Calendar

We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.


Cubaverdad on Twitter

Exilio

Lillian Moro

Cada época, como cada país, tiene su trasmundo, su metafísica. (Fernando Ortiz)

I

Lydia Cabrera (La Habana, 20 de mayo de 1899 - Miami, 19 de septiembre de 1991) fue hija del patricio Raimundo Cabrera. Su primera vocación fue la pintura, por eso viajó a París, como casi todo aquél que aspira a ser pintor, pero un buen día destruyó toda su obra, no sabemos si para bien o para mal de la plástica cubana, aunque desde luego fue una decisión afortunada para nuestra cultura: con la muerte de la pintora había nacido la antropóloga.

Es ya muy conocida la frase de Lydia Cabrera en la que expresa que descubrió a Cuba a orillas del Sena. Al parecer, los once años que pasó en París fueron decisivos para ahondar en sí misma y en sus objetivos profundos.

¿Pero por qué fue en París que sintió la necesidad de ahondar en el conocimiento de su país? Todos los exiliados sabemos que se valora mejor a la patria en la distancia, y Lydia, emigrante intelectual que de vez en cuando pasaba algunas temporadas en Cuba, descubrió el ser esencial, primigenio, a partir de un entorno cultural distinto, gracias a la distancia, así como al ánimo sosegado, pues el distanciamiento había sido elegido voluntariamente.[[QUOTE:Lydia Cabrera descubrió a Cuba a orillas del Sena. Al parecer, los once años que pasó en París fueron decisivos para ahondar en sí misma y en sus objetivos profundos]]El período que pasó Lydia en París, de 1927 a 1938, no fue sólo un paréntesis —nada apacible— entre las dos grandes conflagraciones de este siglo; fue, ante todo, un período de desarrollo y expansión de la conciencia universal. Ya en los primeros diez años del siglo, en el terreno artístico parisino, primero el fauvismo y luego el cubismo constituyeron una revolución estética. Fue un salto de gigante de la forma y el color, pero la ruptura del canon vino precedida del descubrimiento de las máscaras africanas y de la valoración del arte primitivo exótico. Luego el surrealismo da un paso más, con sus manifiestos de 1924 y 1930. Pocos años después ya el término "negritud" se había incorporado al léxico intelectual europeo.

En Cuba, a escala menor, se podían apreciar también los signos de la efervescencia intelectual: el surgimiento del Grupo Minorista y la Revista de Avance en 1927, con la convulsa época del machadato y sus secuelas, esa regresión que reiteradamente se produce en toda sociedad en sus momentos luminosos.

Fue en 1936, en París y traducidos al francés cuando los Cuentos negros de Cuba de Lydia Cabrera aparecen publicados por Gallimard, una recopilación de las narraciones con las que llenaba las horas de enfermedad de su amiga la escritora venezolana Teresa de la Parra, quien finalmente murió ese mismo año en Madrid. La edición en español saldría en La Habana en 1940, con prólogo de su cuñado Fernando Ortiz, de la imprenta La Verónica, la del poeta español exiliado Manuel Altolaguirre y Concha Méndez. Eran los años de oro de la cultura cubana, en la que se incluye la pintura.[[QUOTE:Cuando Lydia regresa a Cuba en 1938 se entrega de lleno a la investigación sistematizada de las religiones afrocubanas]]Cuando Lydia regresa a Cuba en 1938 se entrega de lleno a la investigación sistematizada de nuestras religiones afrocubanas: ante ella se abría el ancho y abigarrado universo de todos los sistemas de creencias que convivían en la Isla, con su particular acervo lingüístico; religiones diferentes sólo hermanadas por un origen común. Lydia se volcó en el trabajo de campo recogiendo una ingente cantidad de información suministrada por los más importantes practicantes, incluso teniendo en cuenta que algunos datos eran intencionadamente erróneos y otros muchos escamoteados desde verdades a medias o de menor relevancia. Se hizo amiga de babalochas de prosapia —en la Santería o culto yoruba—, quienes la respetaban sinceramente; se adentró en la dureza de la Regla de Palo Monte, y hasta recogió, con riesgo personal, el ritual de la misógina Sociedad Secreta Abakuá, escondida de los bravucones ojos masculinos... y, en fin, muchas botellas de aguardiente pasaron de manos de la antropóloga hasta las de algunos de sus informantes, muchos de ellos "negros de nación".

Así se formó la extensa e imprescindible bibliografía de Lydia Cabrera, donde le importaba más recoger las diversas manifestaciones y aportes que sistematizar el contenido; métodos y objetivos diferentes a los de su cuñado Fernando Ortiz, esa otra figura cimera de la antropología cubana.

La década de los años cuarenta, ya en Cuba, fue de trabajo ingente, en la búsqueda de lo "afrocubano" —paradigma que en pintura representa Wifredo Lam con La jungla, de 1942—. Fueron los años de gestación que darán a la luz las mejores obras en la década de los cincuenta a través de las Ediciones del Chicherekú, impresas en Úcar, García y Compañía, destacándose entre todas El monte, en 1954, cuyo herbario mágico es una recopilación única en nuestra literatura de investigación botánica y mágica.[[QUOTE:La obra de Lydia Cabrera trata de la magia presente en las diferentes ramas de la cultura afrocubana]]Se puede valorar la obra de Lydia Cabrera desde diferentes aspectos, porque contiene no sólo la investigación de los secretos rituales religiosos, sino porque también es un compendio lexicográfico que abarca las lenguas yoruba (véase, en especial, Anagó, vocabulario lucumí, 1957) y congas, según han ido evolucionando en convivencia con el castellano. Pero, principalmente, es una obra acerca de la magia presente en las diferentes ramas de la cultura afrocubana, y esa noción de magia no sólo está contenida en el pensamiento cosmogónico, sino que forma parte de la cultura cubana en general, traspasando los límites rituales para manifestarse en grandes parcelas de la vida cotidiana. De ahí que la valoración final de la obra de Lydia Cabrera tenga que ver con el descubrimiento y la aceptación de nuestra realidad cultural como expresión no sólo de un entramado europeo y africano —español y yoruba, principalmente—, sino de un Mito originario, ampliado y enriquecido con múltiples signos que caracterizan nuestros arquetipos, gracias a que, a pesar de la ignominiosa esclavitud colonial, las culturas africanas traídas a la Isla pudieron expresarse justamente en los momentos de formación de nuestra nacionalidad criolla. La influencia de estas culturas negras nunca hubiera tenido tanto peso de no haber sido porque incidieron en nuestra incipiente nacionalidad a través de mitos mágico-religiosos.

Lydia no teorizó al respecto: rescató la metáfora. Poeta la llamó María Zambrano en un memorable artículo:

Lydia Cabrera se destaca entre todos los poetas cubanos por una forma de poesía en que conocimientos y fantasía se hermanan hasta el punto de no ser ya cosas diferentes, hasta constituir eso que se llama "conocimiento poético". [María Zambrano, "Lydia Cabrera, poeta de la metamorfosis", en Noticias de Arte, número Homenaje a Lydia Cabrera, Nueva York, mayo de 1982].

Se marchó de Cuba en 1960 y hoy, décadas después, se le empieza a "perdonar la vida" en Cuba, después de muerta.

II

Yo tenía 16 años cuando leí por primera vez el nombre de Lydia Cabrera en aquella dedicatoria de Lorca en su poema La casada infiel. Pasaron los años y perdí la adolescencia de entonces, y la patria de entonces. Y un buen día, a principios de los años setenta, conocí, en el exilio madrileño y gracias a la buena voluntad de mi compatriota Tony Évora, a la mujer que había detrás del nombre de aquella dedicatoria lorquiana: Para Lydia Cabrera y su negrita. Me resultó muy emocionante tener frente a mí no solo a la escritora, la antropóloga, la investigadora, sino a la mujer que —fiel a la tradición de los misterios eleusinos— rescató con paciente trabajo y amor la otra parte esencial de nuestra nacionalidad, de nuestra idiosincrasia, cuñada de Fernando Ortiz, ese pionero en el camino del descubrimiento de la otra cara de Jano de nuestra identidad.[[QUOTE: Lydia, más que intentar comprender, quería preservar todo el caudal informativo que le proporcionaban los llamados "negros de nación"]]Pero Lydia, más que intentar comprender, quería preservar todo el caudal informativo que le proporcionaban los llamados "negros de nación". Más que sistematizar, realizó un laborioso trabajo de campo; recogía toda la información, incluso la que sabía engañosa o tergiversada si sus celosos informantes le querían cerrar el paso a los aspectos profundos de la religión que estuvieran vedados a los no iniciados.

Poco antes de marcharme de Cuba pude ver en una casa que visitaba, algunos de los libros de ella. Le pedí prestado El Monte a la dueña de la casa y desde 1968 hasta que salí de Cuba en 1970 estuve copiando a mano, en hojas de libretas escolares, toda la sección del herbario, que luego un amigo me fue enviando por correo a España y que pude finalmente pasar a máquina. Muchos años después pude adquirir ese libro en el exilio.

Cuando coincidimos en España, en su vivienda madrileña cerca del Paseo de la Castellana, Lydia pintaba rostros ancestrales en piedras que regalaba a los amigos. A mí no me regaló nunca una piedra, sino su escritorio: "para que te dé la misma suerte que a mí me ha dado", todavía con algunas salpicaduras de aquellos colores que daban vida mágica a la naturaleza pétrea.[[QUOTE:Cuando coincidimos en España, en su vivienda madrileña cerca del Paseo de la Castellana, Lydia pintaba rostros ancestrales en piedras que regalaba a los amigos]]Recuerdo que comíamos a veces las tres juntas —Lydia, su compañera María Teresa de Rojas y yo— disfrutando del criollo picadillo con arroz blanco y plátanos fritos cocinados por una muchacha española a la que habían entrenado para confeccionar los platos típicos de la comida cubana. Ese cálido refugio habanero en medio de una ciudad que también formaba parte de nuestra herencia que nos forjó "criollos" fue acondicionado por Amalia Bacardí con todo el cariño de la amistad, quien por entonces residía también en España.

En aquel salón comedor las anécdotas fluían entre el humo de los cigarrillos de Lydia y míos, recuerdos que lo mismo evocaban el hambre feroz y la feroz miseria de la que fue testigo en la posguerra española en un viaje anterior a aquella ciudad de donde finalmente se marchó por la tristeza que sentía al no poder resolver las miserias a su alrededor. Pero también se deslizaban en sus conversaciones los recuerdos dulces de su mundo cubano en la Quinta San José, aquella mansión hecha con delicado gusto y que ella y Titina pensaban donar como museo a la nación cubana pero que habían perdido al marcharse de Cuba. Quizás para abstraerse de tantos recuerdos, María Teresa se ocupaba de echar migas de pan a los gorriones que se posaban en la terraza madrileña, la fiel, discreta y aparentemente frágil compañera de gran parte de su vida, que con dedicación siempre se había ocupado de ordenar las fichas de las investigaciones de Lydia y que ahora se movía por aquella sala casi con pasos etéreos.

"Lo que nos ha pasado no tiene nombre, no tiene nombre...", solía decirme Lydia casi siempre como despedida a mis visitas. "Morito" (me llamaba cariñosamente en alusión a mi apellido) "tienes que escribir todo lo que hemos sufrido, pero con toda su crudeza; confío en que lo vas a hacer, es un deber".

Finalmente volvió a Miami porque el clima madrileño terminó afectándole los bronquios, según me dijo.[[QUOTE:Con Lydia Cabrera terminó también esa época de luz de la inteligencia cubana, que compartió con otros ilustres personajes que en el exilio o en el ostracismo dentro de Cuba fueron la expresión de lo más esencial de nuestra nacionalidad]]Con Lydia Cabrera terminó también esa época de luz de la inteligencia cubana, que compartió con otros ilustres personajes que en el exilio o en el ostracismo dentro de Cuba fueron la expresión de lo más esencial de nuestra nacionalidad.

Bueno, querida amiga Lydia, allá, en "el mundo de la verdad" —como le decimos a esa dimensión donde nos encontraremos—, debes haber comprendido que hay diversas formas de expresar lo inexpresable, que muchas veces el diccionario no abarca todas las densidades del vacío esencial que vamos arrastrando en nuestro paso por el mundo. Me doy por satisfecha con que no te olviden, pues sin tu biografía y tu obra la historia insular que nos pertenece estaría incompleta: sería una historia sin la metáfora del alma nacional que tú contribuiste a descubrir.

III

LYDIA CABRERA Y SUS PIEDRAS MÁGICAS

Ella pintaba piedras con un pincel de espumas

que iba mojando con cierta dejadez

en los colores del arcoíris que goteaba

prismas perfectos heridos por la luz;

trazaba ojos, bocas, sonrisas o un rictus de pesar

y hasta la levedad de un mal augurio

hecho mirada.

Iba naciendo dioses en las piedras inermes,

les puso nombres:

en un principio fue el Verbo y el color.

(Del poemario Contracorriente, recientemente premiado en Salamanca)

Continue reading

Lillian Moro

"Cada época, como cada país, tiene su trasmundo, su metafísica".

Fernando Ortiz

I

Lydia Cabrera (La Habana, 20 de mayo de 1899 - Miami, 19 de septiembre de 1991) fue hija del patricio Raimundo Cabrera. Su primera vocación fue la pintura, por eso viajó a París, como casi todo aquél que aspira a ser pintor, pero un buen día destruyó toda su obra, no sabemos si para bien o para mal de la plástica cubana, aunque desde luego fue una decisión afortunada para nuestra cultura: con la muerte de la pintora había nacido la antropóloga.

Es ya muy conocida la frase de Lydia Cabrera en la que expresa que descubrió a Cuba a orillas del Sena. Al parecer, los once años que pasó en París fueron decisivos para ahondar en sí misma y en sus objetivos profundos.

¿Pero por qué fue en París que sintió la necesidad de ahondar en el conocimiento de su país? Todos los exiliados sabemos que se valora mejor a la patria en la distancia, y Lydia, emigrante intelectual que de vez en cuando pasaba algunas temporadas en Cuba, descubrió el ser esencial, primigenio, a partir de un entorno cultural distinto, gracias a la distancia, así como al ánimo sosegado, pues el distanciamiento había sido elegido voluntariamente.[[QUOTE:Lydia, emigrante intelectual que de vez en cuando pasaba algunas temporadas en Cuba, descubrió el ser esencial, primigenio, a partir de un entorno cultural distinto, gracias a la distancia, así como al ánimo sosegado]]El período que pasó Lydia en París, de 1927 a 1938, no fue sólo un paréntesis —nada apacible— entre las dos grandes conflagraciones de este siglo; fue, ante todo, un período de desarrollo y expansión de la conciencia universal. Ya en los primeros diez años del siglo, en el terreno artístico parisino, primero el fauvismo y luego el cubismo constituyeron una revolución estética. Fue un salto de gigante de la forma y el color, pero la ruptura del canon vino precedida del descubrimiento de las máscaras africanas y de la valoración del arte primitivo exótico. Luego el surrealismo da un paso más, con sus manifiestos de 1924 y 1930. Pocos años después ya el término “negritud” se había incorporado al léxico intelectual europeo.

En Cuba, a escala menor, se podían apreciar también los signos de la efervescencia intelectual: el surgimiento del Grupo Minorista y la Revista de Avance en 1927, con la convulsa época del machadato y sus secuelas, esa regresión que reiteradamente se produce en toda sociedad en sus momentos luminosos.

Fue en 1936, en París y traducidos al francés cuando los Cuentos negros de Cuba de Lydia Cabrera aparecen publicados por Gallimard, una recopilación de las narraciones con las que llenaba las horas de enfermedad de su amiga la escritora venezolana Teresa de la Parra, quien finalmente murió ese mismo año en Madrid. La edición en español saldría en La Habana en 1940, con prólogo de su cuñado Fernando Ortiz, de la imprenta La Verónica, la del poeta español exiliado Manuel Altolaguirre y Concha Méndez. Eran los años de oro de la cultura cubana, en la que se incluye la pintura.

Cuando Lydia regresa a Cuba en 1938 se entrega de lleno a la investigación sistematizada de nuestras religiones afrocubanas: ante ella se abría el ancho y abigarrado universo de todos los sistemas de creencias que convivían en la Isla, con su particular acervo lingüístico; religiones diferentes sólo hermanadas por un origen común. Lydia se volcó en el trabajo de campo recogiendo una ingente cantidad de información suministrada por los más importantes practicantes, incluso teniendo en cuenta que algunos datos eran intencionadamente erróneos y otros muchos escamoteados desde verdades a medias o de menor relevancia. Se hizo amiga de babalochas de prosapia —en la Santería o culto yoruba—, quienes la respetaban sinceramente; se adentró en la dureza de la Regla de Palo Monte, y hasta recogió, con riesgo personal, el ritual de la misógina Sociedad Secreta Abakuá, escondida de los bravucones ojos masculinos... y, en fin, muchas botellas de aguardiente pasaron de manos de la antropóloga hasta las de algunos de sus informantes, muchos de ellos “negros de nación”.[[QUOTE:Cuando Lydia regresa a Cuba en 1938 se entrega de lleno a la investigación sistematizada de nuestras religiones afrocubanas: ante ella se abría el ancho y abigarrado universo de todos los sistemas de creencias que convivían en la Isla]]Así se formó la extensa e imprescindible bibliografía de Lydia Cabrera, donde le importaba más recoger las diversas manifestaciones y aportes que sistematizar el contenido; métodos y objetivos diferentes a los de su cuñado Fernando Ortiz, esa otra figura cimera de la antropología cubana.

La década de los años cuarenta, ya en Cuba, fue de trabajo ingente, en la búsqueda de lo "afrocubano" —paradigma que en pintura representa Wifredo Lam con La jungla, de 1942—. Fueron los años de gestación que darán a la luz las mejores obras en la década de los cincuenta a través de las Ediciones del Chicherekú, impresas en Úcar, García y Compañía, destacándose entre todas El monte, en 1954, cuyo herbario mágico es una recopilación única en nuestra literatura de investigación botánica y mágica.

Se puede valorar la obra de Lydia Cabrera desde diferentes aspectos, porque contiene no sólo la investigación de los secretos rituales religiosos, sino porque también es un compendio lexicográfico que abarca las lenguas yoruba (véase, en especial, Anagó, vocabulario lucumí, 1957) y congas, según han ido evolucionando en convivencia con el castellano. Pero, principalmente, es una obra acerca de la magia presente en las diferentes ramas de la cultura afrocubana, y esa noción de magia no sólo está contenida en el pensamiento cosmogónico, sino que forma parte de la cultura cubana en general, traspasando los límites rituales para manifestarse en grandes parcelas de la vida cotidiana. De ahí que la valoración final de la obra de Lydia Cabrera tenga que ver con el descubrimiento y la aceptación de nuestra realidad cultural como expresión no sólo de un entramado europeo y africano —español y yoruba, principalmente—, sino de un Mito originario, ampliado y enriquecido con múltiples signos que caracterizan nuestros arquetipos, gracias a que, a pesar de la ignominiosa esclavitud colonial, las culturas africanas traídas a la Isla pudieron expresarse justamente en los momentos de formación de nuestra nacionalidad criolla. La influencia de estas culturas negras nunca hubiera tenido tanto peso de no haber sido porque incidieron en nuestra incipiente nacionalidad a través de mitos mágico-religiosos.

Lydia no teorizó al respecto: rescató la metáfora. Poeta la llamó María Zambrano en un memorable artículo:

Lydia Cabrera se destaca entre todos los poetas cubanos por una forma de poesía en que conocimientos y fantasía se hermanan hasta el punto de no ser ya cosas diferentes, hasta constituir eso que se llama "conocimiento poético”. [María Zambrano, “Lydia Cabrera, poeta de la metamorfosis”, en Noticias de Arte, número Homenaje a Lydia Cabrera, Nueva York, mayo de 1982].[[QUOTE:Lydia Cabrera se destaca entre todos los poetas cubanos por una forma de poesía en que conocimientos y fantasía se hermanan hasta el punto de no ser ya cosas diferentes, hasta constituir eso que se llama "conocimiento poético”]]Se marchó de Cuba en 1960 y hoy, décadas después, se le empieza a “perdonar la vida” en Cuba, después de muerta.

II

Yo tenía 16 años cuando leí por primera vez el nombre de Lydia Cabrera en aquella dedicatoria de Lorca en su poema “La casada infiel”. Pasaron los años y perdí la adolescencia de entonces, y la patria de entonces. Y un buen día, a principios de los años setenta, conocí, en el exilio madrileño y gracias a la buena voluntad de mi compatriota Tony Évora, a la mujer que había detrás del nombre de aquella dedicatoria lorquiana: Para Lydia Cabrera y su negrita. Me resultó muy emocionante tener frente a mí no solo a la escritora, la antropóloga, la investigadora, sino a la mujer que —fiel a la tradición de los misterios eleusinos— rescató con paciente trabajo y amor la otra parte esencial de nuestra nacionalidad, de nuestra idiosincrasia, cuñada de Fernando Ortiz, ese pionero en el camino del descubrimiento de la otra cara de Jano de nuestra identidad.

Pero Lydia, más que intentar comprender, quería preservar todo el caudal informativo que le proporcionaban los llamados “negros de nación”. Más que sistematizar, realizó un laborioso trabajo de campo; recogía toda la información, incluso la que sabía engañosa o tergiversada si sus celosos informantes le querían cerrar el paso a los aspectos profundos de la religión que estuvieran vedados a los no iniciados.

Poco antes de marcharme de Cuba pude ver en una casa que visitaba, algunos de los libros de ella. Le pedí prestado El Monte a la dueña de la casa y desde 1968 hasta que salí de Cuba en 1970 estuve copiando a mano, en hojas de libretas escolares, toda la sección del herbario, que luego un amigo me fue enviando por correo a España y que pude finalmente pasar a máquina. Muchos años después pude adquirir ese libro en el exilio.[[QUOTE:Más que sistematizar, realizó un laborioso trabajo de campo; recogía toda la información, incluso la que sabía engañosa o tergiversada]]Cuando coincidimos en España, en su vivienda madrileña cerca del Paseo de la Castellana, Lydia pintaba rostros ancestrales en piedras que regalaba a los amigos. A mí no me regaló nunca una piedra, sino su escritorio: “para que te dé la misma suerte que a mí me ha dado”, todavía con algunas salpicaduras de aquellos colores que daban vida mágica a la naturaleza pétrea.

Recuerdo que comíamos a veces las tres juntas —Lydia, su compañera María Teresa de Rojas y yo— disfrutando del criollo picadillo con arroz blanco y plátanos fritos cocinados por una muchacha española a la que habían entrenado para confeccionar los platos típicos de la comida cubana. Ese cálido refugio habanero en medio de una ciudad que también formaba parte de nuestra herencia que nos forjó “criollos” fue acondicionado por Amalia Bacardí con todo el cariño de la amistad, quien por entonces residía también en España.

En aquel salón comedor las anécdotas fluían entre el humo de los cigarrillos de Lydia y míos, recuerdos que lo mismo evocaban el hambre feroz y la feroz miseria de la que fue testigo en la posguerra española en un viaje anterior a aquella ciudad de donde finalmente se marchó por la tristeza que sentía al no poder resolver las miserias a su alrededor. Pero también se deslizaban en sus conversaciones los recuerdos dulces de su mundo cubano en la Quinta San José, aquella mansión hecha con delicado gusto y que ella y Titina pensaban donar como museo a la nación cubana pero que habían perdido al marcharse de Cuba. Quizás para abstraerse de tantos recuerdos, María Teresa se ocupaba de echar migas de pan a los gorriones que se posaban en la terraza madrileña, la fiel, discreta y aparentemente frágil compañera de gran parte de su vida, que con dedicación siempre se había ocupado de ordenar las fichas de las investigaciones de Lydia y que ahora se movía por aquella sala casi con pasos etéreos.

“Lo que nos ha pasado no tiene nombre, no tiene nombre...”, solía decirme Lydia casi siempre como despedida a mis visitas. “Morito” (me llamaba cariñosamente en alusión a mi apellido) “tienes que escribir todo lo que hemos sufrido, pero con toda su crudeza; confío en que lo vas a hacer, es un deber…”

Finalmente volvió a Miami porque el clima madrileño terminó afectándole los bronquios, según me dijo.[[QUOTE:Con Lydia Cabrera terminó también esa época de luz de la inteligencia cubana, que compartió con otros ilustres personajes que en el exilio o en el ostracismo dentro de Cuba fueron la expresión de lo más esencial de nuestra nacionalidad]]Con Lydia Cabrera terminó también esa época de luz de la inteligencia cubana, que compartió con otros ilustres personajes que en el exilio o en el ostracismo dentro de Cuba fueron la expresión de lo más esencial de nuestra nacionalidad.

Bueno, querida amiga Lydia, allá, en “el mundo de la verdad” —como le decimos a esa dimensión donde nos encontraremos—, debes haber comprendido que hay diversas formas de expresar lo inexpresable, que muchas veces el diccionario no abarca todas las densidades del vacío esencial que vamos arrastrando en nuestro paso por el mundo. Me doy por satisfecha con que no te olviden, pues sin tu biografía y tu obra la historia insular que nos pertenece estaría incompleta: sería una historia sin la metáfora del alma nacional que tú contribuiste a descubrir.

III

LYDIA CABRERA Y SUS PIEDRAS MÁGICAS

Ella pintaba piedras con un pincel de espumas

que iba mojando con cierta dejadez

en los colores del arcoíris que goteaba

prismas perfectos heridos por la luz;

trazaba ojos, bocas, sonrisas o un rictus de pesar

y hasta la levedad de un mal augurio

hecho mirada.

Iba naciendo dioses en las piedras inermes,

les puso nombres:

en un principio fue el Verbo y el color.

(Del poemario Contracorriente,

recientemente premiado en Salamanca)


Continue reading

Entrando en un edificio de oficinas en Miami, alguien gritó a mis espaldas: "¡Compañero!". Hacia años nadie me llamaba así, por obvias razones geográficas e ideológicas. Sabiendo de antemano que se trataba de un cubano, me volteé. "Compañero", insistió aproximándose, "¿me puede decir dónde queda la oficina de Fulano?". Después de orientarlo, pregunté si llevaba mucho tiempo acá. Por supuesto, dijo que no. Entonces le advertí: "No se acostumbra llamar compañeros a las personas en esta ciudad; más bien usamos señor y señora".

leer más

Continue reading
Merecen aplauso los funcionarios nombrados por el chavismo que se distancian ahora del régimen Continue reading

Inspirada por eventos de su niñez, la escritora y antropóloga Ruth Behar ha escrito Lucky Broken Girl (Penguin, 231 páginas), una novela para lectores jóvenes sobre la experiencia del exilio desde la perspectiva de los más chicos.

leer más

Continue reading
Se trata de Lucky Broken Girl, de la escritora Ruth Behar Continue reading
De familia adinerada, José López Sainz cambió las fértiles praderas de su Placetas natal, en el centro de Cuba, por la prisión y el exilio. Rebelde contra la dictadura batistiana, … Click to Continue » Continue reading
La metodología sistemática de los Castro MANUEL CEREIJO Desde 1959 Castro empezó a planificar lo más importante para la subsistencia de su tiranía: el terrorismo mundial, como crear un exilio en Estados Unidos que pudiera ayudarlo económicamente, borrar la historia anterior a 1959 y crear a un cubano distinto, sin conocimiento del pasado. Cuando lo […] Continue reading
Wendy Guerra se pregunta si ‘todos los cubanos tienen en la sangre un poco de Fidel Castro’ DDC | La Habana | 22 de Mayo de 2017 – 17:18 CEST. Para la escritora Wendy Guerra probablemente todos los cubanos tengan en la sangre un poco de Fidel Castro, “para mal y para bien”, o al […] Continue reading
Las protestas contra Maduro son ‘contrarrevolución’ Continue reading
Silvio Rodríguez exhorta a los venezolanos a luchar por la América ‘que previeron Bolívar y Martí, Fidel y Chávez’ DDC | La Habana | 22 de Mayo de 2017 – 13:56 CEST. Silvio Rodríguez exhortó a los venezolanos a que “no dejen de luchar por lo que vale la pena, la América Nuestra que previeron […] Continue reading
El insomnio y la desmemoria FRANCISCO ALMAGRO DOMÍNGUEZ | Miami | 21 de Mayo de 2017 – 13:34 CEST. Un pariente de visita en casa observa las imágenes de las protestas antigubernamentales en Venezuela, y la dura respuesta del régimen. Los muchachos, “chavos”, enfrentándose a tanquetas que los barren con chorros de agua; guardias que […] Continue reading

Un pariente de visita en casa observa las imágenes de las protestas antigubernamentales en Venezuela, y la dura respuesta del régimen. Los muchachos, "chavos", enfrentándose a tanquetas que los barren con chorros de agua; guardias que disparan a quemarropa bombas lacrimógenas; cómo golpean contra la pared tres o cuatro uniformados a un chico indefenso. Pero los manifestantes parecen no tener miedo, avanzan, retroceden y vuelven a avanzar.

leer más

Continue reading
La República cubana, entre la aversión y la fascinación ZUNILDA MATA/MARIO J. PENTÓN, La Habana-Miami | Mayo 20, 2017 El estudiante repasó los apuntes para el examen de historia: “la etapa republicana fue neocolonial, mediatizada y corrupta”, leyó en voz alta, mientras el abuelo hacía una mueca de disgusto. A 115 años de fundada la […] Continue reading
Enrique del Risco: “Nunca como ahora veo a Cuba más lejos de los ideales republicanos que la fundaron” 19 de mayo de 2017 – 21:05 – Por Ania Liste Enrique del Risco ha vivido su exilio entre Madrid y Nueva York. Charlamos con él a propósito del 115 aniversario del nacimiento de la República de […] Continue reading
Aparicio Paneque, un venerado defensor de la palabra y la libertad 19 de mayo de 2017 – 20:05 – Por JESÚS HERNÁNDEZ Los hermanos Alejandro, Ricardo y Eduardo creen que no hay mejor manera de premiar a los progenitores por el amor y la sabiduría que compartieron, que corresponderles con la práctica de los ideales […] Continue reading
Soñar con el día en que retorne la democracia 19 de mayo de 2017 – 20:05 – Por DANIEL CASTROPÉ Ese es el deseo de millones de cubanos que esperan el retorno de las libertades a una isla arruinada por un gobierno dictatorial LA HABANA.- Las primeras voces que penetran por la ventana del desvencijado […] Continue reading
Opositores cubanos condenan que Cuba “inspire, asesore y dirija” represión en Venezuela Integrantes del Encuentro Nacional Cubano se reunieron en Miami esta semana y firmaron un comunicado dejando clara su postura de solidaridad con los venezolanos. La Mesa de Coordinación del Encuentro Nacional Cubano (ENC), coalición de organizaciones prodemocráticas radicadas tanto dentro de la Isla […] Continue reading
Reconocen en Miami a “luchadores por la libertad” en Cuba y Venezuela 20 MAY 2017 03h22 Los “luchadores por la libertad” en Cuba y Venezuela fueron homenajeados hoy durante un acto celebrado en Miami (EE.UU.), en el cual el gobernador de Florida, Rick Scott, entregó la Medalla de la Libertad a dos opositores cubanos. Desarrollado […] Continue reading
Pedro Corzo y Sirley Ávila reciben la Medalla de la Libertad de manos de Rick Scott AGENCIAS | Miami | 20 de Mayo de 2017 – 10:43 CEST. Los “luchadores por la libertad” en Cuba y Venezuela fueron homenajeados el viernes durante un acto celebrado en Miami, en el cual el gobernador de Florida, Rick […] Continue reading

Zunilda Mata/Mario J. Pentón

El estudiante repasó los apuntes para el examen de historia: “la etapa republicana fue neocolonial, mediatizada y corrupta”, leyó en voz alta, mientras el abuelo hacía una mueca de disgusto. A 115 años de fundada la República de Cuba, muchos se debaten entre la aversión o la fascinación por ese período de la historia nacional que comenzó el 20 de mayo de 1902.

Aunque la palabra República se lee por todos lados, en las monedas, los billetes y los documentos oficiales, el Gobierno evita conmemorar la fecha de su fundación. En cada aniversario la Seguridad del Estado controla con mayor atención a los opositores para evitar celebraciones públicas. No hay música, ni actos de homenaje, ni discursos. Ni siquiera los países aliados envían notas de felicitación a la Plaza de la Revolución por “el día de la independencia”.

Mientras que la fundación de las villas coloniales se conmemora a bombo y platillo, el nacimiento oficial de la nación -tras un convulso período de guerra- pasa desapercibido en los periódicos controlados por el Partido Comunista. Vitorear la República está mal visto y declararse “republicano” es casi como calificarse de “anexionista”, “imperialista” o “enemigo de la patria”.[[QUOTE:Mientras que la fundación de las villas coloniales se conmemora a bombo y platillo, el nacimiento oficial de la nación -tras un convulso período de guerra- pasa desapercibido en los periódicos controlados por el Partido Comunista]]Dos zapatos de bronce se posan solitarios sobre un monumento en la habanera calle G. La escultura que representó a Tomás Estrada Palma fue arrancada por la intolerancia revolucionaria tras enero de 1959. La imagen de otros gobernantes republicanos, al estilo de José Miguel Gómez, han sido recolocadas en sus pedestales de la llamada Avenida de los Presidentes, pero el amigo de José Martí no ha corrido igual suerte.

“Quitar esa escultura fue una tremenda falta de respeto, porque el pasado de un país no se puede borrar”, argumenta Lucía Martínez, graduada en la Universidad de Ciencias Pedagógicas en la especialidad de historia y profesora por años en un preuniversitario capitalino.

“Siempre traté de darle a mis estudiantes una explicación lo más completa posible de aquellos años”, cuenta a 14ymedio. “Aunque los programas de la asignatura dan muy poco margen para matizar lo que ocurrió en la República”, aclara. “Se han eliminado de los libros tantos rostros y hechos, que a los jóvenes no les gusta estudiar Historia porque es una asignatura esquemática”.

Martínez considera que de todas las etapas que ha vivido el país: precolombina, colonial, republicana y revolucionaria; la más “vilipendiada ha sido la República”. Un enfoque que, a su juicio, “ha extendido la ignorancia de quiénes somos y de dónde venimos”.

Los padres y abuelos de Martínez fueron líderes socialistas durante la primera mitad del siglo veinte. Su madre, una feminista contumaz, le contaba cuando era niña sobre la lucha de las mujeres por sus reivindicaciones de género. “Eran años convulsos pero la sociedad logró dar muchos pasos positivos de los que apenas se habla ahora”.

Serapio Gómez de 78 años se mece en un sillón en el portal de su casa en Ciego de Ávila y mastica un tabaco, mientras evoca los años de su juventud. “Había muchas injusticias”, asegura. “Lo que pasa es que la gente no quiere recordar o prefiere acordarse solo de la parte más bonita”.[[QUOTE:“Era una República dura, pero ahora también hay muchas cosas que no entiendo” como “eso de la dualidad monetaria, que los sindicatos estén pintados en la pared porque nadie les hace caso y que un extranjero tiene más derechos que nosotros mismos”]]No obstante echa en falta “muchos servicios como las tintorerías, las fondas y los bares a los que iban cubanos de a pie” y que ahora “se han perdido”. “Era una República dura, pero ahora también hay muchas cosas que no entiendo” como “eso de la dualidad monetaria, que los sindicatos estén pintados en la pared porque nadie les hace caso y que un extranjero tiene más derechos que nosotros mismos”.

Gómez se considera un revolucionario y tiene “la peor opinión” de la Cuba republicana, pero siente que muchos de su generación “sacrificaron su vida” y que lo que deseaban ver “no es lo que tenemos ahora”.

El hombre vive de una pensión que no supera los 20 CUC al mes y de las remesas que le envían dos hijos emigrados, uno en Canadá y el otro en Chile.

El jubilado se ha quedado a cargo de su nieto de 18 años, al que “no le interesa nada la historia”, lamenta. El abuelo asegura que cuando se le pregunta al joven sobre acontecimientos históricos “sabe muy bien que el 4 de julio es la fecha patria de Estados Unidos, pero no sabe qué pasó el 20 de mayo de 1902 en Cuba”.Este sábado muchas calles de Florida, en Estados Unidos, se vestirán con los colores de la celebración por la fundación de la República cubana. El exilio se ha convertido en el reservorio de unos festejos que en la Isla están estigmatizados u olvidados. Para muchos emigrados, celebrar el 20 de mayo es una forma de reivindicar sus orígenes y recordar el país que dejaron atrás.

La República también cabe en la maleta.

Alejandro Blanco, de 84 años y exiliado en Miami desde 1980 cuando salió de la Isla a través del puerto de Mariel, recuerda que en los años republicanos el país “progresaba mucho” aunque reconoce que “también había mucha miseria”.

Blanco comenzó a trabajar a los 11 años para aliviar las estrecheces económicas de su hogar. “Recuerdo que nunca fui a la escuela, hasta que un día me ofrecieron una beca y comencé a ir, pero como no me gustó me escapé y no regresé más”, evoca ahora, casi siete décadas después. A muy corta edad “limpiaba zapatos, vendía lotería y lavaba los carros de alquiler”.[[QUOTE:Alejandro Blanco, de 84 años y exiliado en Miami desde 1980 cuando salió de la Isla a través del puerto de Mariel, recuerda que en los años republicanos el país “progresaba mucho” aunque reconoce que “también había mucha miseria”]]El emigrado evita recordar en blanco y negro. “Había mucha pobreza y mucha gente vivían mal, pero también habían oportunidades para superarse”. En su opinión “de Fulgencio Batista puede decir cualquier cosa, pero la verdad era que el país progresaba”. Considera que “después que llegó Fidel Castro las cosas cambiaron rápidamente” y Blanco pasó “casi 20 años” intentando salir de la Isla hasta que lo logró.

Las más jóvenes generaciones de cubanos emigrados tienen versiones contradictorias sobre la etapa republicana. Una, la que aprendieron en las escuelas nacionales, y otra, la que encontraron al radicarse fuera del país.

Idalmis Martínez, de 33 años y con dos años de residencia en Estados Unidos, reconoce que no sabe mucho de la República. “En la escuela nos enseñaron que había hambre, miseria y explotación. Siempre decían lo mismo los maestros de historia. Ah… y que los políticos se robaban el dinero”.

Al salir de Cuba se percató de que “la historia la cambian” y “a lo mejor no era como decían en la escuela”. En su natal Sancti Spíritus “la mayoría de las construcciones son de antes de la Revolución. Todo lo bonito es de esa época, porque lo demás son construcciones rústicas”.

En La Habana, una maqueta a pequeña escala -ubicada en la barriada de Miramar- reproduce toda la ciudad. Las edificaciones están teñidas de tres colores diferentes que marcan su construcción durante la colonia, la república o la llamada etapa revolucionaria. Marrón, mostaza o crema son los tonos elegidos para cada período., pero basta una mirada para determinar que la ciudad es mayoritariamente “color mostaza”.

Sin embargo, los detalles del pasado se van perdiendo en la memoria de muchos. El país ha vivido más años bajo el modelo implantado después de enero de 1959 que en el breve período republicano que abarcó 56 años.

Idalmis Martínez cree que vale la pena aclarar que “Cuba sigue siendo una república, pero distinta. Ahora no eliges al presidente, pero sigue siendo una república”.

Continue reading
Rick Scott premió a los opositores Sirley Ávila León y Pedro Corzo Continue reading
Piden a Ros-Lehtinen que ayude a cubanos varados en terceros países mayo 18, 2017 Convocados por la organización del exilio Vigilia Mambisa, los manifestantes buscaban entregar a la congresista, las listas de cubanos varados en Nuevo Laredo, México, y otros lugares. Un grupo de unas 15 personas acudió este jueves a la oficina de la […] Continue reading

Los populares "almendrones", los automóviles estadounidenses de los años 40 y 50 que ruedan todavía por las calles de Cuba, son los protagonistas de la feria CubaNostalgia, que abrió este viernes sus puertas en Miami.

leer más

Continue reading
El Encuentro Nacional Cubano se celebra en Miami Continue reading
Mariela y Aleida, hijas de verdugos PEDRO CORZO Los hijos no tienen responsabilidad de las acciones de sus padres. Sin embargo, cuando se identifican y apoyan las comisiones de sus progenitores con gestiones propias, se transforman en cierta medida en sus cómplices y hasta en coautores de sus depredaciones. Ese fue el caso de los […] Continue reading
Cuba: más castrismo, pero sin los Castro16 de mayo de 2017 – 18:05 – Por IVÁN GARCÍA A pesar de la falta de información oficialista, los cubanos aseguran que el régimen de Raúl Castro se prepara para continuar, aún sin su presencia en primera línea LA HABANA.- En la Calle 17, en la barriada del […] Continue reading
En Cuba no deben dilatarse los cambios, declara el Obispo de Holguín Luis Felipe Rojas El obispo de la diócesis Holguín-Las Tunas, Monseñor Emilio Aranguren Echeverría de gira por España destacó a medios de prensa locales la necesidad de no demorar los cambios que necesita la sociedad cubana. “El pueblo cubano está expectante a la […] Continue reading

La amplia historia de la diáspora cubana, sintetizada en el singular y turístico barrio de la Calle Ocho de Miami, quedará recogida en el Museo de La Pequeña Habana, que abrirá sus puertas en esa ciudad antes de diciembre, anunciaron el martes sus responsables.

leer más

Continue reading
Miami, USA, Waldo González, (PD) No podía ser mejor el título escogido por Juan González Febles (La Habana, 1950) para su volumen de narraciones homónimo, publicado por Neo Club Ediciones en 2014, ya que retrata en estos singulares textos muchos de los cientos de sucesos de la infravida, padecida, desde inicios de los ’60s del […] Continue reading
Miami, USA, Robert A. Solera, (PD) A veces un nombre hace despertar viejos recuerdos. Muchas veces, más allá de los 60 años que menciona El Nuevo Herald, en su “exigua” remembranza de la existencia de una Coral en Miami, la Coral Cubana de Miami. Los recuerdos lo llevan a uno al origen en Cuba de […] Continue reading
El lugar contará la "vibrante historia de la comunidad" Continue reading

Nadie gana más que los Astros. Ayer llegaron a la capital del exilio, pescaron a los Marlins (7 a 2) y se fueron cantando su conga por la Calle Ocho: "uno, dos y tres, qué paso más chévere, el de Houston es".

Al frente, arrollando, marchó el Yuli Gurriel (de 4-2, HR, 4RBI). En el cuarto se lució con el mascotín y en el sexto, con el bote lleno, dos outs y los suyos abajo una a cero, cazó una recta por el medio y la depositó detrás del jardín derecho.

leer más

Continue reading
Venezolanos en el exilio los identifican e increpan públicamente Continue reading
Urge mirar a Cuba 14 de mayo de 2017 – 15:05 – Por Editorial Diario Las Américas Bastaría convocar a todas las naciones y hacerles comprender que deben ignorar sus intereses políticos y económicos más particulares para mirar a Cuba con la misma preocupación que han atendido la injusticia en otros países Creer que la […] Continue reading
Hermano de Payá reivindica el derecho a votar para todos los cubanos 14 de mayo de 2017 – 12:05 – Por Luis Leonel León El representante en el exterior del Movimiento Cristiano Liberación asegura que el Proyecto Varela y la propuesta para reformar la ley electoral continúan vivos @LuisLeonelLeon llleon@diariolasamericas.com Hace casi cinco años, el […] Continue reading
Marlene Azor Hernández: “En Cuba hay un embrutecimiento expreso” La investigadora e intelectual cubana debió exiliarse por su tesis de doctorado en la que criticó el régimen castrista. En entrevista con Infobae explicó cómo afecta a la isla la censura y la falta de acceso a la información Por Gonzalo Zegarra 13 de mayo de […] Continue reading
Cuba, detrás de Maduro Los Castro han manejado todas las cuerdas del régimen venezolano desde que Chávez asumió el poder. Por: Plinio Apuleyo Mendoza 12 de mayo 2017 , 12:03 a.m. Hasta ayer, 39 muertos y cerca de 700 heridos; centenares de estudiantes golpeados, detenidos o quemados con bombas incendiarias; valerosas mujeres que corriendo igual […] Continue reading
En un videoclip rodado en la isla para su canción ‘Todavía’ Continue reading

Pedro Campos

Lo que está pasando en Venezuela genera un dolor inmenso en todas las personas de buena voluntad, informadas, en el mundo entero. Ver cómo un pueblo inerme se rebela, sin armas, contra una dictadura que usurpa la democracia y el socialismo y convierte el país en un sembrado de hambre, miseria y represión y callar es, cuando menos, complicidad con los tiranos que asolan la patria de Bolívar.

La comunidad internacional que calla ante lo que pasa en Venezuela le hace el juego a Maduro y su grupo que además de sepultar la democracia reconocida en la Constitución Chavista y bolivariana reprime alevosamente al pueblo que protesta.

Me dirijo especialmente a esa supuesta izquierda internacional que siempre ha callado ante el abuso al que ha sido sometido el pueblo de Cuba por el castrismo, por "solidaridad o internacionalismo".

No. No es de izquierda callar ante el sufrimiento del pueblo venezolano y solidarizarse con el tirano.

[[QUOTE:No es de izquierda callar ante el sufrimiento del pueblo venezolano y solidarizarse con el tirano]]¿Cómo puede haber solidaridad desde la izquierda hacia un Gobierno como el de Maduro que pretende suprimir una constitución democrática, que por defender los estrechos intereses de la burocracia madurista y su compromiso de continuar subsidiando al irrentable castrismo reprime violentamente, asesinatos incluidos, a cientos de miles de manifestantes pacíficos que solo piden el cumplimiento de lo que está establecido en la constitución vigente?

¿Cómo es posible solidarizarse desde la izquierda con un gobierno dictatorial que pretende imponer una nueva constitución de corte neofascista que busca eliminar la participación de la oposición en las elecciones?

No es casualidad: eso mismo se hizo con la constitución cubana de 1976 —después de 15 años de represión sangrienta contra la oposición —que terminó sepultada, en la cárcel y el exilio y estructuró unas elecciones amañadas—, donde desde arriba se decide quiénes integran las candidaturas para la Asamblea Nacional y jamás se puede votar directamente por los presidentes de la nación o los gobiernos provinciales y municipales.

Si fascismo es lo opuesto a democracia, ¿qué tenemos en Venezuela y en Cuba? Respóndanse si pueden.

Señores de la "izquierda internacional", ante lo que pasa en Venezuela, pregúntense si su concepción de izquierda está vigente.

¿Hasta cuándo se va a seguir considerando de izquierda a una tiranía, se vista de verde olivo o de rojo o de cualquier color?

¿Hasta cuándo se va seguir calificando de izquierda al estalinismo y a sus herederos que nunca ocultaron su objetivo de implantar y expandir la dictadura dizque del proletariado, en verdad la dictadura del Partido Comunista o como se le llame sobre el pueblo, del Comité Central sobre el Partido, del buró político sobre el Comité Central y del Secretario General sobre el buró político?

[[QUOTE:¿Hasta cuándo la "izquierda internacional" va a seguir creyendo que "lo revolucionario, lo justo, lo socialista" es estatalizar la propiedad y las finanzas?]]¿Hasta cuándo vamos a vivir con la mentira de que un grupo de "vanguardia" en nombre de los intereses de una mayoría, que nunca ha pasado o no quiere pasar por el agua regia de las elecciones democráticas, libres, pluripartidistas y garantizadas por observadores internacionales imparciales, representa sus intereses y arbitrariamente dicta leyes que afectan los derechos de minorías y hasta mayorías?

¿Hasta cuándo la "izquierda internacional" va a seguir creyendo que "lo revolucionario, lo justo, lo socialista" es estatalizar la propiedad y las finanzas y generar políticas igualitaristas y burocráticas que terminan destruyendo economías, endeudando países y generando pobreza, emigración, corrupción y destrucción de los valores humanos?

¿Hasta cuándo la "izquierda internacional" va a seguir desconociendo la integralidad de todos los derechos humanos reconocidos internacionalmente en la Declaración Universal de Derechos Humanos de la ONU, sus pactos y demás documentos regulatorios que componen la Carta de Derechos Humanos de la ONU?

Hoy, en Venezuela, es mentira que en las calles esté la contrarrevolución, la derecha y los agentes del imperialismo confrontando a la "revolución" como vocifera la propaganda castro-madurista. En la calle están los que defienden la democracia, los que quieren una Venezuela libre, donde sea el pueblo directamente y a través de sus representantes, quien tome las decisiones, apruebe las leyes principales, los referendos y demás regulaciones generales en que desean vivir los venezolanos.

[[QUOTE:En la oposición hay mucha gente de la izquierda tradicional y en el Gobierno hay mucha gente que ha demostrado defender y responder a políticas de derecha]]¿Los que defienden la democracia y la libertad son de derecha o son de izquierda?

¿No será que los conceptos de izquierda y derecha han sido ya superados por las nuevas circunstancias históricas y muchos "izquierdistas" perdieron el tren?

En Venezuela no hay una lucha entre la izquierda y la derecha porque en la oposición hay mucha gente de la izquierda tradicional y en el Gobierno hay mucha gente que ha demostrado defender y responder a políticas de derecha.

Por eso en Venezuela no lucha la izquierda contra la derecha, ni lucha el socialismo -que no existe- contra el capitalismo: la lucha es entre democracia y dictadura, como lo es también hoy en Cuba.

Continue reading

La nación posterior al VII Congreso del Partido Comunista de Cuba (PCC) bien parece, en efecto, un modelo: es una abstracción.

leer más

Continue reading
A la Fundación Cintas se le deshizo el lazo que la ataba al exilio. Más bien, se lo deshicieron. Desde 1963, lo mejor de una cultura cubana en libertad (repito: … Click to Continue » Continue reading
Mariela Castro y Aleida Guevara hablarán en España de las ‘verdades y mentiras sobre Cuba’ DDC | Bilbao | 10 de Mayo de 2017 – 21:17 CEST. Mariela Castro Espín, hija del general Raúl Castro, y Aleida Guevara, hija de Ernesto “Che” Guevara, se reunirán en junio en Bilbao, España, en un encuentro dedicado al […] Continue reading
El cardenal Ortega no teme un ‘frenazo’ en el diálogo Washington-La Habana con Trump AGENCIAS | Madrid | 10 de Mayo de 2017 – 17:32 CEST. El cardenal arzobispo emérito de La Habana, Jaime Ortega, afirmó este miércoles que no cree que haya un “frenazo” en el diálogo Washington-La Habana con la presidencia de Donald […] Continue reading

(EFE) .-El secretario general de la OEA, Luis Almagro, recibió este martes a una delegación de la Comisión Internacional de Crímenes de Lesa Humanidad del Castrismo, que le planteó sus objetivos y planes, como la celebración de una audiencia pública en Miami el 24 de junio.

El jurista mexicano René Bolio, presidente de la comisión creada a fines de marzo para acabar con la impunidad de las violaciones de los derechos humanos en Cuba, señaló que el 24 de junio se presentarán en esa audiencia víctimas y testigos de algunos de esos crímenes perpetrados en el pasado y en la actualidad.

El alcalde de Miami, Tomás Regalado, ofreció el auditorio del Ayuntamiento de la ciudad para celebrar esa sesión, según dijo a Efe Bolio en unas declaraciones telefónicas desde Washington.

[[QUOTE:El ámbito de investigación de la comisión no se limita a Cuba pues el castrismo tiene ramificaciones en Venezuela, Bolivia, Nicaragua y otros países]]Bolio calificó de "excelente" el encuentro con Almagro y subrayó que él y los otros miembros de la comisión presentes le expusieron sus objetivos "grandes y pequeños" y el impacto que puede tener esta iniciativa no solo en Cuba sino en toda América Latina.

En su presentación de la comisión en Miami a comienzos de marzo, Bolio dijo que se proponen presentar lo antes posible ante un "tribunal competente" expedientes completos y bien armados de los crímenes de lesa humanidad cometidos en el pasado y el presente por el castrismo y sus agentes.

Ayer dijo a Efe que el ámbito de investigación de la comisión no se limita a Cuba pues el castrismo tiene ramificaciones en Venezuela, Bolivia, Nicaragua y otros países, y aventuró que el primer caso puede estar completo en un plazo de uno a dos meses.

Además de Bolio estuvieron en la reunión en la sede de la Organización de Estados Americanos (OEA) en Washington el disidente chino Yang Jianli, presidente de la organización Iniciatives for China, y el abogado español Manuel Zalba, fundador de la Red Iberoamericana Líder, ambos miembros de la comisión.

Yang Jianli aplaudió los esfuerzos en favor de los derechos humanos por parte del secretario general de la OEA e hizo votos para que "tan pronto como Cuba se libere del régimen criminal se una a las naciones democráticas".

"Nos sumamos a los esfuerzos por los derechos humanos y la libertad en la región encabezados por el secretario general y vamos a seguir trabajando en la Comisión para documentar y presentar los crímenes de lesa humanidad", señaló Zalba.

Zalba indicó que es "histórico" que un titular de la OEA se interese por una iniciativa como la Comisión Internacional de la que él forma parte y consideró preocupante que la "represión en Cuba esté en aumento", pese a la política internacional de acercamiento a ese país.

Estuvieron también presentes en la reunión en la OEA Horacio S. García y Orlando Gutiérrez-Boronat, representantes de la Asamblea de la Resistencia Cubana y el Directorio Democrático Cubano, organizaciones del exilio con sede en Miami.

[[QUOTE:El derribo de las avionetas de Hermanos al Rescate, el hundimiento del remolcador 13 de marzo y el caso Payá son algunos de los casos que esta comisión espera que lleguen a ser juzgados pronto]]La Comisión Internacional para la Fiscalización de los Crímenes de Lesa Humanidad del Régimen Castrista fue creada a fines de marzo.

El derribo de las avionetas de Hermanos al Rescate, el hundimiento del remolcador 13 de marzo y el caso Payá, en referencia a la muerte del opositor Oswaldo Payá que oficialmente se debió a un accidente, son algunos de los casos históricos que esta comisión no gubernamental espera que lleguen a ser juzgados pronto.

Hasta ahora no se ha definido ante qué tribunal presentará sus casos la comisión, pero Zalba mencionó como posibles la Corte Interamericana de Derechos Humanos, la Corte Penal Internacional o incluso tribunales nacionales de algún país o países de los que sean ciudadanos las víctimas.

Otros miembros de la comisión son Hipólito Ramírez, de la Junta Patriótica Dominicana, la activista costarricense de derechos humanos María de los Milagros Méndez, el dirigente político peruano Jorge Villena, Martín Elgue, presidente del Comité Uruguayo para la democracia en Cuba, y el concejal venezolano y líder estudiantil Martín Paz.

Continue reading