vectores (que nunca se erradican), o visitas intempestivas y no solicitadas del médico o enfermera de la familia, entre otras intrusiones–, y colateralmente establece como norma social la vigilancia mutua, la promiscuidad, el igualitarismo ramplón, la envidia y los recelos entre vecinos, para todo lo cual existen las organizaciones de masas, las diferentes reuniones del mal llamado Poder Popular y todas las entelequias institucionales concebidas por Castro a lo largo de décadas de poder totalitario.

Ahora bien, desde que solicitó la "ayuda" de Asistencia Social, convirtiendo a su madre automáticamente en una estadística del sistema, Fabiola –quien es una rara avis cubana que no pertenece a ninguna organización política o de masas, no acude a las votaciones, no participa en reuniones barriales ni fiestas populares, no gusta de comadreos ni de confidencias personales, no se entromete en la vida ajena ni regala consejos y no causa molestias ni permite la invasión de vecinos ni de extraños en su domicilio– ha comenzado a sentir que su casa es una suerte de plaza sitiada, bajo el acoso inmisericorde de funcionarios estatales.

Candorosamente, Fabiola y los suyos habían caído en las redes del sistema, que ahora intentaba penetrar su impenetrable privacidad, algo que en Cuba se considera un decadente rezago burgués incongruente con el proyecto de socialismo eterno al que aspiramos los cubanos, según reza en la Constitución.

[[QUOTE:Como resultado, en las últimas semanas la doctora y la enfermera de la familia han insistido (inútilmente) en irrumpir en su casa a cualquier hora del día para "ver a la paciente"]]Como resultado, en las últimas semanas la doctora y la enfermera de la familia han insistido (inútilmente) en irrumpir en su casa a cualquier hora del día para "ver a la paciente", en tanto la sede municipal de Asistencia Social recientemente le ha enviado una empleada con un extenso cuestionario que pretendía acopiar, además de los datos personales de los que habitan la casa, los ingresos de cada quien y su procedencia, las ocupaciones, la cantidad y género de los equipos electrodomésticos que poseen, cuántas habitaciones tienen, cuánto pagan de gas y electricidad, cuánto gastan mensualmente en alimentos, y un sinfín de detalles íntimos que Fabiola, fiel a su costumbre, se negó a responder.

"Diles a tus jefes que nada de eso les importa, y que ya tengo claro que nunca debí ni jamás volveré a solicitar su ridículo módulo, así que no me envíen a nadie más porque no los atenderé. ¿Acaso ustedes hacen todas esas preguntas indiscretas a la caterva de carcamales que mandan en este país? ¿O será que ellos no necesitan esas limosnas? Porque edad para pañales tienen muchos de ellos. Diles también que mi madre está perfectamente cuidada y no es gracias a la Revolución".

La joven funcionaria, atónita, tomaba nota febrilmente sobre un papel en blanco para escribir quizás por primera vez un informe oficial sin informaciones. Se sentía incómoda y frustrada. Con seguridad pensaba que Fabiola estaba tan chiflada como su madre. Lo cual podría tener algo de cierto, porque Fabiola tiene la extravagante locura de comportarse como un individuo libre en una sociedad esclava. De hecho, este siempre ha sido el mayor de sus aciertos.

____________________________________________________________________________

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro de 14ymedio. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Continue reading
Cubanet, Miriam Celaya, Havana, 31 January 2018 — These days, one of the famous “five heroes” of Cuba, René González (61 years old), has once again achieved prominence in the social networks. This time, however, his renewed notoriety is not related to the honors of his past glories when – like his four companions – … Continue reading "Snubbed / Miriam Celaya" Continue reading
Este es un simple elemento utilitario desechable del castrismo Continue reading

Miriam Celaya

Cuando el pasado 21 de diciembre el general-presidente, Raúl Castro, anunció la prórroga de su mandato por 55 días más de lo previsto, pocos creyeron en el pueril pretexto esgrimido para tal decisión: las alteraciones provocadas por el paso del huracán Irma el calendario de nominación de los delegados municipales.

Una de las teorías que circuló de inmediato como motivo del retraso fue el desacuerdo en la cúpula del poder entre dos supuestas tendencias: una reformista (los llamados "raulistas"), que pretende dar cierto impulso tanto al sector privado como a las empresas y cooperativas estatales; y una tendencia conservadora (los "fidelistas"), representada por los sectores más retrógrados de la dirigencia, que se opondría a dichas aperturas por considerarlas un peligro para la supervivencia de la Revolución. Estos últimos apuestan por mantener el centralismo, aumentar los controles y atrincherarse en la ortodoxia ideológica propia de los tiempos de la Guerra Fría.

Algunos analistas sostienen que el enfrentamiento entre ambas tendencias es el que ha propiciado los avances y retrocesos de las limitadas aperturas al eufemísticamente llamado trabajo por cuenta propia (sector privado), cuyo freno y actual depresión parece indicar un eventual predominio de la tendencia más conservadora en el poder.

[[QUOTE:Una de las teorías que circuló de inmediato como motivo del retraso fue el desacuerdo en la cúpula del poder entre dos supuestas tendencias: una reformista y otra conservadora]]Sin embargo, un análisis más objetivo de la realidad cubana basado en la experiencia de la última década, desde que Raúl Castro asumió el poder, evidencia que, en todo caso, la pugna se ha estado produciendo entre dos tendencias igualmente conservadoras, solo que con diferentes grados de obcecación, pero cuyo objetivo final común es la preservación del estatus quo que garantiza la retención del poder en una elite de ungidos que las incluye a las dos.

En consecuencia, no es que exista en la clase política cubana –esa casta socialmente diferenciada y privilegiada– un sector encabezado por Raúl Castro con verdadera vocación reformista y con voluntad de cambios profundos. Quienes así lo entiendan olvidan la posición estratégica que ocupó el actual presidente durante los 47 años de Gobierno de su hermano y mentor.

Lo que a todas luces sí parece existir es un segmento más reaccionario que otro dentro de la misma casta de ungidos cuyo interés común –la conservación de su poder político y económico– parece ser mucho más fuerte que sus diferencias, más allá de que existan luchas intestinas por el reparto de las tajadas de ese poder, antes unipersonal, que ya muestra claros signos de fraccionamiento.

Las diferencias están más que en los fines en los métodos a utilizar para prolongar hasta donde sea posible la mayor cuota de poder de una elite donde los más lúcidos entienden que los cambios que urge implementar en Cuba tienen la doble condición de ser, a la vez que la única posibilidad de paliar y eventualmente remontar la crisis económica, el catalizador que aceleraría el desmoronamiento del mal llamado "socialismo cubano". Conviene recordar en este punto aquella frase nada casual del general-presidente con la que manifestó que él no fue puesto en su cargo "para destruir la Revolución".

[[QUOTE:Es probable que, independientemente de su posición, ambos posicionamientos privilegien la búsqueda de pactos antes que una ruptura que podría acabar barriendo con todos]]Es probable que, independientemente de su posición como "reformistas" o como "estalinistas" en el siempre ignoto tablero político de la Isla, ambos posicionamientos privilegien la búsqueda de pactos antes que una ruptura que podría acabar barriendo con todos, en especial con "los históricos" de la gerontocracia octogenaria, responsables directos de todos los descalabros de los últimos 60 años. En tal caso, el equilibrio pactado entre esos dos sectores de la misma casta sería lo que ha impedido el avance de las medidas pseudoaperturistas introducidas por Raúl Castro en la primera mitad de su mandato, entre 2008 y 2013.

Quienes años atrás apostaban por el supuesto espíritu pragmático y a la pretendida capacidad organizadora de Raúl Castro para al menos aspirar a avances económicos en Cuba se han quedado con dos palmos de narices: la crisis general no ha hecho sino profundizarse, mientras la grieta que separa a Gobierno y gobernados es cada día mayor.

Lo más paradójico en este caso es que –a pesar de su sombrío pasado– si el general-presidente hubiese tenido un mínimo de audacia e independencia podría haberse erigido como facilitador de una transición pacífica y ordenada hacia la democracia en Cuba. Para ello contó con cartas tan favorables como las ansias de cambios en la inmensa mayoría de los cubanos, la voluntad de diálogo y distensión del Gobierno estadounidense de Barack Obama y el acercamiento de la Unión Europea. Sin embargo, eligió mantener una posición de subordinación ante la sombra oscura de su hermano y de todos los elementos que sabotearon sus propuestas.

En consecuencia, si de algo ha hecho gala el benjamín verde olivo en todos estos años de oportunidades perdidas ha sido de su mediocridad e inseguridades a la hora de asir el timón, así como de su cobardía para asumir el reto. Ese es el auténtico legado que dejará para la Historia.

[[QUOTE:Si de algo ha hecho gala el benjamín verde olivo en todos estos años ha sido de su mediocridad e inseguridades a la hora de asir el timón, así como de su cobardía para asumir el reto]]Ahora bien, sin ánimo de establecer un juicio absoluto, resulta bastante improbable que en los 80 días que restan al Gobierno de Raúl Castro –al menos en su etapa visible al frente del poder– y ya comprobada la ineficacia de su mandato, el presidente saliente nos sorprenda con alguna solución que no haya propuesto en los diez años anteriores, tan torpemente dilapidados.

El volumen de asuntos pendientes que dejará al sucesor –unificación monetaria, reforma de la Ley electoral, reformas económicas, eliminación de la cartilla de racionamiento, incremento de las inversiones extranjeras, o la simple promesa de un vaso de leche diario para cada cubano, entre muchas más– supera con creces el de los fondos que dejará en las arcas de la nación cuando finalmente haga entrega simbólica de la silla presidencial.

Es posible que los 55 días de moratoria "raulista", desde el 24 de febrero hasta el 19 de abril, se relacionen más con el acomodo de las fichas de una sucesión indudablemente difícil que con alguna propuesta estratégica para el futuro Gobierno, la cual –se supone– ya está trazada en los Lineamientos del Partido y garantizará continuidad del legado castrista hasta 2030. Al menos en el plano jurídico.

[[QUOTE:Es muy posible que el nuevo mandatario de 11 millones de cubanos "pedirá permiso" a la Asamblea para mantener al anciano general como asesor permanente del "nuevo" Gobierno]]De mantenerse la más pura tradición dictatorial –y hasta ahora no existen motivos para suponer que eso no vaya a ocurrir– es muy posible que cuando el 19 de abril los 605 parlamentarios voten por el que figurará como mandatario de 11 millones de cubanos, éste "pedirá permiso" a la Asamblea para mantener al anciano general como asesor permanente del "nuevo" Gobierno; un contrato pernicioso y vitalicio no escrito ni reconocido en la Constitución ni en la Ley electoral pero que legitimaría de hecho la prolongación de la dictadura desde las sombras de un simulado retiro.

Para los que hemos vivido las casi seis décadas de castrismo, abril no traerá muchas sorpresas, pero no quedan dudas de que la salida del general presidente proyecta sobre la Isla una cierta e inexplicable sensación de alivio dentro de la oposición. No porque el nuevo mandatario signifique una promesa de prosperidad y bienaventuranza, sino porque la estirpe de los Castro ha marcado un signo nefasto en el ánimo de los cubanos. Muchos queremos pensar que la era de la dictadura más oscura y larga se va desdibujando y que en tiempos venideros continuará cayendo. Hasta su fin.

____________________________________________________________________________

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez haciéndote miembro 14ymedio. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Continue reading
Cubanet, Miriam Celaya, Havana, 1 January 2018 — On 28 December 2017, the newspaper Granma published an extensive article that uncovers a serious criminal act: the adulteration of drugs detected in the Reinaldo Gutiérrez pharmaceutical laboratory, located in the municipality of Boyeros, in the Cuban capital, with the substitution of methylphenidate bya placebo, the latter … Continue reading "Another Pandora’s Box Opens in Cuba / Cubanet, Miriam Celaya" Continue reading
Resulta imposible destapar una fracción de la realidad cubana sin exponer un aluvión de corruptelas Continue reading
Cubanet, Havana, Miriam Celaya, 22 December 2017 — On the morning of 21 December 2017, it became known in the international media that “the Cuban Parliament” – whose most outstanding feature is not having decided anything at all in its more than 40 years of existence – has “just decided” to extend the presidential mandate … Continue reading "Castro Suspects / Cubanet, Miriam Celaya" Continue reading
Pugnas dentro del Olimpo verdeolivo habrían frenado su marcha Continue reading
Cubanet, Miriam Celaya, Havana, 7 December 2017 — In recent days, “political analyst” Daisy Gómez – one of the faithful among the most faithful deans of the Castro press – offered a commentary on the primetime Cuban television news program, questioning the legitimacy of the results of the controversial Honduran elections, based on suspicions that “in … Continue reading "The Castro Regime’s Biggest “Electoral” Farce / Miriam Celaya" Continue reading
En los pasados comicios fue más evidente que nunca la manipulación de las cifras Continue reading
Cubanet, Miriam Celaya, 29 November 2017, Cuba – This past Sunday, 27 November 2017, the “maximum exercise of Cuban democracy” took place, namely, voting to select, among the candidates proposed by the masses in each constituency of the country, the ones who would be picked to process the frustrations of their respective “electors” during the … Continue reading "Not So Revolutionary Nor So Fidelista / Miriam Celaya" Continue reading
Los millones de electores registrados en el padrón electoral acuden como autómatas a las urnas, por puro fastidio o por temor Continue reading

Miriam Celaya

Una enorme gorra metálica de 1,50 metros de largo por 50 cm de alto, cuyo peso alcanza los 30 kg, es el más reciente fetiche parido por la añoranza de cierto sector de la izquierda regional para homenajear al demiurgo favorito del socialismo vernáculo, Fidel Castro, al cumplirse el primer aniversario de su muerte.

El proyecto del tocado-talismán, remedo de la gorra que usaba el célebre difunto como parte de su perenne uniforme militar, fue concebido por la Unión de Residentes Cubanos en Argentina (Urca) y el Movimiento Argentino de Solidaridad con la Isla (MasCuba), dos agrupaciones que desde la distante comodidad de ese país del Cono Sur apoyan con entusiasmo la más larga dictadura del hemisferio, y que han gestionado todo el proyecto escultórico, incluyendo su traslado a La Habana por vía aérea desde el aeropuerto internacional de Buenos Aires.

[[QUOTE:Hasta el momento no ha trascendido el costo total del nuevo objeto votivo por concepto de materiales empleados, mano de obra, transporte, flete aéreo, etcétera]]Hasta el momento no ha trascendido el costo total del nuevo objeto votivo por concepto de materiales empleados, mano de obra, transporte, flete aéreo, etcétera; pero si se asumen como ciertas las informaciones de los medios oficiales cubanos y de la progresía regional sobre la difícil situación económica y social que están atravesando los trabajadores en Argentina bajo el Gobierno de Mauricio Macri, cabe suponer que los responsables de la obra hicieron un enorme sacrificio personal y familiar para hacerla posible.

Esto no debería sorprendernos demasiado. Es sabido que las izquierdas radicales no se arredran ante las dificultades y, en especial, se tornan derrochadoras en recursos y creatividad cuando de culto a los difuntos se trata. De ahí ciertas extrañas prácticas necrológicas que han aplicado en diferentes momentos de la Historia para homenajear a sus fundadores o a determinados cofrades muy queridos, y que pueden parecer retorcidas a algunos burgueses remilgados.

Uno de los ejemplos sería la momificación del cuerpo de Vladímir Ilich Lenin y su exhibición al público en la Plaza Roja de Moscú, convertido a la vez en ídolo material de los comunistas del mundo y en atractivo turístico para millones de visitantes adictos al morbo. Fue quizás el primer caso, y hasta ahora el más famoso, de la epidémica necrofilia de izquierda.

Otro ejemplo, aunque de estilo diferente, es la consagración del culto al Che Guevara –con toda la parafernalia comercial de su imagen multiplicada en camisetas, fosforeras, ceniceros, afiches o postales –, incluidas las peregrinaciones por parte de numerosos fieles de la ideología y otros perseguidores de mitos a La Higuera, en Bolivia, donde el conspicuo guerrillero encontró la muerte que tan denodadamente buscó, o las excursiones turísticas a la tumba-monumento que guarda (¿sus?) sagrados huesos en la ciudad cubana de Santa Clara.

Podríamos mencionar también otros interesantes monumentos mortuorios de personajes de la izquierda, como el de un comunista cabal: el bailarín español Antonio Gades, amigo personal de Raúl Castro. El talentoso artista pasó tan gratos momentos en la Isla que pidió ser sepultado en Cuba y, en consecuencia, sus restos mortales fueron trasladados desde su tierra natal e inhumados en la Sierra Maestra, bajo un sepulcro que exhibe un par de botas de baile flamenco fundidas en metal.

No muy lejos de él yacen los restos de Vilma Espín –esposa del actual general-presidente, Raúl Castro, y madre de sus hijos– protegidos en un conjunto escultórico en forma de pirámide, símbolo de inmortalidad. Modestos que son estos señores comunistas.

[[QUOTE:El adefesio escultórico participaría en el desfile del Primero de Mayo de 2018 en la Plaza de la Revolución de La Habana, y después sería conducido en caravana para ser reverenciado a lo largo de toda la Isla]]Pero, volviendo al asunto de la morrocotuda gorra metálica, la intención de sus creadores es que la alegoría supere la mera existencia física del objeto y su presencia promueva todo un ritual complejo. Así, el adefesio escultórico participaría en el desfile del Primero de Mayo de 2018 en la Plaza de la Revolución de La Habana, y después –tal como sucedió con el féretro del Difunto en Jefe en el novenario luctuoso realizado tras su muerte– sería conducido en caravana para ser reverenciado a lo largo de toda la Isla, hasta llegar al cementerio de Santa Ifigenia, en Santiago de Cuba, al punto donde permanecen sin reposo las cenizas del homenajeado.

Una liturgia al benefactor de los pobres que, paradójicamente, se convertiría en una especie de saga tropical de aquella antigua leyenda suiza del siglo XIV, inmortalizada casi cinco siglos después por el poeta y dramaturgo alemán Federico Schiller en su obra Guillermo Tell. En ella, los habitantes de la ciudad estaban obligados a hacer una humillante reverencia ante el sombrero de su déspota gobernante, Hermann Gessler, colocado en lo alto de una estaca en la plaza mayor, y donde la rebelión del ballestero Guillermo Tell, que se negó a aceptar tamaño ultraje, marcó el inicio de la revuelta que acaba liberando a su pueblo.

Es posible que, habida cuenta de la fascinación por el culto al Muerto, las autoridades cubanas se apresten a apoyar el ridículo espectáculo de la adoración de la gorra. Lo que sí parece difícil es que surja entre los cubanos un Guillermo Tell con suficiente coraje como para desafiar tan colosal insulto.

________________________________________________________________________

El equipo de 14ymedio está comprometido con hacer un periodismo serio que refleje la realidad de la Cuba profunda. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Te invitamos a que continúes apoyándonos, pero esta vez  haciéndote miembro de 14ymedio. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba.

Continue reading
The severe shortness of medications in Cuba, far from getting fixed, threatens to become an “irreversible” malignancy. Cubanet, Miriam Celaya, Havana, 15 November 2017 — The pharmacy, in the middle of Avenida de Carlos III in the Cuban capital, was crowded with people. The line extended outside the premises and formed a human conglomerate in … Continue reading "Cuba: Without Medicines and Without “Kindness”" Continue reading
La severa escasez de medicamentos, lejos de solucionarse, amenaza con convertirse en un mal “irreversible” Continue reading

Miriam Celaya

En una sencilla nota de solo cuatro párrafos la prensa oficial cubana informó ayer de un hecho tan inesperado como insólito: este martes, coincidiendo con el 149 aniversario del inicio de la Guerra de Independencia, tendrá lugar en el cementerio de Santa Ifigenia, en Santiago de Cuba, "el acto político y ceremonia militar de inhumación de los restos de Carlos Manuel de Céspedes y Mariana Grajales".

Como si no fuera suficientemente ofensivo a la memoria de José Martí –quien empeñó su vida y encontró la muerte en pos del sueño de una república de cubanos libres– la imposición, en la cercanía, del hermoso monumento funerario que honra su memoria de un horroroso peñasco mortuorio que guarda los restos del autócrata que destruyó el breve espejismo republicano y cortó de raíz todas las libertades ciudadanas, ahora las autoridades de la Isla se arrogan el derecho de disponer a su arbitrio de los restos mortales de otros próceres de la patria, como si de su heredad particular éstos se tratasen y no del patrimonio espiritual de toda la nación.

[[QUOTE:Hace 146 años por un supuesto ultraje contra la tumba de un periodista español en la Cuba colonial fueron fusilados ocho estudiantes de medicina]]Y lo hacen, obviamente, con la implícita intención de multiplicar el culto al Difunto en Jefe, su majestad Castro I, equiparándolo a los padres fundadores de la nación cubana, si no subordinando a éstos a su alrededor.

Pero la impunidad de la cúpula verde olivo es tan inmensa como su soberbia. Bastaría recordar que hace 146 años por un supuesto ultraje contra la tumba de un periodista español en la Cuba colonial fueron fusilados ocho estudiantes de medicina.

Parece que los restos mortales del Padre de la Patria, que fueron vejados y exhibidos públicamente en Santiago de Cuba por el poder colonial español en 1874, no acaban de encontrar el merecido reposo.

Tal costosa movilización de monumentos funerarios –el de Céspedes y el de Mariana– resulta aún más inexplicable en un país donde las carencias materiales y financieras son cada vez más acuciantes, y donde hace pocas semanas un fortísimo huracán destruyó una significativa parte del fondo habitacional de los cubanos más humildes e insolventes. Solo "para que en lo adelante el pueblo cubano y visitantes extranjeros puedan rendirle tributo a ambos en forma más expedita, junto al que le brindan al Héroe Nacional José Martí y al Líder Histórico de la Revolución Cubana, Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz...".

La codicia oficial en pos de los dólares no se detiene ante nada. He aquí que la memoria histórica de la nación, esta vez utilizando los huesos de los más significativos difuntos, se subordina a la industria turística.

Pero en la decisión de movilizar la necrofilia oficial en servicio de los particulares intereses del Gobierno no solo han sido excluidos los cubanos comunes. Manuel Hilario de Céspedes y García Menocal, obispo de Matanzas y descendiente de la estirpe familiar del Padre de la Patria, no fue consultado al respecto. Tampoco otras autoridades eclesiásticas importantes, como Juan de Dios, obispo auxiliar de La Habana y secretario de la conferencia de obispos católicos de Cuba.

[[QUOTE:Nada es sagrado para la autocracia cubana: ni la memoria, ni los héroes de la nación, ni los símbolos que fingen honrar, ni los hijos herederos de la historia patria]]Por su parte, Oscar Márquez, canciller del Arzobispado de Santiago de Cuba, no solo no recibió información previa de la exhumación, sino que tampoco su oficina ha recibido hasta el momento invitación alguna para oficiar una ceremonia católica que honre los restos de tan insignes cubanos, indiscutiblemente católicos, lo que demuestra el rampante desprecio de la elite militar por todos los valores, sentimientos y tradiciones de la nación.

Aunque, la profanación de sepulcros insignes y de la memoria patriótica de la nación es una vieja práctica de esa autocracia. Por ejemplo, en 1987, a la muerte de Blas Roca Calderío, un viejo líder comunista devenido fiel servidor del castrismo, su cuerpo fue sepultado ni más ni menos que en el Cacahual, muy cercano al mausoleo que guarda los restos del general Antonio Maceo Grajales, uno de los héroes más relevantes de las guerras por la independencia de Cuba, en lo que constituyó un vejamen a todos los que en la República erigieron su mausoleo a partir de colectas públicas y privadas.

Nada es sagrado para la autocracia cubana: ni la memoria, ni los héroes de la nación, ni los símbolos que fingen honrar, ni los hijos herederos de la historia patria. Cuando finalmente este 10 de octubre quede consumada la conjura, el Gobierno solo habrá sumado una injuria más contra Cuba. Sin embargo, el peor vejamen no es la profanación del poder, sino el silencio aquiescente de quienes deberían ser los verdaderos guardianes de la memoria histórica que nos hizo nacer como pueblo: los cubanos.

Continue reading
Cubanet, Miriam Celaya, 16 September 2017, Havana – In these post-hurricane days, rumors are circulating through the streets of the Cuban capital: where is Raúl Castro? Why has he not made an appearance in the areas most affected by the ravages of Hurricane Irma or before the television cameras to deliver some message of hope … Continue reading "Irma and the “Hollocastro,” Two Hurricanes Over Cuba / Cubanet, Miriam Celaya" Continue reading
14ymedio, Miriam Celaya, Havana, 15 September 2017 — Residents of Punta Alegre, a small fishing village located on the northern coast of Cuba’s municipality of Chambas, in Ciego de Ávila, have not yet recovered from the horror they experienced on September 8th, when their community was leveled while hurricane Irma struck for endless hours. Ironically, … Continue reading "“The Hurricane Has Delivered Punta Alegre the Coup de Grace”" Continue reading
Una comidilla recorre las calles: ¿dónde está Raúl Castro? Continue reading

Miriam Celaya

Los vecinos de Punta Alegre, un pequeño poblado pesquero situado en la costa norte del municipio Chambas, en Ciego de Ávila, aún no se reponen del horror vivido el pasado 8 de septiembre, cuando el huracán Irma golpeó durante interminables horas su comunidad arrasándola.

Irónicamente, era el día de la Caridad, la santa patrona de Cuba, quien según cuenta la leyenda, cientos de años atrás salvó del mar a tres pescadores en la bahía de Nipe. Los hijos de Punta Alegre, sin embargo, no contaron con su divina protección. De hecho, no tuvieron la de nadie.

Tras el paso del meteoro, cuando los puntalegrinos comenzaron a salir de los pocos hogares que quedaron en pie o de los refugios en los que se habían resguardado transitoriamente, se enfrentaron a un panorama de devastación. Un amasijo de escombros, corales marinos, trozos de techos, restos de muebles, ramas de árboles y fango se extendían sobre el que alguna vez fue un tranquilo pueblo costero. Algunos barcos pesqueros habían sido arrastrados por el mar dentro del pueblo y flotaban entre las casas. Solo las construcciones de mampostería más sólidas, apenas un mínimo porcentaje del precario fondo habitacional de la localidad, resistieron el vendaval.

[[QUOTE:Los testigos aseguran que nada recuerda el pintoresco pueblito que alguna vez fue Punta Alegre, con su olor a mar y a pescado, asentado en un paisaje geográfico privilegiado]]Los embates de Irma, con vientos sostenidos de 240 km/h, sumados a la invasión del mar destruyeron total o parcialmente tanto las humildes viviendas como casi la totalidad de las escasas instalaciones estatales, incluidas la cooperativa pesquera –cuya ya menguada flota sufrió la pérdida total o los daños de varias embarcaciones–, las dos shopping, la base de campismo, los dos restaurantes, el hogar de ancianos cuyo comedor servía alimentos a los jubilados de menores ingresos sin amparo filial, y otras instalaciones. Ni la iglesia del pueblo escapó a la catástrofe: la mitad del campanario se desplomó, con todo y campana.

La cuantía y magnitud total de los daños todavía se desconoce, pero según testimonios de algunos vecinos que han logrado salir del pueblo hacia otros lugares donde ya se han restablecido las comunicaciones y el servicio eléctrico, la imagen actual de Punta Alegre es de absoluta desolación. Hay quienes aseguran que más del 80% del pueblo quedó destruido, pero hasta el momento solo son apreciaciones no confirmadas. De cualquier modo, los testigos aseguran que nada recuerda el pintoresco pueblito que alguna vez fue Punta Alegre, con su olor a mar y a pescado, asentado en un paisaje geográfico privilegiado entre la bahía, al norte, y un verde lomerío que cierra el horizonte por el sur.

Ronald es un puntalegrino treintañero que estaba visitando a sus padres cuando Irma se ensañó sobre su pueblo natal. Cinco días después, de regreso a La Habana, donde reside con su esposa e hijos, cuenta a 14ymedio que "el huracán ha dado un tiro de gracia a Punta Alegre".

"La realidad es que allí la decadencia había comenzado hace muchos años, desde que cerraron definitivamente el central azucarero Máximo Gómez (antiguo Punta Alegre), durante la crisis de los 90, y mucha gente perdió el trabajo", dice para explicar por qué emigró a la capital.

"En tiempos de mis padres y abuelos Punta Alegre tenía bastante movimiento para tratarse de un pueblito de campo. El calado del mar en la bahía era lo suficientemente profundo para permitir el tráfico marítimo de buques de respetable porte, que cargaban el azúcar producido en el central", recuerda.

[[QUOTE:Las infraestructuras turísticas lejos de constituir una nueva fuente de empleos supusieron un severo golpe a la pesca, debido a que la carretera marítima no cumplió con los requerimientos técnicos]]Pero el cierre de su central sería apenas el comienzo del colapso. Por la misma época también empezó la fiebre de turismo impulsada por un Gobierno desesperado por recaudar divisas. La acometida constructiva de hoteles en la cayería norte de Cuba (Jardines del Rey), así como la del pedraplén que debía unir esos cayos a la tierra firme, lejos de constituir una nueva fuente de empleos para los habitantes de Punta Alegre significó un severo golpe a la pesca, debido a que la carretera marítima no cumplió con los requerimientos técnicos que exigen la presencia de puentes suficientes para permitir la debida circulación de las corrientes marinas. Esto aumentó la salinidad de las aguas en la Bahía de Buenavista y con ello desaparecieron del área muchas especies marinas que eran el sustento económico de una esta comunidad tradicionalmente pesquera.

"De más está que te diga que a partir de entonces la cooperativa, construida después de la Revolución y que llegó a tener hasta los años 80 una flotilla bastante grande, empezó a decaer y a bajar los niveles de captura. Con el tiempo se fueron deteriorando y perdiendo muchos barcos por falta de mantenimiento o por desinterés oficial. Y junto con la decadencia de la cooperativa llegó la de la planta procesadora de pescados y mariscos, que era la que daba empleo principalmente a muchas mujeres del pueblo, incluyendo a mi mamá y mi abuela", relata Ronald.

En realidad, Irma no es el primer huracán que azota a Punta Alegre. En 1985 Kate llegó a la región con categoría 2 y derribó un buen número de viviendas y otras infraestructuras, entre las cuales se encontraba el viejo club náutico construido sobre pilotes, en el mar. En aquella ocasión el difunto expresidente cubano, Fidel Castro, quien sí solía recorrer las regiones golpeadas por los huracanes y orientar personalmente en el sitio las tareas de recuperación, hizo construir una pequeña comunidad de casas más distantes del mar para los damnificados de Kate. No obstante, la fisonomía original del pueblo nunca se recuperó.

"De alguna manera la gente siempre se las ha arreglado para sobrevivir, y también para tratar de disfrutar un poco. Todavía quedaba la playa Los Cocos, en el mismo central Máximo Gómez, donde la gente iba a disfrutar en la base de campismo hasta hace pocos días. Ahora todo eso se perdió y quién sabe si se recuperará algo, o cuándo. Es como si Punta Alegre estuviera condenado", lamenta.

Pero hasta el presente, lo que no se explican Ronald ni la mayoría de los puntalegrinos es el escandaloso abandono de las autoridades locales o municipales cuando era inminente el azote de Irma, a pesar de que se supo con tiempo suficiente que la trayectoria del huracán afectaría duramente al pueblo.

[[QUOTE:"No hubo un aseguramiento de alimentos para la gente. Solo llegaron 150 paquetes de galletas de sal para una población de alrededor de cinco mil habitantes, y se repartieron gratuitamente algunos sacos de carbón"]]"Antes de que llegara Irma se suspendió el transporte y se cortaron las comunicaciones. Pero no hubo un aseguramiento de alimentos para la gente. Solo llegaron 150 paquetes de galletas de sal para una población de alrededor de cinco mil habitantes, y se repartieron gratuitamente algunos sacos de carbón. Eso fue todo. Tampoco llegaron a tiempo las compotas de la canasta básica para los niños pequeños, ni hubo distribución de leche en polvo o conservas para que la gente pudiera aguantar el palo. Te puedes imaginar la bronca que se formó para alcanzar algún paquete de galletas de aquellos. Lo único que sí se mantuvo trabajando las 24 horas fue la panadería, gracias al único grupo electrógeno en funcionamiento que hay allí, y también estuvo activa una posta médica".

Pese a la extendida propaganda de la prensa oficial, este pueblito no se benefició siquiera con un adecuado plan de contingencias. No hubo un procedimiento de evacuación eficiente con los habitantes cercanos a la línea de costa, en la que penetró el mar con una fuerza nunca antes vista, de manera que familias enteras, incluyendo niños pequeños, que pensaban estar a salvo en casas se vieron forzadas a autoevacuarse en medio de la madrugada, bajo la lluvia y las ráfagas de viento en una situación de pesadilla. "Creíamos que era todo, que íbamos a morir ahogados porque el agua nos llegaba al pecho. Los niños estaban aterrados, gritaban y lloraban sin parar. Algunas personas no gritaban, pero tenían el pánico reflejado en los ojos", recuerda Ronald.

Incluso bajo el embate de los vientos, las dos tiendas del pueblo fueron saqueadas, así como el restaurante El Toletazo. Los escasos alimentos recolectados allí y en otros pequeños almacenes de algunos pocos establecimientos estatales fueron compartidos espontánea y solidariamente por los pobladores. "Eso sí, la gente se ayudaban unos a otros. Ningún vecino de sitios protegidos le cerró la puerta a nadie, todo el mundo se apoyaba y hasta se consolaban. Fue algo muy emotivo, a pesar de la desgracia".

[[QUOTE:Hasta el día 12 de septiembre, ninguna representación del Gobierno había visitado el pueblo. Sin embargo, en días anteriores sí habían hecho acto de presencia en los cayos varios altos funcionarios]]Hasta el día 12 de septiembre, cuando finalmente se presentó en Punta Alegre el primer secretario del Partido Comunista de Cuba, ninguna representación del Gobierno había visitado el pueblo, que hasta la fecha sigue careciendo de servicios básicos como electricidad, agua potable y telefonía. Sin embargo, en días anteriores sí habían hecho acto de presencia en los cayos varios altos funcionarios, incluido el ministro de Turismo, para evaluar los daños sufridos por las instalaciones hoteleras y orientar las labores de reconstrucción, que según el presidente Raúl Castro deben estar terminadas antes del inicio de la temporada alta, el próximo mes de noviembre.

"Cuando pasaron los peores momentos, mucha gente salió a forrajear. Algunas personas encontraron cantidades considerables de botellas de whisky y otras bebidas alcohólicas, que fueron arrastradas por las olas del mar desde los almacenes e instalaciones de los cayos. También había algunas cosas de comer arrojadas a la orilla por la fuerza del mar, pero estaban sucias o en mal estado. Dicen que el ciclón causó la pérdida de toneladas de alimentos de los hoteles. Es un crimen que esa comida se haya perdido en vez de entregarla antes a las poblaciones cercanas", protesta Ronald.

Cuando el joven pudo salir del pueblo vio largas colas de paisanos que se aglomeraban a la espera de alimentos que, según afirmaron los dirigentes del Gobierno, recién aparecidos en la escena, deberían comenzar a llegar en camiones de un momento a otro. "Eran largas colas de personas ansiosas por conseguir comida para sus familias. Causa dolor pensar que la mayoría de ellos había perdido sus hogares y todos sus bienes. Causa tristeza e impotencia". Y tras una pausa repite su idea inicial: "Sí, el huracán Irma fue el tiro de gracia. Pero la destrucción de Punta Alegre ya había empezado mucho tiempo atrás".

Continue reading

Miriam Celaya

A solo medio año de la anunciada salida del general-presidente, Raúl Castro, de su cargo como Presidente de Cuba, aún no se sabe con certeza quién será su sucesor. Lo que sí resulta incuestionable es que, sea quien sea el elegido por el Poder para dar continuidad al fracasado modelo sociopolítico y económico impuesto por el clan verde olivo, éste heredará no solo un país en ruinas con una deuda astronómica y una población envejecida y mermada por la emigración, especialmente de un gran segmento de lo mejor de su fuerza laboral, sino también un panorama regional muy diferente del de aquel memorable verano de 2006, cuando Fidel Castro –proclama mediante– se retiró “provisionalmente” del Gobierno tras colocar la dirección del país en manos de una camarilla,  encabezada por el actual mandatario.

En tiempos recientes la izquierda continental ha estado sufriendo sus más duros reveses en décadas tras perder el poder político que se había extendido como una epidemia e incluso parecía consolidado en algunas de las naciones de mayor pujanza económica de este hemisferio, como Brasil y Argentina.

A su vez, Venezuela, otrora capital de ese turbio experimento castrochavista conocido como “socialismo del siglo XXI”, continúa hundiéndose en lo que muchos expertos consideran la mayor crisis económica y política de la historia de ese país, lo que ha incidido en una significativa contracción de los subsidios petroleros destinados a la Isla, con las implicaciones que esto tiene para una economía tan frágil y dependiente como la cubana.
Atrás quedaron los fugaces tiempos de gloria de las entelequias nacidas a impulsos del binomio de los ya difuntos Hugo Chávez y Fidel Castro, como la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América-Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP), creada en 2004 en La Habana; o de Petrocaribe, fundada en Venezuela en 2005, a fin de influir políticamente en las pequeñas naciones petro-pordioseras del Caribe y comprar sus apoyos en los foros internacionales, a cambio de cuotas de petróleo a precios sumamente magnánimos.[[QUOTE:Es de suponerse que el sujeto sentenciado por Raúl Castro como su sucesor sea lo suficientemente dúctil como para prestarse a los manejos de quienes realmente mueven los hilos]]

Pese a panorama tan adverso para sus intereses, es de suponerse que el sujeto sentenciado por Raúl Castro como su sucesor sea “confiable”: lo suficientemente dúctil como para prestarse a los manejos de quienes realmente mueven los hilos políticos –y todos los demás hilos– tras bambalinas, y lo razonablemente cauto como para no intentar el ensayo de un viraje demasiado brusco que descoloque el siempre impredecible equilibrio social en un país saturado de carencias y frustraciones. A los autócratas no les gustan las sorpresas.

Hay que considerar la posibilidad de que –a semejanza de su hermano mayor al dejar el cargo en 2006– el general-presidente haya concebido una especie de sucesión colegiada, dejando funciones específicas a varios representantes de las diferentes tendencias que, según criterios muy extendidos aunque nunca confirmados, existen entre los grupos cercanos al Poder. La gran ventaja de los malos es que saben cohesionarse cuando tienen intereses comunes que defender.

Así pues, un Gobierno colegiado tras el retiro parcial del general-presidente es una variable perfectamente posible en una nación donde existe un solo partido político “como fuerza dirigente superior de la sociedad y del Estado”, donde como norma la casta gobernante suele ignorar olímpicamente todos los demás mandamientos de la Carta Magna y cuanto ellos mismos han legislado sin obstáculos en los últimos 40 años, y donde todos los manejos políticos y económicos se urden en el más absoluto secreto y se dan a la luz solo como hechos consumados, lo que les ahorra a los mokongos del Palacio de la Revolución el engorroso trámite de solicitar la aprobación del anodino Parlamento o de someter (incluso) los más importantes asuntos de Estado a la consideración de los (des)gobernados.

De hecho, esta variante de sucesión colegiada –no necesariamente explícita– y encabezada por una marioneta visible no parece muy remota. En especial si se tienen en cuenta las experiencias de otras sucesiones regionales, como la de Nicolás Maduro en Venezuela, elegido a golpe de dedo por el finado Hugo Chávez pero urdida hasta el detalle por su cofrade y mentor, Fidel Castro, a fin de garantizar durante el mayor plazo de tiempo posible la sobrevivencia de los respectivos proyectos, dizque “socialistas”, y de sus cabecillas.[[QUOTE:El otrora rampante chavismo, tal como lo concibió su hacedor, ha terminado sucumbiendo a la torpeza del “sucesor” y a la codicia de los Castro]]

Basta examinar la composición de la cohorte madurista para comprender que la componenda rojo-verde olivo no solo se fraguó en La Habana, sino que ya era cosa hecha mucho antes de que el “Comandante Eterno” fuera sembrado en el Cuartel de la Montaña para acabar transmutado en pajarito. 

Sin embargo, pese a los cuidadosos cálculos de los más experimentados conspiradores, la encrucijada a la que Maduro ha conducido a Venezuela es tan complicada y profunda que supera cualquier control. Tarde o temprano el poder dictatorial caerá, porque la situación se ha hecho ingobernable y al apelar a la represión y al crimen para retener el poder, el Gobierno ha perdido toda traza de legitimidad. El otrora rampante chavismo, tal como lo concibió su hacedor, ha terminado sucumbiendo a la torpeza del “sucesor” y a la codicia de los Castro. 

Otra sucesión planeada, pero de muy diferente cariz, es la que se produjo en Ecuador tras el triunfo del candidato del partido gobernante, Alianza País, en la persona de Lenín Moreno, en la segunda vuelta de las elecciones del pasado mes de mayo. 

Moreno, sorpresiva y rápidamente, desde un inicio comenzó a desmarcarse de la política dura y beligerante de su predecesor y ha desarrollado un estilo conciliador, inclusivo, mesurado y sereno, buscando diálogos y acuerdos con los diferentes sectores sociales y con la oposición, lo que ha provocado la virulenta reacción de un iracundo Rafael Correa, quien ha calificado a Moreno de “traidor”, entre otras acusaciones igualmente fuertes.[[QUOTE:Los casos de Venezuela y Ecuador permiten confirmar que los cambios de poder, no siempre son “más de lo mismo”, sino que pueden conducir a giros impredecibles]]

Tal enfrentamiento ha conducido a una profunda fractura en el seno del partido, según las simpatías de sus militantes, entre correístas y morenistas. Sin embargo, durante la festividad de la victoria electoral de Lenín Moreno se pudo ver a un radiante y feliz Rafael Correa, celebrando el triunfo a todo trapo, gritando consignas y atronando en los micrófonos con canciones de las izquierdas radicales (“aquí se queda la clara/la entrañable transparencia…”), como si en lugar de Lenín Moreno, él mismo hubiese ganado las elecciones.

Tal como sueñan todos los autócratas o aspirantes a ello, seguramente Correa creyó que quien fuera en su momento el vicepresidente de su gabinete, sería ahora, al frente del nuevo Gobierno, un dócil continuador de sus dictados, la figura visible tras la cual él seguiría ejerciendo de alguna manera el poder y el férreo control social. No ha sido así, y esto evita la profundización de los conflictos internos del país y abre las vías a un posible proceso de pactos que permita superar las crispaciones y la polarización social sufrida en Ecuador en todos estos años.

Sería prematuro adelantar cuán exitoso será o no el desempeño de Lenín Moreno, pero está claro que este veterano no se siente deudor del Gobierno anterior, sino que tiene su propia agenda. Si es para bien de los ecuatorianos y de la democracia, bienvenida sea.

Los casos de Venezuela y Ecuador permiten confirmar que los cambios de poder, más allá de que se trate de sucesiones o rupturas, no siempre son “más de lo mismo”, sino que pueden conducir a giros impredecibles. He aquí que la sucesión en Venezuela ha derivado en la tentativa fraudulenta de legitimar una dictadura corrupta y represiva; en tanto la sucesión en Ecuador parece favorecer un retorno a espacios democráticos vulnerados por el gobernante anterior.

Habrá que ver si la sucesión cubana nos depara un Maduro o un Moreno.   

Continue reading
Cubanet, Miriam Celaya, Havana, 2 August 2017 – In line with the last meeting of the Council of Ministers, held at the end of June, where – according to what the General-President said in his closing speech of the Ninth Ordinary Session of the National Assembly – many deficiencies and problems were analyzed in the self-employment … Continue reading "Señor General “Going-Backwards” / Cubanet, Miriam Celaya" Continue reading
La última limitación al sector privado es la expresión jurídica del terror gubernamental a perder el control social del país Continue reading

Miriam Celaya

Las paredes repletas de fotografías de paisajes citadinos de antaño y de toda una pléyade de artistas famosos de la Cuba republicana, portadas de discos de la misma época y añejos carteles de anuncios de los años 40 y 50 del pasado siglo.

En un espacio central, una antigua victrola fuera de servicio acapara el protagonismo del pequeño salón restaurante. Sobre los manteles de las mesas, viejos discos de vinilo (long play) fungen como porta platos, mientras los posa-vasos son otros tantos discos (single) del mismo material.

En este negocio privado –como en otros muchos similares que comenzaron a proliferar en La Habana Vieja y en otros puntos de la ciudad a partir de las llamadas “reformas raulistas”– todo el ambiente transpira ese inequívoco aliento de culto al pasado que en los últimos tiempos se ha estado adueñando de la capital como una epidemia. Cualquier tiempo pasado fue mejor, reza un refrán que se está cumpliendo a rajatabla en Cuba.

Pero no se trata de un pasado cualquiera. No. Porque, curiosamente, ninguno de estos entusiastas emprendedores privados muestra interés alguno en apelar a la estética socialista de aliento soviético que ocupó treinta años de la vida nacional cubana sin calar el espíritu nativo. No hay matrioskas, balalaikas ni personajes de los “muñequitos rusos” decorando vidrieras o interiores de estos negocios o adornando las piñatas y los salones privados dedicados a fiestas infantiles.Nada evoca la indestructible amistad cubano-soviética de una época bajo la cual nacieron casi todos los miembros de ese proto-empresariado cubano que hoy prefiere revivir la prosperidad republicana de fuerte influencia yanqui y olvidar los duros años de dominio bolo en la Isla.

Eso explica que en cualquiera de estos ambientes se puede encontrar una decoración que reproduce la portada de un disco de Benny Moré y no la de uno de los Van Van o de Isaac Delgado; o desde las paredes nos mire el rostro lustroso y sonriente de Kid Chocolate, pero no el de Teófilo Stevenson.

No hay dudas, el glamur es un producto capitalista occidental. Aunque se trate, como es el caso, de un glamour tan añejo y encartonado como el de la Cuba de los 50’, que –como sucede siempre en sociedades sin libertades donde campea la mediocridad– acaba siendo un modelo que tiende a estandarizarse.

Porque, como suele suceder ante cualquier oportunidad de medrar ventajosamente, no faltan los pícaros que han decidido aprovechar el nuevo filón que ofrece esta suerte de estética de la añoranza, para sacar sus propios réditos, como se desprende de un detallado anuncio publicado en la muy popular web Revolico, donde por el precio de 25 CUC, o su equivalencia en CUP (625 pesos), se puede adquirir una colección de 27 000 fotografías cubanas “de antes de 1959”, “para las paredes de tu negocio”.“Vive la historia de nuestro país a través de la imagen”, exhorta el anuncio, que promueve la venta de una “amplia selección de fotos de cafeterías, hoteles, calles, casas, monumentos, tiendas, sitios históricos y de las principales calles y avenidas de la capital cubana”.

Dicha oferta no se limita a las fotografías, sino que incluye además “mapas antiguos, postales, líneas de buses, planos arquitectónicos, grabados, escaneos de muy buena calidad de antiguas propagandas de cervezas como la Cristal, Hatuey y Polar, los sueltos propagandísticos de marcas de cigarros, hoteles, casinos, bebidas y mucho más que constituyen un amplio tesoro gráfico de gran valor”. Todo un culto al pasado pre-revolucionario que evidencia la persistencia de un paradigma perdido, tanto más arraigado y entrañable cuanto más decadente y malogrado se muestra el presente y más incierto y sombrío el futuro.

La paradoja es que, tras casi seis décadas de castrismo durante las cuales los mayores esfuerzos del poder se encaminaron a tratar de borrar los 57 años de República –“seudo-república”, la llaman– tratando de imponer un modelo (este sí “seudo” socialista), falsamente proletario y ajeno a la cultura y aspiraciones nacionales, el ideal liberal republicano está regresando camuflado en sus símbolos culturales, y hoy retoña como culto a la memoria de aquellos “tiempos mejores”, cuando la prosperidad y la riqueza eran metas loables y no delitos.

Como resultado, y ante la incapacidad de proyectar un futuro promisorio, la muy vilipendiada República se ha convertido en el manido símbolo del paraíso perdido, y vuelve a ocupar un lugar de preferencia en el imaginario colectivo, pese a que más del 70% de los cubanos de hoy nacieron después de 1959 y han sido (de)formados bajo la doctrina de la austeridad y el sacrificio.Sin embargo, el uso de los símbolos republicanos no es privativo de los pequeños nichos de la economía privada. La mediocridad y falta de imaginación alcanzan también al todopoderoso Estado-Gobierno-Partido que controla casi en su totalidad la industria del ocio. He aquí que recrear el pasado anterior a 1959 ha devenido una fuente de ingresos muy lucrativa incluso para los propios destructores de la República. En especial desde que el turismo estadounidense se convirtió en el principal destinatario del marketing socialista.

Así lo demuestra, por ejemplo, la esmerada reconstrucción de antiguos hoteles, bares y otros espacios destinados al turismo internacional, que hasta hace poco eran locales decadentes o simples ruinas, cuya arquitectura y espacios interiores recién rescatados recrean la elegancia y estilo de los ambientes de la Cuba pre-revolucionaria.

De esta manera, mientras las batallas ideológicas y los encendidos discursos antimperialistas se mantienen en los espacios públicos y en la prensa oficial, para adoctrinamiento y control de los proletarios nativos y para satisfacción de la progresía regional, tanto la naciente clase emprendedora como la camaleónica cúpula castrista se inventan una Cuba de marquetería, una realidad paralela disfrazada de tradición republicana y rescatada artificialmente para solaz y deleite de los visitantes foráneos que pagan en dólares por asistir a esta especie de parque temático: un país congelado en la mitad del siglo XX.

Y no es que haya que renegar de un pasado que, para bien o para mal, forma parte de la cultura e historia de la Isla y representa un período de prosperidad y expectativas de aquella joven nación. Lo verdaderamente triste es que seis décadas de castrismo nos hayan dejado como legado un pueblo que, en lugar de empujar hacia el futuro, asume como paradigma un pasado que, más allá de sus luces y conquistas democráticas, fue lo suficientemente imperfecto como para gestar en su seno la dictadura más larga de este hemisferio, en cuyas manos siguen estando los destinos de todos los cubanos. Es una pena.


Continue reading
Cubanet, Miriam Celaya, Havana, 29 June 2017 — Ten days have passed since Donald Trump announced his “new” political strategy toward Cuba, and while the official Cuban press monopoly has wasted gallons of ink on newspapers and on dozens of reports, interviews and TV programs to show the world the indignation and rejection of the … Continue reading "“American-Philia” Conquers Cuba / Cubanet, Miriam Celaya" Continue reading
El régimen es incapaz de contrarrestar el creciente efecto “Tío Sam” en la sociedad cubana Continue reading
Cubanet, Miriam Celaya, Havana, 21 June 2017 — After much media frenzy, Trump’s “new policy” toward Cuba has not gone beyond the rhetoric expected by most political analysts. His act was more a symbolic gesture towards his faithful than any practical novelty. In short, those who expected an announcement of truly transcendental changes in the … Continue reading "Thanks for Nothing, Trump" Continue reading
El show resultó ser más rollo que película Continue reading
¿Por qué esperar a que EEUU arregle lo que debemos resolver los cubanos? Continue reading
Los jóvenes de hoy están asistiendo al final de la utopía que signó la vida de varias generaciones de cubanos Continue reading
Cubanet, Miriam Celaya, Havana, 31 May 2017 — A brief note published by the official Cuban press reports the meeting held by “General of the Army Raúl Castro Ruz” with “the Chief of the Revolutionary Armed Forces of Colombia-People’s Army, Timoleón Jiménez” (FARC-EP), where the former “ratified the willingness of the Cuban government to continue … Continue reading "War Vocation in the “Peace Zone”" Continue reading
La izquierda latinoamericana colapsa Continue reading