Calendar

August 2017
MTWTFSS
« Jul  
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031 

We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.


Cubaverdad on Twitter

Canción

Jorge Ignacio Pérez
Miami

José Luis Estrada, ex Orishas, recuerda desde París cómo comenzó una locura nombrada Cachybache. Este año vuelven a reunirse.

Hubo una época, a finales de los ochenta, en la que tuvimos la suerte de contar con un nutrido grupo de fans. Hembras preciosas, sobre todo, que estudiaban en becas de San Antonio de los Baños. Estudiaban y trabajaban en cultivos varios.

Las fans soñaban con el anuncio de la brigada artística del Preuniversitario Militar Leoncio Prado. Llegaban, pues,  unos escuálidos reclutas que sabían animar  las noches solitarias de aquellos campos amaestrados por una cultura estalinista. Sin embargo, existió un subterfugio.

Para consumo interno, en Leoncio Prado (que tenía un dictador de nombre Andrés Soberón) se creó un periódico con el sugerente título de El Cañonazo. Este libelo trataba de burlar la censura con un humor demasiado inteligente para el tipo de institución desde la que se redactaba. Al pasquín lo custodiaba una compañía de teatro —también satírica— y un dúo excepcional de trovadores que eran mucho más que rapsodas. Estos últimos, en aquel momento, fueron promotores de "la gozadera", pero partiendo de una calidad indiscutible de textos propios, así como de armonizaciones que a cualquier academia musical hubieran llamado la atención.

La dirección de la escuela militar había situado a los dos músicos en albergues diferentes. Aun así, la vida interna quiso que se encontraran para que ocurriera la génesis del proyecto Cachybache, aunque entonces no existía ese nombre. Sencillamente, el dúo era parte de una brigada artística disidente —aunque autorizada— creada por el talentoso alumno Abel Collazo. Ocurrió en la preparatoria para ingresar en la universidad, luego de haber pasado dos años de servicio militar obligatorio en unidades, paradójicamente, con menos rigor marcial que el Leoncio Prado.

Todo fue una conjura perfecta contra Soberón. Aunque quienes más se beneficiaron fueron las muchachas de los alrededores.

DDC entrevista a uno de los Cachybache, José Luis Estrada, vocalista e instrumentista, que vive en París.

¿Cuáles son tus recuerdos del Pre Militar Leoncio Prado?

¿Leoncio Prado? De lo mejor que nos pudo pasar a una generación como la nuestra, llena de amor, amistad y talento. Allí se juntaron las ganas por la literatura, la arquitectura, el arte, la niñez, la adolescencia, las matemáticas. Unos de los recuerdos más lindos que tenemos...

Con Cachybache, junto a Eugenio Carbonell (que ahora vive en Madrid), creaste una especie de género de fusión al que denominaste trovatimbajazz, que partía sobre todo de la improvisación. ¿Fue así como funcionaron entonces? ¿Las instituciones cubanas de la música prestaron toda la atención necesaria a Cachybache?

La trovatimbajazz es un término creado por Cachybache, debido a mi manera de arreglar los temas, tanto los de Carbonell, como los míos. En realidad, yo siempre junté todos esos ingredientes desde mis primeras composiciones. Sabíamos que con el estilo clásico de canción, las influencias de música cubana —época de oro de Carbonell— haríamos algo verdaderamente interesante. Algo de lo que muchos bebieron y beben aún. Por cierto, te anuncio que Cachybache vuelve este año; nos reuniremos otra vez a ver qué pasa.

¿Las instituciones de música? Eso tiene un nombre: Pablo Milanés. Esa fue la institución que se encargó de mostrar en Cuba y el extranjero  qué cosa era Cachybache. Independientemente de la sala Atril del teatro Karl Marx, donde empezamos, gracias a Marlén Carbonell y a la amabilidad de Hilario Durán —pianista y director del afamado grupo de jazz Perspectiva. Se dieron allí, con ellos, nuestros primeros conciertos. Después todos empezaron a llamarnos, televisión,  radio, museos, teatros.

¿En qué momento emigras y por qué?

Encontré un amor; ella es periodista. Nos casamos en Cuba y me fui a vivir a Nueva York.

Te hemos visto en los castings del programa televisivo 'Operación Triunfo', de España. ¿En qué basa la selección de talentos ese programa? ¿Cómo fue tu experiencia allí?

Fue genial para mí, pues no sabían qué hacer conmigo. La conclusión de ellos fue: "Eres demasiado original para este tipo de proyecto".

Aquella respuesta-conclusión me encantó. A todos nos gusta que nos digan la verdad. Fui  llevado allí por un gran músico y amigo llamado Julio Montalvo, una de las maravillas de la joven música cubana, y un amor de persona.
Operación Triunfo necesitaba gente con talento y belleza en crudo, para ellos prepararlos. Yo no clasificaba.

¿Cómo ha sido tu paso por el grupo Orishas y por qué fue tan breve?

Gracias a Roldán González Rivero, una de las voces más interesantes de Cuba, pude ingresar en Orishas. Hice las giras mundiales con ellos, durante cuatro años y medio, como percusionista, reconocido por medios prensa especializados, e incluso tuve una propuesta de una gira mundial con el afamado Jamiroquai. Mi paso por Orishas no fue breve, fue interesante y fructífero.

¿Qué haces ahora en Francia?

Vivo en París, desde que dejé a Nueva York en 2003. Sigo haciendo música, pinto, diseño, hice parte de la música de un filme francés titulado Ze Film, producido por Luc Besson en 2004. Tengo mi mujer y su niña, y de vez en cuando hago algún concierto. La cosa está mala, pero me encanta París.

Te has movido en todos los formatos: tríos, dúos, septetos, bandas grandes, como solista… ¿En cuál de ellos te sientes mejor?

En todos , siempre que se haga con amigos, buenos seres humanos y que el trabajo que se haga sea impresionante…

Háblanos de tus discos… ¿Dónde se pueden escuchar, son letras tuyas?

No tengo discos, solo tengo cuatro maquetas, para mi muy interesantes, y por suerte con muchísimos talentones cubanos.

La primera la hice en Cuba con Tony Pérez, producida por Eduardo "El Mexicano". Se llama La madre de los tomates.

La segunda la hice en Alicante, España, con el Quinteto Diapasón, producida por Armando García y José Luis Estrada. Se llama Filosofía Borracha.

La tercera la hice entre Francia y Valencia, España, producida por Aldo Medina, Julio Montalvo y José Luis Estrada, y se titula Un pescaíto al otro.

La cuarta la estoy haciendo en Francia, producida por mí, y tiene este título: Raros Yo. Todas mis maquetas tienen letra, música y el 95 por ciento de los arreglos de José Luis Estrada.

¿Partiendo de un país eminentemente musical, por qué es necesario salir y buscar nuevos rumbos?

Hay que salir de todas partes. El hombre tiene derecho a escoger dónde nutrirse, ya sea de arte o del viento. Nadie tiene por qué ser una cosa a la que no dejen moverse. Yo me ahogaría… A veces necesito a Cuba;  a veces necesito a Francia. A veces quisiera estar en Tíbet.

¿Volverías a Cuba definitivamente alguna vez?

Por ahora no.

Continue reading
L. Santiago Méndez Alpízar Madrid El músico presenta en Madrid un nuevo disco, 'Sió', y convers... Continue reading