Calendar

August 2017
MTWTFSS
« Jul  
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031 

We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.


Cubaverdad on Twitter

Democracia

El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, afirmó este miércoles en Chile que Venezuela está cerca de convertirse en una dictadura y que su país "no permanecerá como observador", reporta EFE.

leer más

Continue reading
El problema cubano nunca ha sido ni será una prioridad en la agenda de ningún inquilino de la Casa Blanca Continue reading
El sistema que ha regido cerca de seis décadas ha hecho al país totalmente improductivo Continue reading
Miami, USA, Julio M. Shiling, (PD) Ho Chi Minh comentó en una ocasión que si Mahatma Gandhi hubiera tenido que combatir a los franceses, hubiera abandonado la lucha no violenta en una semana. El padre fundacional de la dictadura comunista vietnamita, en su crítica a la metodología de enfrentamiento político del pacifista hindú y forjador de la independencia india, estaba haciendo una apreciación cualitativa del enemigo que se está combatiendo. El despiadado Minh no fue el único crítico de la […] Continue reading
Quizá alguna vez llegue la democracia, al menos a la cocina Continue reading
"Ni Colombia ni América Latina podrían estar de acuerdo" Continue reading

Carlos Alberto Montaner

¿Sancionar o no sancionar? Ése es el dilema. El embargo a Cuba declarado por John F. Kennedy en 1962 suele utilizarse como ejemplo del fracaso de las sanciones económicas. Pasan las décadas, nos despertamos cada día, y el dinosaurio sigue ahí al pie de la cama. En aquellos años, Estados Unidos, en medio de la Guerra Fría, dejó de comprarle azúcar a Cuba y de venderle todo lo demás, mientras muchos países de América Latina rompieron relaciones con La Habana, azuzados por Washington, que veía con preocupación el aumento de la subversión cubana en la región.

Era la época en que Cuba desembarcaba tropas o intentaba el derrocamiento por la fuerza de los gobiernos latinoamericanos, ejemplificado en su momento en la aventura fallida de Che Guevara en Bolivia, mientras Washington, a su vez, trataba de matar a Fidel Castro y de acabar con su régimen, un satélite de la URSS surgido en 1959 a pocos kilómetros de la Florida.

Ello sucedió durante la presidencia del general Ike Eisenhower, el mismo gobernante que había actuado (o sobreactuado) contra los comunistas y las nacionalizaciones de empresas extranjeras anglo-americanas en Irán (1953) y en Guatemala (1954), año en que también (a regañadientes, todo hay que decirlo) sustituyó a los franceses en Indochina tras la derrota de Dien Bien Phu a manos de los comunistas vietnamitas, antecedente de lo que le ocurriría a Estados Unidos dos décadas más tarde.  

En 1964 Lyndon Johnson, temeroso de las reacciones del belicoso vecino cubano, al que sotto voce le imputaba la muerte de Kennedy (vivió y murió convencido de ello, como le contó, entre otras personas, a su speechwriter Leo Janos), resignado a convivir con el apéndice de Moscú clavado en un costado de su país, desistió de intentar liquidar o derrocar a Castro, y optó por “contenerlo”.

El “containment” era un instrumento de la Guerra Fría consistente en tres medidas hostiles, pero legítimas: sanciones económicas, aislamiento diplomático e intensa propaganda adversa. La hipótesis de trabajo era que esas tres armas de hostigamiento, aplicadas con firmeza durante un largo periodo, podrían inducir a la implosión del Estado enemigo. Era la alternativa a la violencia directa y al enfrentamiento militar.[[QUOTE:Contener al adversario requería una continuidad en la estrategia de la Casa Blanca, un abultado presupuesto y la dedicación exclusiva de un número notable de funcionarios y agentes]]

Naturalmente, contener al adversario requería una continuidad en la estrategia de la Casa Blanca, un abultado presupuesto y la dedicación exclusiva de un número notable de funcionarios y agentes, pero nada de eso era posible a largo plazo en un sistema político como el estadounidense, fundado en elecciones cada dos años al Congreso, cada cuatro a la presidencia y a las gobernaciones, y cada seis, intercaladas, al Senado.

Acababa imponiéndose la “razón electoral”, y los recién llegados al Gobierno traían nuevas soluciones para los viejos conflictos, o nuevos conflictos a los que dedicarse frenéticamente, porque no existía la menor rentabilidad política en tratar de solucionar querellas antiguas que se daban por perdidas. La sociedad norteamericana vivía proyectada hacia el futuro –cambios, innovaciones, invenciones- y no era capaz de sostener esfuerzos de largo aliento anclados en el pasado.

La derrota en Vietnam fue el parteaguas. Estados Unidos quedó muy golpeado y desmoralizado. Nixon asumió el fracaso y buscó las relaciones con China de la mano de Henry Kissinger, un personaje convencido de las virtudes de la realpolitik y del inconveniente de los principios, pero fue su sucesor Gerald Ford el que desechó la política de aislamiento diplomático a Cuba, deshaciendo las resoluciones de la OEA y continuando la venta de autos norteamericanos a los Castro iniciada por Nixon, vehículos fabricados en Argentina. Luego Jimmy Carter remató la faena abriendo en La Habana una “Oficina de intereses”, que era la manera de restablecer relaciones.

El mito del embargo

A partir de ese punto la contención de Cuba dejó de existir y Cuba estableció relaciones diplomáticas y comerciales con casi todo el planeta. Poco a poco, se fue orillando el objetivo de terminar con la dictadura (la última proposición seria la hizo el general Alexander Haig, asesor de la Casa Blanca), aunque algunos exiliados incansables, bajo el liderazgo de Jorge Mas Canosa, lograron que se pusiera en el aire Radio y TV Martí en el Gobierno de Ronald Reagan, o que el Congreso de George W.H. Bush aprobara primero la Ley Torricelli, y luego la llamada Helms-Burton durante la era de Clinton, una excelente pieza legislativa … si en la Casa Blanca alguien hubiese querido utilizarla a fondo, como insistía el congresista republicano cubano-americano Lincoln Díaz-Balart, persona clave en la aprobación y codificación de la legislación.

No obstante, en 1989, cuando el Muro de Berlín fue derribado, o en 1991, cuando desparecieron la URSS el campo comunista europeo, y hasta el marxismo como referencia teórica, era relativamente fácil para George Bush (padre), y especialmente para su sucesor, Bill Clinton, quien tuvo dos claras oportunidades de retomar el viejo pleito cubano (la Crisis de los Balseros de 1994 y el derribo de las avionetas de Hermanos al Rescate en 1996), y ponerle fin a la tiranía de los Castro (para lo que hubieran podido contar hasta con el discreto apoyo de los rusos en tiempo de Boris Yeltsin), pero ambos prefirieron acogerse a la cómoda idea de que la cubana era una dictadura obsoleta y desacreditada que algún día se liquidaría bajo el peso de su propia incompetencia, o acaso cuando los ancianos hermanos Castro desaparecieran.[[QUOTE:Ponerle fin a la dictadura cubana comportaba ciertos riesgos e intentarlo carecía de rentabilidad política]]

En realidad, el razonamiento político escondía un cálculo mezquino: era un pleito muy antiguo, sin asideros en el panorama social de los años noventa, cuyos peores aspectos ya se habían descontado localmente. Ponerle fin a la dictadura cubana comportaba ciertos riesgos e intentarlo carecía de rentabilidad política.

Probablemente era cierto. A George Bush ni siquiera le sirvió triunfar con facilidad en la invasión a Panamá en diciembre de 1989 y sacar de circulación a un dictador desagradable como Noriega. Poco después perdió las elecciones frente a Clinton. Luego vinieron Chávez y la patulea antiamericana y antioccidental del Socialismo del Siglo XXI, pero en Washington se empeñaron en juzgar estos hechos “como una molestia, no como un peligro” para no tener que enfrentarse al problema. Era mejor barrerlos bajo la alfombra que salir a combatirlos, máxime cuando el reto provenía de naciones aparentemente insignificantes.

¿Consecuencias de que la dictadura cubana continúe viva y coleando? El irrefutable historiador argentino Juan Bautista (Tata) Yofre, tras examinar cientos de documentos y leer y escuchar numerosos testimonios, lo resume en el título de uno de sus libros: Fue Cuba.

En realidad, es Cuba. La Isla de los hermanos Castro es la responsable de que haya un millón y medio de exiliados venezolanos, narcoestados en Venezuela y Bolivia, una pseudo democracia en Nicaragua e, incluso, que exista un Gobierno del FMLN en El Salvador, indirectamente apoyado desde La Habana, mientras en Colombia las FARC se afilan los colmillos para tomar el poder por otros medios, al tiempo que Irán posee una presencia inédita en América traída de la mano a la región por Fidel Castro y Hugo Chávez.

Nada de esto sucedería si la dictadura cubana hubiera sido extirpada, objetivo que desapareció paulatinamente de la estrategia norteamericana y nunca estuvo entre los propósitos de los demócratas hispanoamericanos. (Recuerdo la amargura con que Carlos Andrés Pérez -en los últimos años de su vida exiliado en Miami-, recordaba la ingenuidad de haber pensado que Fidel Castro alguna vez había sido su amigo).

Concretando: en realidad, no fallaron las sanciones económicas. Fallaron los políticos que debían implementarlas. Se cansaron. Cambiaron sus objetivos. Es algo que les sucede a las democracias sujetas a los vaivenes electorales. Los Castro, al fin y al cabo mandamases de una dictadura monomaniaca, se quedaron solos en el ring de boxeo y siguieron peleando “contra el imperialismo yanqui”, aunque ese ejercicio fútil tiene mucho de shadow boxing. En eso estamos.

Continue reading

14ymedio


Los tres activistas que organizaron una protesta el pasado 26 de julio en la catedral de Santiago de Cuba fueron trasladados a la cárcel de Aguadores. Alberto Antonio y Leonardo Ramírez Odio, junto a su padre Alberto de la Caridad Ramírez Baró, estarán en prisión provisional mientras se realiza el proceso de instrucción para presentar cargos en su contra, informó a este diario Carlos Amel Oliva, activista de la Unión Patriótica de Cuba (Unpacu).


“El lunes pasado llegó un documento de la fiscalía donde pedían la medida cautelar de prisión provisional”, explicó a 14ymedio Reina Silvia González, esposa de Alberto Antonio Ramírez Odio. “Todavía no hemos podido verlos desde que los detuvieron pero me avisaron que los habían trasladado desde la unidad de Operaciones de la Seguridad del Estado, en Versalles, hacia la cárcel de Aguadores”.


González fue avisada vía telefónica sobre la decisión de la fiscalía y pudo conversar con el capitán Nieto que le confirmó que los tres activistas habían sido trasladados a prisión. El próximo lunes podrá visitar por media hora a su esposo y espera tener más detalles sobre las acusaciones contra el grupo.


Los tres activistas son miembros del Comité de Ciudadanos Defensores de los Derechos Humanos (CCDH) y se manifestaron, junto a José Carlos Girón Reyes, con carteles donde podía leerse: "58 años de engaño, hambre y miseria", "El pueblo exige libertad, justicia, democracia" y "Viva el derecho de expresión, opinión y de prensa".
La protesta tuvo lugar a poco metros de la sede del Poder Popular de Santiago y fue recogida en un vídeo producido por la Unpacu. Los opositores también gritaron "Abajo la dictadura. Abajo Fidel. Abajo Raúl. Abajo el Congreso". Además, reclamaron, a viva voz, "libertad y justicia, libertad de expresión, libertad para los presos políticos y para el pueblo de Cuba".

La acción resultó todo un desafío justo en el día en que se conmemoraban los 64 años del asalto al cuartel Moncada, con un acto de masas en la provincia de Pinar del Río al que asistió Raúl Castro.

Pocos minutos después de comenzada la protesta la Policía Nacional y la Seguridad del Estado intervinieron y detuvieron a los activistas.


Continue reading
Entre los sancionados están el hermano del expresidente Hugo Chávez Continue reading
Afortunadamente, todo parece indicar que en los tiempos actuales no habrá nuevas concesiones a cambio de nada Continue reading
"Les llamamos a cerrar filas con los cubanos que enfrentamos a sus mismos enemigos" Continue reading
El totalitarismo en Venezuela ya no es una idea que hace apenas un año, o quizás menos, parecía descabellada Continue reading
El Cerro, La Habana, Emaro (PD) Delante de mí tengo un número de The New Yorker del 24 de noviembre de 2003. Entre los trabajos que trae, destaca uno, probablemente el más extenso de toda la publicación, un ensayo realizado por una persona muy cercana a los jefes militares norteamericanos en Irak luego del derrocamiento de Saddam Hussein. Mientras leo, veo a Cuba durante una ocupación norteamericana. Los gringos han bombardeado para traernos la democracia, tan anhelada por nosotros que […] Continue reading
Las consecuencias que podría tener el fenómeno Venezuela para todo el mundo Continue reading
El horizonte es poco promisorio para la salud del sistema democrático del país sudamericano Continue reading

Miriam Celaya

A solo medio año de la anunciada salida del general-presidente, Raúl Castro, de su cargo como Presidente de Cuba, aún no se sabe con certeza quién será su sucesor. Lo que sí resulta incuestionable es que, sea quien sea el elegido por el Poder para dar continuidad al fracasado modelo sociopolítico y económico impuesto por el clan verde olivo, éste heredará no solo un país en ruinas con una deuda astronómica y una población envejecida y mermada por la emigración, especialmente de un gran segmento de lo mejor de su fuerza laboral, sino también un panorama regional muy diferente del de aquel memorable verano de 2006, cuando Fidel Castro –proclama mediante– se retiró “provisionalmente” del Gobierno tras colocar la dirección del país en manos de una camarilla,  encabezada por el actual mandatario.

En tiempos recientes la izquierda continental ha estado sufriendo sus más duros reveses en décadas tras perder el poder político que se había extendido como una epidemia e incluso parecía consolidado en algunas de las naciones de mayor pujanza económica de este hemisferio, como Brasil y Argentina.

A su vez, Venezuela, otrora capital de ese turbio experimento castrochavista conocido como “socialismo del siglo XXI”, continúa hundiéndose en lo que muchos expertos consideran la mayor crisis económica y política de la historia de ese país, lo que ha incidido en una significativa contracción de los subsidios petroleros destinados a la Isla, con las implicaciones que esto tiene para una economía tan frágil y dependiente como la cubana.
Atrás quedaron los fugaces tiempos de gloria de las entelequias nacidas a impulsos del binomio de los ya difuntos Hugo Chávez y Fidel Castro, como la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América-Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP), creada en 2004 en La Habana; o de Petrocaribe, fundada en Venezuela en 2005, a fin de influir políticamente en las pequeñas naciones petro-pordioseras del Caribe y comprar sus apoyos en los foros internacionales, a cambio de cuotas de petróleo a precios sumamente magnánimos.[[QUOTE:Es de suponerse que el sujeto sentenciado por Raúl Castro como su sucesor sea lo suficientemente dúctil como para prestarse a los manejos de quienes realmente mueven los hilos]]

Pese a panorama tan adverso para sus intereses, es de suponerse que el sujeto sentenciado por Raúl Castro como su sucesor sea “confiable”: lo suficientemente dúctil como para prestarse a los manejos de quienes realmente mueven los hilos políticos –y todos los demás hilos– tras bambalinas, y lo razonablemente cauto como para no intentar el ensayo de un viraje demasiado brusco que descoloque el siempre impredecible equilibrio social en un país saturado de carencias y frustraciones. A los autócratas no les gustan las sorpresas.

Hay que considerar la posibilidad de que –a semejanza de su hermano mayor al dejar el cargo en 2006– el general-presidente haya concebido una especie de sucesión colegiada, dejando funciones específicas a varios representantes de las diferentes tendencias que, según criterios muy extendidos aunque nunca confirmados, existen entre los grupos cercanos al Poder. La gran ventaja de los malos es que saben cohesionarse cuando tienen intereses comunes que defender.

Así pues, un Gobierno colegiado tras el retiro parcial del general-presidente es una variable perfectamente posible en una nación donde existe un solo partido político “como fuerza dirigente superior de la sociedad y del Estado”, donde como norma la casta gobernante suele ignorar olímpicamente todos los demás mandamientos de la Carta Magna y cuanto ellos mismos han legislado sin obstáculos en los últimos 40 años, y donde todos los manejos políticos y económicos se urden en el más absoluto secreto y se dan a la luz solo como hechos consumados, lo que les ahorra a los mokongos del Palacio de la Revolución el engorroso trámite de solicitar la aprobación del anodino Parlamento o de someter (incluso) los más importantes asuntos de Estado a la consideración de los (des)gobernados.

De hecho, esta variante de sucesión colegiada –no necesariamente explícita– y encabezada por una marioneta visible no parece muy remota. En especial si se tienen en cuenta las experiencias de otras sucesiones regionales, como la de Nicolás Maduro en Venezuela, elegido a golpe de dedo por el finado Hugo Chávez pero urdida hasta el detalle por su cofrade y mentor, Fidel Castro, a fin de garantizar durante el mayor plazo de tiempo posible la sobrevivencia de los respectivos proyectos, dizque “socialistas”, y de sus cabecillas.[[QUOTE:El otrora rampante chavismo, tal como lo concibió su hacedor, ha terminado sucumbiendo a la torpeza del “sucesor” y a la codicia de los Castro]]

Basta examinar la composición de la cohorte madurista para comprender que la componenda rojo-verde olivo no solo se fraguó en La Habana, sino que ya era cosa hecha mucho antes de que el “Comandante Eterno” fuera sembrado en el Cuartel de la Montaña para acabar transmutado en pajarito. 

Sin embargo, pese a los cuidadosos cálculos de los más experimentados conspiradores, la encrucijada a la que Maduro ha conducido a Venezuela es tan complicada y profunda que supera cualquier control. Tarde o temprano el poder dictatorial caerá, porque la situación se ha hecho ingobernable y al apelar a la represión y al crimen para retener el poder, el Gobierno ha perdido toda traza de legitimidad. El otrora rampante chavismo, tal como lo concibió su hacedor, ha terminado sucumbiendo a la torpeza del “sucesor” y a la codicia de los Castro. 

Otra sucesión planeada, pero de muy diferente cariz, es la que se produjo en Ecuador tras el triunfo del candidato del partido gobernante, Alianza País, en la persona de Lenín Moreno, en la segunda vuelta de las elecciones del pasado mes de mayo. 

Moreno, sorpresiva y rápidamente, desde un inicio comenzó a desmarcarse de la política dura y beligerante de su predecesor y ha desarrollado un estilo conciliador, inclusivo, mesurado y sereno, buscando diálogos y acuerdos con los diferentes sectores sociales y con la oposición, lo que ha provocado la virulenta reacción de un iracundo Rafael Correa, quien ha calificado a Moreno de “traidor”, entre otras acusaciones igualmente fuertes.[[QUOTE:Los casos de Venezuela y Ecuador permiten confirmar que los cambios de poder, no siempre son “más de lo mismo”, sino que pueden conducir a giros impredecibles]]

Tal enfrentamiento ha conducido a una profunda fractura en el seno del partido, según las simpatías de sus militantes, entre correístas y morenistas. Sin embargo, durante la festividad de la victoria electoral de Lenín Moreno se pudo ver a un radiante y feliz Rafael Correa, celebrando el triunfo a todo trapo, gritando consignas y atronando en los micrófonos con canciones de las izquierdas radicales (“aquí se queda la clara/la entrañable transparencia…”), como si en lugar de Lenín Moreno, él mismo hubiese ganado las elecciones.

Tal como sueñan todos los autócratas o aspirantes a ello, seguramente Correa creyó que quien fuera en su momento el vicepresidente de su gabinete, sería ahora, al frente del nuevo Gobierno, un dócil continuador de sus dictados, la figura visible tras la cual él seguiría ejerciendo de alguna manera el poder y el férreo control social. No ha sido así, y esto evita la profundización de los conflictos internos del país y abre las vías a un posible proceso de pactos que permita superar las crispaciones y la polarización social sufrida en Ecuador en todos estos años.

Sería prematuro adelantar cuán exitoso será o no el desempeño de Lenín Moreno, pero está claro que este veterano no se siente deudor del Gobierno anterior, sino que tiene su propia agenda. Si es para bien de los ecuatorianos y de la democracia, bienvenida sea.

Los casos de Venezuela y Ecuador permiten confirmar que los cambios de poder, más allá de que se trate de sucesiones o rupturas, no siempre son “más de lo mismo”, sino que pueden conducir a giros impredecibles. He aquí que la sucesión en Venezuela ha derivado en la tentativa fraudulenta de legitimar una dictadura corrupta y represiva; en tanto la sucesión en Ecuador parece favorecer un retorno a espacios democráticos vulnerados por el gobernante anterior.

Habrá que ver si la sucesión cubana nos depara un Maduro o un Moreno.   

Continue reading

Dos bots de conversación chinos (programas que responden de forma automatizada preguntas del usuario, de forma semejante al asistente Siri de Apple) han sido retirados del mercado en China al utilizar en sus respuestas consignas contra el régimen comunista o a favor de la democracia, reporta EFE.

leer más

Continue reading

El presidente panameño, Juan Carlos Varela, dijo este viernes que su país concederá asilo político "a cualquiera que defienda la democracia en Venezuela" y sea "perseguido", reporta EFE.

leer más

Continue reading
Pese al rechazo internacional, las dudas por un supuesto fraude en su elección y las protestas opositoras Continue reading

La Asamblea Constituyente del presidente Nicolás Maduro se instaló este viernes en Venezuela, pese al rechazo internacional, las dudas por un supuesto fraude en su elección y las protestas opositoras que denuncian el fin de la democracia en Venezuela, reporta AFP.

leer más

Continue reading
La Santa Sede dijo que instalar ese poder sería 'hipotecar el futuro' de la nación, sumida en la crisis Continue reading
Donde se cumple que una mentira repetida muchas veces llega a ser aceptada como verdad Continue reading

"Yo protesté el pasado 26 de julio para demostrar que en Cuba hay una juventud que sí quiere cambios, sí quiere democracia, sí quiere libertad", afirmó en declaraciones a DIARIO DE CUBA José Carlos Girón Reyes, de 33 años, después de ser liberado "sin cargos" en horas de la tarde noche de este miércoles.

leer más

Continue reading
La persistencia del "error" sugiere que es un elemento imprescindible para la sustentabilidad del sistema político Continue reading
Entrevista a la escritora cubana radicada en Francia Continue reading

14ymedio

Alberto Antonio Reyes y los otros dos activistas que el pasado 26 de julio se manifestaron con pancartas contra el Gobierno en Santiago de Cuba están incomunicados desde ese mismo día, según denunció su esposa, Reina Silvia González. "Nosotros fuimos hoy [este martes] porque nos habían dicho que teníamos una visita en la unidad del palacete a las diez de la mañana y cuando llegamos no nos dejaron pasar", contó a 14ymedio vía telefónica.

González identificó como responsable al "capitán Dayron de la Seguridad del Estado, a cargo del caso". Según su testimonio, el oficial fue quien les impidió entrar en la unidad y les informó de que los detenidos están acusados de "propaganda enemiga y desorden público". Además, les advirtió de que los tres podrían ir a la cárcel de Boniato hasta por cinco años, aunque el caso está ahora en manos de la Fiscalía, que todavía no ha emitido una petición.

Los hermanos Alberto Antonio y Leonardo Ramírez fueron detenidos junto al padre de ambos, Alberto de la Caridad Ramírez, por la Policía Nacional y la Seguridad del Estado a los pocos minutos de iniciarse la protesta pública.

La manifestación tuvo lugar frente a la sede del Poder Popular y fue recogida por un vídeo de la Unión Patriótica de Cuba (Unpacu) en la que se ve cómo los activistas alegan que "el pueblo exige libertad, justicia y democracia". Entre sus reclamaciones también se encontraba el respeto a los derechos de expresión, de opinión y de prensa.

José Daniel Ferrer, líder de Unpacu, ha denunciado en su cuenta de Twitter que los detenidos han sido golpeados.

#Los4deCuba q protestaron 26 de julio se deterioran en celdas d unidad policial en Santiago de #Cuba. 6 días en huelga de hambre y golpeados

— José Daniel Ferrer (@jdanielferrer) 1 de agosto de 2017

Reina Silvia González contó también que la Seguridad del Estado realizó registros en las viviendas de los tres activistas implicados y que, durante la operación policial, los oficiales confiscaron la computadora y algunos documentos personales de su esposo.

Continue reading

Pedro Campos

Los ataques del extremismo dogmático encabezado por Iroel Sánchez y Enrique Ubieta contra un grupo de instituciones e intelectuales del oficialismo o cercano a él que lindan con la disidencia socialista han provocado una especie de rebelión en la granja.

Nadie puede aceptar que lo acusen de supuesto "centrista que en realidad estaría trabajando para el imperialismo y la restauración capitalista". Callarse hubiera sido aceptar. Los acostumbrados a denigrar y descalificar a la oposición indefensa cometieron el grave error de subestimar la capacidad de respuesta que ha mostrado este sector de la intelectualidad cubana que históricamente ha apoyado el "socialismo", pero con matices críticos.

Las víctimas incluyen a la prestigiosa Revista Temas, Cuba Posible, Cartas desde Cuba, OnCuba, La Joven Cuba, Periodismo de Barrio, El Estornudo, entre otros. Y entre los intelectuales que se han sentido aludidos directa o indirectamente y han salido a defenderse están Silvio Rodríguez, Aurelio Alonso, Carlos Alzugaray, Julio Carranza, Víctor Casaus, Vicente Feliú, Pedro Monreal, Arturo López Levy, Francisco Rodríguez, Félix Sautié, Jorge Gómez Barata, Israel Rojas, Humberto Pérez, Julio César Guanche, Jesús Arboleya, y el periodista uruguayo-cubano Fernando Ravsberg, entre otros. Hay muchos más que no han respondido, pero igualmente deben sentirse aludidos.

[[QUOTE:Todos saben que detrás de los burdos ataques está la mano del Departamento Ideológico del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y del aparato de contrainteligencia ideológica de la Seguridad del Estado]]Todos saben que detrás de los burdos ataques está la mano del Departamento Ideológico del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y del aparato de contrainteligencia ideológica de la Seguridad del Estado, lo cual es muy fácil de identificar porque "casualmente" las diatribas salen en Granma, Cubadebate y la blogosfera auspiciada desde el oficialismo dogmático.

Silvio Rodríguez expone en su blog Segunda Cita que esto se relaciona con la idea sobre la pertinencia o no de buenas relaciones con EE UU. En buena medida tiene razón.

Los partidarios de mantener pleno distanciamiento de EE UU, en el fondo desearían que continuara el bloqueo-embargo en la forma más feroz posible y que siga la tensión permanente con el vecino del Norte para tratar de continuar justificando la máxima centralización y estatalización del poder económico sin importar las consecuencias y evitando cualquier avance en la democratización defendida por los "centristas".

Se trata de un diverso pensamiento de izquierda, nacionalista, proveniente del mismo seno "revolucionario", pero de tendencia democrática, plural en lo político y lo económico, antidictatorial; siempre presente pero ninguneado, maniatado y acallado por el aparato burocrático, que ha logrado sobrevivir a base de malabares y equilibrios que le han impedido, hasta ahora, convertirse en una alternativa al estatalismo.

Durante el IV Congreso del PCC en 1990-91, coincidiendo con la debacle de la URSS y el "campo socialista", florecían en Cuba las ideas cercanas a la perestroika y la glásnost de Gorbachov. Desde la contrainteligencia militar se desató el Plan Alejandro, una gigantesca caza "secreta" de "perestroikos" dentro de las FAR, el MININT, el PCC y el MINREX, utilizando como pretexto las Causas No.1 y No.2 de 1989 contra los Generales Ochoa y Abrantes.

Miles de funcionarios de nivel alto y medio fueron enviados a "cumplir otras misiones", jubilados o simplemente cesanteados. En ese mismo marco, pocos años después fue desactivado el Centro de Estudios de América (CEA), un centro de investigación de Ciencias Sociales adjunto al Departamento América del CC donde un grupo de estudiosos empezaron a abordar la realidad cubana desde una perspectiva diferente a la fidelista.

Haroldo Dillas, uno de los miembros del Consejo de Dirección del CEA, hoy exiliado escribía en un artículo en 2011: "El día 27 de marzo de 1996, sin previo aviso, Raúl Castro, en su rol habitual de dóberman del sistema, leyó por televisión un informe del V Pleno del CC del PCC en que se calificaba al CEA de quinta columna del imperialismo al servicio de la CIA".

La acusación a los actuales "centristas" es del mismo tipo.

[[QUOTE:Crece el sentimiento de que son imprescindibles verdaderos cambios democráticos, y sus promotores pululan en los centros de investigación oficiales, en las universidades y en los propios aparatos del Estado]]La diferencia con aquellos años la marcan la desaparición física del icono principal -inspirador del centralismo y el autoritarismo que aplastaba con su sola presencia cualquier simple disidencia- y el crecimiento del acceso a internet que ha posibilitado la extensión de este pensamiento y su penetración en todos los estratos de la sociedad cubana, a tal punto que podría afirmarse que va predominando en las capas medias y bajas, en el propio seno de la intelectualidad tradicionalmente oficialista.

Ahora, en Cuba, crece el sentimiento de que son imprescindibles verdaderos cambios democráticos, y sus promotores no se encuentran en la Asamblea Nacional o en el aparato burocrático machadista del PCC, pero pululan en los centros de investigación oficiales, en las universidades y en los propios aparatos del Estado donde el pensamiento de los intelectuales juega un papel fundamental, y en la oposición, desde luego. El espíritu de la renovación no lo han podido matar.

Ya no puede ocultarse el desastre del modelo estatal asalariado de matriz estalinista y no hay manera de justificar su continuidad, al tiempo que la pantalla del estatal-socialismo perdió todo su espejismo y la oposición en general va creciendo en todos los sectores.

Para que este amplio pensamiento democrático, que incluye socialistas, pueda convertirse en una eventual alternativa al estatalismo, deberá establecer con toda claridad sus diferencias con el mismo, poner la lucha por la democracia en primer plano y reevaluar sus posiciones sobre la oposición pacífica tradicional.

Continue reading
Las últimas medidas del gobierno madurista sumen al país en la incertidumbre Continue reading
La oposición se prepara para una lucha que se avista dura y difícil Continue reading
La mayoría de los cubanos huyen, otros se acostumbran al juego impuesto por los mandamases y algunos rompen el molde de la sumisión Continue reading
El último mandato de Raúl Castro es hasta 2018 pero... ¿y después? Continue reading
La Habana, Cuba, Redacción Hab, (PD) El año 2016 resultó, sin dudas, una prueba para los cubanos. El escenario político resultó difícil y favorable al régimen militar, dado el espaldarazo que ha recibido de payasos de pistas consagradas por la ONU, euro-complacientes políticos y múltiples negociantes desde la arena internacional. En medio de este escenario se esbozan diferentes planes y métodos para alcanzar los objetivos democráticos. Sin embargo, puede resultar peligrosa la promoción de estrategias que dispersen o desconozcan el […] Continue reading
Lawton, La Habana, Juan González, (PD) El castro-fascismo no es de izquierda ni de derecha, ni capitalista ni comunista. En la práctica, más que una idea original, sería la fusión sincrética de varias ideas políticas, ambiciones, proyectos y discursos, aglutinadas siempre bajo un nacionalismo unitario y un autoritarismo centralista. Uno que proclamaría su adherencia a una nueva izquierda o un socialismo habilitado para el siglo XXI, portador de todas las referencias totalitarias ya descritas y conocidas. El proyecto político del […] Continue reading
West Palm Beach, USA, Ed Prida, (PD) Con su cabeza forrada de pelos retorcidos, sucios y con abundantes piojos, el filósofo alemán Karl Marx inventó una avalancha de justificaciones para la maldad humana. Marx quiso paralizar la Revolución Industrial de Inglaterra con la siembra de descontentos y frustraciones contra el capitalismo y sus avances. Practicó asiduamente la violencia doméstica contra su esposa, la abnegada Jenny de Westfalia, el incesto, la poligamia, el juego, las drogas y el alcoholismo. Para Marx […] Continue reading

La mentira y el engaño son partes indisolubles de los sistemas totalitarios. No podrían sobrevivir sin ellos. A tal punto es así, que lo primero que deben hacer —siguiendo el Manual del perfecto dictador— es silenciar los medios alternativos de comunicación.

leer más

Continue reading

14ymedio

Este domingo Nicolás Maduro enterró lo que quedaba de la democracia venezolana. Lo hizo pese a las críticas internacionales, las protestas que durante más de cien días han mostrado su desaprobación a la Asamblea Constituyente y la difícil situación económica que atraviesa el país. El nuevo órgano de poder que nace de esta votación copia el modelo cubano y cercena la vía pacífica para un cambio de sistema.

La Habana se apresuró este lunes y anunció la victoria oficialista en Venezuela. Los titulares aparecidos en el diario Granma, órgano del Partido Comunista de Cuba, tienen todas las trazas de una noticia dictada previamente por una Plaza de la Revolución que ha atado y bien atado el proceso electoral de este domingo. Ni siquiera la realidad de una pobre asistencia y del rechazo de varios Gobiernos latinoamericanos ha logrado revertir ese guión.

[[QUOTE:A Venezuela le aguarda el desmontaje de las pocas estructuras independientes que podían hacer frente a las ansias de control del Palacio de Miraflores]]Venezuela ha comenzado a transitar por un camino sin vuelta atrás. Le aguarda el desmontaje de las pocas estructuras independientes que podían hacer frente a las ansias de control del Palacio de Miraflores. A partir de ahora, la batalla contra todo vestigio de ciudadanía se hará amparada en un supuesto ente de "poder popular" hecho a la medida de los intereses del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) y triste copia de la Asamblea Nacional cubana.

En sus primeras declaraciones tras la votación, Maduro ya adelantó lo que se avecina y repartió amenazas contra el Parlamento, la Fiscalía, los líderes de la oposición y la prensa. Esa diatriba subirá de tono en los próximos días y, como el presidente alertó, podría terminar llevando a los más críticos a "una celda, bajo el mando de la justicia necesaria".

Como una vez Fidel Castro desarticuló la sociedad civil cubana, empujó a miles de personas al exilio y encarceló o fusiló a sus antagonistas, ahora el chavismo se prepara para hacer de Venezuela una tierra arrasada para la diversidad política y la participación cívica. En aras de lograrlo, mezcla con habilidad el garrote y la zanahoria al igual que se ha hecho durante casi seis décadas en esta Isla.

Un ejército de trabajadores públicos obligados a hacer lo que dicta el oficialismo, miles de familias dependientes de productos alimenticios subsidiados y una retórica de odio que asusta a los detractores son algunas de las armas que emplea Maduro para controlar ese país acosado por la crisis y el sinsentido político en que se ha convertido Venezuela.

En contra de las ansias totalitarias del heredero de Hugo Chávez se halla una parte de la población que intenta recuperar en las calles lo que le han quitado en las instituciones, pero que no podrá mantener por mucho tiempo el pulso frente a militares y cuerpos policiales entrenados. Está también la comunidad internacional, acostumbrada a expresarse en memorandums y declaraciones de poco efecto en la práctica.

[[QUOTE:Maduro entiende que una dictadura puede entronizarse y justificar la falta de libertades con supuestas amenazas externas, como le enseñó el régimen cubano]]Maduro sabe que el tiempo y la diplomacia pueden apaciguar a los organismos internacionales y a los Gobiernos extranjeros. Ha aprendido a cabildear en Naciones Unidas y a comprar el beneplácito de figuras influyentes que braman por que se respete la soberanía venezolana. Entiende que una dictadura puede entronizarse y justificar la falta de libertades con supuestas amenazas externas, como le enseñó el régimen cubano.

El fraude de este domingo apenas deja dos vías posibles: la capitulación de la sociedad civil y la consumación del totalitarismo o el terrible sendero del conflicto social. Pase lo que pase, el país cargará por décadas con el fantasma que ha despertado esta Asamblea Constituyente.

Continue reading
La ODCA ha emitido una resolución en Buenos Aires Continue reading

El diario Granma publicó recientemente un artículo del periodista Elier Ramirez Cañedo en el que este, por un lado defiende el diálogo en abstracto, mientras por otra parte se opone a que de dicho diálogo formen parte socialdemócratas y liberales cubanos, que quedan excluidos por obra y gracia de las ideas totalitarias que le han inculcado.

leer más

Continue reading
Ya están advertidos los amantes de la democracia Continue reading
Solictió también ampliar las dirigidas a funcionarios chavistas Continue reading
‘El error de diagnóstico en que ha incurrido la oposición fue no ver en Cuba el enemigo’ Continue reading
La Asamblea Constituyente tendrá poder ilimitado para refundar el Estado y depurar todas sus instituciones Continue reading

El presidente venezolano Nicolás Maduro logró salirse con la suya: sus seguidores eligen este domingo una Asamblea Constituyente sin oposición, pese a las protestas que dejan más de cien muertos y al fuerte rechazo internacional, reporta la AFP.

Bajo alta tensión, los centros electorales de Venezuela abrieron a las 06:00 locales para elegir a 545 asambleístas que formarán un suprapoder que regirá al país por tiempo indefinido.

leer más

Continue reading

Carlos Alberto Montaner

Venezuela se rompe en pedazos y las FARC van a crear un partido político. Lo anunciaron a bombo y platillo. ¿Para qué? Para repetir la agonía venezolana. Para las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia la política es la guerrilla por otros medios. Es esa cosa electoral que se hace cuando fracasan los empeños violentos. En Colombia se habían hundido. Siguen la lección que les dejó Hugo Chávez. Se renuncia a la táctica, pero no a los objetivos.

Sólo que hay que responder tres preguntas más inquietantes aún. Primero, ¿pueden las FARC llegar al poder? Segundo, ¿cómo? Y, tercero, ¿qué harán si lo logran?

Comencemos.

Por supuesto que pueden llegar al poder. La cocaína es una mina de oro y las FARC disponen de una colosal fortuna. Siembran, producen, distribuyen la droga localmente y la exportan. Dominan toda la cadena. La negociación con Santos les ha servido para duplicar la superficie de siembra en los últimos 18 meses. El informe de Washington, basado en los ojos implacables de los satélites, asegura que hoy existen 180.000 hectáreas despiadadamente cultivadas. Probablemente son más, dada la habilidad de las FARC para esconderlo todo: los laboratorios para procesar la coca bajo la frondosa vegetación, el dinero en la banca internacional, las tropas y las armas en Venezuela, y por supuesto, sus intenciones.[[QUOTE:Para las FARC la política es la guerrilla por otros medios. Es esa cosa electoral que se hace cuando fracasan los empeños violentos]]

En cambio, no hay interés en ocultar los vínculos internacionales y las zonas de apoyo. Eso se airea. Todos los partidos comunistas del planeta son solidarios con las FARC, y por ende sus brazos armados, como el Frente Patriótico Manuel Rodríguez de Chile, asesino del senador Jaime Guzmán tras la llegada de la democracia.

Entre los respaldos, se incluye, en primer lugar, el de Cuba, orquestado por Raúl Castro.  El de Podemos, la formación del español Pablo Iglesias y de sus cómplices Juan Carlos Monedero e Íñigo Errejón. También, muchos de los partidos rojos y verdes, agavillados en el Grupo Confederal de la Izquierda Unitaria Europea del Parlamento Europeo. El PSUV de Nicolás Maduro y Diosdado Cabello, y todos los grupos, movimientos y adláteres presentes en el Foro de Sao Paulo. Son muchas siglas y saben hacer ruido. Menuda tropa.

¿Cómo llegarían las FARC al poder en un país como Colombia? Tal vez sería más fácil que en Venezuela. La compra de votos, sobre todo en la costa, posee una larga tradición, y las FARC, para su flamante partido, tendrán muchos coca-dólares disponibles. Sólo necesitarán un candidato idóneo, “progresista y moderno”, joven y carismático, cuyo nombre no se asocie con hechos terribles de sangre. Junto a él, para que obedezca y no se desvíe, situarían a un comunista duro procedente de la guerrilla.

Sería la misma fórmula empleada por el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) en El Salvador en el 2009: Mauricio Funes, un periodista muy conocido como presidente, y el comandante de la guerrilla comunista, Salvador Sánchez Cerén, como su vice. Las FARC lo aportaría todo: la plata, los cuadros, los parlamentarios. El candidato a presidente se limitará a poner su cara sonriente en los pasquines. Hoy Funes está en Managua refugiado, acusado de corrupción, mientras gobierna Sánchez Cerén, tras ganar las elecciones en el 2014.[[QUOTE:¿Cómo llegarían las FARC al poder en Colombia? Sería la misma fórmula empleada por el FMLN en El Salvador en el 2009: Mauricio Funes, un periodista muy conocido como presidente, y el comandante de la guerrilla comunista, Salvador Sánchez Cerén, como su vice]]

La campaña se hará criticando certeramente todo lo que el país percibe como negativo: la pobreza, la desigualdad, la corrupción, los pésimos sistemas públicos de salud y educación, el desalmado comportamiento de las multinacionales y la entrega de tajadas de soberanía a Estados Unidos. El guión está claro.

Lo que no comentarán es cómo combatirán esos males. Lo harán, como siempre, aumentando brutalmente el gasto público para crear un ejército de estómagos agradecidos. Será la fase de gestar la clientela política y de la gran inflación. De ahí saldrán las bayonetas para sostener el poder. Como creen en la lucha de clases, una superstición esencial de los marxistas, echarán a unos colombianos contra otros, y no les importará arruinar en el camino a cientos de miles de empresarios, grandes y pequeños, o terratenientes de todas las dimensiones, aunque disloquen la economía. Eso no importa.

Es la fase de crear la revolución. Es la etapa ilusionada de la demolición de la vieja Colombia, de enterrar a la burguesía arcaica y procrear a la nueva sociedad, feroz y combativa, con cuadros económicamente dotados por el Estado nuevo que surgirá de las cenizas en la desgastada patria de Santander.

¿Por qué las FARC tropezarán con la misma piedra? Sencillo: porque la evaluación de la catástrofe es otra. Carece de sentido llegar al poder para atraer capitales, fomentar el mercado, controlar los factores macroeconómicos (inflación, gasto público, corrupción) e imitar a las 25 naciones más exitosas del planeta, todas ellas regidas por la existencia de empresas privadas y sujetas a una legislación que garantiza la existencia de derechos humanos, gobierno limitado y alternancia en el poder. Lo suyo es hacer la revolución, no la paz social y el progreso sosegado. Para las FARC sería absurdo llegar al Palacio de Nariño para repetir lo que hacen, por ejemplo, los holandeses o los suecos. El grito será ¡Viva Chávez! Lo de siempre.


Continue reading

Los llamados "balseros del faro", el grupo de emigrantes cubanos que hace más de un año se aferraron al Faro American Shoals para evitar ser detenidos por la Guardia Costera de Estados Unidos, recibieron refugio de las autoridades de Australia y han viajado a ese país, informó el Movimiento Democracia en

leer más

Continue reading