Calendar

November 2017
MTWTFSS
« Oct  
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930 

We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.


Cubaverdad on Twitter

Yosmany Mayeta Labrada

La comunidad LGBTI cubana ha visto disminuir el apoyo a su causa
"Jessica solo quería irse a vivir con su papá"
Joven opositor cubano será juzgado por 'desobediencia y resistencia'
Las promesas de que nadie quedaría 'desamparado' han sido olvidadas ya por todos
Se encontraba detenida y en paradero desconocido desde el pasado sábado Continue reading
Comenzó la III Semana de la Moda en La Habana
La ‘Subida de la Gloria’ en Santiago de Cuba se ha convertido en una preocupación
Aumentan los casos febriles y de personas hospitalizadas

Yosmany Mayeta Labrada

Unas 120 personas se encuentran atrapadas en un céntrico edificio habanero después que colapsara en horas de la mañana la escalera que daba acceso a los apartamentos.

El inmueble, ubicado en la calle Amistad y San Miguel en el municipio Centro Habana se encuentra desde hace años en peligro de derrumbe debido a la falta de mantenimiento. Un fuerte ruido alertó a los vecinos del colapso de las añejas escaleras. Fuerzas policiales y bomberos se movilizaron para socorrer a los moradores y evacuar sus escasas pertenencias.

En horas de la noche las autoridades instalaron un elevador externo mediante el cual han accedido al edificio paramédicos y personal sanitario. Hasta el momento no se reportan heridos, pero según indicó un oficial de la policía a 14ymedio, "hay ancianos entre los atrapados", algunos con problemas de tensión arterial.

"Mis primas viven ahí. Desde hace cinco meses se están quejando por el mal estado de las escaleras y aunque las autoridades visitaron el lugar nada se arregló", comenta una vecina indignada ante la falta de acción del Gobierno.[[QUOTE:"Aquí mismo en San Rafael hay varios edificios que se están cayendo a pedazos. El Gobierno arregla las shopping que se encuentran en los bajos, pero los apartamentos que están en los pisos superiores se derrumban y a nadie le importa"]]Para Manuel, un hombre que vive en la esquina de la calle Neptuno y Amistad, el derrumbe de esta mañana es solo "la punta de un hielo flotante".

"Aquí mismo en San Rafael hay varios edificios que se están cayendo a pedazos. El Gobierno arregla las shopping que se encuentran en los bajos, pero los apartamentos que están en los pisos superiores se derrumban y a nadie le importa", agrega.

Según agentes de Rescate y Salvamento que se encuentran en el área, las escaleras del tercer piso colapsaron por completo y cayeron en los niveles inferiores."Estamos esperando a que lleguen los andamios y podamos comenzar a sacar a las personas que se encuentran en riesgo, para poco a poco desalojar la estructura", explicó uno de los agentes.

Una especialista de la Dirección Municipal de Vivienda de Centro Habana señaló que "durante años" habían recibido quejas de los moradores.[[QUOTE:"El elevador no funciona. Las escaleras estaban a punto de caerse. El edificio mismo es un peligro. Ellos querían albergarse pero no tenemos capacidad en el municipio para alojar a tantas personas"]]"El elevador no funciona. Las escaleras estaban a punto de caerse. El edificio mismo es un peligro. Ellos querían albergarse pero no tenemos capacidad en el municipio para alojar a tantas personas", explicó.

Tras el colapso de las escaleras la empresa eléctrica cortó la electricidad y también se suspendió el servicio de gas. Tras un "minucioso chequeo", los especialistas de ambas instituciones decidieron restablecer los servicios.

Las autoridades cubanas reconocen que el problema habitacional constituye la primera necesidad social en Cuba.

Según cifras oficiales 33.889 familias (132.699 personas) necesitan un techo. La mayoría de ellas han pasado décadas en albergues "temporales" para damnificados por derrumbes o ciclones.

En 2012, el Censo de Población y Viviendas arrojó que el 60% de las 3,9 millones de viviendas que existen en la Isla están en mal estado.

"Hay decenas de personas y hasta mascotas atrapadas en ese edificio y todo está como si no pasara nada. ¿Acaso debemos esperar a que se derrumbe toda La Habana para darnos cuenta del grave problema que tenemos con la vivienda?", dice indignada Yanelis, una vecina de La Habana Vieja que llegó hasta el lugar.

Continue reading
Luego de ‘tantos años de mentiras’, se ha perdido la fe en el sistema Continue reading

Yosmany Mayeta Labrada

Juan Antonio Vargas Lefebre arranca exclamaciones de sorpresa entre los residentes y visitantes de Santiago de Cuba. Residente en el reparto Chicharrones y con 72 años, el conocido faquir se instala con las primeras horas del día en la calle Enramadas y exhibe sus habilidades circenses para que le dejen algunas propinas y muchos elogios.

Clavos, varillas de bicicletas, lápices y bolígrafos, son algunos de los objetos que Vargas Lefebre se introduce por el orificio derecho de su nariz. "El defecto de fábrica está aquí", dice con picardía ante quienes indagan por su inusual capacidad física.

"Llueve, truene o relampaguee cada día viene con algo nuevo", comenta una empleada de la tienda La California, que dada su cercanía es espectadora frecuente de las hazañas del más conocido faquir local. "A veces me pone nerviosa porque se mete en la nariz clavos bastante largos", asegura.[[QUOTE:El faquir se considera el único "famoso" de toda Cuba y reconoce que está "sin plata, pero sin rival"]]Sin embargo, Vargas Lefebre no parece inmutarse y se ufana de haber recorrido "toda Cuba" y de cada año presentar su número callejero en la Feria de Rancho Boyeros, en La Habana. "Vivo de las propinas que me dan, pero mi sueño es que alguien se fije en este viejo y me ayude a ser un verdadero artista circense", remata.

José Antonio Vargas dice tener "una salud de hierro", no bebe ni fuma y asegura que sus mejores números artísticos son "con sables afilados", pero no puede hacerlos en la calle por expresa prohibición de la policía. "Son considerados armas blancas, pero busco un lugar apartado y los hago", confiesa.

El faquir se considera el único "famoso" de toda Cuba y reconoce que está "sin plata, pero sin rival". También baila, canta y tararea notas musicales mientras clavetea con un martillo sobre su nariz como si fuese un pedazo de madera. Los turistas que pasan le dejan algunas monedas, que son su principal sustento.

"No vayas a repetir esto en tu casa", le aconseja a un niño que lo observa mientras se mete la pata de un espejuelo por su infinita fosa nasal.

Continue reading
El programa para rescatar la infraestructura de algunas comunidades se ha visto limitado

Yosmany Mayeta Labrada

El hedor llena el aire y se pega en la ropa de los vecinos de El Fanguito, en las cercanías del río Almendares. Los residentes del lugar cargan con ese tufo a todas partes, que se mete en la nariz y en los poros. La principal arteria fluvial de La Habana apenas da signos de recuperación a pesar de varios proyectos medioambientales que intentan rescatarlo de la contaminación y la desidia.

Gonzalo vivió una vez de la pesca en las inmediaciones de ese río que los indígenas llamaron Casiguaguas y que dio su nombre actual a uno de los equipos de béisbol que fue más popular en el país. El Almendares forma parte de la vida del anciano desde que se levanta hasta que se acuesta. Todos sus recuerdos terminan y comienzan en sus aguas.

Vecino de la barriada de El Fanguito desde hace más de 70 años, Gonzalo evoca el cauce cristalino que conoció cuando era niño. En aquellas aguas pescaba con sus amigos, se zambullía para apaciguar el calor y buscaba pequeños tesoros de piedra o metal en el fondo. Pero esas son historias pasadas que solo existen en la memoria de los residentes con más edad.

Un estudio publicado en 2005 por el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (CITMA) advirtió que el cauce principal del río presentaba una "situación higiénico y ­sanitaria crítica". El informe redactado por especialistas del Instituto Superior de Tecnologías y Ciencias Aplicadas cifraba, en ese momento, en 70 las fuentes que vertían residuos peligrosos a sus aguas con "altos niveles de contaminantes orgánicos e inorgánicos, entre ellos sustancias tóxicas como metales pesados".[[QUOTE:La ribera del río se ha ido despoblando sistemáticamente de árboles y en sus afluentes se crearon en las últimas décadas unas 17 presas y embalses]]La ribera del río se ha ido despoblando sistemáticamente de árboles y en sus afluentes se crearon en las últimas décadas unas 17 presas y embalses. Otro estudio del CITMA determinó que el 80% de la contaminación tiene un origen doméstico y que unos 200 litros de aguas albañales llegan cada segundo al cauce del río.

"Aquí lo único que se puede pescar es una buena infección", ironiza Gonzalo mientras señala esas aguas quietas y oscuras que llegan hasta cerca de su modesta casa. En la orilla flota una masa compuesta mayoritariamente por botellas y bolsas plásticas, mientras que la superficie se ve tornasolada en muchas zonas debido al vertido de hidrocarburos.

Los desechos domésticos e industriales han perjudicado seriamente la biodiversidad del Almendares, según datos del CITMA. Lorenzo Rodríguez Betancourt, especialista de la entidad, declaró a la prensa oficial que la limpieza de la cuenca era "una misión inmediata, pero muy compleja a la vez, pues requiere de una importante inversión de capital y de la creación de conciencia en los vecinos cercanos a la zona".

Entre las medidas que ha tomado el Gobierno está el cierre de las dos fábricas de cerveza Tropical y Polar, que vertían parte de sus residuos a las aguas, también se sustituyó la tecnología de la Planta de Gas Mario Fortuny y de la industria de Helados Coppelia. Varias instalaciones que en las cercanías estaban destinadas a la producción de materiales constructivos fueron desmanteladas.

Las autoridades señalan a los asentamientos urbanos como una de las principales fuentes de contaminación, pero los vecinos de El Fanguito se defienden. "Este barrio no tiene ni alcantarillado", advierte Rosa, una maestra jubilada que hace dos décadas se instaló en el lugar. "Pagamos las facturas de agua y de electricidad pero fuera de eso hemos sido olvidados por todos", comenta.

Cada día, la mujer hace sus necesidades en una lata que en la noche vacía en un montículo cercano. El lugar está lleno de desechos y rara vez entra un camión a recogerlos. Las leyendas sobre cocodrilos y enormes clarias que se tragan cuanto encuentren a su paso recorren el lugar. Durante la noche las familias prefieren mantenerse dentro de las casas y una de las primeras lecciones que enseñan a sus hijos se resume en que "el río no sirve para bañarse".

Rosa se llenó de esperanzas hace una década cuando un proyecto dirigido por el entonces vicepresidente Carlos Lage fue anunciado como la solución para el barrio marginal. El proyecto incluía la construcción de nuevas viviendas, el asfaltado de las calles y hasta varios parques infantiles para los niños de la zona. Pero la idea quedó solo en los papeles y Lage fue defenestrado poco después.

En lugar de mejoras, el barrio ha seguido creciendo de forma caótica y empobrecida. Más de dos centenares de casas salpican la ribera del río, apretadas y endebles. La policía evita entrar a la zona y en los días de lluvia todo toma el color del fango.

Algunas iniciativas logran una momentánea atención sobre el problema como el recién concluido Festival del Río Casiguaguas, que, bajo el lema "Por un agua más limpia", reunió a varios actores sociales e instituciones interesados en el cuidado del medioambiente. Pero pasados los titulares en la prensa y los reportes televisivos, las aguas negras retomaron su lugar.

Para Armando Hernández López, representante del Instituto Nacional de Deporte y Recreación (Inder) y quien dio una conferencia en esta segunda edición del evento, muchas comunidades en la ribera tienen "viviendas en mal estado, hacinamiento, condiciones de saneamiento precarias, población con un nivel escolar medio o bajo, deserción escolar y alcoholismo, donde a pesar de las charlas realizadas por diferentes sectores las condiciones higiénicas y sanitarias se agudizan".[[QUOTE:Clara María Kindelán, especialista del Centro Provincial de Higiene y Epidemiología, considera que las principales acciones deben hacerse en las comunidades y los centros laborales]]Clara María Kindelán, especialista del Centro Provincial de Higiene y Epidemiología, considera que las principales acciones deben hacerse en las comunidades y los centros laborales. El estado del río no permite aún "realizar actividades de saneamiento donde los participantes tengan contacto con el agua. Descontaminar el río Almendares será nuestro principal reto en los próximos años", asegura.

Una representante del CITMA en la capital señaló que los focos contaminadores se han reducido, pero que todavía son más de 50. La funcionaria agrega a la lista de las fuentes de residuos deshabilitadas "dos papeleras y una empresa de la goma". Aunque esta última, aclara, se comenzó a rehabilitar nuevamente "por decisiones políticas".

Para la presidenta del Comité de Defensa de la Revolución de la calle 19 y Río de El Fanguito, la urgencia es pasar de las palabras a los hechos. "Solo nos dan charlas para que eliminemos los desagües que van hacia el río, pero nadie se encarga de hacer o ayudar en realizar un buen alcantarillado". La vecina cuenta que han aparecido en la comunidad "brotes coléricos" porque los niños "juegan alrededor de estas aguas".

Mientras tanto, el anciano Gonzalo ya no siente la peste que impregna su casa y su piel. Mira al río de su infancia como a un pariente convaleciente que necesita una terapia urgente. Ha perdido la ilusión de volver a bañarse en sus aguas algún día.

Continue reading

Yosmany Mayeta Labrada

Carlos comenzó a viajar a Ecuador cuando los cubanos no necesitaban visado. Traía ropa y electrodomésticos para vender en el mercado informal, hasta que descubrió un negocio más lucrativo: la importación de motos eléctricas, el producto insigne de quienes no quieren esperar horas por un ómnibus ni pagar las tarifas de los almendrones.

Al inicio, vendía estos ligeros vehículos de manera discreta en el garaje de su casa de la céntrica calle 23, en el Vedado habanero, según explica a 14ymedio. Podía pedir por cada moto entre 2.500 y 3.000 pesos convertibles, tres o cuatro veces más de lo que había invertido. Era "un negocio redondo", confiesa.

"Así tuvimos varios meses hasta que se pusieron malas las cosas", recuerda, en referencia a los controles de visados que el Gobierno de Rafael Correa impuso a los cubanos a finales de 2015.

La exención de visados para cubanos que existía en Ecuador desde 2008 junto con la reforma migratoria aprobada por Raúl Castro en 2013 tendió un puente aéreo con miles de viajes cada año realizados por particulares, que permitía abastecer el mercado informal cubano con productos de la nación andina. Al cerrarse la puerta ecuatoriana surgieron otros destinos para ir de compras, entre ellos Rusia, Guyana y Trinidad y Tobago.[[QUOTE:Para Yamilet García, una cubana radicada en Miami, las 'motorinas', como se les llaman también, son "una bendición"]]"Ahora es más difícil" encontrar clientes que estén dispuestos a pagar aquellas cifras de antaño por una moto eléctrica, explica Carlos. "Son muchas las personas viajando", por lo que se disparó el número de "motos de diferentes marcas y colores" que están a la venta.

En el sur de Florida, donde se encuentra la mayor concentración de cubanos fuera de la Isla, esta oportunidad de negocios no pasó desapercibida.

Yudelkis Barceló, propietaria de la agencia Envíos y Más radicada en Miami, explicó a 14ymedio que desde hace al menos tres años están en el negocio de envíos de motores eléctricos a Cuba.

"El cliente adquiere el producto y en un período de seis a ocho semanas puede recogerlo en la agencia Palco, en la zona oeste de La Habana. El pago se efectúa en Miami. La compañía ofrece equipos marca Voltage de 750 Watts y 1.000 Watts, que tienen un costo de 1.450 y 1.600 dólares respectivamente, más los gastos de aduanas (70 CUC y 400 CUP en el primer caso y 170 CUC y 400 CUP en el segundo caso).

Hay también otros modelos de scooters, como también se les conoce: el Ava Aguila tiene un costo de 1950 CUC, el Avispón de 1850 y el Mitshozuki d 1750.

Barceló destaca que el envío de estos equipos está destinado al uso personal exclusivamente, por lo cual su empresa no viola el embargo estadounidense. Los envíos se realizan por vía marítima.[[QUOTE:A favor de las motos juega también otra circunstancia y es que no se necesita tener matrícula y solo se exige una licencia para conducir equipos ligeros]]Para Yamilet García, una cubana radicada en Miami, las motorinas, como se les llaman también, son "una bendición".

"Todo el mundo sabe cómo está la situación del transporte en Cuba. Le envié una a mi hermano que vive en el Cotorro y está feliz porque el P7 no hay quien lo coja y los almendrones también están perdidos", dice.

La agencia Caribe Express es otra de las que se encarga de enviar motorinas a la Isla.

"Están demorando de cuatro a cinco meses", explica una de las agentes de venta que por motivos protocolares prefiere no ser identificada.

"Solo la agencia Palco está recibiendo este tipo de productos porque tiene el scanner para analizarlos, por eso hay demora", agrega.

Otro artículo popular entre los familiares que envían productos a Cuba son las bicicletas eléctricas, mucho más económicas que las motos y con una velocidad entre 26 km/h y 50 km/h.[[QUOTE:El deterioro del transporte público, que se ha agudizado en los últimos meses, ha contribuido a un repunte de los pedidos]]En la Isla se puede comprar los modelos LT1060 de 60 voltios con motor trifásico de 1000 watts que la empresa Ángel Villareal Bravo de Santa Clara ensambla a partir de componentes provenientes de China.

Se trata de un equipo de mayor potencia que los producidos por esta fábrica con anterioridad, capaz de alcanzar una velocidad de hasta 50 km/h. Cuenta con mando a distancia para activar la alarma, pantalla digital y freno de pastilla, entre otras prestaciones.

Este modelo "posee características similares a las importadas en la actualidad por muchas personas naturales" y se venderá en "las Tiendas Recaudadoras de Divisas (TRD) a un precio de 1.261 CUC", explicó a Granma, Elier Pérez Pérez, director adjunto de la fábrica, que espera producir 5.000 unidades antes de fin de año.

El deterioro del transporte público, que se ha agudizado en los últimos meses, ha contribuido a un repunte de los pedidos.[[QUOTE:Muchos automovilistas y transeúntes se quejan: "Cualquiera te choca, se da a la fuga y ni siquiera puedes ver un número de chapa para denunciarlo", cuenta Pascual, conductor de un vehículo estatal]]A favor de las motos juega también otra circunstancia y es que no se necesita tener matrícula y solo se exige una licencia para conducir equipos ligeros. Una condición que muchos no cumplen.

Sin embargo, muchos automovilistas y transeúntes se quejan: "Cualquiera te choca, se da a la fuga y ni siquiera puedes ver un número de chapa para denunciarlo", cuenta Pascual, conductor de un vehículo estatal.

"Me he encontrado hasta con menores de 16 años conduciendo estas cosas", se queja.

"La cuido como una niña y la verdad es que me ha sacado de mil apuros", cuenta Maikel ingeniero informático que tiene una Voltage Racing.

Sus problemas van en otra dirección. "Hay pocos parqueos donde me puedo sentir seguro dejando la moto y los carros me respetan poco en la vía", se queja.

No obstante, dice que la motorina le ha cambiado totalmente la vida al darle una libertad de movimiento que no tenía antes.

Continue reading
Comerciantes privados se quejan de la falta de establecimientos para sus negocios Continue reading

Yosmany Mayeta Labrada

Regla lleva años dedicándose a un negocio prohibido: la venta de ropa importada. Antes lo hacía en los portales de la calle Monte en La Habana Vieja pero cuando el Gobierno cambió la ley para impedir la comercialización de ropa y calzado, en diciembre de 2013, tuvo que trabajar de forma más discreta todavía. Ahora mantiene un punto de venta en un local estatal que renta espacios a trabajadores privados, pero su pequeño mostrador, que exhibe piezas manufacturadas, solo funciona como tapadera para atraer clientes a los que después ofrece la mercancía que trae desde países que no exigen visado a los cubanos.

Antes, Regla confeccionaba las prendas con la materia prima que sustraía de la fábrica de toallas del Wajay, en Boyeros, y las vendía con su licencia de trabajo por cuenta propia como modista.

Con ese truco Regla evade también una buena parte del pago de impuestos sobre sus ingresos personales. De los 535.000 cuentapropistas que hay en el país, estos días deben presentar su declaración jurada 170.000 de ellos, según las últimas cifras del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social.[[QUOTE:De entre todo su amplio catálogo destacan los pantalones de lycra que llevan impresos la bandera de Estados Unidos]]"Todo lo que tengo es de mejor calidad que en la tienda", explica con orgullo la vendedora. Esta semana ha vuelto a susurrar su mercancía en los portales debido a que el inmueble donde mantiene su puesto está cerrado por reparaciones.

De entre todo su amplio catálogo destacan los pantalones de lycra que llevan impresos la bandera de Estados Unidos. Los medios oficiales la han emprendido contra esta prenda en repetidas ocasiones, pero su presencia en las calles no para de crecer.

La policía controla las áreas donde con frecuencia estos vendedores ofrecen su mercancía. La penalización incluye la confiscación de todos los productos y una multa de 1.500 pesos. No obstante, los vendedores informales siguen capitalizando buena parte del mercado de ropas y calzados, en detrimento de las tiendas recaudadoras de divisas que mantiene el Estado.

Yulia ofrece sus productos en la calle Infanta. La mayoría proviene de Rusia, Guyana y Haití. "Comencé viajando a los países que no exigían visa, pero desde hace meses compro también en Haití". Considera que el país caribeño es un buen destino para abastecerse por los bajos precios de los boletos de avión.[[QUOTE:Este mercado ilegal ha encontrado también sus propias formas de protegerse]]"Voy a casa de unos familiares en Santiago de Cuba y desde allí vuelo", explica. "Le saco a las ropas el doble de ganancias". Esto es así porque la inversión resulta más baja que en el caso de viajes más distantes, como al lejano Moscú.

La obtención de una visa para Haití resulta relativamente fácil para los cubanos y Yulia recientemente consiguió también la residencia haitiana. Su nueva situación legal le permitirá ampliar su negocio. "Todo el mundo quiere ropas traídas y bonitas", cuenta la vendedora que lleva siete años en el oficio.

Este mercado ilegal ha encontrado también sus propias formas de protegerse. Al grito de "¡agua!" los vendedores informales de la calle Monte esconde sus mercancías o se esfuman en alguna escalera. Es el código para avisar que se acerca la policía. Cuando las autoridades se retiran, todos vuelven a su sitio. Hasta el siguiente aviso.

Continue reading
Después de casi diez años de falta de mantenimiento constructivo, vandalismo y pereza estatal Continue reading

Yosmany Mayeta Labrada

Un incendio dejó este domingo cuantiosos daños en la Tienda Panamericana Feria de Rayo, en el Barrio Chino de La Habana. El local, ubicado a pocos metros de la céntrica esquina de Zanja y Dragones, comenzó a arder pasada la 1 de la tarde y los bomberos necesitaron más de dos horas para sofocar las llamas. El siniestro se saldó sin pérdida de vidas humanas y sin lesionados.

El fuego se dispersó con rapidez, consumiendo a su paso siete departamentos, entre ellos los dedicados a electrodomésticos, perfumería, peletería, prendas de vestir, canastilla, boutique y la cafetería, localizada en el interior de la tienda.

Yudith González, trabajadora de la Feria, atribuye el siniestro a "un cortocircuito en un tomacorriente en una de las paredes de madera". En declaraciones a 14ymedio, la empleada lamentó que al percatarse de las primeras llamas el lugar fuera evacuado, pero no se llevaran las pertenencias personales ni salvaguardaran objetos del centro.

Una residente en Rayo 116, que explicó que "el humo cubría toda la zona", vio al asomarse a su balcón cómo "los cristales del frente de la tienda estallaron y algunos trozos llegaron hasta la calle".

[[QUOTE:Hasta la zona del incendio llegaron varios altos oficiales del Ministerio del Interior y directivos de la Corporación Cimex, a la que pertenece el centro comercial]]Dada la densidad poblacional de esa área del municipio Centro Habana y el carácter comercial del Barrio Chino, los bomberos debieron acordonar el perímetro y convencer a numerosos curiosos de que se alejaran del lugar. Tras dos horas y media de labor, el fuego quedó sofocado.

Hasta la zona del incendio llegaron varios altos oficiales del Ministerio del Interior y directivos de la Corporación Cimex, a la que pertenece el centro comercial. Los peritos comenzaron la investigación para precisar las causas que originaron el fuego.

Desde los edificios más cercanos, numerosos vecinos decidieron filmar las llamas con sus teléfonos móviles, una práctica cada vez más común entre los cubanos. La cercanía con la zona de conexión wifi del parque Fe del Valle hizo que, pocas horas después, muchas de las imágenes estuvieran subidas a las redes sociales.

Un joven que grababa en las cercanías comentó a este diario que vio el humo desde la fortaleza de La Cabaña, a donde había ido para visitar la Feria del Libro. "Vine a ver qué sucedía porque tenía miedo de que algo le pasara a mi casa", contaba el muchacho, residente en un edificio en mal estado en la calle San Nicolás, a pocos metros del lugar del siniestro.

Después de apagar las llamas, los bomberos comenzaron a evacuar el local y colocar en la vía pública desde lavadoras calcinadas hasta otros electrodomésticos ennegrecidos por el humo. Al caer la tarde se restableció la circulación vial por la avenida Zanja aunque el acceso a ese tramo de la calle Rayo continúa bloqueado.

Continue reading

Yosmany Mayeta Labrada

Después de tres años cerrado al público, el mirador del Memorial José Martí de la Plaza de la Revolución reabrió sus puertas el miércoles. El punto más alto de La Habana había dejado de prestar servicio a visitantes nacionales y extranjeros tras la rotura del ascensor, con más de cinco décadas de explotación.

Solo un pequeño grupo de invitados y prensa tuvieron acceso con motivo de la reapertura, a pesar de que desde horas tempranas más de una docena de personas esperaban para subir a lo más alto de la torre, lo que ocasionó molestias y quejas.

El acceso al mirador, situado a 141 metros sobre el nivel del mar y con una vista de hasta 50 kilómetros a la redonda, ha quedado finalmente restablecido desde este 1 de febrero, después de varios días de pruebas de eficiencia del nuevo elevado.

[[QUOTE:La prueba piloto no fue anunciada en la prensa nacional, que solo difundió la fecha del miércoles, para "no restarle significación a la reapertura simbólica"]]Ana María Troya Ávila, encargada de las relaciones públicas del monumento, catalogó el servicio como de "alta demanda" en declaraciones a 14ymedio. "En tan solo siete días de experimento este lugar acogió alrededor de 3.000 visitantes entre cubanos y extranjeros".

La prueba piloto no fue anunciada en la prensa nacional, que solo difundió la fecha del miércoles, para "no restarle significación a la reapertura simbólica", apunta la empleada. Un elemento que contribuyó al malestar de quienes aguardaban a las afueras de lugar y no pudieron entrar.

Una turista española dijo estar indignada con la constante burocracia de la Isla. "Nos mantienen esperando desde horas tempranas y al final no van abrir", protestaba. Los cubanos presentes hacían gestos de inconformidad con sus cabezas. "Ya estamos acostumbrados a esto, los extranjeros solo se tienen que adaptar", decía un anciano para calmar los ánimos.

El incidente, sin embargo, no restó entusiasmo a los empleados que hicieron el recorrido inaugural con una alegría inusitada. "Desde este sitio alto se divisan puntos de extrema importancia de nuestra capital que nos distingue en cualquier parte del mundo", detalló Troya Ávila

Según Jorge Estany Ramírez, administrador del memorial y encargado del proceso de compra y montaje del ascensor, la empresa proveedora del equipo ha sido la española Electra Vitoria. "Su velocidad es de 2 metros por segundo y se encuentra entre los más rápidos de la ciudad en estos momentos". Destacó también el duro trabajo en el proceso de inversión y ajuste que se inició a principios de 2016 y se ha prolongado hasta este enero.

"La reparación fue complicada, porque se hizo un cambio capital, se reemplazó todo el sistema del elevador desde la maquinaria hasta el contrapeso, por lo que fue todo un año de duro trabajo que implicó no solamente el cambio de la vieja estructura, sino otras reparaciones que fueron apareciendo en el transcurso del montaje y por los años que no se prestó ningún servicio", expuso Estany Ramírez.

[[QUOTE:"Para nosotros representa un beneficio desde el punto de vista económico esta reapertura, porque es una prestación que recauda mucho y los ingresos cuando damos estos servicios se disparan y nos favorece"]]Un dato importante que quiso destacar Troya Ávila, es la rosa de los vientos que se encuentra en el piso del mirador, donde figuran las distancias entre el Memorial y las seis provincias existentes en el momento de la construcción del monumento y algunas capitales del mundo, pero también los significativos lugares relacionados con la vida de José Martí.

"Para nosotros representa un beneficio desde el punto de vista económico esta reapertura, porque es una prestación que recauda mucho y los ingresos cuando damos estos servicios se disparan y nos favorece", comentó la funcionaria.

Los murales de cerámica veneciana, que son obra del cubano Enrique Caravia, además de todas las imágenes del piso serán restaurados de conjunto con la Oficina del Historiador de la Ciudad. Los directivos del lugar planean que los trabajos se lleven a cabo sin afectar el acceso de los visitantes.

El Memorial José Martí está abierto al público de lunes a sábado, de 9:30 a 4:00 pm y realiza un recorrido completo por 8 CUP para los residentes en la Isla o 6 CUP en caso de que solo quieran acceder al mirador. Los extranjeros deben pagar 5 y 3 CUC por los mismos servicios.

Continue reading
No estarán ahí por mucho tiempo, piensan no pocos compradores que los llevan en grandes cantidades Continue reading
Opinan residentes del Centro Histórico de la segunda ciudad más importante del país

Yosmany Mayeta Labrada

Después de apretar el obturador miles de veces, el fotógrafo estadounidense John Rowe eligió apenas una veintena de fotografías para colgar en las paredes del Gran Teatro de La Habana. Instantes memorables del dueto de los bailarines Viengsay Valdés y Patricio Revé, que se exhiben actualmente en el 25 Festival de Ballet de La Habana, bajo el título Retrato de una bailarina cisne.

Han pasado 14 años desde que este profesional del lente llegó por primera vez a Cuba, de la mano de la revista National Geographic. El artista arribó a estas tierras con el deseo de captar en sus instantáneas un país que se asomaba con tropiezos al siglo XXI. Lo que encontró cambiaría incluso su manera de hacer fotografías.

En lugar de prendarse de las “ruinas bellas” que ensalzan tantos visitantes, Rowe optó por zonas más humanas de la identidad nacional. “Muchas personas toman fotos de los carros antiguos, lo cual ya no es especial”, dijo a 14ymedio durante la inauguración de su exposición el 28 de octubre pasado. En su opinión, las mayores maravillas cubanas son “el ballet y el boxeo”, por lo que no descarta fotografiar también a púgiles cubanos.

[[QUOTE:Las fotos que expone en la capital cubana transmiten parte de esa necesidad de transmutar en eterna la breve belleza de la danza]]Las cercanías entre el deporte y la danza han obsesionado al artista gran parte de su vida. Asistió por primera vez a un espectáculo de ballet en Los Ángeles cuando tenía 25 años. Hasta ese momento trabajaba capturando escenas de partidos de béisbol y le llamó la atención la musculatura de los bailarines, “que también son atletas”, apunta.

Aquellas imágenes quedaron dando vueltas en su memoria por tres décadas, hasta que este año llegó a La Habana con el propósito de trocar sus recuerdos en realidad.

Las fotos que expone en la capital cubana transmiten parte de esa necesidad de transmutar en eterna la breve belleza de la danza, mezclando garbo y destreza física, complejidad en el gesto y pasión en la interpretación.

Viengsay Valdés, primera bailarina del Ballet Nacional de Cuba, explicó que le impresionó que Rowe lograra mirarla desde "ese ojo crítico de los espectadores", por medio de la fotografía. Su mayor satisfacción es sentirse protagonista también en estas imágenes, de un mundo que desde que era niña siempre deseó.

“Cuando uno tiene melodías como esta, es muy fácil hacer el trabajo porque vas entrando en el ritmo del arte”, dijo Rowe al público que se reunió el día de la inauguración de su exposición personal.

Las visitas del fotógrafo a la Isla se han vuelto cada vez más frecuentes. En marzo pasado vivió en La Habana los intensos días de la visita del presidente estadounidense Barack Obama y después fotografió a la mítica banda británica Rolling Stones durante su concierto en la Ciudad Deportiva.

Quizás porque este hombre inquieto aprendió de su madre que todo momento sublime o doloroso hay que conservarlo en una instantánea. A través de los personajes protagónicos de la obra, el cisne blanco, Odette y su trasmutación negra, Odile, en la piel de Valdés, ha capturado una zona de Cuba en que la cotidianidad apenas se cuela y el cisne del arte bate sus alas.

Continue reading

Yosmany Mayeta Labrada

Un voraz incendio redujo a cenizas este miércoles todas las pertenencias de una familia en la calle Mercaderes 263, en La Habana Vieja. El siniestro no causó ninguna víctima mortal. La familia se aloja temporalmente en la cercana Casa del Pedagogo, aunque insiste en que no aceptará pasar a residir en un albergue.

El fuego se desató alrededor del mediodía, cuando la casa, en la que conviven dos mujeres y una niña de cuatro años, se encontraba vacía. Una de sus residentes, Francis Marais Acosta Ramírez, de 21 años, había ido al mercado en el momento en que comenzaron las llamas. "No tengo fuerzas ni para hablar", comentó este jueves a 14ymedio entre lágrimas. "Tantos años de esfuerzos y sacrificios convertidos en cenizas, aún no puedo creerlo", exclamó mientras mostraba todas sus propiedades transformadas en un montículo gris a las afueras del edificio.

"Hemos perdido todos los equipos electrodomésticos y hasta el dinero ahorrado para comprar un aire acondicionado que estaba guardado junto a la ropa", se queja Acosta Ramírez, quien ha recibido las condolencias y solidaridad de los vecinos más cercanos.

"Los bomberos no tardaron en llegar", cuenta una vecina mientras saca el agua que había entrado a su vivienda durante las maniobras para apagar el fuego.

[[QUOTE:"Tantos años de esfuerzos y sacrificios convertidos en cenizas, aún no puedo creerlo", exclamó una de las afectadas]]Las imágenes de las llamas que salían desde las ventanas del tercer piso del edificio La Cruz Verde se difundieron rápidamente por las redes sociales. La ubicación del inmueble en una de las calles más transitadas del casco histórico habanero facilitó la grabación y posterior difusión del siniestro.

Las ocho viviendas del tercer piso también fueron afectadas, así como los apartamentos de la planta inferior.

En la mañana de este jueves varios trabajadores sociales de la Dirección Municipal de Trabajo y Seguridad Social acudieron al edificio para cuantificar los daños. Odalis Martínez, trabajadora social, explicó que su tarea consistía en evaluar la situación y entregar un resumen a los directivos del Consejo de la Administración Municipal (CAM) del Poder Popular. "Ellos serán los que den una respuesta", precisó la joven, quien aclara que los trabajadores sociales son solo "mediadores entre el Gobierno y el pueblo, nada más".

José Luis García, vecino afectado por el siniestro, aseguró que los daños ocasionados por el calor, los vapores y el humo se extendieron por todas las viviendas. "No me encontraba aquí cuando ocurrió, pero por la ventana del baño entró una ola de calor que me derritió la batidora y afectó otros equipos de la casa".

"La puerta se cayó y desde ayer estamos sin electricidad, sin agua y gas, porque todas estas instalaciones se destruyeron", insiste el vecino. En caso de que los daños no sean solucionados con prontitud, los vecinos planean dirigirse a las instancias gubernamentales para exigir una respuesta.

Otra vecina que prefirió el anonimato señaló que la red eléctrica del edificio estaba en pésimas condiciones. "Desde hace años venimos sufriendo por las malas condiciones de los cables, pero hemos tenido que arreglar nosotros mismos las averías y aún así los problemas persisten".

Continue reading

Yosmany Mayeta Labrada

El Prado tuvo su desfile de Chanel, pero el Gran Teatro de La Habana vive días volcados a las pasarelas nacionales con la Semana de la Moda en La Habana. Sin estridencias, grandes titulares en la prensa extranjera, ni calles cerradas, la cita de la alta costura local trae propuestas menos altisonantes que las de Karl Lagerfeld, pero más cercanas a la realidad del país, su clima y el gusto de los cubanos.

El evento, inaugurado este jueves, busca rescatar la alta costura isleña, después de décadas de quedar reducida a las vidrieras de las boutiques para turistas y a un estrecho círculo de creadores o modelos. Bajo el lema “Artesanía e Identidad”, la Semana de la Moda ha reunido a creadores del patio, pero también a un público deseoso de ver propuestas que escapen de las repetitivas ofertas de las tiendas en pesos convertibles o del limitado ajuar que muestra el mercado informal.

Entre los momentos mejor valorados de esta singular pasarela cubana, ha estado la colección Blanco y Negro Sí del diseñador Mario Freixas inspirada en los años 50 del siglo veinte. Con un look que recuerda los momentos posteriores a la  Segunda Guerra Mundial, la muestra conectó muy bien con el público de una ciudad que en muchos detalles parece haberse quedado varada en aquel instante de su historia.[[QUOTE:Se trata de una evocación a una Cuba anterior a que los uniformes militares y la austeridad en el vestir se instalaran en su día a día]]

Se trata de una evocación a una Cuba anterior a que los uniformes militares y la austeridad en el vestir se instalaran en su día a día. Una velada remembranza a los maniquíes que posaban en los escaparates de la tienda El Encanto, las modistas que cosían en sus sonoras máquinas de pedales la ropa a la medida que sus clientes habían visto en una revista. Un país donde la falda entallada, un traje dril cien, los collares de perlas de fantasía y los zapatos de dos tonos, hacían suspirar a millones.

Con Blanco y Negro Sí, Freixas, miembro de la Asociación Cubana de Artesanos y Artistas (ACAA), ha querido defender conceptos modernos de la artesanía, sin alejarse de las manualidades ni de los viejos cánones como los tejidos y semillas, según declaró a este diario durante la jornada inaugural. Sin embargo, el diseñador ha querido ir un paso más allá de la nostalgia y agrega un toque de frescura a sus piezas con trozos de telas, cintas y serpentinas que le otorgan al tejido un aire artesanal.

“Las piezas que muestro en esta edición de la semana de la moda, las presenté hace más de dos meses en Nueva York, y tuvieron gran aceptación entre los participantes y el público neoyorquino”, agrega el creador y adelantó que la colección actual inspira a otra que se presentará a finales de año en la Feria Internacional de Artesanía (FIART).

“Utilizaremos los mismos colores y este mismo concepto, pero con piezas más rebuscadas y elaboradas, llegando al público con tejidos más comerciales, propicios para el día a día”, apunta Freixas conocedor de las críticas que en muchos cubanos provoca la alta costura realizada la Isla. Los elevados precios de estas piezas únicas o ediciones muy limitadas, provocan frecuentes quejas al igual que lo inadecuado de muchas propuestas para las elevadas temperaturas que rigen casi todo el año en el país.

Freixas está consciente de que debe vencer esos obstáculos y cuando se le pregunta si la población cubana sigue la moda, reconoce que “no existe la costumbre de vestirse de diseñadores cubanos, porque contamos con una industria deprimida y los artistas no podemos darle respuesta total a la demanda que puede tener el país en cuanto a textiles”.

La mayoría de los cubanos viste en la actualidad con lo que encuentra en los anaqueles de las tiendas en pesos convertibles, donde una buena parte de las prendas en oferta está confeccionada en tejidos como el poliéster y el nylon. La importación personal, llevada a cabo por las llamadas mulas, también nutre el mercado negro con opciones más económicas pero también de baja calidad y producidas al por mayor. La costurera de barrio o el sastre de familia han pasado a ser lejanos recuerdos del pasado.

De ahí que esta Semana de la Moda, que ya llega a su jornada final este domingo, haya venido a avivar los deseos de recuperar una producción cubana, con sello propio y precios asequibles.[[QUOTE:El talento abunda entre los creadores del país, necesitados de pasarelas más frecuentes y de un mercado mayorista donde adquirir la materia prima]]

La osadía de la muestra Origami, de la joven artista Annia Ferrer e inspirada en el arte japonés, dejó claro que el talento abunda entre los creadores del país, necesitados de pasarelas más frecuentes y de un mercado mayorista donde adquirir la materia prima. La colección del diseñador Oscar de la Portilla que emplea la técnica del estampado y entintado a mano fue otro de los momentos mejor valorados por la audiencia. El diseñador, con más de veinte años de carrera artística, prefirió no poner título a su muestra.

“Esta que presento es exclusiva, porque utilizo el entintado a mano por bloques de colores, desde los trajes de baño haciendo un recorrido hasta el vestuario de ocasión, dándole más opciones a mi público de cómo se puede usar la ropa que hago”, declaró a 14ymedio en la tarde de este jueves.

De la Portilla considera que el mayor problema que se les presenta a los diseñadores de moda en Cuba es no contar con una empresa textil que los ampare y reproduzca sus diseños, “nosotros somos los que tenemos que buscar nuestros espacios, promociones y ventas”, sentenció.

Continue reading

Yosmany Mayeta Labrada

Tras las fuertes lluvias que han azotado el occidente cubano durante los últimos días, muchos de los residente de la capital temen un aumento en el número de derrumbes. Dionisia Rodríguez Cedeño, de 54 años y vecina de la calle Luz, entre Egido y Curazao, en La Habana Vieja, colocó este sábado las pertenencias de su familia en la vía pública tras desplomarse parte del techo de su casa.

Quienes pasan por la concurrida calle, enclavada en el centro histórico, pueden ver maletines con ropa amontonados a las afueras de una edificación, enseres de cocina y un ventilador. La familia de Rodríguez Cedeño tomó la decisión de permanecer por horas a la intemperie, en protesta por la falta de respuesta de las instituciones encargadas de asignarles materiales para reparar el inmueble.

El mal estado de la vivienda se agravó con el temporal de intensas lluvias, vinculado a la novena depresión tropical de la actual temporada de ciclones. Un fenómeno meteorológico que provocó en el occidente y centro de la Isla intensas lluvias e inundaciones moderadas en la localidad costera de Surgidero de Batabanó.

Con más de 35 años residiendo en el lugar, Rodríguez Cedeño trabaja en la Empresa de Servicios Comunales y comentó a 14ymedio que sus problemas habitacionales comenzaron “desde el año 2003, pero no he recibido respuesta de nadie”. Su situación roza en estos momentos con el desespero.

[[QUOTE:Dionisia Ridríguez: "Desde hace 13 años estoy pidiendo a través de un dictamen técnico una reparación para mi casa, pero siempre me han dicho que no hay materiales”]]Una angustia que la ha llevado a presionar a las autoridades también con la advertencia de que no enviará a las nietas al colegio el próximo lunes, cuando comienza en todo el país el curso escolar, al no contar con condiciones para garantizarles “un hogar”.

"Desde hace 13 años estoy pidiendo a través de un dictamen técnico una reparación para mi casa, pero siempre me han dicho que no hay materiales”, cuenta. En otras ocasiones, Rodríguez Cedeño  ha optado por “reparar con recursos propios” pero el deterioro económico de la familia, compuesta por “cuatro mujeres y dos niñas que padecen asma crónica", le ha impedido seguir ocupándose en solitario de los arreglos.

Luego de varias horas en que las mujeres se mantuvieron con sus pertenencias en plena vía, la autoridades del Consejo de la Administración  Municipal (CAM) de La Habana Vieja llegaron al lugar, para conocer los daños ocurridos en la vivienda y llamarlas a la calma. Decenas de personas, especialmente extranjeros de paso por la ciudad, filmaban lo que sucedía.

Los directivos del CAM, explicaron que la familia sería ubicada en una Comunidad de Tránsito (Albergue) por alrededor de siete días y luego llevada hacia una vivienda habitable en otra comunidad, para personas cuyas casas han sido declaradas inhabitables o se han derrumbado.

[[QUOTE:Estas vecinas de La Habana Vieja han pasado a formar parte de las 33.889 familias que a lo largo de todo el país necesitan un hogar]]Rodríguez Cedeño han pasado toda la noche entre la calle y la semiderruida vivienda, a la espera de que este domingo las autoridades cumplan su palabra. Advierten que de no darse una solución duradera a su caso, plantarán “otra vez la casa en plena calle”.

En su actual situación, estas vecinas de La Habana Vieja han pasado a formar parte de las 33.889 familias (132.699 personas) que a lo largo de todo el país necesitan un hogar, muchas de las cuales llevan décadas viviendo en albergues para damnificados. El censo de población de 2012, arrojó que el 60% de las 3,9 millones de viviendas que existen en la Isla están en mal estado.

Durante la última sesión de la Asamblea Nacional del Poder Popular, en julio pasado, los diputados reunidos en la comisión permanente de Industria, Construcciones y Energía, coincidieron en que “el problema habitacional constituye la primera necesidad social en Cuba”.  Los parlamentarios criticaron la “falta de coordinación, integración y prioridad” a nivel municipal a la hora de gestionar las demandas de la población en cuanto a solicitud de materiales y permisos constructivos.

En el primer semestre de este año al menos 90.652 personas que han recibido subsidios para labores constructivas se han presentado en las tiendas de venta de materiales. Sin embargo, solo 52.000 han podido comprar la totalidad de las asignaciones, debido al desabastecimiento de producto claves como acero, bloques, muebles sanitarios, baldosas y tejas.

Continue reading

Yosmany Mayeta Labrada

 

Rodeado por un andamio, se ve por estos días al Cristo de La Habana, sometido a una nuevo proceso de restauración para reparar los daños provocados por una descarga eléctrica que impactó la parte posterior de su cabeza. Algo de la elegancia de esta figura que vela la entrada de la Bahía se esconde ahora bajo la armazón de metal y madera que lo cubre, en medio del trasiego de constructores y curiosos.

Desde su emplazamiento en el lugar en 1958, la estatua de 20 metros de altura y 51 sobre el nivel del mar, ha sido objeto de varias reparaciones, la más profunda de ellas en 2013 por expertos de la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana, pero las inclemencias del tiempo no le han dado tregua a la más emblemática obra de la escultora cubana Jilma Madera.

Hoy la enorme escultura se encuentra en rehabilitación por una brigada perteneciente al Complejo de Museos Militares, quienes son los encargados también del complejo arquitectónico Castillo de los Tres Reyes del Morro y la Fortaleza de San Carlos de la Cabaña, así como de la Casa Cuartel de Ernesto Guevara en la colina de Casablanca.

[[QUOTE:El primer impacto de rayo le llegó en 1961, pero aquella pieza dañada fue sustituida por la propia artista]]La estatua está compuesta por 67 piezas de mármol blanco de Carrara traídas desde Roma y bendecidas por el Papa Pío XII. El primer impacto de rayo le llegó en 1961, pero aquella pieza dañada fue sustituida por la propia artista. Un año después otro rayo volvió a deteriorar la parte posterior de la cabeza y así permaneció más de 15 años, sin recibir reparación alguna.

En 1986 tuvo su tercera descarga eléctrica, pero la Empresa de Monumentos de la capital bajo la mediación de la artista con las autoridades partidistas, lograron repararlo y ubicar en su cercanía un pararrayos.

En noviembre de 2014, un cuarto rayo impactó en la parte superior de la cabeza del Cristo y también afectó la mano derecha del monumento que estuvo varios meses en reparación. Las autoridades decidieron cambiar el viejo pararrayo y colocar uno nuevo más alto. Pero a inicios de 2016, una quinta descarga eléctrica volvió a sacudirlo y actualmente se encuentra cerrada por un largo período.

El monumento pertenece al Complejo de Museos Militares, de ahí que en este nuevo proceso de restauración sean los jóvenes que están cumpliendo con el Servicio Militar Activo (SMA), realizan turnos permanentes de guardia cada cuatro horas, para velar que ninguna persona suba a la estatua a través de los andamios que la rodean.

[[QUOTE:A inicios de 2016, una quinta descarga eléctrica volvió a sacudirlo y actualmente se encuentra cerrada por un largo período]]Yordanis Matos, joven pinareño que cumple con el SMA dijo a 14ymedio que "hace una semana tuvimos que llamarle la atención a una mujer porque estaba subiendo por las escaleras, si le ocurre un accidente, la culpa la pagamos nosotros", detalla.

En las inmediaciones del Parque el Cristo de La Habana, una tienda móvil perteneciente a las Tiendas Recaudadoras de Divisas que vendía refrescos y productos comestibles, fue retirada del área con el pretexto de que la restauración es prolongada y no tendrán venta alguna. Un decisión que ha dejado sin la posibilidad de comprar ni una botella de agua a los pocos turistas nacionales y extranjeros que todavía llegan hasta el lugar.

El deterioro también se extiende hacia los vendedores de souvenir. Un productor de artesanía en el parque de Casablanca, aseguró a este diario que desde hace mucho tiempo llegan muy pocos visitantes. "Antes venían guaguas llenas de turistas y desde hace meses, rara vez llegan algunas, pero se van rápido porque el Cristo está en reparación”, explica el hombre. “La venta se ha puesto mala”, lamenta.

El Cristo de La Habana, tenido por milagroso por quienes le piden deseos o ponen ofrendas a sus pies se encuentra actualmente en disputa por autoridades municipales de Regla y Habana del Este, por estar enclavado en una zona limítrofe. También por la Oficina del Historiador de la Ciudad y Patrimonio Provincial, que quieren tener la custodia del monumento.

El litigio burocrático y la lentitud que caracteriza a las obras constructivas en la Isla  hacen creer a los vecinos de Casablanca, Magalis López, que la reparación de su atracción principal "pica y se extiende".


Continue reading

Yosmany Mayeta Labrada

Rubén Cuesta Palomo es una leyenda urbana aunque pocos lo conocen por su nombre. Pero basta decir Candyman, para que salten por todos lados los seguidores de este reguetonero de 40 años, pionero de un género que arrasa en la Isla. A pesar de que sus canciones no se transmiten por los medios nacionales, se pueden escuchar constantemente en los taxis colectivos, las fiestas familiares y hasta los altavoces de los centros escolares.

La vida artística de Candyman arrancó en la década de los noventa y el artista se ufana de tener una formación autodidacta. Cuando niño parecía que se dedicaría a la gimnasia, pero le apasionaba también el baile y tenía grandes inquietudes musicales. Esas cualidades, dice en conversación con 14ymedio, son “innatas” y “no pueden ser domesticadas por ningún tipo de escuela”.

Desde los siete años, este inquieto santiaguero comenzó a bailar breakdance y dominó “todas las vueltas en el piso ligadas con acrobacia” aunque desde entonces ya seguía de cerca la música rap. Atento a las canciones de los raperos El General y Vico C, investigó el origen del género y ayudó a impulsarlo en la zona oriental del país. Sin saberlo, estaba a un paso de convertirse en cantante urbano y escribir sus primeras letras musicales.

[[QUOTE:Las razones para tanta censura contra sus canciones viene en buena medida del "doble sentido" que usa en sus letras]]Entre los músicos que le dieron una mano en su carrera artística señala a Cándido Fabré, “a pesar de las diferencias en la forma de pensar”, aclara. Alexander Delgado, uno de los cantantes de Gente de Zona, también fue otro de sus mejores amigos en la escena musical y alguien que lo ayudó a expandir su arte hacia el occidente de la Isla.

Este año, durante una presentación de Gente de Zona en la plaza Antonio Maceo de la capital santiaguera, Candyman fue invitado por la reconocida agrupación para compartir escenario. Sin embargo, agentes uniformados de la Policía Nacional y de la Seguridad del Estado escoltaron al polémico reguetonero fuera del recinto.

Las razones para tanta censura contra sus canciones viene en buena medida del "doble sentido" que usa en sus letras. Es un recurso “heredado de Fautino Oramas, Ñico Saquito, Pío Leyva y otras grandes de la música tradicional cubana", advierte este gran conocedor de la historia musical cubana al recordar que la jocosidad es parte de la idiosincrasia del cubano.

“Todo lo nuevo es repudiado por lo que ya existe. No quieren que prolifere porque puede cambiar el curso de la historia”, explica así el silenciamiento de su voz en la radio y la televisión del país. De manera que no pestañea al concluir que “el doble sentido me dio popularidad, pero también me hundió".

Canciones como El Chinito, El Prú, La Cosita, Tendón, Rompiendo Fronteras y Una loca como tú estuvieron en la cima de la popularidad cuando la obra del músico todavía se difundía en las emisoras nacionales.

Tras ocho años con el candado de la prohibición echado sobre su producción musical, Candyman pasó al activismo y se convirtió en miembro de la Unión Patriótica de Cuba (Unpacu) a inicios de 2016. En este tiempo sus temas han ganado en denuncia, mostrando las vicisitudes  y la realidad social de su natal Santiago de Cuba desde sus repartos más pobres.

[[QUOTE:Tras ocho años con el candado de la prohibición echado sobre su producción musical, 'Candyman' pasó al activismo y se convirtió en miembro de la Unpacu]]"La exclusión, la censura y la marginación fueron el motor impulsor para dedicarme a hacer canciones que reflejaran la realidad del pueblo cubano”, dice. Una decisión que lo ha llevado a crear lo que denomina como “música contestataria". Temas como Nadie es profeta en su tierra, que aborda la emigración y No me pongan en lo oscuro, con el que narra la exclusión que ha sufrido junto a muchos intérpretes del género, se han reproducido viralmente.

El Rey de la Tarima, como se hace llamar, explica que sus conciertos alternativos comienzan “románticos”, con un intermedio político-social, para terminar con temas bailables. Su más reciente producción cuenta con 16 temas para todos los gustos, pero el volumen aún aguarda por un título. "Mi propósito es llegar a todos sin discriminar, éste es un disco sin prejuicios".

A punto de comenzar una gira en Estados Unidos, Candy Man irá a ese país “como embajador del arte libre, embajador del reggaetón". Asegura que no piensa emigrar. “Eso es lo que el Gobierno cubano quiere, que los artistas importantes de esta música se vayan y dejen el terreno libre, pero no hay nadie que pueda impedir que yo cante".


Continue reading

Yosmany Mayeta Labrada

La Habana Vieja es para Misael González la galería que le han negado por años para exponer sus figuras hechas a partir de materiales naturales. Todo el que transite por la Calle Teniente Rey, entre Oficios y Mercaderes, lo verá allí con sus saltamontes hechos de hojas de cocotero y unas construcciones de inspiración japonesa trenzadas en fibras todavía verdes.

El creador cuenta a 14ymedio que en sus inicios realizó esculturas en barro y cerámica, pero con aquella materia prima se le volvió muy complicado para obtener los permisos para comercializar su obra. La naturaleza lo rescató de la dificultad y, a pesar de que su negocio de figuras hechas con hojas naturales no ha estado exento de tropiezos, poco a poco ha logrado abrirse un espacio.

“Fui multado varias veces", recuerda el artista, "pero ahora tengo autorización de la Oficina del Historiador de la Ciudad para desarrollar mis obras artesanales aquí", asegura mientras sus dedos trenzan, hábiles, las alas de un inspirador insecto.

A sus 44 años, este artemiseño radicado en San Miguel del Padrón se ha volcado en las manualidades en busca del sustento económico. Cuando residía en su provincia natal llegaba a la capital cada semana con sus piezas hechas y “las vendía por un precio de entre 1 y 5 CUC”, que todavía mantiene.

"Siete años llevo experimentando", explica Misael y describe algunas obras "espectaculares" que nunca ha vendido y atesora en su casa. “Me siento cómodo haciendo estas piezas con lo que da la naturaleza y, además, no me busco problemas con la justicia", recalca.

Cada tarde, el artista se sitúa cerca del hostal Los Frailes en el casco histórico para vender sus simpáticas figuras, la mayoría de las cuales crea delante de los ojos de los compradores. Otras piezas están en exhibición para “cuando alguien se interese” y entonces realizarlas a pedido.

Los curiosos lo rodean y Misael hace alardes de destreza con las hojas entre sus dedos. De vez en cuando un niño se acerca y se queda extasiado con los animales que surgen con cada doblez. Misael le regala un saltamontes espigado que parece a punto de emprender vuelo. Sabe que las familias de muchos de estos pequeños no tienen dinero para pagarle.

"Ser artista es nacer de nuevo", comenta con esa misma sabiduría que lo llevó un día a crear maravillas con materiales que otros desechan.


Continue reading

Yosmany Mayeta Labrada

El metal choca contra el hielo y produce un sonido que forma parte de la cotidianidad de cualquier ciudad cubana. El carrito está decorado con colores y el vendedor grita a voz en cuello: "¡Granizaaaado!". Es la bebida de los más pobres, pero en las últimas semanas las multas y los decomisos de productos han hecho que escasee en los alrededores del Parque Central de La Habana.

Con la llegada del verano y la justificación pública de evitar brotes de enfermedades diarreicas agudas, las autoridades han arreciado los controles contra los comerciantes de ese refrescante sirope aguado y mezclado con hielo. Los operativos han abarcado también las cercanías del Parque de la Fraternidad, el Paseo del Prado y la Terminal La Coubre.

Los granizaderos se quejan de estar siendo objeto de un "operativo". Las multas que les han sido impuestas estos días penalizan que estén "mal posicionados", supuestos "problemas higiénicos" con su producto u otras "irregularidades con la materia prima".

[[QUOTE:Las multas que les han sido impuestas penalizan que estén "mal posicionados", supuestos "problemas higiénicos" con su producto u otras "irregularidades con la materia prima"]]"Nos molestan todos los días y prácticamente ya no podemos vender", cuenta a 14ymedio Yordanis Muñoz, un joven granizadero que en el primer semestre del año recibió dos multas de 1.500 pesos cubanos cada una. "Lo que más me preocupa es que no quieren que estemos más en el área", asegura el comerciante, que recuerda que una ofensiva similar se emprendió contra los bicitaxistas y otros vendedores ambulantes.

Los vendedores de granizado no descartan emular a los bicitaxistas que, a mediados de mayo, se dirigieron en caravana hacia la Plaza de la Revolución para exigir respeto a sus derechos como cuentapropistas.

Los granizaderos realizan su labor, en la mayoría de los casos, amparados en la licencia de trabajo por cuenta propia de "elaborador vendedor de alimentos y bebidas no alcohólicas de forma ambulatoria". Los inspectores se ceban especialmente con los que se mantienen mucho tiempo en el mismo lugar y los multan por no respetar el carácter "ambulante" de su permiso.

A pocos metros del Capitolio, en una de las zonas más turísticas de todo el país, los granizaderos declaran que se les quiere "sacar del lugar", no por los riesgos epidemiológicos que se asocian con su oferta, sino porque dan "una mala imagen a los visitantes extranjeros". La inminente llegada de los diputados de la Asamblea Nacional al emblemático edificio habanero es otro de los motivos a los que los vendedores ambulantes del área atribuyen la "limpieza" que lleva a cabo la policía.

"Los inspectores vienen con policías y carros grandes para decomisar todo el material que usamos", se queja Carlos, uno de los afectados por la operación. "Están usando como justificación el tema de las enfermedades, pero mi carrito está mucho más limpio que un montón de cafeterías estatales", apunta otro vendedor que se suma a la conversación en la esquina de Prado y Neptuno.

Una empleada de la Oficina del Historiador de la Ciudad que no quiso identificarse aseguró a este diario vía telefónica que la disputa para sacar a los vendedores privados de los alrededores del Capitolio entre la Asamblea Nacional y esta oficina "ha sido larga". "La decisión se tomó desde arriba y no hemos podido hacer nada por cambiarla", justifica.

Tras cinco años en el negocio del granizado, Yoel está pensando buscar otro trabajo debido al "hostigamiento" que asegura recibir por parte de los inspectores y de la policía. "Llevo todo este tiempo pagando patente y seguridad social, pero no me ha servido para nada", protesta.

[[QUOTE:"El granizado es nuestra salvación, porque refresca y solo vale tres pesos cubanos"]]Los clientes de la popular bebida no ven con buenos ojos la razia contra los vendedores. "No puedo darme el lujo de pagar la mitad de mi salario de un día en una lata de refresco", cuenta una empleada del cercano Museo de Bellas Artes, en la sala de Arte Universal. "El granizado es nuestra salvación, porque refresca y solo vale tres pesos cubanos".

No solo los granizaderos y los consumidores se ven afectados por la persecución policial. Algunos residentes de La Habana Vieja sirven como proveedores de hielo y vasos desechables para los pequeños negocios rodantes. "Si los quitan del área me las voy a ver negras, porque en el día hago entre 40 y 50 pesos vendiéndoles hielo", explica una jubilada.

Por el momento, los alrededores del Parque Central parecen el territorio donde se despliega un angustioso juego del gato y el ratón, donde los granizaderos vigilan por si llega la policía y se avisan entre ellos cuando ven aparecer los primeros uniformes.

Continue reading

Yosmany Mayeta Labrada

El electrodoméstico estrella en las casas cubanas no es el televisor, ni siquiera el poderoso refrigerador. En verano, el protagonismo se lo lleva un objeto menos solemne pero muy importante para aliviar la canícula: el ventilador. Pero, ¿qué ocurre cuando comprar uno de estos equipos se vuelve una verdadera batalla contra el desabastecimiento, las colas y la burocracia?

Desde hace semanas, las temperaturas superan los 30 grados en todo el país y, como cada año, la demanda de ventiladores se dispara. Sin embargo, en la cadena de Tiendas Recaudadoras de Divisas (TRD) el suministro de estos aparatos vuelve a fallar, especialmente en los municipios más poblados de La Habana, entre los que se encuentran Centro Habana, Cerro y 10 de Octubre.

El pasado fin de semana las largas colas en la céntrica Plaza Comercial Carlos III advertían a los compradores sobre el arribo de un nuevo lote de ventiladores. "¡Llegaron", gritaba un empleado a los que esperaban la descarga de la ansiada mercancía. Dos horas después, más de un centenar de personas esperaba para llevarse a casa su "amigo" de aspas y motor.

"Hacía más de un mes que no entraban", explica una empleada a 14ymedio, mientras ayudaba a probar uno de los equipos ante una familia que llegó con dos niños pequeños. Los consumidores provenían de varias zonas de la ciudad, ya que se trata del "único local que han abastecido", comentaba una trabajadora del cercano policlínico Nguyen Van Troi.

La alta afluencia de clientes y el mal funcionamiento del aire acondicionado en el conocido mercado hacía que los compradores de ventiladores echaban mano de periódicos o alguna carátula de revista para abanicarse en medio del intenso calor de las instalaciones.

[[QUOTE:Los precios de los equipos rondan los 34,45 CUC, el salario mensual de un profesional de la Salud Pública, a pesar de que esos electrodomésticos son de mala calidad]]"No salgo de mi casa sin la penca", explica Eneida, una maestra que se dedica a repasar a estudiantes para los exámenes de ingreso de la universidad. "Este es mi ventilador particular, nunca falla, no tengo que esperar durante horas para comprarme uno y no necesita electricidad", ironizaba la señora sobre su popular abanico, hecho con una delgada tablilla de madera y cartón coloreado.

Uno de los salones en los que se comercializan equipos en merma también se habilitó durante el sábado y el domingo para aliviar las largas filas en el departamento de Electrónica de la Plaza Carlos III. Los precios de los equipos rondan los 34,45 CUC, el salario mensual de un profesional de la Salud Pública, a pesar de que esos electrodomésticos son de mala calidad y tienen una alta incidencias de devoluciones por defectos técnicos.

Un recorrido realizado por este diario en otros centros comerciales de la ciudad arrojó similares resultados. En la mayoría de ellos no está a la venta ningún modelo de ventilador, ni siquiera los más caros que comúnmente tienen "menos salida", según una trabajadora del Centro Comercial Puentes Grandes.

El local, en la zona oeste de la capital, no recibe equipos de ese tipo desde hace más de cuatro semanas y "todos los que llegaron el mes pasado fueron devueltos por los clientes porque presentaban problemas ", agregó la empleada.

Otras provincias también sufren el desabastecimiento de ventiladores, entre ellas Santiago de Cuba, conocida por sus elevadas temperaturas en verano. En la tienda de las calles Trocha y Cristina, un revendedor susurraba la reventa de un turno para acceder al comercio y alcanzar uno de los pocos ventiladores en exhibición. A un precio de 39,45 CUC, los equipos se agotaron antes del mediodía entre la molestia de los compradores y la mirada atenta de varios policías que custodiaban el lugar para evitar acaparadores y peleas.

[[QUOTE:El mercado informal está de plácemes con la situación del desabastecimiento del demandado electrodoméstico]]El mercado informal está de plácemes con la situación del desabastecimiento del demandado electrodoméstico. En las redes ilegales de distribución los precios se han disparado y los anuncios en sitios digitales de clasificados ofertan los productos que escasean en el sector estatal.

"Tengo ventiladores de pedestal, de esos que le dicen Ciclón y que echan un mundo de aire", aseguraba un joven a las afueras de la Plaza Carlos III entre los ansiosos compradores que esperaban entrar al departamento de electrónica. "Son made in Usa y con mando a distancia", pregonaba el vendedor que, por 90 CUC, anunciaba "una ganga y sin hacer cola".

Continue reading

Yosmany Mayeta Labrada

"Eran cerca de las seis de la tarde y había sacado dinero de un cajero automático, cuando vi el cuchillo". Así cuenta Carmen, de 71 años, el momento en el que fue atacada por dos jóvenes que le robaron toda su jubilación del mes en la avenida 10 de Octubre. La poca seguridad en las áreas donde se encuentran muchos de estos ATM (Automated Teller Machine) contribuye a los asaltos, un tema abordado la pasada semana en una reunión entre miembros de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR) y representantes del Gobierno en la capital.

Además de perder 243 pesos cubanos, Carmen ha heredado de ese traumático momento el miedo a volver a vivir una situación similar. "Desde ese día prácticamente no salgo a la calle sola y cuando voy a cobrar me acompañan al menos dos de mis hijos", explica.

Durante la reunión con la PNR, un representante del Consejo de la Administración Provincial (CAP) del Poder Popular de la capital confirmó el aumento de robos alrededor de los ATM. El mayor de la policía Manuel Alejandro Godínez advirtió de que se tomarán "medidas de seguridad" para enfrentar "el incremento de los asaltos" en los cajeros, cuyas víctimas son sobre todo personas de la tercera edad.

[[QUOTE:Las autoridades registran un incremento de los asaltos en los cajeros, cuyas víctimas son sobre todo personas de la tercera edad]]En La Habana hay 398 cajeros de los 700 con los que cuenta el país, aunque los años y el desgaste han sacado a más de una decena de ellos de servicio. El vandalismo también ha contribuido a la disminución de los cajeros, como el sufrido el pasado mes de mayo por los tres ATM de la sucursal 295 del Banco Metropolitano en la barriada de Luyanó, en el municipio de Diez de Octubre.

Sin embargo, la mayor preocupación para las autoridades policiales se centra en el aumento en el primer semestre de este año de los robos, según se remarcó en la reunión. El municipio más afectado es Centro Habana y le siguen Arroyo Naranjo, 10 de Octubre, San Miguel del Padrón, Marianao, La Lisa, Boyeros, Guanabacoa y Habana del Este.

"Son hechos que ocurren principalmente en repartos periféricos y de mayor índice de criminalidad", explicó a este diario una especialista del Gobierno de Centro Habana que labora en la esfera de prevención y quien declinó dar su nombre. "Las víctimas más comunes son ancianos, porque son más fáciles de asustar y porque en el país hay más de un millón de tarjetas magnéticas emitidas a jubilados".

[[QUOTE:Una de las soluciones para la disminución de los robos es iluminar mejor las áreas alrededor de los cajeros, comenta una clienta]]El mayor Godínez aseguró durante la reunión que debe alertarse a los vecinos para "evitar que las personas mayores frecuenten solas estos lugares". También recalcó que la policía ha detenido a varios jóvenes, presuntos perpetradores de este tipo de robos, que se encuentran "bajo investigación" y "algunos son menores de edad, por lo que sus padres tendrán que cumplir una sanción por no tener bajo control y supervisión a sus hijos".

Una de las soluciones para la disminución de los robos es iluminar mejor las áreas alrededor de los cajeros, comenta una clienta que utiliza con frecuencia el cajero automático en la calle principal de la Villa Panamericana. "A veces vengo aquí y esto está como boca de lobo, no se ven ni las manos", asegura.

Sin embargo, los cubanos no tienen otra opción: necesitan efectivo para pagar sus compras, ya que el pago con tarjeta magnética en las tiendas muchas veces se dificulta por la mala comunicación entre los Terminales de Punto de Venta (TPV) y el banco.

Continue reading

Yosmany Mayeta Labrada

Después de meses de espera y en medio de crecientes especulaciones, hace un par de semanas comenzó la distribución de autos y computadoras a precios subvencionados para el personal de Salud Pública. La entrega, que hasta el momento se circunscribe a La Habana, levanta pasiones debido a los pocos vehículos asignados a cada centro hospitalario. En el Hospital Universitario Calixto García solo se han recibido, hasta el momento, tres automóviles para repartir entre decenas de empleados.

Médicos del Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí (IPK) ya recibieron "la laptop y la designación de algunos vehículos", según confirmó a este diario una fuente de la Dirección Provincial de Salud en la capital cubana que prefirió el anonimato. El funcionario explicó que la distribución se inició en los institutos y hospitales de la ciudad como prueba piloto para extenderla, posteriormente, a todo el país.

[[QUOTE:El plan incluye la habilitación de cuentas de conexión a internet para los galenos y especialistas del sector]]El plan incluye la habilitación de cuentas de conexión a internet para los galenos y especialistas del sector. La iniciativa arrancó el pasado mes de septiembre cuando el Ministerio de Salud Pública (MINSAP) abrió el acceso a internet a sus profesionales a través de cuentas en la red del Centro de Información de Ciencias Médicas (Infomed).

El costo de cada vehículo oscila entre 3.000 y 7.000 pesos cubanos, el equivalente a 150 o 200 CUC, aunque los primeros 200 se están entregando de forma gratuita a médicos destacados. Tras esta primera etapa, los beneficiarios podrán solicitar un crédito bancario para hacerse cargo de la compra. Las computadoras, por su parte, se venden a unos 600 CUP la unidad.

El Instituto Nacional de Oncología y Radiobiología (INOR) recibió en asignación cuatro vehículos de uso, derivados del sector de autos de renta para turismo. Otras instalaciones han tenido mejor suerte, como el Hospital Hermanos Ameijeiras, donde llegaron 12 vehículos, asegura un empleado vinculado a la directiva sindical.

A las críticas generadas entre el personal de Salud por la poca cantidad de autos en distribución, se une la manera en que se están entregando. Las autoridades del sector no han hecho públicas las normas por las que está regida, lo que ocasiona disgustos y hasta pequeñas conspiraciones.

En el Calixto García, uno de los autos fue asignado a la doctora Martha Larrea, profesora y presidenta del Comité Científico del centro, quien hace algunos años regresó de cumplir una misión en Sudáfrica. "Ella tiene carro", afirma un empleado inconforme con la decisión. "Ha cumplido misión en un país donde todos los médicos quieren ir porque pagan bien y para colmo, le asignan otro carro, sin mirar que ya tiene", protesta.

En otros hospitales de la capital, donde ya ha comenzado la distribución, las primeras entregas han priorizado a directivos y personal vinculado directamente en el Ministerio de Salud Pública.

[[QUOTE:Las primeras entregas han priorizado a directivos y personal vinculado directamente al Ministerio de Salud Pública]]Fuera de la capital crecen las expectativas. La joven doctora Yanelis, que gestiona un consultorio médico en la comunidad de Veguita de Galo, en Santiago de Cuba, considera que la medida es "muy buena" y que está enfocada en disminuir "la fuga" de galenos durante misiones en otros países.

Gertrudis y Carlos, una pareja de médicos santiagueros que se traslada todos los días desde el municipio II Frente hasta el Hospital Juan Bruno Zayas, están ilusionados con el posible acceso a conexiones a internet, aunque se muestran escépticos por la mala cobertura que tiene la zona donde viven. "Si aquí la telefonía móvil es malísima, imagínese internet", advierten.

En junio de 2014, el Gobierno cubano subió los salarios para los profesionales de la salud en la Isla. Los incrementos fueron desde 275 CUP hasta 973 CUP, este último para médicos especialistas de segundo grado.

Continue reading

Yosmany Mayeta Labrada

En las últimas semanas los santiagueros han visto caer del cielo un agua que apenas circula por las tuberías de sus viviendas. Sin embargo, las lluvias no han logrado paliar la difícil situación que atraviesa la provincia, cuyos embalses se encuentran a poco más del 30% de su capacidad, según la prensa local.

La empresa Aguas Santiago mantiene estrictos ciclos de distribución para los diferentes repartos y comunidades según la complejidad de cada zona, mientras que unos 70.000 habitantes de la provincia reciben el suministro a través de "pipas" o camiones cisterna, ha informado el Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos (INRH).

Los vendedores ambulantes, llamados en la zona "aguateros", también se han multiplicado ante la intensa sequía. En algunos barrios de la ciudad oriental el suministro de agua potable no llega desde hace más de dos semanas y la única opción de contar con ella se reduce a obtenerlo de los comerciantes informales.

Norma Santiesteban, vecina del reparto Altamira, comentó a 14ymedio que temen que el ciclo de abastecimiento a través de las redes hidráulicas se haga "más largo", un problema agravado porque "en los puntos de venta de materiales de la construcción no se están vendiendo tanques" para almacenar agua.

La situación también se ha tornado crítica para los habitantes del Consejo Vista Hermosa, que han visto prolongarse hasta en 20 días la llegada del agua a través de las tuberías. Varios vecinos de la localidad se han organizado para comprar el contenido de una pipa, cuyo costo ronda los 500 pesos cubanos.

[[QUOTE:Varios vecinos de la localidad se han organizado para comprar el contenido de una pipa, cuyo costo ronda los 500 pesos cubanos]]Conseguir agua es casi una cuestión de vida o muerte para quienes gestionan restaurantes, cafeterías o rentan habitaciones a turistas. Es el caso de Rogelio, propietario de un restaurante en el reparto Santa Bárbara, quien comentó a este diario que debe comprar cada dos días una pipa de agua.

Los trabajadores por cuenta propia se sirven también de los aguateros, la mayoría de ellos vendedores irregulares sin licencia para ejercer esa ocupación. Carlos, un estudiante de medicina, vende agua en los horarios de la tarde en las localidades santiagueras de más difícil acceso, como la Loma de la Candela, la Micro, Van Van, Los Cortiñas, el barrio de los Gitanos y el reparto Venceremos.

El joven cobra 30 CUP por llenar un tanque de 55 galones, aunque en ocasiones lo rebaja a 20 porque "hay personas que no pueden pagar ese precio". El joven cuenta con varios clientes fijos y mantiene a su madre y una hermana menor con el negocio del agua. La sequía, que es un grave problema para muchos, se ha convertido para el futuro galeno en una fuente de entradas económicas.

La gravedad de la sequía que afecta a Santiago ha llevado a las autoridades a planificar la construcción de una planta desalinizadora en Boca de Cabañas. La obra se encuentra todavía en la fase civil y funcionará por el procedimiento de ósmosis inversa para convertir en potable el agua de mar, según detalló Janet Triana, delegada del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos (INRH) en el territorio.

Continue reading

Yosmany Mayeta Labrada

Rubí y Jessica ríen mientras cuentan lo que han vivido. Es una risa salpicada de dolor que resuena en la noche habanera como un amargo bolero. Hablan con 14ymedio durante una de las jornadas contra la homofobia y la transfobia, que este año promueven la no discriminación de la comunidad LGBTI en ambientes laborales.

Pero se muestran escépticas de que sus oportunidades profesionales comiencen a cambiar con esa iniciativa. Las dos travestis fueron expulsadas de la Facultad de Medicina en Santiago de Cuba por vestir con prendas femeninas. Rubí llegó a la capital huyendo de la intolerancia que alcanza tintes insoportables en las provincias del interior y en los pequeños pueblos. Nunca pudo ser doctora como soñó cuando niña y ahora se prostituye para sobrevivir, pero aún se imagina en bata blanca y con un estetoscopio colgado al cuello.

Jessica cuenta que llevó el caso de su expulsión universitaria hasta un abogado del Centro Nacional de Salud Sexual (Cenesex) pero no tuvo respuesta. Su historia se repite, una y otra vez, provocando en quienes la viven el silencio, la queja, el suicidio o la emigración, pero la marginación social es un componente inseparable del drama.

Conocida como Paloma Dietrich, Lesly García lleva 29 años dedicada al transformismo.  “Antes de hacer esto traté de trabajar, pero en aquel momento el Estado no dejaba trabajar en ningún lugar a los homosexuales que se sacaban las cejas, se pintaban el pelo o se los dejaban largo, o vestían prendas femeninas”, evoca. “Solo tenían alguna posibilidad como auxiliar de limpieza en hospitales”, comenta a 14ymedio.

A pesar de que no existe una legalidad laboral discriminatoria, en ciertos sectores como el sistema educativo no se permite que los transgéneros o travestis ocupen cargos relacionados con estudiantes. Yojanne Mora Duarte, más conocida como Donatela y proveniente de la provincia Santa Clara, es licenciada en bibliotecología pero no ha podido ejercer su profesión en un centro escolar.[[QUOTE:"Yo no me siento masculino, me siento mujer, tal y como me ven”]]

“Me exigían estar vestida de hombre, estar pelado y cumplir los requisitos que deben seguir las personas heterosexuales, pero yo no me siento masculino, me siento mujer, tal y como me ven”, alega.

Otros dentro de la comunidad LGBTI han corrido con mejor suerte. Abraham Bueno García, conocida como Imperio y con una larga trayectoria de transformista, cuenta que “gracias a la labor del Cenesex hice una audiencia en la agencia Caricato” y ahora trabaja en diversos espectáculos y programas, aunque reconoce que la suya no es “la historia de todos los transformistas”.

Una opinión con la que coincide la doctora Ana Gisandes, master en educación sexual y representante del Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex) en Santiago de Cuba. En declaraciones para 14ymedio vía telefónica, la especialista explica que en la esfera laboral cubana “no se ha eliminado totalmente la discriminación hacia las lesbianas, gays, bisexuales, transexuales e intersex (LGBTI)”.[[QUOTE:“No iban a aceptar que representara a la revolución con mis plumas y mis lentejuelas”]]

En la escena artística y el sector de la salud pública han encontrado más espacios para realizarse profesionalmente los miembros de la comunidad LGBTI cubana. Mientras que las mayores dificultades para hallar empleo se están en las dependencias vinculadas al Ministerio de las Fuerzas Armadas, el Ministerio del Interior y la esfera de las Relaciones Exteriores, explica a este diario Lucy, una transexual que trabajó muchos años como secretaria de un alto funcionario del gobierno.

“Es raro que nos dejen llegar hasta allá arriba y porque hay mucha desconfianza hacia nosotros”, comenta Lucy quien hace un lustro se jubiló y dice ahora sentirse “más discriminada”, porque ya no tiene “las influencias de cuando trabajaba”. Según explica “siempre es más difícil para los transexuales que pasamos de hombre a mujer, porque caemos en una posición más frágil debido al machismo que hay en Cuba y el acoso de los jefes y compañeros de trabajo es algo que se repite donde quiera que vamos”.

Lucy cuenta que en varias ocasiones recibió presiones de parte de sus superiores para intercambiar favores sexuales pero “nunca pude denunciarlo porque no me iban a creer y si me creían yo solo era un mariconcito más, mientras que al otro lado había alguien con poder”, recuerda.

De haber podido elegir hubiera querido ser “diplomática en alguna embajada de Cuba por el mundo”, pero Lucy reconoce que “me tocó un tiempo en que eso era imposible”. Porque “no iban a aceptar que representara a la revolución con mis plumas y mis lentejuelas”, ironiza.


Continue reading

Yosmany Mayeta Labrada

Las quejas de los cientos de espectadores que se han quedado sin entrada para la gala contra la homofobia y la transfobia crecen a pocas horas de su celebración, este viernes en la Sala Avellaneda del Teatro Nacional de La Habana. El Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex) reservó 1.500 de las 2.056 butacas para el espectáculo, quedando solo a la venta en taquilla un cuarto de las localidades del céntrico coliseo.

Una empleada del Teatro Nacional aseguró a 14ymedio que solo se comercializaron para el público "algunas pocas butacas del primer y segundo balcón" a un precio de 10 CUP. La decisión ha provocado numerosas quejas, entre ellas la del estudiante de diseño industrial Julián Miguel Sardiñas Arce, que ha escrito una carta la institución cultural en la que protesta por la poca información brindada al público sobre la venta de entradas.

Sardiñas Arce lamenta que la conmemoración "por la igualdad en la diversidad" que suponen estas jornadas no se esté ejerciendo como tal. "¿No parece lo suficientemente vergonzoso para decir que todo esto que está ocurriendo es una falta de respeto, con todos los objetivos de nuestra jornada?", pregunta, indignado por el secretismo en torno al destino de las entradas.

[[QUOTE:"¿No parece lo suficientemente vergonzoso para decir que todo esto que está ocurriendo es una falta de respeto, con todos los objetivos de nuestra jornada?"]]Un miembro del comité organizador de la IX Jornada Cubana contra la Homofobia y la Transfobia, que prefirió el anonimato, aseguró a este diario que el problema con las localidades se debía a que en ésta ocasión habían seleccionado "un teatro más pequeño" por la poca audiencia que habían tenido ediciones anteriores de la gala.

El evento, que comenzará a las 20 horas, es, sin embargo, el plato fuerte de la programación, centradas este año reclamar espacios laborales libres de discriminación hacia lesbianas, gays, bisexuales, transexuales e intersexuales, que comenzaron este martes y se extenderán hasta finales de mes. En la gala de este viernes actuarán la cantante española Marta Sánchez y artistas cubanos como Cucú Diamantes y la Camerata Romeu.

Cuatro bailarines de la recién creada compañía Acosta Danza también participarán en la gala, bajo la dirección artística del productor musical Andrés Levín. Entre ellos estará la bailarina Yelda Leyva, quien interpretará el solo Souls in Mirror (Are Closer Than They Appears), con coreografía de Ely Regina Hernández y música de Yann Tiersen.

Continue reading

Yosmany Mayeta Labrada

Lisa-Kaindé baja del escenario un poco temblorosa, casi con miedo. Sin embargo, allá arriba se le ve segura y multiplicada. A su lado, canta su hermana Naomi Díaz. Juntas forman el dúo franco-cubano Ibeyi que este jueves se presentó en el Salón Rosado de la Tropical en la inauguración de la primera edición del Festival Musicabana.

Al terminar la actuación, las mellizas recibieron el aplauso cerrado de sus fieles seguidores. Un público que llegó al lugar en busca de esa melodía en que se mezcla la espiritualidad y el atrevimiento. Como en un típico ajiaco cubano, estas peculiares intérpretes echan mano de las sonoridades de lo mejor del soul, gospel, hip hop y la música electrónica, junto a los cantos yoruba.

Lisa comenta a este diario que la actuación de este jueves estuvo dedicada a su padre, Miguel Angá Díaz, el reconocido percusionista cubano que llevó la conga a su máxima expresión al agregarle ritmos latinos clásicos, jazz, reggae, funk y hip-hop. La joven toca el piano y es la voz principal en una dupla que comenzó el mismo día en que ambas nacieron.

Naomi le saca sonoridades a la percusión afro-cubana, al cajón y batá. “Cantar ante el público cubano es un verdadero honor”, explica Lisa a 14ymedio. La armonía entre ambas hermanas es perfecta, porque se basa no en sus similitudes sino en sus diferencias. Mientras que Lisa tiene una voz que enternece,  Naomi se muestra en el escenario más eléctrica y vivaz.

Nacidas en la Isla, pero con una niñez y una adolescencia que transcurrió fundamentalmente en Francia, las mellizas apenas superan las dos décadas de vida y cantan mayormente en inglés y yoruba. De esta última lengua han tomado el nombre de Ibeyi para su agrupación, palabra que alude a los “gemelos”, en especial al indestructible vínculo emocional que los une. En la santería personifican la fortuna, la suerte y la prosperidad.

Las voces de estas hermanas son suaves y melosas, acompañadas por instrumentos que evidencia sus orígenes familiares y musicales. Esas características no le pasaron desapercibidas a la compañía disquera británica XL Recordings, con la que en 2013 firmaron un contrato a partir del cual han ganado en difusión y madurez.

El video que acompañó a su segundo sencillo River, con una estética minimalista y un apoyo esencial en el trabajo de las voces, contribuyó también al reconocimiento del que gozan hoy. Su primer álbum homónimo Ibeyi, fue lanzado en febrero de 2015 y las consolidó como un fenómeno musical que no se debe perder de vista, mucho menos de oídas.[[QUOTE:La pérdida del padre, cuando las mellizas tenían 11 años, junto al reciente fallecimiento de la hermana mayor Yanira, quien tocaba la batería junto a ellas, hacen del disco Ibeyi una compilación que apunta al duelo y al recordatorio]]

La madre de Lisa y Naomí también ha jugado un papel trascendental en su desarrollo artístico. Se trata de la cantante franco-tunecina-venezolana, Maya Dagnino, quien fomentó desde bien temprano las inquietudes de sus hijas. En especial las composiciones que Lisa comenzó a realizar para plasmar emociones alrededor del amor, la familia y la muerte.

La pérdida del padre, cuando las mellizas tenían 11 años, junto al reciente fallecimiento de la hermana mayor Yanira, quien tocaba la batería junto a ellas, hacen del disco Ibeyi una compilación que apunta al duelo y al recordatorio. Las alusiones a la pérdida son constantes, pero en lugar de un dolor que se encierra en sí mismo, las 13 canciones que componen el álbum son un tránsito por las circunstancias que las han hecho fuertes.

Las mellizas viven un año por todo lo alto. Hace pocos días sus voces abrieron el desfile de Chanel en La Habana y la cantante estadounidense Beyoncé, las invitó a formar parte de su último álbum Lemonade, que se presenta como “el viaje de cada mujer hacia el autoconocimiento y la curación”.

Una escala de ese viaje personal y artístico que han emprendido Lisa-Kaindé y Naomi Díaz las ha traído a La Habana, donde es muy probable que las inquietas Ibeyi den mucho que hablar en los próximos años en la escena musical de la Isla.

Continue reading

Yosmany Mayeta Labrada

El reloj marcaba las nueve de la mañana cuando el crucero Adonia entró a la bahía de La Habana. Decenas de personas recibieron con entusiasmo al primer barco de recreo que llega a la Isla desde Miami en los últimos 50 años. Sin una convocatoria oficial ni llamados a congregarse en el lugar, los cubanos dieron la bienvenida a la embarcación.

En el crucero, de la firma estadounidense Carnival, viajan unas 700 personas, entre ellos una docena de cubanoamericanos. Se trata de un hecho sin precedentes. En 1999, el Gobierno decretó la prohibición a los cubanos de entrar o salir por mar del territorio nacional, con el fin de evitar y prevenir "acciones terroristas" de las que "Cuba ha sido víctima en nu­me­rosas ocasiones desde el triunfo de la Re­vo­lución en 1959".

La llegada a la Isla del crucero ha estado marcada por la polémica. Miembros del exilio cubano en Miami presentaron una demanda ante la compañía de cruceros Carnival, la más grande del mundo, por discriminación, cuando anunció que para su nueva ruta a Cuba no vendería boletos a cubanoamericanos.[[QUOTE:Un individuo con una bandera estadounidense fue apartado de la multitud por un grupo de personas con apariencia de miembros de la Seguridad del Estado]]

Las protestas llevaron al gigante de los viajes marítimos de recreo a rectificar su decisión, y el pasado 18 de abril anunció que no haría distinciones, por lo que todos los pasajeros eran bienvenidos sin limitaciones por su origen. El Gobierno cubano también rectificó y permitió que los cubanoamericanos pudieran llegar por mar a la Isla.

Los viajeros del Adonia solicitaron visas con fines culturales, deportivos, religiosos o académicos, dadas las restricciones vigentes en Estados Unidos sobre los viajes de turismo a la Isla. El crucero visitará también la bahía de Cienfuegos, en la costa sur del país, y la de Santiago de Cuba, en el oriente de la Isla.

La espontánea bienvenida de este lunes a los viajeros del crucero ocurre 24 horas después del desfile de confirmación y compromiso revolucionario del primero de mayo en la Plaza de la Revolución.

En el muelle flotante del Paseo de Paula, recién inaugurado, hubo manos agitadas para saludar y lágrimas de emoción. Es un acontecimiento que marca un antes y un después en la larga separación de la familia cubana.

Un individuo con una bandera estadounidense fue apartado de la multitud por un grupo de personas con apariencia de miembros de la Seguridad del Estado, según pudo comprobar este diario.

La gente se aglomeró también en los alrededores del Muelle de Caballería, hasta los almacenes San José, donde en la actualidad se ubica un gran mercado de artesanías y souvenirs. Desde allí muchos lanzaron gritos de alegría, captaron la histórica imagen con sus cámaras digitales y teléfonos y ondearon banderas de Cuba y EE UU.

El buque fue escoltado por varias embarcaciones, con 590 personas a bordo, de las que cerca de la mitad son representantes de medios de comunicación, según el periódico El País.

Los pasajeros a bordo del crucero bajarán pasado el mediodía, informa una trabajadora de la Aduana. La empleada aseguró que serán sometidos a "un riguroso control los cubanos y demás tripulantes" para verificar sus visados de acceso al país.

Continue reading

Yosmany Mayeta Labrada

Como en una lotería arbitraria, los habaneros sueñan con la instalación de una zona wifi en la cercanía de su vivienda. Estos locales al aire libre para conectarse a internet elevan el precio del metro cuadrado de las ofertas inmobiliarias en sus inmediaciones y dan nuevos bríos a los negocios locales. Las especulaciones de dónde se colocarán las nuevas antenas para redes inalámbricas se disparan por todos lados.

La división territorial de la Empresa de Telecomunicaciones de Cuba S.A. (Etecsa) informó este jueves en los medios locales que actualmente se trabaja en diferentes municipios de la capital cubana para abrir 10 nuevas áreas públicas wifi, en lo que se valora una primera etapa de los compromisos para este año.

Según anunció la ingeniera Iris M. Durán Fonseca, especialista del departamento de Mercadotecnia, Comunicación y Soporte de la Dirección Comercial de esta entidad, se beneficiarán con el nuevo servicio los municipios de Plaza de la Revolución, La Lisa, Centro Habana, Habana del Este, Arroyo Naranjo, Boyeros y 10 de octubre.

Arroyo Naranjo cuenta actualmente con una sola de estas áreas en el Parque de Santa Amalia, donde centenares de personas diariamente se conectan a internet para comunicarse a través de las redes sociales o por Imo, aplicación con que se puede conversar en tiempo real con cualquier familiar en el extranjero.

Alejandro, joven estudiante de preuniversitario, comentó a 14ymedio las  ventajas que le ofrece la conectividad a pesar de los altos precios, que se mantienen a 2,25 CUC por hora de navegación. “Vengo a diario”, alegó, desde que descubrió que cerca de su casa se podía conectar. “Siempre en las tardes, porque voy a la escuela en las mañanas y después me comunico con la pura (la madre) que vive en España”, dijo.

El Consejo Mantilla en Arroyo Naranjo ha sido una de las zonas periféricas visitadas por los especialistas de Etecsa para la implementación de las áreas wifi. El Parque de la Leche, en la calle Caballero, entre Pizarro y Ponce de León, será el lugar donde se instale la nueva tecnología. Con ese objetivo, la plazoleta se encuentra en la primera fase de una remodelación total.

Yolanda, maestra jubilada y vecina de la zona, cuenta que desde que pusieron las primeras antenas wifi en la capital ha podido comunicarse con su hijo que vive en Estados Unidos. “Ahora con este teléfono Samsung que me mandó puedo verlo y hablar con él, que salió en el 94 y desde entonces no ha venido más a la Isla”, explica.[[QUOTE:Vecinos cercanos al parque destacaron la necesidad de rescatar este lugar totalmente abandonado. “Esta puede ser una mejor opción”, señaló Sergio Méndez]]

Vecinos cercanos al parque destacaron la necesidad de rescatar este lugar totalmente abandonado. “Esta puede ser una mejor opción”, señaló Sergio Méndez, quien se siente contento porque la “zona va tomando vida”.

“Tendrán que alumbrar bien el lugar y arreglar además las calles de acceso, porque están en pésimas condiciones”, insistió Elena, miembro del ejecutivo de los Comité de Defensa de la Revolución (CDR).

El custodio del parque en Mantilla criticó la inestabilidad de los constructores en esta primera fase. “Vienen un día sí y otro no, así nunca se terminará la obra que está fijada para finales de año. Si no mantienen consistencia en el trabajo, el esfuerzo será en vano”, concluyó.

Vendedores de productos gastronómicos ven la zona wifi como una posibilidad de mejorar sus negocios. “Habrá más gente aquí, por lo que la venta de refrescos, tarjetas de navegación y comida tendrá más demanda”, afirma Rosi, una comerciante de sándwiches y batidos que despacha sus productos a pocos metros del parque.

La especialista en comunicación de Etecsa manifestó que hay que “valorar un conjunto de elementos de acuerdo con los Consejos de la Administración de cada territorio y otros organismos como la Policía Nacional, la Organización Básica Eléctrica y los representantes locales de Servicios Comunales”. No obstante, adelantó que se han incluido localidades limítrofes, algunas rurales, necesitadas de mejorar las posibilidades de comunicación de sus residentes.

Un dirigente del Consejo de la Administración Municipal de Arroyo Naranjo al que este diario tuvo acceso comentó que el parque de Mantilla fue seleccionado por estar enclavado en una zona marginal y de alto índice de peligrosidad. “Ahora hay que tomar medidas para que la delincuencia se elimine un poco, alumbrando el área, poniendo cámaras de vigilancia y un constante control de los policías en la zona, lo que reducirá bastante los trágicos reportes”, apuntó.

Hasta el momento, en La Habana funcionan 17 áreas públicas wifi ya acondicionadas con iluminación y una mejoría en sus instalaciones. A inicios de febrero, el periódico Granma informó de que la capital contará con 30 nuevas zonas wifi en este año, dos más por municipio.

Etecsa también anunció que habilitará en los próximos meses la conectividad en al menos tres parques por cada provincia y en otros sitios de gran afluencia de personas, como centros recreativos y culturales. Sin embargo, sus directivos aclaran que se hará cuando existan las condiciones para instalar la tecnología necesaria y se pueda garantizar tanto la comodidad como la seguridad de los internautas.

Continue reading

Yosmany Mayeta Labrada

Los niños juegan en el salón con piezas de legos, juguetes de madera y algunos muñecos de peluche. El lugar es luminoso y dos auxiliares especializadas mantienen bajo atenta mirada a cada infante. Tras la puerta, cuelga enmarcada la licencia por cuenta propia de la dueña del lugar. Las guarderías privadas se abren paso amparadas por la nueva legalidad y ante el deterioro de los centros estatales.

El Gobierno se ha propuesto revertir esta situación en este 55 aniversario de la fundación de los círculos infantiles. Para lograrlo, no solo busca ampliar significativamente las capacidades, sino también someter a reparación integral muchos locales y elevar la calidad en la formación del personal que labora en tan sensible sector.

[[QUOTE:Hasta mediados del pasado año, al menos 49.000 familias que habían solicitado una plaza en uno de estos centros todavía no habían obtenido respuesta]]Al cierre de 2014 funcionaban en la Isla 1.078 guarderías bajo gestión estatal con una matrícula de 139.878 niños. Hasta mediados del pasado año, al menos 49.000 familias que habían solicitado una plaza en uno de estos centros todavía no habían obtenido respuesta, según una información brindada por la directora nacional de Educación Preescolar del Ministerio de Educación, María de los Ángeles Gallo Sánchez.

La funcionaria, no obstante, aseguró que cada año aumenta la matrícula de los círculos infantiles con más de 2.000 nuevas plazas, aunque reconoció que es un crecimiento insuficiente para la demanda que presenta el país. Varios especialistas consultados por este diario apuntan que ese problema incide también en la baja natalidad por la que atraviesa el país.

Desde el año 1978, la tasa global de fecundidad en Cuba se mantiene por debajo de los 2,1 hijos por mujer y en 2012 alcanzó un preocupante 1,69, una cifra que amenaza con convertir a Cuba en el noveno país más envejecido del mundo. Pero ni siquiera esa caída en los números de nacimientos ha aliviado los problemas para que las familias accedan a cupos en los círculos infantiles.

Para que un niño pueda ser matriculado en ese nivel de enseñanza, se establece como requisito indispensable que la madre sea una trabajadora en activo. Sin embargo, cumplir con ese punto no garantiza la asignación. Las Comisiones Municipales de otorgamiento analizan cada caso y otorgan las plazas en correspondencia con la demanda del desarrollo económico y social del territorio.

Una vez conseguida la plaza, la familia debe abonar una mensualidad casi simbólica por el servicio, que en el caso de hogares de muy bajos ingresos puede ser prácticamente nula.

[[QUOTE:La familia debe abonar una mensualidad casi simbólica por el servicio, que en el caso de hogares de muy bajos ingresos puede ser prácticamente nula]]Carmen, trabajadora de la empresa eléctrica, se encuentra en el caso de las madres que aún no han logrado que su hija acceda a uno de estos locales estatales. "Desde que la niña tenía seis meses llené la solicitud, para que supiera caminar, comer y decir algunas palabras cuando la aceptaran, pero hasta ahora no he recibido respuesta".

Con un salario que apenas supera los 500 pesos cubanos mensuales, Carmen está pensando optar por una plaza en una casa privada dedicada al cuidado de infantes. Sería un sacrificio económico importante pero asegura que se sentirá "más tranquila" porque "hay mucha gente bien preparada que se ha ido del sector estatal por las malas condiciones y ha montado su propio negocio de cuidado de niños".

A finales de junio de 2015 existían en el país 1.726 personas dedicadas a trabajar como "asistentes para el cuidado de niños" en el sector no estatal y el 34 % de esa cifra se encontraba en La Habana. Van desde los locales más modestos, como el de Juana Núñez, una maestra retirada que ha abierto en su casa uno de estos círculos infantiles privados.

"Soy jubilada y ahora atiendo a 12 niños", comenta la señora residente en Arroyo Naranjo. "Aquí les enseño a caminar, hablar, comer solos, además de las materias escolares fundamentales de su edad", explica mientras enseña algunos libros con ilustraciones, juegos de aprendizaje y lápices de colores que tienen en el lugar para el uso de los pequeños.

La tarifa mensual para contratar los servicios de Juana es de unos 20 pesos convertibles, el salario mensual de un profesional. A pesar del alto precio, la cuidadora comenta que ya no tiene más lugar para responder a la alta demanda. "Muchas veces llegan padres y me aseguran que pueden pagar más, pero ya no tengo espacio", asegura la educadora.

[[QUOTE:La tarifa mensual para contratar los servicios de Juana es de unos 20 pesos convertibles, el salario mensual de un profesional]]Los locales más caros también están prácticamente llenos. En la céntrica calle 23 de La Habana se ubica una guardería privada bajo la dirección de Yaquelín Cárdenas. En el sitio las empleadas son graduadas en sus respectivas especialidades e imparten clases de idioma, teatro y otras habilidades. Además se enorgullece de su servicio de enfermería.

El local está dividido en tres salones a partir de la edad. "Cada área puede tener de 10 a 12 niños con su educadora y su auxiliar, el salón de lactante está climatizado y tiene una educadora con 3 nanas calificadas, recibimos infantes desde el primer mes de nacido", detalla Cárdenas.

Los precios para un servicio así puede llegar hasta los 80 pesos convertibles al mes, según los servicios contratados, que pueden incluir el almuerzo, las meriendas, uniformes y transportación.

Sin embargo, Cárdenas tampoco está aceptando nuevos ingresos hasta que no haga unas ampliaciones constructivas en el lugar. "Lo único que espero es que después que termine la inversión haya un baby boom y me lluevan los clientes", especula. Pero la cigüeña se muestra desconfiada en el caso cubano. Al nido más popular que son los círculos infantiles estatales le faltan espacio y condiciones para para responder a un eventual aumento en la natalidad.

Continue reading

Yosmany Mayeta Labrada

Los pocos columpios que aún quedan funcionando se mueven de un lado a otro y llenan todo el lugar del ruido que produce el roce de los hierros. El pequeño parque infantil en el poblado de Florida, Camagüey, vive días de ajetreo con la semana de receso escolar. Todos los niveles de enseñanza del país han hecho una pausa y los estudiantes buscan ofertas recreativas al menor coste posible.

La actual pausa en las actividades escolares tiene su origen en los tiempos en que las escuelas descansaban durante la Semana Santa. Cuando el ateísmo se instauró como regla ideológica, el receso se renombró Semana de Girón y pasó a incluir los días entre el 16 y 19 de abril para conmemorar los combates de 1961 en la también conocida como Bahía de Cochinos.

Cada año los padres tienen ante sí la tarea de proporcionar por estos días un programa recreativo para sus hijos. Lograrlo con mayor o menor éxito depende cada vez más del poder adquisitivo de la familia. Mientras la moneda convertible garantiza una recreación un poco más variada, los pesos cubanos apenas brindan posibilidades para descansar después de largos meses de clases. Desde hace varios años las instituciones docentes se desentienden de esa responsabilidad y no ofrecen un calendario de actividades en sus instalaciones.

Algunos, como Nancy, una tunera con un hijo de 12 años, tomaron vacaciones en su trabajo para coincidir con la semana de descanso. "Pasamos unos días en la playa", asegura. "Desde hace años tenemos un contacto en la costa de Puerto Padre y es un lugar tranquilo al que vamos en familia".

[[QUOTE:Desde hace varios años las instituciones docentes se desentienden de esa responsabilidad y no ofrecen un calendario de actividades en sus instalaciones]]A pesar de tener el "transporte resuelto" gracias al viejo camión soviético que su esposo maneja para una empresa agrícola estatal, lo más difícil para Nancy ha sido "comprar la comida" y "hacer algo más que quedarse en la casa o meterse en el agua". Su hijo exige otros divertimentos como "alquilar juegos, comer pizzas y alguna discoteca para adolescentes", explica la madre.

En La Habana, para las familias con niños pequeños las opciones más populares son el Acuario Nacional, el Zoológico y el antiguo parque de diversiones Coney Island rebautizado como Isla del Coco. La posibilidad recreativa más barata es la programación de la televisión, que por estos días suele aumentar las ofertas de filmes infantiles.

En el parque la Maestranza del casco histórico de la capital, las colas se alargan. "La semana de receso es una odisea para nosotros", se queja en la fila de entrada una mujer. Es vendedora de refrescos por cuenta propia con un esposo en prisión, lo que hace difícil ofrecer a sus hijos "los gustos que ellos quieren darse".

Otros hacen su agosto por estos días gracias a la afluencia de público en los parques y áreas recreativas. Un fotógrafo ofrece sus productos a las afueras de la Maestranza con una catálogo en la mano en el que muestra todas las opciones de imágenes en que pueden quedar inmortalizadas las breves vacaciones de abril.

"Puedo hacer casi cualquier cosa y, además, es al momento", se ufana. En un viaje a Ecuador compró una sofisticada impresora de calidad fotográfica que mantiene en un apartamento cerca del parque. "Hago la foto aquí y, cuando tengo varias, me voy a editar e imprimir", detalla.

[[QUOTE:En ocasiones, la diversión del pequeño vacacionista se limita a pasar el tiempo en la casa de los abuelos o en el centro de trabajo de alguno de los padres]]Tiene en exhibición a una jovencita vestida con un traje azul como el de Cenicienta, un niño rodeado de Minions y otro que parece metido en medio de una batalla en la última saga de Star Wars. El precio oscila según el formato de la imagen y la complejidad de la edición. "Hay para todas las posibilidades, entre 1 y 5 CUC", explica el vendedor. O sea, entre uno o cinco días de trabajo.

Quienes no pueden costearse una foto ni el precio de entrada a los aparatos en la Maestranza se conforman con opciones más baratas, como tomar un helado en Coppelia o hacer una pijamada con los amigos. En ocasiones, la diversión del pequeño vacacionista se limita a pasar el tiempo en la casa de los abuelos o en el centro de trabajo de alguno de los padres.

En ese caso se encuentra Leticia, una trabajadora de la Empresa Provincial de la Industria Alimentaria (EPIA), a quien le ha tocado llevarse los hijos al trabajo, porque "en la casa no se pueden quedar solos", aunque el director de su centro laboral no está muy contento con esa opción. "Qué voy a hacer, no puedo borrar del almanaque la dichosa semana de receso", se queja la madre.

Continue reading

Yosmany Mayeta Labrada

El burro mastica galletas, rositas de maíz y hasta un pedazo de papel embadurnado en azúcar que los niños le ofrecen entre risas. Una madre carga a su pequeño bebé y lo acerca para que le dé un caramelo al animal. El Zoológico Nacional de Cuba reinauguró hace apenas dos semanas el aviario para proporcionar mayor bienestar a la fauna que acoge y mejor visibilidad a los visitantes. La reforma es parte de un conjunto de restauraciones que tratan de mejorar las instalaciones con el restablecimiento de redes hidráulicas, la recuperación de la laguna de oxidación y de otras áreas y locales.

Sin embargo, 32 años después de su fundación, el parque no logra ubicarse entre las primeras opciones recreativas de los residentes en la capital cubana, debido a su lejanía del centro urbano y a la poca variedad de sus ofertas.

"Esto es para quien tenga carro", se quejaba este sábado una abuela de visita en el lugar con dos nietos pequeños. La mujer asegura estar "escandalizada" por el costo de un taxi colectivo que la dejó en las inmediaciones del lugar y que se llevó un tercio de su pensión mensual. El interior del parque también está concebido para los desplazamientos en automóvil o bicicleta, con grandes distancias entre un área expositiva y otra.

[[QUOTE:Con sus 342 hectáreas, delimitadas por 10,6 kilómetros de muro perimetral, el zoo tiene 1.200 ejemplares en exhibición pertenecientes a 128 especies]]Con sus 342 hectáreas, delimitadas por 10,6 kilómetros de muro perimetral, el zoo tiene 1.200 ejemplares en exhibición pertenecientes a 128 especies. Sin embargo, una buena parte de los visitantes que concurren a sus extensas áreas lo hacen en busca de un espacio donde los niños puedan correr y jugar, acceder a ofertas gastronómicas o, simplemente, alejarse de la rutina de las áreas urbanas.

"Lo que menos hemos hecho es asomarnos a las jaulas", comentó a este diario Claudia, madre de un niño de cinco años y quien está de visita en La Habana. La joven reconoce que "en comparación con el zoológico de Las Tunas, este es una maravilla porque hay más variedad de animales". Cerca de ella asoman los húmedos hocicos de dos dingos australianos, que muchos confunden con perros satos o callejeros.

El principal muestrario de animales en cautiverio de la Isla sigue arrastrando los rigores del Período Especial a pesar del nuevo proceso inversionista del que se ha beneficiado desde hace meses. Las dificultades para alimentar a los animales se erigen entre los grandes problemas que enfrenta el parque. "A veces llegan los suministros, pero otras veces tenemos semanas malas, en que viene muy poco", detalla Juan Antonio, trabajador de mantenimiento. El empleado considera que "la situación más difícil" la tienen "con los carnívoros, aunque el abastecimiento de frutas también falla mucho".

En un país donde una libra de carne de cerdo puede costar la cuarta parte de un sueldo, hay quienes consideran un lujo alimentar a un león con piezas de res o de caballo. "A veces tenemos que inventar", dice con una mirada enigmática Juan Antonio, quien afirma amar a todos los animales del centro como si fueran sus hijos.

El trabajador conoce al dedillo los detalles que diferencian a cada uno de los 45 ejemplares que habitan el foso de los leones, la mayor manada de esos felinos que viven en semicautiverio en la Isla. Su constancia se suma a las de más de 500 personas que laboran en el parque, que se dedican a la veterinaria, la biología, el transporte o la gastronomía.

En varias zonas del parque se ven en estos días enormes máquinas destinadas al movimiento de tierra para la construcción de una laguna de oxidación que, según Juan Antonio, "será utilizada en el aprovechamiento de las heces fecales de los animales para la producción de biogás".

A pocos metros, varias decenas de ancianos llegados en una excursión Círculo de Abuelos del municipio Boyeros ofrecen galletas a los monos. Nancy, una de las más entusiastas del grupo, critica la lentitud de los servicios que brinda el parque. "Todo se demora mucho", protesta, "en la entrada solo había una taquilla funcionando".

"No hay refrescos, ni agua para la venta, no hay chucherías, no hay, no hay y no hay", continúa.

[[QUOTE:"No hay refrescos, ni agua para la venta, no hay chucherías, no hay, no hay y no hay", protesta una visitante]]Al Zoológico Nacional le ocurre algo similar a otras "instalaciones recreativas" que alcanzaron su esplendor en la Cuba de los años 80. El Jardín Botánico, el Parque Lenin en La Habana y otras similares en el interior del país se convirtieron en sitios de interés para el público por tener una oferta gastronómica de mayor diversidad en comparación con lo poco que podía comprarse entonces en las tiendas y cafeterías estatales.

Caramelos, galletas dulces, bombones y en especial unos bizcochos envueltos en chocolate conocidos como "africanas" atraían a cientos de personas, incluidos los revendedores, que hacían una y otra vez las colas para adquirir los productos vendidos en cantidades limitadas pero a precios asequibles. Con la apertura de los mercados en pesos convertibles y la aparición de vendedores por cuenta propia, desde hace más de veinte años, esa presión ha disminuido.

Ahora la mayoría de los visitantes viene en busca de esparcimiento o a mirar lo que se exhibe, sobre todo a partir de la llegada de decenas de animales que arribaron a la Isla en la denominada Operación Arca de Noé II, por la que Namibia aportó una donación de antílopes, elefantes, rinocerontes, buitres, avestruces, hienas manchadas y pardas, leones, leopardos, chacales de lomo negro, guepardos o chitas, linces, puerco espines y zorros de Oreja de Murciélago.

La sobrevivencia de estos animales está vinculada a la subvención estatal o de alguna otra fórmula dependiente de las decisiones políticas. Mientras tanto siguen allí, bucólicos, indiferentes o agresivos, inocentes todos, cumpliendo su papel de objetos de la curiosidad humana.

Continue reading

Yosmany Mayeta Labrada

La Habana no fue para Héctor ese paraíso que le habían contado. "Desde mi llegada, ha sido difícil pagar un alquiler, buscar alimentos y estar rentado", cuenta el joven, que confiesa haber tenido que prostituirse para costear su estancia en la ciudad. Ahora se muestra optimista e ilusionado porque ha conocido a una muchacha que vive en el municipio Marianao y por fin tendrá dirección de la capital. Su gran ilusión es no tener que esconderse "cuando pase cerca del cine Payret y estén haciendo recogidas".

La capital cubana es la ciudad que ofrece mejores oportunidades laborales, mayor oferta comercial, gastronómica, recreativa y cultural, razones de sobra para convertirla en la principal meta de la migración interna. "Como quiera que sea, La Habana está más cerca del extranjero", ironizaba un joven santiaguero.

En el último Censo de Población y Vivienda, realizado en 2012, se evidenció que un 11,2% de la población cubana está integrado por migrantes internos y casi la mitad de ellos está radicada en La Habana y proviene fundamentalmente de las provincias de Holguín, Granma, Santiago de Cuba y Guantánamo.

Con 2,1 millones de habitantes según ese mismo censo, La Habana es la ciudad más poblada del país, quintuplicando casi el número de residentes de la segunda, Santiago de Cuba, con aproximadamente 440.000. La superpoblación de la capital estuvo en la base de la razón esgrimida por el Gobierno cubano para restringir la movilidad de la población en 1997 con la entrada en vigor del Decreto nº 217 que contenía las regulaciones migratorias internas para La Habana. La grave situación habitacional, las dificultades para encontrar empleo, el mal estado del transporte público o la incapacidad de las redes de abasto de agua, electricidad y gas, justificaban para las autoridades el control del continuo crecimiento de la ciudad.

[[QUOTE:Con 2,1 millones de habitantes según el último censo, realizado en 2012, La Habana es la ciudad más poblada del país, quintuplicando casi el número de residentes de la segunda, Santiago de Cuba]]Para residir legalmente en la urbe es necesario cumplimentar numerosos trámites. El primer paso consiste en conseguir un permiso provisional conocido popularmente como "la transitoria". Para lograrlo, el visitante tiene que acudir en compañía de algún residente en La Habana que sea titular de una propiedad a las oficinas del Registro de Población y Carné de Identidad para inscribirse por un término máximo de seis meses. No es posible repetir este trámite de forma consecutiva, dejando en la indefensión legal a su portador una vez vencido el plazo.

Ese medio año es el tiempo con que se cuenta para alcanzar la meta de realizar un cambio de dirección definitivo. Solo así se obtiene un carné de identidad nuevo con la dirección de la capital para mostrar cuando un policía se lo exija por cualquier motivo, algo que ocurre con mucha frecuencia cuando se trata de un joven, negro o mestizo. Los uniformados que patrullan las zonas más céntricas de la ciudad controlan especialmente a quienes poseen ciertos rasgos físicos o formas de hablar que levanten la sospecha de que es "un palestino", término despectivo para aludir a quienes provienen de las provincias orientales.

El anhelado cambio de dirección, sin embargo, no está al alcance de todos. Es el caso de Yudián Gómez, holguinero que lleva más de ocho años intentándolo. "Nunca he podido tener la dirección de La Habana", explica. "En mi primer año solo logré 'la transitoria' por seis meses y para eso pagué 30 CUC a una señora de La Lisa", que lo inscribió en su vivienda.

De esa manera, Gómez encontró empleo como custodio en una institución estatal, pero desde entonces se ha mantenido trabajando como albañil sin licencia. "He olvidado ya que soy ilegal aquí", dice, aunque cuando pasa cerca de la policía el corazón se le pone "en la garganta".

Otros han tenido peor suerte y han sido deportados a su lugar de origen. Fernando Leyva, de 27 años, ha sido regresado varias veces a Guantánamo por no tener una dirección en cualquier municipio de la capital. El procedimiento incluye el encarcelamiento por tres o cuatro días y luego un tren custodiado y con las ventanillas enrejadas. "Ahora tengo una carta de advertencia", asegura.

La mayoría de los consultados refiere escapar de la mala situación económica que se agudiza en el interior del país. Para el periódico oficial Granma el flujo interno de personas es "una de las variables demográficas que explica las desigualdades territoriales del crecimiento de la población" del país, una situación que agrava otros problemas como la baja natalidad, la falta de reemplazo poblacional y el envejecimiento.

Una especialista de la Dirección Municipal de Planificación Física que prefirió mantenerse en el anonimato sostiene que "Centro Habana es uno de los municipios que más aloja personas de todo el país". La funcionaria asegura que a las oficinas de trámites "llega mucha gente para aumentar su núcleo familiar", fundamentalmente con personas del "centro y oriente de la Isla".

[[QUOTE:La flexibilidad de la legislación matrimonial ha favorecido que las bodas por conveniencia sean la vía más fácil y rápida de hacerse con el permiso de residencia]]La flexibilidad de la legislación matrimonial ha favorecido que las bodas por conveniencia sean la vía más fácil y rápida de hacerse con el permiso de residencia, un mercado ilegal de lo más productivo. "El año pasado me casé tres veces, y así pude hacer unos arreglos en la casa", asegura Elena, una enfermera de 56 años que tuvo que jubilarse por motivos de salud y ha vivido, en los últimos tiempos, del negocio de casarse con migrantes ilegales.

Para legalizarse por esta vía de forma irregular pero definitiva, los precios cambian en función del municipio. Un matrimonio de conveniencia en Playa, Plaza de la Revolución, Centro Habana y Habana Vieja puede llegar costar entre 100 y 120 CUC. El costo es más llevadero en 10 de Octubre, San Miguel del Padrón, Arroyo Naranjo, Boyeros, Marianao y La Lisa, donde la cuantía oscila entre 80 y 100 CUC, con variaciones según los repartos. Para obtener la "transitoria" los precios están entre 20 y 40 CUC.

El sueño habanero se ha hecho así realidad para Jorge Mendoza. Lleva tres años en la capital "con todos los papeles en regla" desde que conoció a una mujer que le legalizó los documentos. "En tan solo una semana estaba casado con ella y en menos de un mes tenía mi nuevo carné de identidad", cuenta. Le bastaron cuatro meses de su salario como cuentapropista, 120 CUC, y ahora trabaja tranquilo en una feria de venta de artesanía. "Ya no me asusto cuando el inspector se presenta a pedirme documentación", concluye con una sonrisa de triunfador.

Continue reading

Yosmany Mayeta Labrada

Al ritmo contagioso de la conga de San Agustín, pasearon este jueves en Santiago de Cuba activistas de la comunidad LGBT junto a un grupo de estudiantes de la Facultad de Medicina y algunos transeúntes que se sumaron a la marcha contra la homofobia. El recorrido comenzó en la Plaza de Marte y tras enfilar por la calle Enramadas, llegó hasta al Parque Dolores, donde concluyó.

La presencia del primer secretario del Partido Comunista de la provincia, Lázaro Expósito Canto, marcó el inicio del desfile. Aunque el funcionario no acompañó la marcha durante todo el trayecto, sí animó a los presentes a que se sumen cada año a la jornada e hizo llamados para que “de una vez y por todas se acabe la discriminación” contra gays, transexuales, transgéneros y travestis.

Entre los participantes a la marcha estaba Alexey Duany, miembro de la comunidad LGBT de la ciudad, quien lamentó la poca concurrencia al desfile, así como la falta de iniciativa personal y la desorganización que lo caracterizaron. No obstante calificó de positivo “que estas cosas se hagan” pues al igual que muchos de los presentes, consideró que “hay que crear consciencia en la gente”.

Una opinión similar expuso Sergio Gómez, para quien “el trabajo de sensibilización en torno a la temática se debe llevar también a los centros laborales y estudiantiles, pues existe bastante homofobia en esos lugares y hay muchas personas discriminadas, con afectaciones psíquicas y físicas”.

Por su parte, Dagne Jardines, estudiante de primer año de medicina, explicó su presencia en la marcha en esos términos: “nosotros estamos aquí porque nos sacaron de la escuela para venir y así no dábamos clases hoy”. Su versión fue corroborada a través del testimonio de otros alumnos asistentes al evento.[[QUOTE:Un miembro del comité organizador opinó que la manifestación de este año fue la peor de todas]]

Un miembro del comité organizador del evento explicó a 14ymedio que “este año la marcha fue la peor de todas, pues el disgusto de diferentes figuras de las redes sociales pertenecientes al Cenesex en la urbe da a entender que las cosas no van por buen camino”. Según describe el activista, “no estuvo aquí con nosotros, por ejemplo, Manuel Lescay, el coordinador de la Red HxD, ni Erika Arzola, coordinadora del grupo Trans de la provincia”.

Este diario quiso también entrevistar a la directora del Cenesex en la provincia, la doctora Ana Guisandez, para conocer su opinión sobre el impacto de la convocatoria de este 2015, pero la funcionaria se excusó argumentando: “no estoy facultada para hablar con medios independientes, pues toda la información solo es para los medios locales que se encuentran aquí”.

Estas jornadas por el respeto y la tolerancia a la elección sexual, cuyo lema este año es “Me incluyo”, terminarán el próximo domingo en el día mundial de lucha contra la homofobia, con una gala en el Teatro Heredia. Mientras, la noche de este jueves se celebrará la primera velada cultural en el Tropicana Santiago con un precio de 50 pesos en moneda nacional la entrada.

Fernando Quiñones, residente en la ciudad, comentó que estas celebraciones “más que en jornadas para sensibilizar a la población, se han ido convirtiendo en una forma de recaudar dinero por parte de las autoridades culturales”. El joven se queja de los altos precios para acceder a algunos eventos porque “muchos de los que pertenecemos a la comunidad LGBT de la ciudad no tenemos ese dinero para ir al Tropicana”.

A su lado, un joven que prefirió no identificarse matizó el criterio: aunque no cuenta con el dinero para la entrada a la instalación, considera que “esta edición marca la diferencia”. En su opinión “desde que se celebró la Gala Nacional en Santiago de Cuba hace varios años, no se desarrollaba otra actividad similar en el Cabaret Tropicana y más con la ayuda de la dirección de transporte, pues facilitarán ómnibus para la transportación de los asistentes”.

Esta noche promete en Santiago de Cuba, sobre todo para una comunidad que a pesar de los prejuicios y el machismo imperante, trata de abrirse un espacio.

Continue reading

Yosmany Mayeta Labrada

Tres años después de que el huracán Sandy arrasara el sur de la Isla, las obras y proyectos que se están llevando a cabo con motivo de las celebraciones del V centenario de la fundación de Santiago de Cuba abren la puerta a la recuperación del malecón que los santiagueros añoran.

El área principal del malecón se ubica en la antigua Avenida Michelsen, hoy Jesús Menéndez, pero el proyecto abarca también la revitalización de toda la carretera turística hasta el emblemático Castillo del Morro, que contará con nuevos miradores y la reconstrucción de los ya existentes, muy deteriorados por el paso del tiempo y la desidia de la administración.

La construcción de este malecón tiene como objetivos principales salvaguardar y potenciar el valor histórico, urbano y medioambiental del área más cercana a la costa, además de devolverle a la urbe su condición de ser la ciudad que mira al mar Caribe.

Víctor Pupo Jordán, responsable de la obra, señala que "cuando esté terminado el malecón, será un lugar de obligada visita y se prevé que sea un centro de recreación que abarca los límites del puerto Guillermón Moncada hasta lo que es hoy Navegación Caribe".

"Según lo proyectado, en el malecón la gente disfrutará de varias ofertas gastronómicas y recreativas, entre las que está previsto un parque con inflables para niños", dijo a 14ymedio una especialista de la Oficina del Conservador de la Ciudad.

Hay serias dudas, sin embargo, de que la obra pueda terminarse en el plazo previsto. La mano de obra empleada en el proyecto incluye a jóvenes que se hallan pasando el Servicio Militar Obligatorio (SMO), como Yordanis Jiménez, que asegura sentirse orgulloso de su tarea. "El trabajo es duro, pero el día que se finalice la obra, podré decir, yo trabajé ahí", apunta. "Quiero que todas las personas que lleguen aquí disfruten del lugar y tengan el mejor criterio de la calidad de la construcción", señala en relación a las críticas de los vecinos sobre el acabado.

[[QUOTE:Hay serias dudas de que la obra pueda terminarse en el plazo previsto]]Omar López, conservador de la ciudad, explica el carácter integral del proyecto. "Las obras que estamos realizando con motivo de los cinco siglos de la villa son de gran impacto social y cultural, y se complementan con la reanimación, mantenimiento y conservación de inmuebles, comercios y servicios, la reparación de calles y el mejoramiento del alumbrado público".

Esta opinión es rebatida, sin embargo, por otra especialista de la misma oficina de conservación, que considera que "las reparaciones solo son en la fachada, o sea, en el centro histórico de la ciudad, pero las barriadas más precarias no serán beneficiadas en nada y presentan grandes problemas con los viales, transporte y el alumbrado público".

Según el conservador de la ciudad, otras áreas que sí se verán favorecidas con la restauración son la Loma del Intendente, la calle Heredia, la barriada de Vista Alegre, el cementerio Santa Ifigenia, El Cobre, el paisaje cafetalero de la Cordillera de la Gran Piedra y el patrimonio sumergido del Combate Naval entre las escuadras de España y Estados Unidos, lugares de obligada visita para los turistas que llegan a la ciudad.

Una carrera contrarreloj se ha adueñado de Santiago de Cuba y sus habitantes esperan que la premura por cumplir con los plazos no malogre la calidad ni la extensión de tan necesarias obras.

Continue reading

Yosmany Mayeta Labrada

 

La sequía se ha vuelto una compañera indeseable para los residentes de Santiago de Cuba. Durante años, la ciudad ha padecido los bajos índices de precipitaciones, las deficiencias en el sistema hidráulico y una errada política de distribución.

En medio de las celebraciones por el quinto centenario de su fundación, en la ciudad el contenido de un camión cisterna cuesta en el mercado ilegal el equivalente a diez pesos convertibles, casi la mitad de un salario promedio. Las familias que no pueden pagarlo deben conformarse con almacenar en tanques y cubos el hilillo que sale de los grifos una o dos veces al mes.

En los últimos meses, la situación del abastecimiento de agua se ha vuelto más dramática, y aunque las lluvias inundan parte del centro y el occidente del país, no han llegado hasta la zona oriental. Los vecinos de barriadas y repartos santiagueros miran hacia el cielo a la espera de que un aguacero llene los embalses y alivie la situación de la agricultura.

Dayana Despaigne, madre de dos niños, usa el agua que le regalan algunos vecinos con mayores recursos, para limpiar, lavar y hacer la comida. Asegura que no tiene el dinero “para comprar una pipa de agua” así que espera por la generosidad de otros o a que “los trabajadores del acueducto” suministren al barrio donde vive.

No muy lejos de la casa de Dayana se alza la localidad de Chicharrones, donde Luisa Hernández asegura que “lleva casi un mes que en su cuadra no entra el agua y esto no es culpa solo de la sequía”. La señora se queja de falta de organización y cumplimiento en el cronograma del suministro y considera que “en el acueducto se han olvidado de abrir cuando realmente nos toca”, en referencia a los grifos que permiten el flujo hacia las diferentes zonas de la ciudad.

La situación se extiende hacia la zona conocida como Venceremos, donde el agua llega cada 15 días. En esta ocasión, según comenta la residente Juana Milagros Bonne, “se pasaron, porque llevamos más de veinticinco días sin una gota y parece que por ahora no nos toca, pues nos han informado que existe una rotura y la cisterna que nos abastece está vacía”.

Los camiones cisternas, conocidos popularmente como pipas, deben ayudar a paliar la situación cuando el agua no llega por las tuberías. Sin embargo, buena parte de su carga termina desviada hacia el mercado ilegal, donde hay una creciente demanda debido a la necesidad.

Un habitante de Altamira comentó a 14ymedio que en varias ocasiones ha comprado pipas de agua, pues “el ciclo es muy largo y de mi cisterna se abastecen varias casas familiares”. Sin embargo considera que “10 pesos convertibles es mucho dinero” y que “en la barriada nunca he visto las pipas que envía el gobierno para el abasto de agua a la población”.

El problema no está sólo en el agua que no cae del cielo, sino en toda la que se pierde en los salideros y roturas. Un trabajador del acueducto reveló a este diario que “los relojes que miden el agua están en mal estado en muchas casas, lo que influye negativamente en el desperdicio del líquido”. El empleado también reconoció que “la empresa no cuenta con los medios necesarios para la rehabilitación de las redes a corto plazo”.

Hace apenas dos años, Raúl Castro hizo un discurso por el 26 de julio en la capital santiaguera donde ponía como una meta la reparación de las redes hidráulicas de toda la ciudad. Hoy, a muchas familias de la zona se les escurre parte del salario en pagar los camiones cisternas o los aguadores que venden cubos o botellas. Los días del agua parecen no llegar para Santiago de Cuba.



Continue reading